A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021

(ca) lasoli.cnt.cat: El voto y el parlamentarismo. -- ¿Es posible conseguir objetivos desde el parlamento?

Date Tue, 20 Apr 2021 09:24:39 +0300


Los únicos objetivos que se pueden conseguir por la vía electoral son pequeñas reformas dentro del capitalismo. Si el parlamentarismo fuera una vía útil para un cambio social real, sería ilegal. El parlamentarismo es una vía muerta. El objetivo es tenernos entretenidas, ilusionadas y esperanzadas cuando vamos a votar e intentamos cambiar de gobierno. Después de la llegada de la democracia en el 78, fue el partico UCD (Unicón de Centro Democrático) quién se encargó de dar los primeros pasos de la falsa transición del franquismo hacia la democracia. ---- Hasta ahora, se han intercambiado el gobierno entre PP y PSOE. Más de cuarenta años de bipartidismo. Nos hemos adaptado a la globalización, a Europa, al euro y a toda orden que nuestros insignificantes políticos reciben desde arriba. El bipartidismo y la pasividad de los partidos políticos frente a los problemas que afectaban a la sociedad después de la "crisis", dieron paso a otros partidos, nuevas agrupaciones de izquierda y también de derechas, o abiertamiente capitalistas. Hoy, estos y algunos más, intentan sustituir a los partidos viejos, igual que en las últimas décadas del siglo pasado.

El fascismo español con las ideas de Primo de Rivera, y la izquierda parlamentaria con Pablo Iglesias al frente del PSOE, querían poner fin al bipartidismo del periodo histórico conocido como la Restauración. Curiosamente, después del bipartidismo teníamos a Albert Rivera como lider de la nueva derecha española con Ciudadanos y al nuevo Pablo Iglesias de la nueva izquierda parlamentaria con Podemos. Mínimamente curiosa la coincidencia de los nombres, aunque sea pura casualidad.

Las trampas del capital siempre son las mismas, y mientras no las estudiemos caeremos una y otra vez en los mismos engaños. Por el mercado y los poderes, es decir, por el sistema capitalista, es importante que el sistema siga funcionando. No les importa la tendencia ideológica del partido de turno mientras siga sus órdenes. Si un partido consigue entrar a las instituciones y lograr una representación parlamentaría importante, es porque el sistema no tiene miedo a sus intenciones. Las multinacionales y el mercado no dejan ascender a nadie que les pueda poner en peligro. Todo diputado o consejero recibirá un buen sueldo del estado y así pasará a ser un trabajador de él.

Quién haya ofrecido soluciones desde el parlamento ha mentido al pueblo. La política parlamentaria es la lógica opuesta a la de una trabajadora. Si la trabajadora no hace bien su trabajo es despedida, pero, el político que no cumple con sus promesas al pueblo, es ascendido y podrá seguir ejerciendo. Es un juego de doble corte, hace bien su trabajo de engañar al pueblo y es recompensado por los que verdaderamente mandan.

Para sacar adelante una campaña electoral hace falta un gran capital aparte de las desorbitadas cifras de dinero público que reciben para publicitarse. Los partidos que llegan a hacerse conocidos son los que reciben más ayudas económicas de "particulares". En los últimos años, el tema más persistente ha sido la corrupción. La corrupción ha existido siempre, otra cosa es preguntarnos porqué nos lo enseñan ahora. Nos enseñan la corrupción de los políticos visibles. Pero ya sabemos, que esté en el partido que esté, no son más que títeres del capital y que desde detrás nos gobiernan otras personas a las que no ponemos cara; también tendríamos que preocuparnos de lo que puedan estar robando aquellos que son desconocidos por nosotros. La corrupción visible que nos muestra la televisión es la punta del iceberg. Después de tantos escándalos televisados, la gente se conforma con un partido que no robe, es igual que sea de derechas o de izquierdas. ¡Este es el triunfo del sistema! Un golpe más no cuestionamos el capitalismo y la explotación. Los partidos de ahora gestionan el país y sus empresas, no hacen nada más, son simples tecnócratas. Es completamente visible que quién está en el gobierno solo cumple las órdenes del Ibex35, del FMI y de los cuatro millonarios a cambio de un buen sueldo y comisiones.

Es cierto que puedes ir a votar, más si esta vez en tu entorno hay cambios beneficiosos, pero lo más probable es que con tu participación a las urnas favorezcas otros tipos de intereses. Aunque el partido ganador no sea el que tú has votado, como demócrata tienes que aceptar que otros que no te gustan tomen el poder como parte del pueblo votando, se entiende que aceptes tu derrota y admitas su victoria. Has aceptado el juego y has perdido. Quién dice que si no votas no te puedes quejar está equivocado, es a la inversa. Has ido a las urnas y has perdido, ahora te toca aguantarte. Encendemos la televisión y el periodista de turno nos da los resultados de las elecciones con colorines y gráficos con forma de queso, como si fuéramos idiotas. Si lo pensamos fríamente, si la única manera legal que se nos ofrece para cambiar las cosas es, depositar un papel cada cuatro años en una caja de vidrio, ¡Es terrorífico! Se ríen de nosotros, y nos insultan diciéndonos "jornadas de reflexión" a la vigilia de las elecciones, dejando muy claro, que solo quieren que pensemos en política una vez cada cuatro años y vayamos a depositar un voto oculto en una urna.

El voto oculto es otro método para desorganizar al pueblo, que es incapaz de organizarse si entre ellas no se conocen las tendencias ideológicas de cada una, es decir, que quién no sabe que opina su vecina, nunca podrá llegar a organizarse con ella.

Es necesario recordar que nunca se ha conseguido ningún beneficio o derecho por esta vía o dicho legal, porque pensamos que la legalidad es el único camino a seguir e ignoramos que es un juego cruel inventado por ellos para que nunca cambieeso. ¿Os suena de algo? Hoy, más de cien años después, seguimos ahí mismo, ju
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca