A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021 | of 2022

(ca) Canada, Collectif Emma Goldman -[Quebec]Hace 20 años, la lucha de la okupación en 920, de la Chevrotière (de, en, it, fr, pt, tr)[Traducción automática]

Date Wed, 25 May 2022 07:51:35 +0300


Con motivo del vigésimo aniversario del comienzo de la lucha de la okupación en el 920 de la Chevrotière, volvemos a publicar un texto extraído del número de junio de 2007 del periódico Infobourg. Aún hoy, el artículo escrito por Nicolas Lefebvre Legault sigue siendo igual de relevante y explica claramente los entresijos de esta lucha por el derecho a la vivienda y la mejora de las condiciones de vida de las personas del barrio. Para leer el artículo original en el sitio web del Comité populaire Saint-Jean-Baptiste, haga clic aquí.
El 17 de mayo de 2002 comenzó la ocupación prolongada de un edificio vacante en el bloque Berthelot ubicado en 920 de la Chevrotière. Durante cuatro meses, los okupas vivirían al ritmo de una intensa lucha colectiva que aún tiene ecos en el barrio. Podemos decir que "la okupación del 920 de la Chevrotière" allanó el camino para el proyecto cooperativo de Escalier, que está a punto de finalizar[1].

De la ocupación a la okupa

En el apogeo de la escasez de viviendas, en mayo de 2002, FRAPRU propuso una semana nacional de ocupaciones prolongadas de terrenos y edificios baldíos. Para responder a la llamada, el Comité Popular Saint-Jean-Baptiste organiza la ocupación de 920, de la Chevrotière. Durante meses, los activistas preparan su acción. El día elegido, más de 300 manifestantes se dan cita. Armados con la experiencia táctica de la Cumbre de las Américas, los activistas logran sin demasiada dificultad burlar a la policía y ocupar un edificio baldío, propiedad de la Ciudad. Todo había sido planeado, excepto por un pequeño detalle: la duración de la ocupación. Movilizados para una ocupación un poco más larga de lo habitual (unos días), los activistas finalmente se quedaron cuatro meses. Es natural que los ocupantes, siempre entre 10 y 30 personas a la vez, se apropiaran paulatinamente del contenido y la forma de la acción y la transformaran primero en una ocupación "abierta", luego en una okupación política autogestionaria. De la okupación han surgido un sinfín de actividades culturales, sociales, políticas o simplemente festivas. Fiestas en la calle, actividades de barrio, proyecciones de video, conferencias, performances, espectáculos, manifestaciones y acciones militantes. Además, en el semisótano de la okupa nació la librería social autogestionada La Page Noire. La creatividad abundaba. La vida en el caos, ¡qué!

Más ancho que la vivienda

Originalmente, la ocupación se centró en el tema de la vivienda. El objetivo era esencialmente exigir vivienda social y frenar la proliferación de condominios. Por otro lado, no estaría haciendo justicia a los ocupantes ilegales reducir su lucha a esta sola cuestión. Sus reclamos fueron mucho más allá. Es toda la cuestión de la autogestión y la socialdemocracia que estuvo en el centro de la lucha y de las prácticas de los okupas. El tema de la vivienda se ha convertido en una cuestión fundamental planteada por los okupas sobre cómo invertir y recuperar el barrio en un contexto de lucha contra la gentrificación. Desde un principio, los ocupantes ampliaron el panorama al exigir y obtener una moratoria a la conversión de viviendas en condominios, moratoria que aún se mantiene vigente. La evolución también apareció en otras reivindicaciones. Inicialmente, los ocupantes querían que la okupa se transformara en una cooperativa de vivienda tradicional, mientras que al final, los activistas exigieron una vivienda sin fines de lucro que incluyera "espacios lúdicos, zonas verdes, locales de uso comunitario, viviendas de emergencia y otros recursos que cubran las necesidades enumeradas". en un proyecto elaborado por los ocupantes con los vecinos del barrio". En pocas palabras, los ocupantes ilegales querían cambiar vidas.

El fin

Los ocupantes ilegales han sido percibidos como un perro en un juego de bolos por ciertas élites comunitarias y políticas acostumbradas a jugar con amigos. Así, Christian Simard, en ese momento D.G. de la Federación de Cooperativas de Vivienda, usó el equilibrio de poder creado por los okupas para negociar, sin hablar con ellos, un compromiso que involucraba un proyecto mixto de cooperativas y condominios de lujo. Cuando consiguió lo que quería, organizó una rueda de prensa (¡ay, el traidor!) para denunciar a los ocupantes, calificando su acción de "perjudicial para la causa de la vivienda social". También hay que decir que la okupación había dado ideas a vagabundos "reales" que se instalaron en el edificio de enfrente (921), provocando una sensación de inseguridad entre los inquilinos del entorno. El Ayuntamiento ya tenía "su pretexto" y pronto siguió el desalojo policial. Para el 20 de septiembre, la okupa había vivido. El recuerdo de esta ocupación quedó tan vivo en la memoria de la Ciudad que un año después, al enterarse de que el Comité Popular convocaba una nueva manifestación con motivo del aniversario de la okupación, hizo perforar los edificios para hacerlos inhabitables. Unas semanas más tarde, ¡los demolerá! Esto no fue suficiente para salvar el proyecto del condominio de lujo de Cazo, sobre el cual rondaba el espectro de los ocupantes hasta su abandono definitivo... y el resurgimiento de la lucha del Comité Popular con el proyecto cooperativo Escaleras. La sentadilla eventualmente sobrevivirá.

[1]La cooperativa nació y aún existe en el mismo lugar donde se llevó a cabo la okupación.

por el colectivo Emma Goldman

http://ucl-saguenay.blogspot.com/2022/05/quebec-il-y-20-ans-la-lutte-du-squat-du.html
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar art�culos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca