A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021 | of 2022

(ca) Italy, FDCA: Il Cantiere anno 2022 n. 8 - La transición ecológica es cancelada por la guerra - Ignazio Leone (de, en, it, pt, tr)[Traducción automática]

Date Mon, 23 May 2022 09:50:39 +0300


La estrategia con visión de futuro del gobierno de los "mejores" prevé la identificación de otros proveedores de gas, la maximización de la irrisoria producción local, nuevas perforaciones en el mar Adriático, la posibilidad de utilizar carbón. ---- En nuestro artículo anterior (1) denunciamos las políticas de transición ecológica llevadas a cabo por la Unión Europea, que llegaron a su punto más bajo con el documento sobre taxonomía adoptado por la Comisión Europea. ---- En este documento se calificaron como sostenibles dos fuentes de energía, como son la energía nuclear y el gas natural, sobre cuya sostenibilidad podemos tender varias capas de lamentables velos.
Pero esta estrategia de transición ecológica, que ve en el uso del gas natural uno de sus pilares, parece haber encontrado un obstáculo no tanto en la movilización de masas, como en la conciencia de la inevitable sustitución de un modelo político y socioeconómico insostenible por otro basado en un paradigma completamente diferente, en el que la búsqueda de la sostenibilidad ambiental se casa con el objetivo de responder a las necesidades de todos los seres humanos, no encaminadas a garantizar exclusivamente ganancias para unos pocos, sino desde algo aún más monstruoso e irracional para cualquier ser humano, pero frecuentemente utilizado por las clases dominantes para dirimir disputas geopolíticas e imponer nuevos equilibrios económicos: la guerra. En concreto, la que se concretó en las llanuras ucranianas, invadidas por el ejército de la Federación Rusa.
La criminal acción militar lanzada por el ejército ruso en Ucrania, sin perjuicio de las no desdeñables responsabilidades de los gobiernos occidentales y de la OTAN, activó de inmediato un proceso, aún lejos de materializarse, de desvinculación del suministro de gas ruso, de Italia es uno de los principales consumidores, dado que estos suministros suponen alrededor del 40% del consumo nacional de gas.
La estrategia de Draghian para sustituir la gran parte del gas ruso está totalmente centrada, al menos a corto plazo, en los combustibles fósiles, marcando definitivamente un paso más atrás en los objetivos de descarbonización: la estrategia a largo plazo del gobierno de los "mejores" prevé de hecho, en primera instancia, la identificación de otros proveedores de gas y la maximización de nuestra irrisoria producción, ¡con la posibilidad de recurrir eventualmente al carbón!
Precisamente en estos días, algunos altos representantes del gobierno italiano, incluido el primer ministro Draghi, junto con el director general de ENI, Claudio De Scalzi, acudieron a Argelia para acordar la duplicación del suministro de gas del país norteafricano a Italia.
El propio Di Maio nos informa, en las páginas del periódico Confindu stria, (2) que ya había iniciado este recorrido en busca de gasolina durante un mes y medio, tocando algunos países que nada tienen que envidiar a la Rusia de Putin en términos de desprecio por los derechos civiles y políticos: Qatar y Azerbaiyán.
Otro candidato para reemplazar el gas ruso, con implicaciones aún más dramáticas para el clima, es el gas natural licuado (GNL) de marca estadounidense (que dice mucho sobre lo que hay detrás del conflicto ucraniano): es el gas natural, que se enfría a unos 160 °C para ser transportado por buques debidamente refrigerados y devuelto al estado gaseoso dentro de los regasificadores, una vez llegue al puerto de destino.
Obviamente, toda esta serie de operaciones complejas implica un mayor consumo de energía en comparación con la distribución por tuberías, lo que según algunas estimaciones reportadas (3) llevaría a que el GNL tenga un impacto en el cambio climático cercano al del carbón.
Además, Estados Unidos es capaz de disponer de grandes cantidades de gas exportable gracias al fracking, una técnica de extracción de hidrocarburos mediante la fractura de cierto tipo de rocas, llamadas esquistosas, inducida por la inyección a alta presión de una mezcla de agua y productos químicos productos: como ya se sabe, esta es una técnica muy controvertida desde el punto de vista ambiental, en particular debido a los riesgos de contaminación de los acuíferos profundos y los posibles efectos sísmicos.
Al final de este panorama desolador, está de más decir que invariablemente abunda, en todos los principales medios de comunicación, quienes apoyan con entusiasmo el retorno a la energía nuclear.
Es realmente asombroso que no haya ni un tímido intento de utilizar esta dramática contingencia de la guerra en Ucrania para desvincularse definitiva y rápidamente no del gas ruso, sino de los combustibles fósiles, además en momentos en que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), en su informe de finales de febrero, anuncia "la más sombría advertencia" (4) en relación con los efectos del calentamiento global.

Según este informe, las tendencias actuales en las emisiones de gases de efecto invernadero llevarían a que las temperaturas globales superen el aumento de 1,5 °C en comparación con los niveles preindustriales, considerado como un umbral de seguridad, lo que conduciría al derretimiento de las capas de hielo y los glaciares y una consecuente serie de dramáticos efectos dominó, incluidos numerosos incendios y el deshielo del perma frost, con una mayor liberación de gases de efecto invernadero.
En última instancia, desencadenaría una especie de círculo vicioso con consecuencias devastadoras.
Sin embargo, incluso estas sombrías perspectivas no parecen dar el cambio necesario a las políticas energéticas de los gobiernos, por lo que no nos cansaremos de repetir que además de la emancipación de los trabajadores y trabajadoras, la salvación del planeta será también la trabajo de los obreros.trici ellos mismos.

Nota:
1) EL ASTILLERO n 6 de marzo de 2022 "De greenwashing y taxonomía. Se espera un nuevo imperialismo ecológico
2) https://www.ilsole24ore.com/art/cr isienergeticadraghimissionead algerisubstitireterzogasrusso AElb05QB
3) https://valori.it/gasnaturale liquefattocontrotransizione ecologico /
4) https://www.theguardian.com/envir onment/2022/feb/28/ipccissues bleakestwarningyetimpacts climatebreakdown
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar art�culos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca