A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021 | of 2022

(ca) Italy, FDCA - Il Cantiere #10: Sin asientos en la vida real Construyendo la Alternativa Libertaria,por Cristiano Valente (de, en, it, pt, tr)[Traducción automática]

Date Wed, 14 Sep 2022 10:54:03 +0300


No son las Cartas Constitucionales, los parlamentos burgueses y mucho menos los gobiernos los que condicionan la realidad, sino la realidad económica y las relaciones de poder reales entre las clases las que condicionan los acontecimientos sociales, políticos e incluso morales. ---- La campaña electoral para las próximas elecciones del 25 de septiembre registra diariamente fusiones políticas y signos electorales inverosímiles, desde los sectores rojizos de Italia Sovrana que agrupa al Partido Comunista de Rizzo desde el ex magistrado Ingroia, pasando por Patria Socialista, que como principal candidato introduce a la ex actriz Gina Lollobrigida, de noventa y cinco años, en la alianza de un nuevo centro que ve a Calenda y Renzi hacerse cargo de refugiados de centroderecha como Carfagna y Gelmini.
El estribillo constante, aunque sea en versión nacionalista o europeísta, según los sujetos políticos y los intereses partidistas que se representen o vayan a representarse, es la adhesión convencida a nuestro dictado constitucional frente a la indicación del centro derecha, en en particular el partido de los Meloni, FdI, del presidencialismo como arquitrabe necesario y futuro de la república.
Con una lengua particularmente bífida por parte del Partido Demócrata, se pinta la elección presidencial como un "derrumbe total", olvidando que amplios sectores del mismo PD estarían a favor, que el propio exprimer ministro Craxi, de los lejanos años 80. del siglo pasado y con él, amplios sectores del entonces PSI hicieron su indicación, que el mismo Berlusconi, desde que salió al campo desde 1994, ha hablado de ello, sin olvidar que las repúblicas presidenciales son Francia y los propios Estados Unidos, solo por nombrar dos y no secundarios.
Pero la hipocresía de la secretaria del PD Letta adquiere tonos casi grotescos cuando, reviviendo y retomando un antifascismo de segunda mano para la ocasión, ignora que hace tan solo unos meses, fue uno de los principales invitados a la noche de Atreju, la kermesse nacional de Fratelli de Italia. Uno de dos. O Giorgia Meloni realmente representa un peligro regresivo y fascista y entonces sería necesario un comportamiento y sobre todo prácticas consecuentes, de lo contrario es exclusivamente la campaña electoral y su necesidad de mayor consenso lo que nos empuja a decir cosas falsas.
Ciertamente no somos nosotros quienes tomamos partido por una u otra solución, tanto expresiones del mando capitalista como de las distintas fracciones e intereses de la burguesía nacional, pero lo que pretendemos estigmatizar es esta continua referencia a la carta institucional por parte de radicales, antagonistas e incluso sectores y organizaciones comunistas que aun como nosotros se refieren a la lucha de clases.
Pasamos del citado art. 1 que señala el trabajo como base fundamental de la República y de la soberanía perteneciente al pueblo, en el artículo 3 que recomienda la necesidad de "quitar los obstáculos de un orden económico y social", que "limitando efectivamente la libertad e igualdad de los ciudadanos, impedir el pleno desarrollo de la persona humana y la participación efectiva de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país", o el artículo 10 sobre el derecho de asilo a los "extranjeros que se encuentren impedidos en su país. libertades democráticas garantizadas por "nuestra" Constitución, pasando al artículo 21 sobre la libertad de prensa.
Se podrían citar muchos otros artículos, en particular los relativos a los derechos económicos del Título Tercero, de nuestra carta constitucional, pero el que se cita con mayor frecuencia en esta fase dramática de la guerra en suelo ucraniano es el artículo 11, el que debería ver Italia. , repudiar la guerra.
Pero, ¿qué dice realmente el arte y qué significa? 11? Lo informamos completo:
"Italia repudia la guerra como instrumento de ofensa a la libertad de otros pueblos y como medio de solución de controversias internacionales; permite, en igualdad de condiciones con los demás Estados, las limitaciones de soberanía necesarias para un orden que asegure la paz y la justicia entre las naciones; promueve y favorece a los organismos internacionales destinados a este fin". Tras la Segunda Guerra Mundial con un dramático legado de más de 60 millones de muertos (2 millones más que toda la población italiana actual) y que había dejado heridas en todas las familias, se optó por la expresión repudiar para subrayar la indignación que tal hecho había despertado en la opinión pública mundial y con la esperanza de no volver a encontrarse dentro de tal horror.
Por las sofisticadas armas con las que se luchó, por la devastación de ciudades y poblaciones enteras, por el exterminio científico de los judíos, así como de los gitanos y sinti, fue la guerra más devastadora y dramática de la historia de la humanidad.

Las muertes confirmadas de la Primera Guerra Mundial, que pasó a la historia como la "gran matanza", sin contar los cerca de 50 millones de muertos provocados por la gripe "española", que estalló al final del conflicto (1918/1919) y favoreció y desarrollados por ella, son estado medio; unos 30 millones.
Después de la guerra, no fuimos los únicos en proclamar este principio en los nuevos documentos constitucionales. En la Constitución francesa, en su preámbulo de 1946, se puede leer que: "La República no emprenderá ninguna guerra con fines de conquista y nunca usará sus fuerzas contra la libertad de ningún pueblo" y la propia Alemania Federal, en su nueva Constitución en 1949 escribió: "Son inconstitucionales las acciones adecuadas para perturbar la convivencia pacífica de los pueblos, en particular para preparar una guerra ofensiva"
Pero, dejando de lado los demás papeles constitucionales por el momento, si fuera cierto que Italia no puede participar en las guerras, como se explica en los artículos 78 y 87 de la Constitución, el primero de los cuales dispone que "Las Cámaras deciden sobre el estado de guerra y conferir los poderes necesarios al Gobierno" y el segundo que cita: "El Presidente de la República (Â...) declara el estado de guerra aprobado por las Cámaras"?
Por otro lado, dado que Italia es una e indivisible y el artículo 52 de la misma Constitución establece que "la defensa de la patria es un deber sagrado del ciudadano", Italia podría emprender una guerra defensiva, encaminada a proteger a nuestro pueblo con las medidas expansionistas objetivos de los demás. El artículo 11 declara formalmente, en su primer párrafo, la ilegitimidad de la sola guerra de conquista, la de opresión, pero el segundo párrafo permite a Italia participar en guerras proclamadas y ya iniciadas por otros Estados, otras organizaciones internacionales
Este artículo fue escrito precisamente para permitir la adhesión de Italia a la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y posteriormente para legitimar la adhesión de Italia a la Comunidad Europea y hoy a la Unión Europea transfiriendo precisamente los objetivos de paz y justicia en cuestiones económicas A pesar del artículo 11 de Desde la posguerra hasta hoy hemos armado a "nuestros muchachos", bajo la apariencia de la OTAN o de las distintas coaliciones interestatales de voluntad, enviándolos a Líbano, Somalia, Irak, Bosnia, Kosovo, Afganistán, Níger, Burkina Faso, Malí. tal como sucedió en los conflictos de Medio Oriente, durante los cuales brindamos asistencia a los aliados, como está sucediendo en el escenario ucraniano y como sucede en las actuales 40 y más misiones de guerra, 18 de las cuales en África, en las que Italia está presente hoy con sus hombres y sus armas. En fin, lo que sale por la puerta, vuelve por la ventana y siempre se permiten las hipócritas y falsas misiones de paz y misiones humanitarias. De modo que Italia podría participar no sólo en un conflicto armado donde sus fronteras fueran a verse comprometidas, sino sobre todo donde sus preceptos de democracia o directamente los intereses económicos nacionales fueran evaluados en peligro.
En la forma de las tan cacareadas intervenciones encaminadas a garantizar la paz, el uso de la fuerza se legitimó únicamente para proteger intereses económicos y comerciales.
En este contexto, se expanden las ya hipócritas razones humanitarias, así como la misión naval en el Golfo de Guinea con la clara tarea de proteger los activos extractivos de ENI. En definitiva, la guerra ya no es y sólo para la defensa o conquista de nuevos territorios, sino para favorecer y garantizar la economía nacional, a través de una estrategia militar cada vez más agresiva y depredadora, abiertamente imperialista.
Volviendo, pues, a nuestros propios soberanistas y defensores extremos de la Carta Constitucional, las limitaciones de la soberanía son, en realidad, plenamente constitucionales.
Única y exclusivamente, la mayor autonomía del movimiento obrero y el cambio de relaciones de poder entre las clases puede representar una garantía de mejores condiciones sociales y políticas de las clases menos favorecidas y sus aliados históricos, las generaciones más jóvenes y las mujeres; los innumerables escritos de principios fundamentales, así como los constitucionales, representan exclusivamente la cristalización de estas relaciones de fuerza.
Nuestra tarea, como organización, en esta etapa histórica es crecer, ampliar y fortalecer un núcleo cohesionado y orientado de compañeras y compañeros, que actúe como colector en la articulación de los intereses inmediatos de nuestra clase, de ahí las luchas por los salarios y por mejores condiciones normativas y sociales, con intereses históricos, es decir, la liberación de las masas trabajadoras del yugo económico capitalista, fuera de la prehistoria, para una sociedad comunista libertaria.
-
Para solicitar una copia de la revista, enviar un artículo o un comentario puede escribir a ilcantiere@autistici.org
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar art�culos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca