A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021 | of 2022

(ca) Spaine, Anarchico Galatea FAI: El movimiento anarquista y la guerra civil española - Novena Parte (de, en, it, pt, tr)[Traducción automática]

Date Sun, 18 Sep 2022 08:14:26 +0300


V. Mayo sangriento: Barcelona 1937 y después --- Una tormenta predecible ---- Los "sucesos de mayo", es decir, el enfrentamiento armado dentro del campo antifascista, no son un relámpago. Los signos de una tensión creciente se encuentran, así como en los asesinatos de La Fatarella a finales de enero de 1937, en un par de accidentes en los que mueren dos importantes exponentes de las tendencias opuestas: CNT - FAI y POUM por una por un lado y PSUC y ERC por un lado. El 25 de abril Roldán Cortada, exponente de la UGT, del PSUC y ex de la CNT (ala treintista), fue asesinado en oscuras circunstancias; Dos días después, en el pueblo pirenaico de Puigcerdà, Antonio Martín, un conocido militante anarquista, entra en conflicto con la policía de la Generalitat.
También en abril estallan las protestas de la población por la escasez de alimentos, y esto aumenta la sensación de precariedad y tensión provocada sobre todo por los primeros bombardeos de la aviación legionaria italiana, que provocan decenas de muertos y considerables destrozos. El Primero de Mayo, el tradicional encuentro internacional de los movimientos obreros, no ve ninguna marcha u otras iniciativas de masas que, en el clima ya caldeado, podrían haber dado lugar a provocaciones y nuevos enfrentamientos violentos.
Por aquellos días la Generalitat renovó otra invitación apremiante a las Patrullas de Control de las organizaciones obreras para que entregaran sus armas al nuevo servicio unificado de seguridad puesto a sus órdenes. La creencia imperante en la base obrera está bien expresada en un artículo aparecido en "Solidaridad Obrera" el 2 de mayo: "¡ Compañeros, las armas valen más que los discursos!", seguido del consecuente rechazo del "pueblo en armas". De hecho, las Patrullas continúan operando y dejando sin efecto el amparo del Gobierno catalán, al que recuerdan que esas armas fueron conquistadas con altísimo coste humano el 19 de julio de 1936 y que garantizan un poder real y no delegado, ni siquiera a través de la CNT - FAI, a la cabeza de las instituciones. Desde hace un tiempo las fuerzas que se oponen a la colectivización y en general a la revolución en marcha encuentran en el PSUC su referente político. Este partido nació en Barcelona en julio de 1936 inmediatamente después de la victoria sobre el golpe de Estado, en el que sus militantes participaron muy poco, y ha crecido con fuerza mes tras mes. Su entrada en la Generalitat de Catalunya le dio inicialmente pocas plazas, pero pronto su espacio se amplió explotando la popularidad de la Unión Soviética.
El PSUC pronto se convirtió en el punto de referencia crucial de la URSS para controlar la situación revolucionaria en Cataluña, un territorio donde el anarcosindicalismo y, aunque en mucha menor medida, el marxismo no estalinista tienen una influencia considerable en las masas trabajadoras. Además, ambos se permiten atacar la imagen y la política del Kremlin, en particular denunciando los juicios estalinistas en curso en 1936. Estas críticas, que unen a la disidencia marxista con sectores de la CNT más poderosa, dan mucha molestia al Estado soviético. que se presenta como la "patria del socialismo". Para subrayar la función estratégica del PSUC,
La "guerra fratricida" entre antifascistas comenzó el 3 de mayo cuando un grupo de policías de la Generalitat, al mando de Rodríguez Salas, oficial perteneciente al PSUC, atacó el edificio de Telefónica en la céntrica plaza de Catalunya. El objeto declarado es instalar al delegado designado por el gobierno de la Compañía como responsable de la explotación de un valioso servicio que ostenta un poder de facto. Hace tiempo que circula el rumor, probablemente, de que una llamada telefónica del presidente de la República Manuel Azaña fue bloqueada por una telefonista cenetista que se habría burlado de la máxima figura política. La ofensa constituiría la gota que colma el vaso ya lleno de la "paciencia" de Companys, que se queja de la indisciplina de la mayoría de los militantes anarcosindicalistas. Pero el episodio, o su representación, también puede leerse como el símbolo de la intolerancia del poder institucional hacia un poder real que se apoya en el control de puntos estratégicos, como la central telefónica. Este solar, ocupado tras una amarga lucha por los combatientes de la CNT, está gestionado colectivamente por uno de sus Comité, con algunos delegados de la UGT en una posición subordinada. Para muchos militantes de la CNT - FAI es un logro, alcanzado el 19 de julio de 1936, imperdible.
Los trabajadores armados de Telefónica se atrincheran en los pisos superiores, mientras que la policía autonómica permanece en la planta baja. La noticia circuló de inmediato en los barrios populares de la ciudad y en pocas horas estalló una huelga general espontánea: se levantaron decenas de barricadas, similares a las del 19 de julio, en torno a las cuales se multiplicaron los tiroteos.
Una parte notable de los miembros de la CNT - FAI cree que ha llegado el momento de poner freno al expansionismo del PSUC, que cuenta con su alianza con ERC. Los llamamientos a la calma y la confianza lanzados por los dirigentes políticos y sindicales en el transcurso de las negociaciones para "resolver el incidente" son desconcertantes. En la radio, desde hace un par de días, las proclamas de los líderes autonomistas y comunistas se alternan con las de los líderes anarcosindicalistas. Entre estos últimos escuchamos las voces de dos ministros catalanes de la CNT considerados máximos exponentes del anarquismo irreductible: García Oliver y Montseny. Todos dicen que están a favor de terminar la lucha, desmantelar las barricadas y volver al trabajo y la calma, con la promesa de que los responsables de la provocación policial en Telefónica serían removidos. A estas alturas los muertos se cuentan por decenas y llegarán a más de 300 en toda Cataluña[1]. El 5 de mayo se registró tiroteo cerca de la sede de las organizaciones y resultaron muertos dos destacados exponentes de las partes en conflicto. Antoni Sesé, secretario general de UGT y gerente del PSUC, no puede tomar posesión del cargo de nuevo ministro de la Generalitat al caer próximo al Sindicato de la Industria del Espectáculo de la CNT; Domingo Ascaso, hermano mayor de Francisco, el héroe caído el 20 de julio de 1936, es asesinado a balazos un par de horas después de Sesé. secretario general de la UGT y gerente del PSUC, no puede tomar posesión del cargo de nuevo ministro de la Generalitat por estar próximo al Sindicato de la Industria del Espectáculo de la CNT; Domingo Ascaso, hermano mayor de Francisco, el héroe caído el 20 de julio de 1936, es asesinado a balazos un par de horas después de Sesé. secretario general de la UGT y gerente del PSUC, no puede tomar posesión del cargo de nuevo ministro de la Generalitat por estar próximo al Sindicato de la Industria del Espectáculo de la CNT; Domingo Ascaso, hermano mayor de Francisco, el héroe caído el 20 de julio de 1936, es asesinado a balazos un par de horas después de Sesé.
Mientras tanto, el gobierno de Largo Caballero se apropia de los servicios de orden público y defensa de la Generalitat, suprime los despachos autonómicos catalanes, envía un par de buques de guerra al puerto y prepara el envío de miles de Guardias de Asalto para restablecer el control institucional y el orden público . En la mañana del 6 de mayo, los cuerpos de Camillo Berneri y Francesco Barbieri también fueron encontrados cerca de la plaza Sant Jaume, cerca de la sede del gobierno autonómico. Los llamados a cesar los tiroteos finalmente logran el efecto deseado, y si la confrontación continúa, en general, la intensidad y la gravedad disminuyen significativamente. Un grupo de radicales, tanto libertarios como marxistas, que lleva por nombre Los Amigos de Durruti[2]intenta desencadenar un movimiento revolucionario contra la línea renunciante de las burocracias de las organizaciones libertarias, pero el intento logra sobrevivir sólo unos días. El 7 de mayo, según informa la Generalitat, se reanuda el trabajo en fábricas y oficinas, así como en el transporte público. La conclusión es aclamada como una victoria por parte del PSUC, evidentemente consciente de los riesgos asumidos en esos días, mientras que la CNT - FAI declara que las agitadas jornadas terminaron sin vencedores ni vencidos. En realidad, no es fácil para los líderes anarquistas hacer un balance de este trágico conflicto que revela los límites y las contradicciones de la colaboración en nombre de la guerra antifascista. El progresivo aumento de la influencia de formaciones, como el PSUC y ERC, que el 19 de julio de 1936 parecía contar muy poco, y ello en detrimento de las fuerzas de los libertarios, implica un juicio muy negativo sobre la elección de la dirección de la CNT - FAI de no llevar al fondo el impulso revolucionario, al menos en Cataluña[3]. Por otro lado, como se ha reiterado en varias ocasiones, el enfrentamiento no se da sólo en la región más rica, más moderna y más libertaria de España.
Mayo de 1937 provoca la crisis irreversible de la participación anarquista en el gobierno de Largo Caballero. El dirigente socialista, expresión de UGT, se ve en apuros por la petición apremiante de los ministros del PCE de decretar la disolución del POUM, acusado de "espionaje a favor del enemigo" y de ser "inspirador del criminal golpe de Estado". de Cataluña"[4]. El exdirigente sindical, alguna vez aclamado por los estalinistas como el "Lenin español", se niega a aceptar esta solicitud y dimite. Dos días después, con la inmediata designación de Azaña, se nombraba un nuevo gobierno presidido de nuevo por un socialista, Juan Negrín, pero esta vez procedente de la corriente de Indalecio Prieto, responsable de las estructuras organizativas y burocráticas del PSOE y, por tanto, rival de Largo Caballero. Más allá de la etiqueta socialista,

La caza de los revolucionarios disidentes
Tras la suspensión del periódico "La Batalla", el cierre de las oficinas y la expulsión de los órganos de gobierno local, el 16 de junio de 1937 el Comité Ejecutivo del POUM, incluido el secretario, fue detenido en bloque. Andreu Nin, ex miembro del gobierno de la Generalitat.

El objetivo de los comunistas estalinistas, tras los juicios contemporáneos de Moscú, es obtener confesiones completas de los acusados de espionaje, en particular de la personalidad más destacada, el catalán Nin. Este último, tras ensalzar la revolución rusa a principios de los años veinte y luego atacar la centralización del poder en manos de Stalin y la represión contra los viejos bolcheviques, huyó de la URSS para escapar de la policía soviética. Los interrogatorios a los que es sometido, en prisiones gestionadas directa y secretamente por el PCE, son especialmente duros, pero Nin parece no ceder. Los inquisidores continúan torturándolo para que se declare culpable, según la práctica experimentada en la Unión Soviética en los juicios a los "contrarrevolucionarios". Como en otros casos similares, el interrogatorio inútil conduce a la muerte oa la imposibilidad de presentar al acusado en juicio público. La delicada cuestión se resuelve con una práctica ya probada: su liberación es fingida por una escuadra nazi y el cuerpo desaparece en plena campiña madrileña. A los que escriben en las paredes: «¿Dónde está Nin?», los comunistas promoscovitas responden «¡Está en Burgos o en Berlín!», Las capitales de los enemigos de Franco y Nazi. En los últimos tiempos, investigaciones realizadas en el archivo de la KGB en Moscú confirmaron que tanto esta como otras desapariciones fueron lideradas directamente por el Kremlin. El juicio a los demás dirigentes del POUM se celebró en octubre de 1937 y terminó con la absolución de los cargos de espionaje y traición a la patria, pero con una condena por provocar los enfrentamientos en Mayo sangriento[5].
En Barcelona y más allá, tras el fin del conflicto armado, las instituciones represivas proceden con cientos de detenciones de los militantes más radicales. Surge una situación paradójica. La CNT aparentemente mantiene su fuerza casi intacta: las columnas armadas confederales apoyan una parte no secundaria del esfuerzo bélico, las comunidades industriales y rurales continúan funcionando gracias a la fuerte influencia anarquista, los sindicatos están en pleno apogeo. Al mismo tiempo, sin embargo, cientos de militantes, si no miles, son arrestados por cargos infames como haber robado o matado bajo protección sindical. Y los crímenes también se cometieron en las primeras etapas de la respuesta armada popular al intento de golpe. Para hacerse una idea de la magnitud del fenómeno hay que tener en cuenta que en la prisión de Tortosa, en el sur de Cataluña,
La respuesta de la CNT catalana se produce a dos niveles: promover la constitución, dentro y fuera de las cárceles, de Comités pro Presos de apoyo a los presos y la constitución, decidida por el Comité Regional, de una Comisión Jurídica especial dirigida por el abogado Eduardo Barriobero , republicano cercano a la CNT y defensor en muchos juicios anteriores a 1936. De hecho, la Comisión está pagando la pérdida progresiva del poder real del sindicato y poco puede hacer en favor de los "prisioneros antifascistas" que esperan un largo tiempo para que se lleven a cabo los juicios públicos relativos. Los funcionarios de prisiones y despachos judiciales responden con suficiencia y generalidad, impensables antes de mayo de 1937, a las solicitudes de información precisa sobre el contenido de las acusaciones y sobre las detenciones en curso. La situación parece haberse estancado al punto que algunos sindicatos critican a la "comisión fantasma" y llegan a organizar evasiones apoyándose en la complicidad de los empleados de la estructura penitenciaria, designados en la época en que García Oliver era ministro de Justicia. . A algunos detenidos liberados ilegalmente también se les obliga a huir de Barcelona y buscar protección en las columnas confederales del frente.
En el seno de los distintos órganos de la CNT se debate acalorado cómo actuar en defensa de los detenidos, a los que a menudo se acusa de delitos totalmente espurios. Los dirigentes sindicales son especialmente reacios a proteger a los militantes de la CNT más expuestos en los enfrentamientos de mayo de 1937, que en su mayoría permanecieron sin apoyo organizativo oficial hasta diciembre de 1937.

En una reunión del Comité Regional de ese período, la moción final reconoce la posición correcta del Comité Jurídico frente a la defensa de elementos extremistas, incluso si son miembros de la CNT, y delega cualquier compromiso solidario a los sindicatos individuales que elegirán ello bajo su propia responsabilidad.
Numerosas cartas de protesta se envían desde las prisiones, en particular desde la Modelo de Barcelona, a los órganos institucionales y al Comité de la CNT. En general, las formas de lucha abierta se ven amenazadas en el caso de intervenciones no protectoras o de no respeto de los derechos de los "prisioneros antifascistas"[6]. El secretario de la CNT catalana, Josep Doménech, se reúne con el consejero de Justicia de la Generalitat para obtener permiso para visitar a los militantes encarcelados, que están a punto de desatar una revuelta. Al cabo de un par de días, más de 200 detenidos considerados "peligrosos" son trasladados de urgencia a otros centros penitenciarios de la región y desde hace unos meses la situación sigue bajo el control de las autoridades. Tras diversas formas de protesta, desde la huelga de hambre hasta la destrucción de muebles, que incluye también a voluntarios internacionales encarcelados, 800 presos de diversas tendencias políticas son trasladados a la nueva residencia penitenciaria en el centro de Barcelona, recientemente inaugurada, y a los campos de trabajo de los alrededores. Es esta última solución la que, a lo largo de 1938, permitió desactivar las revueltas carcelarias, con el acuerdo de la CNT que logró obtener muchas excarcelaciones.

Continuar en la Parte 10 https://gruppoanarchicogalatea.noblogs.org/post/2022/09/06/il-movimento-anarchico-e-la-guerra-civile-spagnola-decima-parte/

Notas al capítulo

[1]P. Pagès, Cataluña en guerra..., cit., P. 209. Otras fuentes estiman que en mayo de 1937 murieron unos 500.
[2]M. Amorós, La revolución traicionada. La verdadera historia de Balius y Los Amigos de Durruti, Virus, Barcelona, 2003.
[3]C. Semprun Maura, ¡Libertad!, Elèuthera, Milán, 1996.
[4]P. Pagès, Cataluña en guerra..., cit. , págs. 211-213.
[5]El tema candente de mayo de 1937 todavía produce nuevas obras. Más reciente es el denso y "equidistante" de F. Gallego, Barcelona, mayo de 1937, Debate, Barcelona, 2007. Entre los "alineados" recordamos al menos la antología Barcelona, mayo de 1937. Testimonios desde las barricadas, Alikornio, Barcelona, 2006 y A. Guillamón, Barricadas en Barcelona, Spartaco Internacional, sl, 2007. Intenciones de reflexión ideológica sobre Mayo y sobre la línea política de la izquierda revolucionaria se pueden encontrar en el obra de G. Munis, Lecciones de una derrota, promesa de victoria, Lotta Comunista, Milán, 2007. Para defenderse de la acusación de haber planificado y dirigido el complejo plan de secuestro, interrogatorio y desaparición de Nin, el comunista de Trieste Vittorio Vidali se refiere a la normalidad de las eliminaciones de Stalin: "¿Por qué diablos tendría que organizar esa puesta en escena?" En aquella época, si había que fusilar a un anarquista oa un poumista, se hacía sin aspavientos. Mucho menos si me necesitaban». En G. Bocca, Palmiro Togliatti, Laterza, Roma-Bari, 1973, p. 301.
[6]F. Godicheau, La guerre d'Espagne. République et révolution en Catalogne (1936-1939), Odile Jacob, París, 2004, pp. 297-328.

https://gruppoanarchicogalatea.noblogs.org/post/2022/09/05/il-movimento-anarchico-e-la-guerra-civile-spagnola-nona-parte/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar art�culos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca