A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020 | of 2021

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) alas barricadas, Australia, Brisbane: [Myanmar - Birmania] Por qué los anarquistas no apoyan a Aung San Suu Kyi (de, en, it, pt)[Traducción automática]

Date Wed, 25 Aug 2021 10:23:37 +0300


Fuente: Meanjin Anarchist Communists (Australia). Traduce: Alasbarricadas.org ---- Por Black Freighter - Foto: Anarquistas en Yangoon se manifiestan contra el golpe militar a principios de este año ---- El golpe militar de febrero en Myanmar logró liquidar el experimento del país con la democracia liberal, derrocando al gobierno de la Liga Nacional para la Democracia (NLD, siglas en inglés) de Aung San Suu Kyi, que había vencido por mayoría las elecciones de 2015 en Myanmar. Si bien el golpe se llevó a cabo con precisión quirúrgica, el ejército (Tatmadaw) claramente subestimó el nivel de resistencia que opondría la población civil del país, que incluyó la formación de milicias y el establecimiento de vínculos con las fuerzas armadas preexistentes de los grupos étnicos insurgentes de Myanmar. Habiendo salido de décadas de gobierno militar, el pueblo de Myanmar no es ajeno a las implicaciones de una dictadura desenfrenada a manos de hombres fuertes como el general Min Aung Hlaing y el Consejo de Administración del Estado (SAC).

Sin embargo, esta resistencia no está exenta de divisiones. La unidad es difícil para un movimiento que ha surgido entre fuerzas que con frecuencia se han encontrado enfrentadas. Si bien algunos en Myanmar han expresado su apoyo al Gobierno de Unidad Nacional, una coalición formada por la NLD y sus representantes parlamentarios, este apoyo está lejos de ser unánime. Varios grupos minoritarios han denunciado durante mucho tiempo la complicidad de Suu Kyi y la NLD en las actividades genocidas del Tatmadaw (el ejército). El hecho de que tanto la NLD como el Tatmadaw estén firmemente asentados en la mayoría étnica bamar ha sido un factor poderoso de esta desconfianza que sienten las minorías hacia las autoridades estatales y el deseo de una unión federal que respete los intereses de las minorías, como los derechos de secesión y autonomía. Tal y como está, el sistema electoral que existía antes del golpe podría describirse esencialmente como un acuerdo de "el ganador se lo lleva todo" que favorecía a la mayoría de los representantes de Bamar al tiempo que garantizaba que los partidos políticos étnicos estuvieran más o menos excluidos del poder[1].

Ya en mayo de 2016, seis meses después de las elecciones que lo llevaron al poder, el rechazo de la NLD a hacer frente a las preocupaciones étnicas estaba en entredicho. En una reunión de Yangoon (la capital birmana) de la United Nationalities Alliance, Khun Tun Oo, ex preso político y destacado político shan, señaló que "(las etnias) votaron (por la NLD) con grandes expectativas, y el resultado se muestra claramente en la cuestión de Rakhine ... Ya no podemos confiar en la NLD "[2]. A lo largo de su breve mandato en el poder, la NLD se ha enfrentado a menudo a la acusación de representar únicamente los intereses de los Bamar. Esto fue más sorprendente cuando Suu Kyi se negó a mover un dedo para oponerse a la despiadada campaña de limpieza étnica del Tatmadaw contra el pueblo rohingya de 2016, pueblo principalmente musulmán, en la que se produjeron decenas de miles de muertos y cientos de miles de desplazados, así como informes constantes de violaciones masivas e infanticidio[3].

Por el contrario, su gobierno impuso restricciones al acceso a la información, afirmó que los informes sobre atrocidades eran 'noticias falsas', prohibió un documental que criticaba al Tatmadaw, negó a los musulmanes el derecho a presentarse a las elecciones y negó rotundamente que hubiera algún tipo de de conflicto de cualquier tipo[4]. Suu Kyi estaba tan preocupada por preservar el status quo, de hecho, que en 2017 afirmó que los "terroristas" eran responsables de un "iceberg de desinformación" y agradeció al Tatmadaw por defender el "estado de derecho"[5]. Cuando la República de Gambia y la Corte Internacional de Derecho la confrontaron nuevamente sobre el tema en La Haya en 2019, ella negó las atrocidades en conjunto con la afirmación de que Gambia había entregado "una imagen fáctica incompleta y engañosa"[6].Curiosamente, la presencia visible de cientos de miles de refugiados, así como las pruebas satelitales y fotográficas, han hecho que su defensa del genocidio sea menos convincente. Posteriormente, Suu Kyi ha sido despojada de varios títulos y premios, incluida su ciudadanía canadiense honoraria, del premio más alto de Amnistía Internacional y el premio Freedom de Oxford y Dublín, así como los llamamientos para cancelar su Premio Nobel de la Paz y un edificio que lleva su nombre en la Universidad de Queensland.

Sin embargo, la popularidad internacional de Suu Kyi ha experimentado un resurgimiento internacional desde el golpe. Es una realidad que Myanmar en su conjunto está mucho peor con la NLD fuera del poder. Como ha señalado Will Howard-Waddingham, "Suu Kyi puede no haber sido capaz de resistir el genocidio incluso si hubiera querido porque eran los militares, no ella, los que tenían el poder político supremo en el país"[7]. De acuerdo con esta línea de razonamiento, algunos han sugerido que su único curso de acción fue mantener su posición en el gobierno e intentar mantener al Tatmadaw fuera del poder el mayor tiempo posible. Sin embargo, como señala Howard-Waddingham, "la colaboración en el genocidio es un crimen independientemente del poder de uno para detenerlo... El derrocamiento y el encarcelamiento de un líder elegido democráticamente por proteger a un grupo de sus ciudadanos podría haber atraído una atención internacional significativa al sufrimiento de los rohingya "[8].

Sin embargo, lo potencialmente fatal para Suu Kyi y la NLD no es la desaprobación de las instituciones democráticas liberales en el extranjero, sino la desilusión del propio pueblo Bamar. El ataque indiscriminado del Tatmadaw contra miles de manifestantes Bamar en centros urbanos como Yangoon y Mandalay ha conmocionado a mucha gente del grupo étnico dominante del país y ha provocado una nueva identificación con la difícil situación de sus minorías. La experiencia de la masacre y el desplazamiento forzado, antes un concepto abstracto y lejano en el que pocos pensaban, de repente se lo encontraron literalmente en la puerta de casa. En palabras de un joven Bamar en Yangoon, "desde que comenzó el golpe, todos nos enfrentamos con lo mismo, los mismos incidentes trágicos en todo el país... No importa si somos birmanos, kachin, chin o cualquier grupo étnico. Mientras vivamos en Myanmar, tenemos los mismos derechos y necesitamos la misma libertad, por lo que la democracia federal es imprescindible"[9].El cinismo hacia Suu Kyi y la NLD se está volviendo cada vez más común. Como señala el anarquista de Rangún Kyaw Kyaw, "El silencio es violencia... El problema es complicado, claro, pero si ella permanece en silencio, ¿significa que apoya la violencia? Si no dice nada sobre la humanidad o los derechos, está siendo violenta"[10].

Posteriormente se está abriendo una brecha creciente "entre grupos liderados por una generación más veterana de manifestantes, la de los levantamientos estudiantiles de 1988, que en su momento habían pedido la liberación de la líder democrática Aung San Suu Kyi y los funcionarios electos y un retorno al sistema anterior de gobierno y un grupo diverso de manifestantes que se unieron bajo el Comité de Huelga General de Nacionalidades"[11]. Este último grupo está creciendo en fuerza, pidiendo no solo el desmantelamiento completo del Tatmadaw, sino también la revocación de la constitución, que mantiene el derecho del gobierno central a poseer y regular todas las tierras de Myanmar. La propia Suu Kyi no es ajena a estas leyes, ya que fue nombrada en 2013 para supervisar la investigación de un conflicto sobre una mina de cobre de empresa conjunta china por valor de 1.000 millones de dólares. Este enfrentamiento, en el que la policía desplegó fósforo blanco, gases lacrimógenos y cañones de agua contra los manifestantes que ocupaban el lugar, vio a Suu Kyi del lado del pueblo, recomendando en su informe que el proyecto continúe y que la policía siga sin ser castigada por su horrible asalto[12]. No es difícil ver cuántos en el movimiento de protesta de hoy pueden tener poca simpatía por ella y su gobierno derrocado.

Tenemos la esperanza de que el movimiento de desobediencia civil trascienda el modelo parlamentario. Como se señaló anteriormente, si bien la democracia parlamentaria puede ser preferible a la autoridad del Tatmadaw, ésta no representa una gran alternativa para las minorías que sufren una limpieza étnica sin importar quién se sienta en el gobierno. Éste es a menudo el caso en todo el mundo, cuando la gente ha depositado sus esperanzas en fuerzas que aparentemente han estado a favor de la liberación solo para que se desvanezcan al darse cuenta de las victorias de esas fuerzas. Al discutir el fin del apartheid en 1991, Subversion señaló que "la clave para la dominación, la opresión y la alienación es hacer que los dominados participen de su propia dominación, los oprimidos de su propia opresión y los alienados de su propia alienación. Todo esto permite un mayor nivel de abstracción para asegurar una reproducción ampliada de las relaciones sociales capitalistas"[13]. También debemos resistir la tentación de dar glamour a muchos de los movimientos guerrilleros que luchan contra el SAC, ya que los territorios que controlan a menudo simplemente se asemejan a estados rivales con sus propias economías capitalistas insertadas firmemente en el mercado global. Es alentador ver a muchas personas en Myanmar dar la espalda al sistema anterior al golpe. También es inspirador ver el aparente crecimiento de grupos anarquistas en Yangoon y Mandalay. Desde el exterior podemos ayudar a la resistencia demostrando nuestro apoyo a las comunidades de Myanmar en nuestras propias ciudades y mostrando a la gente de Myanmar de casa[N. del tr:se refiere a Australia]nuestra solidaridad a través de diversas acciones, que con frecuencia se vuelven a publicar en los sitios de redes sociales de la resistencia.

Hemos observado entre muchos izquierdistas y anarquistas en varias plataformas de redes sociales una tendencia a expresar apoyo, o al menos tolerancia, a la NLD. Si bien no es tan malo como el despreciable apoyo "antiimperialista" (léase estalinista) al Tatmadaw en grupos como la extraña Workers League con sede en Meanjin, se debe evitar el respaldo a la NLD. Esto no significa que deba combatirse: la gran mayoría de sus partidarios están comprometidos con la libertad y muchos ya han dado la vida luchando contra el Tatmadaw. En cambio, lo que hemos esperado demostrar en este artículo es que sus líderes, sobre todo Aung San Suu Kyi, han sido cómplices de los crímenes del Tatmadaw y, posteriormente, deben considerarse a la luz de eso. Como anarquistas, no vemos las cosas en términos de mal menor o mayor. En caso de superarse el SAC, el regreso a cualquier puesto de autoridad por parte de Suu Kyi, incluso dentro del marco de una unión federal multiétnica, debe ser resistido ferozmente. Aunque pueden desempeñar un papel importante en la ruptura del SAC, los miembros de la NLD deben responsabilizar a sus líderes por su complicidad en el genocidio y la supresión de los derechos étnicos y de los trabajadores y campesinos. Meanjin Anarchist Communists reitera que el camino hacia la libertad humana no se puede encontrar en los partidos y parlamentos, sino solo a través de la acción autónoma del propio pueblo.

1 https://english.shannews.org/archives/22200

2 https://www.irrawaddy.com/opinion/commentary/have-ethnic-groups-lost-faith-in-the-nld.html

3 https://www.straitstimes.com/asia/se-asia/rohingya-exodus-still-growing-six-months-into-crisishttps://english.alaraby.co.uk/news/msf-6700-rohingya-killed-month-myanmar-violencehttps://www.independent.co.uk/news/world/asia/rohingya-burma-myanmar-children-beheaded-burned-alive-refugees-bangladesh-a7926521.htmlhttps://pulitzercenter.org/stories/rohingya-methodically-raped-myanmars-armed-forces

4 https://www.theguardian.com/world/2017/jan/09/free-speech-curtailed-aung-san-suu-kyis-myanmar-prosecutions-soarhttps://www.washingtonpost.com/outlook/why-aung-san-suu-kyi-isnt-protecting-the-rohingya-in-burma/2017/09/15/c88b10fa-9900-11e7-87fc-c3f7ee4035c9_story.html?utm_term=.56ceec0783a6nhttps://foreignpolicy.com/2016/06/28/the-new-burma-is-starting-to-look-too-much-like-the-old-burma/https://www.theguardian.com/world/2015/nov/03/no-vote-no-candidates-myanmars-muslims-barred-from-their-own-electionhttps://www.theguardian.com/world/2017/sep/19/aung-san-suu-kyi-myanmar-rohingya-crisis-concerned

5 https://news.sky.com/story/aung-san-suu-kyi-from-symbol-of-human-rights-to-fighting-claims-of-genocide-12205035

6 https://www.abc.net.au/news/2019-12-12/myanmars-leader-says-the-world-has-it-wrong-on-the-rohingya/11791338

7 https://rdi.org/democracy-examined/2021/6/22/myanmars-coup-doesnt-exonerate-aung-san-suu-kyi/

8 Ibid.

9 https://www.tbsnews.net/world/protests-unite-myanmars-ethnic-groups-against-common-foe-224047

10 https://www.punkethics.com/rebel-riot-interview/?fbclid=IwAR1GCwgSxheuzZt3pDfsi_blnIphr60sFAQt7Xu7co31dJC9KVtJQZ7PBZg

11 https://www.tbsnews.net/world/protests-unite-myanmars-ethnic-groups-against-common-foe-224047

12 https://www.theguardian.com/world/2013/mar/12/burma-confirms-phosphorus-crackdown-mine

13 https://www.autistici.org/tridnivalka/mandela-v-the-working-class-subversion-1991/

https://acmeanjin.org/articles/why-anarchists-dont-support-aung-san-suu-kyi/

http://alasbarricadas.org/noticias/node/46338
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center