A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021

(ca) Grupo Libertario Vía Libre: En torno al paro nacional del 28 de abril (de, en, it, pt)[Traducción automática]

Date Tue, 4 May 2021 10:54:35 +0300


Pensamos que es nuestra tarea como anarquistas organizadas aportar en esta coyuntura de movilización, impulsar y buscar organizar con fuerza la convocatoria de paro nacional del 28 de abril bajo las medidas de auto cuidado indispensables, buscando superar el viejo y el nuevo burocratismo, fortaleciendo los escenarios de democracia directa y participación de base, cuyos gérmenes emergieron en 2019, a la vez con una apuesta de lucha reivindicativa inmediata y un programa anti autoritario, en clave feminista, ecologista y socialista libertaria. ---- La actual reforma tributaria presentada por el gobierno de Iván Duque y su ministro de hacienda, el cuestionado Alberto Carrasquilla, busca una salida por arriba de la honda situación de crisis económica derivada de la crisis socio sanitaria, la más importante desde la crisis económica mundial de 1929, que ha llevado a una disminución del -6.8% del PIB en 2020, así como un importante aumento de la deuda externa calculada en 164.968 millones de dólares y el 55% del PIB del año pasado y del déficit público que llego a 90 billones de pesos y el 8.9% del PIB en ese mismo periodo.

La tercera reforma tributaria de la nueva administración uribista tras la llamada ley de financiamiento de 2018 y la ley de crecimiento de 2019, busca recaudar unos 35 billones de pesos adicionales, manteniendo la línea de ajuste económico neoliberal del actual gobierno, aunque también desmonta algunas de las concesiones más insostenibles que realizaba hace pocos meses para la población más rica. A su vez, está es la decimosegunda reforma implementada en los últimos 20 años para afrontar crisis y aumentar el presupuesto del Estado, un periodo continuo de política económica conservadora y privatizadoras que sin embargo ha acelerado en gran medida las políticas de reforma continua, con continuos aumentos de los impuestos indirectos como el IVA, así como los costos asociados a servicios públicos y financieros, y una contradictoria y oscilantes políticas sobre las mayores rentas, en medio de una estructura tributaria fuertemente desigual.

Este proyecto llamado de "Solidaridad sostenible", parcialmente concertado con los líderes patronales del Consejo Gremial Nacional, organismos que ha sido un histórico defensor de las políticas fiscales desiguales y el recorte al gasto social, busca reducir los bienes exentos del indirecto Impuesto al Valor Agregado (IVA), aumentar la base de personas que pagan impuesto de renta ampliándola sobre los sectores medios y de trabajadoras acomodadas, disminuye impuestos y subsidios de diversos orden para las empresas sin modificar los despidos masivos, estimulando políticas de contratación de jóvenes sin responsabilidad empresarial con la seguridad social, mantiene los programas de crédito becas para jóvenes estudiantes sin modificar la delicada crisis de presupuesto de las universidades públicas y manteniendo en un marco ligeramente más flexible la llamada regla fiscal que contiene el presupuesto público.

En la reforma, el llamado enfoque social promete de forma vaga aumentar el ingreso social para los hogares más pobres, ingreso que para el 2020 supuso el 4.1% del PIB según el Fondo Monetario menos de la mitad de otros países de la región. Este proyecto que surge tras los logros obtenidos en la coyuntura de movilización por empleo y apoyo económico por parte de trabajadoras desempleadas y habitantes de barrios populares que bloquearon vías en todo el país en los primeros meses de la cuarentena, representa una respuesta tardía y reducida frente a la propuesta de renta básica universal defendida por sectores de la oposición política y social, y es además, una continuación de los parcialmente fallidos programas de subsidio social focalizado y transferencia monetaria directa útiles para contener la miseria, pero incapaces de transformar de forma sensible las condiciones de pobreza estructural de la población.

El llamado a paro nacional

Frente al anuncio de reforma y otras políticas del gobierno uribista, diversas organizaciones sociales y políticas lideradas por el Comando Nacional Unitario (CNU) han llamado a organizar un paro nacional el próximo 28 de abril. Este sería el séptimo movimiento de paro general convocado por los sindicatos contra el gobierno Duque, si incluimos las 2 convocatorias parciales de 2018, las más significativas 3 llamadas de 2019 con eje en el 21 de noviembre y la única y más limitada jornada de 2020.

Una vez, sin embargo, la situación de relativa debilidad del sindicalismo y la organización popular urbana no se ha superado, y se hace un llamado a huelga con capacidades muy limitadas para su efectivo desarrollo, en un movimiento de cese laboral por el momento circunscrito a las maestras del sector público dispersas por la virtualidad, y sectores muy localizados de trabajadoras estatales. Lo propio se da en el llamado a paro del movimiento estudiantil universitario, que se encuentra en un reflujo relativo tras las luchas con resultados mixtos del año pasado y sobre todo con sus componentes locales debilitados.

Pese a todo, existe un importante ambiente de descontento con el gobierno y agitación entre la juventud, especialmente notorio entre las estudiantes, así como sectores de trabajadoras. El amplio y disperso grupo social movilizado en las jornadas de protesta nacional de noviembre-diciembre 2019, parece salir de su reflujo relativo, aunque aún fuera de alternativas organizadas y acciones sostenidas, que aún debemos construir aprendiendo de nuestros errores y debilidades del último periodo.

En medio de esta circunstancia, el país atraviesa el tercer pico de la pandemia del coronavirus que para el 26 de abril ya deja 71.000 víctimas mortales y 2.77 millones de casos oficialmente registrados, en medio de la dolorosa ineptitud de los gobiernos nacionales y regionales para hacerle frente, una reapertura económica sin control sanitario y con transportes y oficinas atestadas, programas débiles de rastreo y acompañamiento de casos, proceso de vacunación lenta y desigual, así como una gran indolencia e incapacidad institucional para ampliar la red de urgencias y cumplir mínimos demandas de las trabajadoras de la salud. Recientemente diversos sectores de opinión, incluidos sectores hasta ayer negacionistas o de defensa cerrada del fracaso gubernamental, han venido llamando a suspender el paro por la dedicada situación de salud pública. Sin embargo, el derecho a la protesta es simplemente irrenunciable, garantía de todos los demás derechos y libertades, y como lo han mostrado muchas luchas populares durante la pandemia, en muchos casos estas han resultado ser la única garantía de que se cumplan mínimas medidas de cuidado gubernamental. Así resulta clave movilizarse, pero se nos impone un reforzamiento de nuestras medidas de bioseguridad, con redoblada atención al uso constante y correcto de la mascarilla, la distancia social y la desinfección, en el transcurso de actividades abiertas y al aire libre, comparativamente más bio seguras que múltiples espacios de trabajo, transporte y recreación que hasta hoy funcionan sin mayores cambios.

Pensamos que es nuestra tarea como anarquistas organizadas aportar en esta coyuntura de movilización, impulsar y buscar organizar con fuerza la convocatoria de paro nacional del 28 de abril bajo las medidas de auto cuidado indispensables, buscando superar el viejo y el nuevo burocratismo, fortaleciendo los escenarios de democracia directa y participación de base cuyos gérmenes emergieron en 2019, a la vez con una apuesta de lucha reivindicativa inmediata y un programa anti autoritario, en clave feminista, ecologista y socialista libertaria.

¡Contra la precarización de nuestras vidas!
¡Arriba las que luchan!

Grupo Libertario Vía Libre

https://grupovialibre.org/2021/04/28/en-torno-al-paro-nacional-del-28-de-abril/

https://www.anarkismo.net/article/32271
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca