A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Flores Magón vive, el anarquismo sigue

Date Mon, 6 Dec 2010 15:08:54 +0100


Mientras que el historiador del arte Alberto Híjar realiza una
valoración histórica para determinar la vigencia de los hermanos
Ricardo y Jesús Flores Magón con su lucha revolucionaria, el sociólogo
Armando Bartra prefiere destacar, también desde una perspectiva de
izquierda, cómo se desem­peñaron “ante una situación desgarradora”, a
manera de ejemplo para la actualidad. ---Hoy como hace más de 100
años: “Cuando la justicia se corrompe, cuando alguna vez las causas se
deciden más por consideraciones extrañas a la ley que por la ley
misma, ¿qué corresponderá hacer a los que ejercen la noble profesión
del postulante o a los que velan por intereses que no tienen más
garantía para su vida y desarrollo, que una honrada administración de
justicia? ¿No deberíamos todos, llegado el caso, constituir en el acto
un grupo firme como una muralla para resistir injustos ataques, o
vigoroso como una falange griega, para atacar injustas resistencias?”

Con esta cita, que parece de un opositor al régimen actual, salió a la
luz pública, el 7 de agosto de 1900, el primer número del periódico
Regeneración, dirigido por Jesús y Ricardo Flores Magón junto con
Antonio Horcasitas.
Fue un fragmento del discurso pronunciado por Luis Méndez al
reanudarse las sesiones de la Academia Central Mexicana de
Jurisprudencia y Legislación. La publicación se presentaba añadiendo
esta breve pero contundente frase:
“Este periódico es el producto de una convicción dolorosa.”
Escrito a mano, se puede leer en uno de los ejemplares recopilados y
digitalizados en el archivo de la Dirección de Estudios Históricos
(DEH) del Instituto Nacional de Antropología e Historia
(http://archivomagon.net):
“Nuestra primera arma contra el tirano.”
Cuando el medio gubernamental planea celebrar con fastuosidad el
Centenario del inicio de la Revolución Mexicana, dejando de lado la
reflexión, vale evocar a los hermanos Jesús, Ricardo y Enrique Flores
Magón. Y recordar que el pasado 21 de noviembre se cumplieron 87 años
de la muerte de Ricardo, en la prisión de Leavenworth, Kansas, sin que
los programas oficiales le dedicaran el más mínimo acto, salvo una
ceremonia en la Rotonda de las Personas Ilustres por parte del
Gobierno de la Ciudad de México.
Sobre los hermanos, considerados precursores intelectuales del
movimiento, hablan el sociólogo Armando Bartra y el historiador de
arte Alberto Híjar, fundador del Taller de Construcción del Socialismo
(Tacoso), quienes coinciden en que sus ideas siguen vigentes. Quedaron
plasmadas en los artículos 27 y 123 de la Constitución Política, y
ahora que el modelo de civilización capitalista muestra signos de su
fracaso, queda claro que siempre tuvo resistencia.
Teoría y praxis
Entrevistado por Proceso en la DEH, al término de su ponencia sobre la
revolución agraria, en la que expuso que la historia de México es la
historia de la resistencia a ese modelo, Bartra destaca que, más allá
de analizar si el proyecto de país planteado por los Flores Magón es
aún válido, se debe reconocer la forma en que enfrentaron, “como
mexicanos preocupados y sensibles, una situación social insostenible,
desgarradora”.
Fue en su natal Oaxaca, en las comunidades zapotecas de la Sierra
Juárez, así como en su formación en la Ciudad de México y en su trato
con sectores medios y de la intelectualidad, donde los hermanos
adquirieron la conciencia social y el reto de servir al pueblo de
México, explotado por el régimen porfirista.
Y aunque casi de manera automática se relaciona a los Flores Magón con
el anarquismo, Bartra refiere que su intención de servir no fue una
cuestión doctrinaria. Comenzaron haciendo periodismo, “un periodismo
crítico, de denuncia, de sátira, de caricatura, incendiario pues”,
mediante el cual denunciaron las barbaridades del orden porfirista que
presumía de modernidad. Después decidieron fundar un partido de
oposición al régimen.
Así nace en julio de 1906 el Partido Liberal Mexicano (PLM), cuyo
programa se publicó en los números 3 y 6 de Regeneración en marzo y
abril de 1906, dirigido ya por Ricardo Flores Magón. Ahí se proponían,
entre otros objetivos, hacer efectivas las Leyes de Reforma, leyes en
beneficio de las clases trabajadoras, educación laica, restitución de
ejidos a los pueblos despojados, supresión de la reelección y
abolición de la pena de muerte.
En este partido, dice Bartra, recogen la historia del liberalismo del
siglo XIX como una política progresista, pues consideraban que
Porfirio Díaz había traicionado ese liberalismo:
“Asumen la creación de un partido político que recupere la tradición
revolucionaria que para ellos es la tradición liberal del siglo XIX:
Benito Juárez, la lucha contra la intervención extranjera, contra los
privilegios del clero, contra la desigualdad, etcétera.
“Ese partido es reprimido, sus periódicos son cerrados, se enfrentan a
la represión y su respuesta es radicalizarse políticamente. Es decir:
‘Si no podemos hacer periodismo crítico, no podemos hacer oposición
política legal, no nos dejan más que la oposición ilegal, la
clandestinidad’. No la eligen, son empujados a ella. Esto los lleva al
exilio y desde ahí siguen trabajando y organizan un partido, que se va
afiliando a ideas cada vez más radicales que ya no son las del
liberalismo del siglo XIX, sino las del anarquismo.”
Es entre 1904 y 1905, refiere, cuando son ya anarquistas, y deben
emigrar a Estados Unidos, donde comienzan el trabajo clandestino con
el anarquismo como ideario para hacer una revolución libertaria, “no
un cambio político, porque ellos no creen en un gobierno político
diferente”. Juzgan que en México no hay las condiciones para una
transformación de esa índole:
“No hay derechos para la organización sindical, no hay derecho de
huelga, no hay democracia política ni cívica, los campesinos no tienen
tierra, los mínimos derechos democráticos y de justicia social no se
cumplen.”
Anarquía, pero con orden
Pero más que la historia, quizá hasta personal, de cómo se van
radicalizando, para Bartra lo importante es que en determinado
momento, en lugar de anteponer “la función ácrata y sacar la bandera
rojinegra” y el rechazo a cualquier tipo de gobierno, los Flores Magón
decidieron formular un programa democrático acorde con lo que el
pueblo requería. Se necesitaba tierra, libertad municipal, derechos,
salario mínimo, respeto a las elecciones, que la Iglesia no se
entrometiera en asuntos civiles:
“No confunden sus ideales doctrinarios –que no abandonan y que siguen
difundiendo– con las necesidades concretas que movilizan a la gente, y
plantean el programa de 1906 con reivindicaciones democráticas que
tiene que ver con los derechos agrarios y los del trabajo y,
básicamente, con los derechos políticos y ciudadanos.”
Podría parecer un programa “muy tibio”, pero a decir suyo es una clara
muestra de su sensibilidad política. Entendieron que antes que los
propios ideales, las doctrinas, las utopías, estaba el compromiso con
la gente que se mueve en una huelga, toma tierras o pelea por sus
derechos y libertades:
“A pesar de ser anarquistas, recogieron, sistematizaron y sintetizaron
los deseos de la gente. No es casual que de ellos venga el concepto de
‘tierra y libertad’ que retoma el zapatismo.”
Y tras considerar que no importa si fue Antonio Díaz Soto y Gama quien
llevó a Morelos la consigna, sostiene que comprendieron que en el
zapatismo estaba la verdadera revolución e intentaron establecer una
alianza. Destaca también que fueron precursores de levantamientos
armados a los cuales dieron contenido doctrinario. Y fueron
inspiradores de transformaciones constitucionales al incorporar
demandas elementales, como las libertades políticas, sindicales, el
derecho a la tierra, que cristalizaron la Revolución.
En la perspectiva histórica, destaca Bartra, los Flores Magón y sus
ideas “aguantan la prueba del tiempo”, lo cual no significa sólo
reconocer que comenzaron la Revolución y le dieron contenido a las
reformas, no se conformaron con la prédica de sus ideas anarquistas,
desarrollaron un trabajo para servir a las causas reales:
“Combinan su convicción de principios con una política, digamos,
pragmática, el posibilismo: Hacer lo que se puede en el momento en que
se puede. Es necesario, porque no participar en una huelga a pesar de
que no resuelva los problemas del país, es dejar a los trabajadores
sin apoyo; o no formular un programa democrático porque su idea es que
debe ser más radical, es dejar desarmado a un pueblo que necesita esta
combinación de pragmatismo político con principios. Es lo valioso de
los magonistas.”
Desde luego considera también como destacable el haber hecho del
periodismo un “instrumento libertario fundamental” y haber logrado que
cuando más de 20% de la población no sabía leer, sus periódicos fueran
leídos en voz alta para quienes no leían. Y pondera:
“Tan cualitativamente fundamental era ese instrumento en contra de los
medios de comunicación masiva de aquel momento, como lo es hoy la
prensa escrita frente a la avalancha de los medios electrónicos.”
Y deja caer sorpresivamente:
“Proceso es Regeneración del tercer milenio.”
Con motivo del día de la Libertad de Prensa, el dirigente político
Heberto Castillo expuso en este semanario el 14 de junio de 1982 una
idea paralela, al comentar el retiro de la publicidad gubernamental
como un castigo por ejercer la crítica:
“Que José López Portillo satanice a Proceso, no lo condena a
desaparecer. Lo condena, en el caso más extremo, a permanecer, a
vivir, como símbolo del periodismo honrado, moderno, al servicio del
pueblo; como condenaron a vivir por siempre a Ricardo Flores Magón
quienes con su represión hicieron posible que él, imbatible, antes de
transigir con la clase dominante opresora de su pueblo, muriera ciego,
abandonado en una sórdida prisión en Estados Unidos.”
Línea histórica
Frente a la oleada de diversos grupos que Alfredo Velarde, miembro del
Tacoso, califica como “neardenthal”, Alberto Híjar reivindica la
figura de los Flores Magón, así como a Regeneración y al mismo PLM.
Recuerda que el partido llevaba en su nombre el “escándalo” por
haberse apegado a la Constitución de 1857, pero fue con un fin
táctico: Echar de la Presidencia a Porfirio Díaz. Su convicción era
impulsar la liberación de los trabajadores por sí mismos:
“Una concepción del Estado para luchar contra él y propiciar el poder
de los trabajadores. Eso los condujo a deslindarse del sindicalismo
pues consideraron que sólo ocuparse de las relaciones laborales, que
ellos reivindican en su programa –la jornada de ocho horas, el salario
justo–, no es suficiente, porque no afecta las relaciones de
explotación.
“Con el triunfo de la revolución rusa en 1917, esto adquirió una
importancia estratégica que los deslindó también del proyecto
leninista, de la dictadura del proletariado. Les pareció que en su
nombre llevaba su límite político: ser una dictadura. Quisieron, en
cambio, reivindicar la asociación libre de los productores.”
No obstante, sigue, celebraron el triunfo de los bolcheviques y
apoyaron, de manera crítica, a Pancho Villa: “les parecía que hacía un
juego peligroso a los terratenientes del norte del país, después
corrigieron, advirtieron que había formado un ejército muy poderoso”.
Y lo valoraron porque consideraban necesaria la lucha armada para
derrotar a los federales.
A Francisco I. Madero lo criticaron también por ser un rico hacendado
y limitar su lucha al “Sufragio efectivo, no reelección”, y dejar tal
cual las relaciones de explotación. Lo hacen, destaca Híjar, desde
“sus vidas personales, porque ellos vivieron de manera muy modesta, lo
cual los acercaba a los medios en los que se movían, incluyendo los
estudiantiles”.
Fueron disciplinados y vivieron de hacer trabajos muy humildes, con
bajos salarios para no permitir la deformación de sus principios, lo
cual “les trajo mucho prestigio, por esto reivindico la vida modesta
de Ricardo Flores Magón, de todos ellos, esa es la manera de
prestigiarse entre los compañeros, de producir solidaridad y ganar
respeto. Esto me parece con entera vigencia para todos los tiempos”.
Coincide con Bartra en el sentido de que su papel intelectual, como
escritores a cargo de diarios, fue fundamental e influyente. Rememora
que al salir de la prisión de un año que sufrieron en la cárcel de
Belén, donde ahora está el Centro Escolar Revolución, se hicieron
cargo de El Hijo del Ahuizote, que había tenido que cerrar su fundador
Daniel Cabrera.
Se ocuparon de ese medio mientras reorganizaban Regeneración. Y
destaca Híjar que con ese periódico, que editaron en San Luis
Missouri, Estados Unidos, lograron expandir al PLM “no en todos los
estados, pero sí por todo el país”.
En realidad, dice, los Flores Magón eran reticentes a crear un partido
con sus cuadros, pues consideraban que formarían una élite, algo que
reprobaban en otros grupos revolucionarios. Por ello formaron clubes
liberales que resultaron eficaces para el anarquismo. Con ello se
contradice la idea de que constituyeron sólo un pequeño grupo
conspirativo. Al contrario, llevaron sus ideas a la Constitución de
1917, aunque fueron perseguidos brutalmente, lo cual condujo a Ricardo
a la cárcel “hasta morir en 1922, en Leavenworth, probablemente
asesinado”.
Híjar da cuenta de diversos grupos anarquistas que luchan en la
actualidad, entre ellos los editores de la revista Autonomía,
organizaciones ecologistas y la Asamblea de Artistas Revolucionarios
de Oaxaca (Asaro), que a decir suyo ha logrado una poética en la
expresión plástica. Así se mantiene vivo el magonismo y su concepto de
alejarse del Estado.
A nivel internacional, considera que hay también organizaciones
anarquistas serias, como la que se manifestó en noviembre de 1999 en
la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Seattle, en
2000 en Davos, en Nápoles en 2001 y en Cancún en 2003. Y ya se
advierte que reaparecerá en Copenhague, donde en los primeros días de
diciembre se realizará la Conferencia de Cambio Climático de la
Organización de las Naciones Unidas.
En un texto titulado El otro marxismo, publicado en los cuadernos de
Tacoso, Híjar cita a Donald D. Hodges, de la Universidad de Texas,
quien “intenta descubrir las raíces de movimientos estudiantiles y
guerrilleros recientes, en una línea anarcocomunista propuesta por el
Partido Liberal Mexicano de Ricardo Flores Magón, luego el movimiento
cañero de Atencingo y Rubén Jaramillo, todo sobre la base del
testimonio oral de Mónico Rodríguez Gómez, legendario comunista
avecindado en Morelos”.
Se le pregunta entonces si realmente hay ese continuo histórico. Lo
que hay, dice, son los grupos mencionados, aunque predominan los
“neardenthal” y no hay el rigor de los magonistas de mantener “por dos
décadas” un periódico como Regeneración, “con una clara posición
frente al Estado y con un discurso impregnado de romanticismo
decimonónico”. Considera que Asaro sí tiene una intención claramente
renovadora. Han logrado exponer en distintos espacios y difunden sus
materiales en internet.
Y sobre la organización de trabajadores, se le pregunta si ante el
reciente cierre por decreto presidencial de la Compañía de Luz y
Fuerza del Centro sigue funcionando el Tacoso. Incluso un grupo de
intelectuales ya denunció el riesgo para el edificio del Sindicato
Mexicano de Electricistas (SME), construido por el célebre arquitecto
Enrique Yáñez, y el mural colectivo Retrato de la burguesía, en el
cual participaron, entre otros, David Alfaro Siqueiros, Antonio Pujol
y Joseph Renau.
Señala Híjar:
“La escuela sigue operando, ahora también como un centro de acopio y
punto de reunión de asambleas de organizaciones solidarias. Mientras
puedan seguirán trabajando en el propósito del SME ‘de propiciar una
cultura de los trabajadores’, lo cual exige defender el edificio de
Antonio Caso... Eso le da al SME y a su sindicalismo una dimensión
cultural que desborda los límites de los derechos de los trabajadores,
tiene que ver con esta tradición de lucha de los sindicatos que no se
limitan a defender a los trabajadores.”
–¿Eso da sentido a la idea de que son los trabajadores quienes tienen
un proyecto nacional?
–A eso le tiramos, a cumplir con la frase del Manifiesto Comunista: La
afirmación de que los proletarios no tenemos patria porque ya nos la
quitaron y la pudrieron y la redujeron a rayos láser en el Zócalo,
pero somos la única clase capaz de formular un proyecto nacional.
¿Quién más? Quizá movimientos campesinos comunitarios, pero estamos
seguros de que la burguesía ya no pudo, están en la rebatinga de los
dineros y la profunda corrupción sindical, nada más. Entonces el
anarquismo vive y la lucha sigue.
Proceso
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center