A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Português_ Russkiy_ Serbo-croatian_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of First few lines of all posts of last 30 days | of 2002 | of 2003
| of 2004

(sup) Bolivia prereferendum - Cuando el Estado es el problema

From owner-anarqlat@webmail.rect.ucv.ve
Date Wed, 28 Jul 2004 20:31:04 +0200 (CEST)


________________________________________________
A - I N F O S N E W S S E R V I C E
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
________________________________________________

«El "eslabón más débil" de América latina prosigue su trayecto para
convertirse en un "Estado fallido". Tímidamente el presidente Carlos
Mesa logra equilibrarse en el poder, sabiendo que cuenta con el
apoyo de Estados Unidos.»
Simón Czolgosz

Hace unos meses el siempre inestable mandatario boliviano, Carlos Mesa,
no titubeó en reconocer, durante una extensa entrevista a un canal de
televisión chileno, que su anhelo es lograr terminar su gobierno el 2007
y ser "recordado como un presidente que hizo su trabajo en uno de los
momentos más difíciles del país".

El destacado analista chileno Raúl Sohr -autor de varios libros sobre
los nuevos conflictos internacionales en el siglo XXI- puntualiza en
conversación con este corresponsal que "la situación de Bolivia es muy
precaria. El presidente Mesa ha sido hábil en el manejo de la crisis,
pero él no tiene el mandato. Es decir, él fue una solución
constitucional para mantener el sistema democrático, pero él no tiene
legitimidad real. Él está gobernando sin partidos. Es decir, es una
situación muy artificial en lo político. La situación social es
absolutamente tensa, no se ha resuelto nada de los problemas que
causaron la insurrección contra Gonzalo Sánchez de Lozada (que culminó
con su renuncia a la presidencia en octubre de 2003). Por lo tanto, con
una conducción política muy débil, con una situación social de alta
explosibidad, con una situación económica absolutamente precaria, yo
creo que Bolivia está caminando por una cuerda floja, y que ojalá llegue
a buen destino".

Varios observadores latinoamericanos no pierden de vista el acontecer
boliviano, ya que saben que ese país altiplánico constituye el "eslabón
más débil" del complejo panorama político regional. Desde Buenos Aires,
Rosendo Fraga -director del Centro de Estudios Nueva Mayoría- no duda en
tildarlo de "Estado fallido", siguiendo el término anglosajón "failed
state".

El propio actual ministro de Defensa argentino, José Pampuro, parece que
no se dio cuenta de la presencia de reporteros, al asegurar -a
principios de julio- que Bolivia se estaría "libanizando", haciendo
hincapié así en la insurgente ola que cuestiona radicalmente a las
autoridades centrales de La Paz. A mediados de junio, el alcalde del
poblado de Ayo Ayo, Benjamín Altamirano, cayó muerto bajo la furia
popular en una suerte de ajusticiamiento colectivo. El Estado -para bien
o para mal de muchos- no existe en muchas localidades bolivianas,
regidas -por el contrario- por las ancestrales autoridades comunitarias.
Precisamente, a fines del siglo XIX una treintena de soldados que se
reponían de sus heridas en la iglesia de Ayo Ayo fue martirizada hasta
la muerte por una turba indígena. Fue el episodio más sangriento de la
Guerra Federal de 1899, que permitió a La Paz convertirse en sede de
gobierno.

Según el periodista boliviano Sergio Molina Monasterios, en un reciente
artículo aparecido en el rotativo conservador chileno El Mercurio, "el
asesinato de Ayo Ayo parecería más la constatación de que los problemas
más importantes del país altiplánico siguen irresueltos... exclusión
social y cuestión indígena, entre otros... antes que el anuncio del fin
del Estado boliviano o el anuncio de una etapa insurreccional".

Lo que sí está claro es que "el precario equilibrio sociopolítico que
vive ese país desde 2000 ha entrado en una fase de definiciones", de
acuerdo a Naciones Unidas; organismo que no pasa por alto las
predicciones del Fondo Monetario Internacional que reajustó
recientemente la tasa de crecimiento para Bolivia, aumentando de un 2,9%
a un 3,6%.
Resurgiendo el fantasma de la desintegración nacional, como si fuera
poco, sectores acomodados de la ciudad de Santa Cruz quieren validar a
través de otro referéndum un petitorio de autonomía administrativa.

El ya mencionado Sergio Molina estima que Bolivia es "un país construido
sobre otras nacionalidades -la quechua, aimara y guaraní- y que no ha
resuelto ni su problema étnico ni el estatal. Por eso es más cierto
afirmar que se trata de un Estado fallido antes que un país en vías de
extinción".

Al aproximarse el referéndum sobre la utilización estratégica del gas
boliviano, uno de los informes desarrollados para el Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) plantea que el punto focal de
la coyuntura de ese país es la agenda hidrocarburífera. Esta genera
cuatro escenarios posibles: "El oficialista que supone una negociación
satisfactoria en torno a la propuesta presidencial, que desbloquea el
conflicto. El escenario opositor que supone, en cambio, un conflicto
abierto entre gobierno y actores sociales y un posible desenlace
caótico. El escenario oficialista autoritario, que supone la imposición
de la agenda presidencial sin negociación. Finalmente, el escenario
opositor negociado que supone adelantar los comicios".

Las estimaciones más probables, según el PNUD, son el primero y el
último.

El presidente Mesa sabe que su función es imprescindible para el
principal actor internacional en Bolivia, el gobierno de Estados Unidos.
Esto lo demuestra, siempre según Molina, el hecho que el secretario
adjunto de la hiperpotencia para Asuntos del Hemisferio Occidental,
Roger Noriega, haya asegurado recientemente que la actual Administración
Bush considera "que es decisivo que el presidente Mesa complete su
mandato constitucional".

Por cierto, el mandatario altiplánico ha sabido equilibrar la centenaria
reivindicación marítima con Chile, ventilando una y otra vez añejas
rencillas patrioteras que sólo benefician a la élite dominante.

En una entrevista concedida a mediados de junio a BusinessWeek, el
gobernante manifestó que el tema del acceso al mar "es una cuestión que
Chile y Bolivia tienen que resolver. Chile tiene que entender que el
proceso de integración regional requiere de una solución a este
problema". Por lo demás y como demostración de sus credenciales
políticas, Mesa dijo que cuenta con un 70% de respaldo popular y
reconoció que si gana el referéndum del próximo 18 de julio tendrá
"mayor legitimidad".

Ambos Estados no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un
breve paréntesis entre 1975-1978, debido a la demanda de Bolivia de
recuperar una salida soberana al mar que perdió en la denominada Guerra
del Pacífico (1879-1884).

Lo que continúa repercutiendo en La Paz, y pone a más de algún dirigente
los pelos de punta, es que después de la ejecución del alcalde de Ayo
Ayo se escuchó una sola voz colectiva: "Todos lo matamos", "Que nos
lleven presos a todos".




********
The A-Infos News Service
News about and of interest to anarchists
********
COMMANDS: lists@ainfos.ca
REPLIES: a-infos-d@ainfos.ca
HELP: a-infos-org@ainfos.ca
WWW: http://www.ainfos.ca
INFO: http://www.ainfos.ca/org

To receive a-infos in one language only mail lists@ainfos.ca the message
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
where X = en, ca, de, fr, etc. (i.e. the language code)