A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021 | of 2022

(ca) Sicilia Libertaria: ESTADO DE GUERRA - Escalada. Los pueblos deben salvarse (de, en, it, pt, tr)[Traducción automática]

Date Sun, 22 May 2022 08:47:48 +0300


Al comienzo de la película El odio de Mathieu Kassovitz, una voz en off dice: " Esta es la historia de un hombre que cae de un edificio de 50 pisos. Mientras cae de piso en piso, el tipo se repite para ganar coraje - hasta aquí todo bien, hasta aquí todo bien, hasta aquí todo bien -. El problema no es la caída sino el aterrizaje ". ---- Esta parece ser la condición en la que los gobiernos, los estados y las clases dominantes tienen como rehenes a sus propias poblaciones y al mundo entero, primero con la pandemia, ahora con la guerra en Ucrania, agitada, nadie sabe con qué astucia, por lógicas imperialistas y hegemónicas. ., desatado por un autócrata, convencido de que posee suficientes flechas para afirmarse en el foro internacional. Así caemos cada vez más en el abismo, pero las élites nos aseguran que esto es por el bien y el futuro de nuestro modelo de vida, por la defensa de nuestros valores y de nuestra libertad. Libertad, una palabra tan abusada ahora que incluso los autoritarios la hacen su propia bandera, por eso luchan los ucranianos, por su y nuestra libertad, con armas, ejércitos, generales, estrategas, asesores. Porque esta libertad, tan querida también por los Estados, es una libertad que se opone, choca y anula, no se expande ni se interpenetra. Nuestra libertad para contrastar con la de los demás. Al menos los campesinos de Vergiana novellaLa libertad se elevó violentamente por algo concreto y preciso: la tierra; ahora, aquí, se propaga una idea abstracta de libertad, un mito intangible y con toda probabilidad inalcanzable para la gran mayoría.
Ciertamente no es fácil tratar de desembarazarse del torrente de proclamas y convicciones; no es nada fácil intentar razonar mientras toda una población vive a diario bajo el yugo de las bombas -aunque ignoremos con ostentosa indiferencia las otras 60 guerras, más o menos, en todo el mundo- y sin embargo es imprescindible afirmar con con toda claridad posible que toda guerra librada por la eficiencia criminal, la soberbia y la soberbia de los estados es una guerra contra los pueblos, propios y ajenos.
De la guerra que se libra en Ucrania sería posible -como han hecho algunos- reconstruir todos los pasos que la precipitaron precisamente por la voluntad y la lógica opuesta de los estados-nación que persiguen objetivos de poder y supremacía. Aquí está el origen de las guerras modernas, no en la maldad o locura de alguien. También se puede demostrar que hay mayores o menores responsabilidades en encender la mecha del conflicto, pero esto no influye en los mecanismos de guerra que son los cimientos de los aparatos estatales. La gran operación que realizan los Estados -a través de la información y la propaganda- es hacer aparecer las armas imprescindibles y las guerras necesarias, para presentarse ante sus ciudadanos como partidarios de la paz, fomentando las guerras no menos que otras. Ningún gobierno y ningún estado escapa a esto, so pena de su propia existencia. Esto es tan cierto para Ucrania como para Rusia o para Italia y cualquier otro estado.

aunque es verdadque esta misma guerra en Ucrania está cambiando algo profundo en la competencia imperialista de los estados y corre el riesgo de desencadenar automatismos irreversibles en la confrontación geopolítica. Que los gobiernos de todos los colores están, con extrema facilidad, persiguiendo como si no hubiera alternativa y los principales medios de comunicación están apoyando con una miopía y halagos disfrazados de sentido de la responsabilidad. Así, Estados Unidos, por boca de su presidente, proclama que esta guerra hay que ganarla y destina billones y billones en armamento para suministrar al ejército ucraniano; el gobierno alemán no sólo aumenta su arsenal militar de forma desproporcionada, sino que envía, como de hecho todos los estados europeos lo han hecho, más armamento a Ucrania, en última instancia, tanques; los gobiernos finlandés y sueco, hasta ahora neutrales, están presionando para ingresar en la OTAN, contribuyendo así a exacerbar aún más una situación ya tensa y a fomentar el conflicto entre bloques; el gobierno ruso continúa moliendo su guerra absurda y amenazando continuamente con una escalada del conflicto que no excluiría el uso de la energía nuclear; el gobierno ucraniano se erige como un campeón de la libertad y la democracia para defender las armas en la mano a costa de cada sacrificio humano; el gobierno italiano se arma y suministra armas, atrincherándose tras el simulacro de la resistencia de un pueblo al invasor. Todo este activismo está dando forma a un mundo cada vez más inestable y conflictivo que, si se alcanza alguna forma de paz para la confrontación ucraniana, se convertirá en el requisito previo para más conflictos y quizás más devastadores. La apuesta no es, por tanto,
En estos dos meses de guerra en Ucrania se han hecho referencias a la historia pasada para subrayar su gravedad, desde el paralelo Putin-Hitler hasta el llamado a la Resistencia a la ocupación nazi-fascista. En cambio, se habló menos de la carrera armamentista y del estrechamiento de alianzas opuestas que fueron, entre otras cosas, el origen de la Primera Guerra Mundial. En un ensayo de Anna Bravo hace unos años - La cuenta de los salvados. De la Gran Guerra al Tíbet: historias de sangre perdonada -, en el que el historiador trata de demostrar cómo en el pasado era posible evitar que los conflictos se precipitaran en guerras, podemos leer sobre el estallido de la Primera Guerra Mundial: "La cuestión es que la carrera armamentista funciona como un plano inclinado: el el aumento de los arsenales de guerra en un país provoca un aumento en otros.[...]Esta persecución no es un efecto perverso: es la consecuencia previsible del principio si vis pacem para bellum.[...]Las elecciones políticas son decisivas, pero no las únicas. Para 1914, el plano inclinado de la carrera armamentista y la tecnología de la violencia habían desarrollado una dinámica propia, transformándose de una cuestión política a un problema sistémico; en otras palabras, Europa ahora estaba envuelta en una red militarizada que los líderes no podían controlar. verificar.[...]La responsabilidad de los gobernantes en el estallido de la Gran Guerra radica precisamente en la presunción de dominar esa dinámica - como si la violencia fuera simplemente un medio para ser utilizado en caso de necesidad, más que un poder capaz de cambiar a quienes la sufren y quienes lo practican".

Inquietante y perturbador. Políticos, periodistas e intelectuales que tanto hablan de geopolítica quizás harían bien en leer este texto de Bravo. Sin embargo, es dudoso que puedan captar algo de ella ya que su horizonte es el de prevalecer, el de imponerse, el de competir, ciertamente no el de salvar vidas humanas. Por lo tanto, permanece como siempre que los pueblos y los individuos deben salvarse a sí mismos si quieren.

angelo barberi

https://www.sicilialibertaria.it/2022/05/10/stato-di-guerra/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar art�culos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca