A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Português_ Russkiy_ Serbo-croatian_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours

(sup) Hacia la boda.[por Wu Ming 6]

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 3 Dec 2003 18:00:17 +0100 (CET)


________________________________________________
A - I N F O S N E W S S E R V I C E
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
________________________________________________

Artículo escrito por Wu Ming 6, publicado en Cádiz Rebelde y extraido de
rebelion.org el día 3 de diciembre.Letizia ya posee, desde hace unas semanas, novio oficial. Es un muchacho
alto, hijo de rey y sucesor al trono. El bombo (entre tres y cinco) y el
platillo, que ya pasaron los monarcas para construir el palacete de la
pareja, no dio cabida en los grandes medios a otros asuntos al parecer
imprescindibles para la vida cotidiana de los millones de cesantes, de
masa de populacho al parecer fascinada con el espectáculo marital. El plan
Ibarretxe, el expolio de Irak, se despachaban en ulteriores páginas de los
periódicos en un gesto de inconsciente tregua mediática, un segundo plano
apetitoso para que ahora, amainada la euforia del compromiso, sirvan para
rellenar editoriales y encabezar sumarios de noticiarios y partes. La
ofensiva tomó aire y los medios falsinforman como siempre: La resistencia
en Irak sigue siendo catalogada como terrorismo para simplificar el
rechazo a la ocupación. Michael Jackson toma el relevo en la picota. Abren
los informativos con la afrenta australiana (guiño inconsciente sería
mejor calificarlo) de tocar el himno de Riego con el “sucio” objetivo de
minar la moral de la monarquísima armada tenística.
Abrumados por la ingente repetición de comentarios, adulaciones y listas
de adjetivos como si se tratara de un compendio de vocablos vacíos,
redactados para que cada polisemia se centre en un solo significado,
unívoco de AMOR, los ciudadanos y ciudadanas, los plebeyos juancarlistas y
la digna y empecinada causa republicana, se han tragado el astuto serial
borbónico como un folletín o culebrón de máxima audiencia entre el
príncipe y la cronista.
Musa de freaks que la descubrieron mucho antes que la opinión pública (ver
los archivos de ese potentado freak que se llama Torbe y los yonkis), La
Rocasolano no ha mordido la mano que le ha dado de comer durante estos
años. Con su perfecta dicción y tono convincente ha ido desgranando
noticias de una sesgada realidad junto al deletreador Urdaci hasta que en
un descanso del telediario el heredero le cogió la mano y algo más. Casi
todos los que han conocido aseguran que destacaba por su ambición
profesional. Pasó de las madrugadas y las sustituciones al fantasioso
parte de las nueve. Sería interesante preguntarse por el papel que la
periodista hizo cuando cubrió la tragedia del Prestige, revisar sus
crónicas sobre el 11 de septiembre y demás corresponsalías. Algunos dicen
que, siguiendo las ordenes dictadas, mintió y ofreció la visión
gubernamental de galletas e hilitos de fuel, que se centró sólo en algunos
aspectos trillados sobre el atentado a las torres gemelas y demás
propaganda oficialista. Otros, neo-letizistas, practican el arte del
olvido y han afirmado taxativamente que ha sido la mejor periodista de los
últimos quince años, gratuita boutade del ufano deletreador en compadreos
monárquicos con un desmelenado Ansón que babeaba en la retransmisión de la
pedida de mano, lanzando halagos indiscriminados a toda TVE.
A nadie sorprende el entusiasmo de un diario monárquico, conservador y
representante de un cerril nacionalismo para con la periodista Ortiz y
que, de paso, aproveche cualquier excusa para señalar a unos chistosos
vascos que se burlan en un suplemento de la dispersa vida amorosa del
ciudadano heredero. Lo que sí asombra es que incluso los más inmovilistas
constitucionales hubieran aceptado ese débil debate de la reforma de la
constitución con objeto de que la discriminación de género sea un apunte
más en esa formación retórica que se ha creado y que engloba a: “boda del
siglo xxi, novios del siglo xxi y modernización de la monarquía”. A
ninguno de ellos parece importarle ahora que la inocua legitimidad de la
sangre azul vaya a corromperse con un torrente sanguíneo plebeyo dado que
esto descubre la estupidez de la genealogía real y su anacrónica virtud
cromática. Eso sí, machacaron con la prosa de naftalina y el verbo
reaccionario a una núbil noruega por el ingente archivo de instantáneas en
fina lencería y acreditar una mediocre andadura por pasarelas. Era
demasiado material para el enemigo. Ahora hablan de que “el pueblo (y para
más señas) español” está encantado con la nueva futura reina, antiguo
estómago bienagradecido de la televisión pública. Lo que antes fue maligno
para los cortesanos hoy es un signo de “modernidad”.
¿Está encantado el pueblo con su nueva reina? Reflexión de tal calibre
sociológico, que alude directamente a la categoría abstracta “pueblo”, es
el resultado del constante trabajo de la inflada opinión pública, del
insistente bombardeo de biografías, fotografías, reportajes y demás
material de archivo del pasado de la prometida que han reinyectado el
populismo monárquico en los telespectadores, ensimismados ante el
espectáculo vacío de los famosos. El regalo de estas navidades, en un
seguidismo consumista de súbditos, será un objeto de marcado carácter
culturalista que se pudrirá, doliente, en los anaqueles de la biblioteca
familiar junto a las olvidadas enciclopedias y algún premio planeta
pendiente de lectura. Así mismo, el escritor de moda, gracias a este
aluvión informativo, será un divorciado profesor que hasta hace un tiempo
publicaba en pequeñas editoriales novelas de escaso interés para la
crítica oficial. Quizá se descubra un buen escritor o no.
Lo precipitado del asunto marital presupone que el calaverismo real, que
también parece ser genético, puede proporcionarnos (en unos años de
desgaste amoroso y rutina conyugal) nuevas situaciones de intrigas
palaciegas y rumores rosas que serán apaciguados con sobornos mezcla de
razones de estado y lucha antipicota. No vamos a descubrir aquí los
negocios y otros manejos de las realezas ni las ingentes listas de
furtivos devaneos amorosos. En el trono se han sentado toda una ralea
real, siempre cortejados por los verdaderos poderosos y validos. Rafael
Barrett escribía que “mucho después de que hayan perdido toda influencia,
directa o no, sobre la marcha de las naciones, los reyes subsistirían en
calidad de signos externos”.
La realeza y adláteres aristócratas celebrarán el protocolario acto
religioso el 22 de mayo. El pueblo –según ordenes majestuosas- asistirá al
evento desde las calles adecentadas con esa prisa chusquera de los
alcaldes ante semejantes acontecimientos. El enlace dará comienzo a la
sucesión del trono, hecho insólito en los últimos ochenta años si no
contamos con la resolución transitoria de lo atado y bien atado. Una
agenda turística, una gira de bolos reales y los grandes medios se
encargaran que el Felipismo de nuevo cuño haga mella y cale en la plebe.
La televisión dará cobertura de un auténtico revival de naftalina,
descubriendo ante todos los ciudadanos toda la pompa y artificio del
protocolo medievalista de las coronaciones.
El ciudadano heredero, sin que ni uno solo de los que vivimos asolados por
la economía y la policía lo hayamos elegido democráticamente, se
convertirá en el jefe de un estado en el que un político justifica desde
un estrado el terrorismo del poder, un puñado de sectarios católicos ansía
convertir en santo a un dictador, un parlamentario ejerce la democracia
del descuido del botón del escaño, un grupo de jueces aplaude al
magistrado que condenó a un trabajador a ser culpable de su tetraplejia,
un estado en que el número de mujeres muertas a manos de su compañeros se
dispara...
...para qué seguir si estamos muy contentos por la boda.






********
The A-Infos News Service
News about and of interest to anarchists
********
COMMANDS: lists@ainfos.ca
REPLIES: a-infos-d@ainfos.ca
HELP: a-infos-org@ainfos.ca
WWW: http://www.ainfos.ca
INFO: http://www.ainfos.ca/org

To receive a-infos in one language only mail lists@ainfos.ca the message
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
where X = en, ca, de, fr, etc. (i.e. the language code)