A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020

(ca) Asamblea Libertaria Chuchunco #2: La economía capitalista contra la vida: reflexiones sobre la pandemia y la revuelta (Parte 2)

Date Sat, 3 Oct 2020 11:09:37 +0300


Llegados a este momento del año la situación del país no mejora. Ya son casi 6 meses de cuarentena y confinamiento en donde hemos visto que la represión crece y se intensifica llegando a tal punto que casi todos los días hay policías y militares en la calle violentando a vecinos y a vecinas, a las ollas comunes, gaseando casas y solicitando "permisos de circulación" con sus armas de guerra en mano. A pesar de todo, la respuesta del pueblo no ha tardado en aparecer, y es nuevamente que a través de barricadas, cacerolazos, apoyo mutuo y mucho cuidado sanitario hemos seguido en las calles manteniendo vivo el conflicto que se abrió el 18 de octubre del 2019. Estas semanas han salido a la luz nuevos casos de femicidios en donde la justicia se muestra claramente como clasista y patriarcal; hemos visto como el Estado intransigente es incapaz de escuchar las demandas de los comuneros mapuche que depusieron su huelga de hambre luego de más de 100 días; hemos visto como la fiscalía sentencia a largas condenas a nuestras compañeras y compañeros prisioneros de la revuelta; hemos visto como la derecha más asquerosa sigue vomitando mierda en los matinales televisivos y que cada vez que pueden se ríen en nuestras caras colocando trabas para sacar el 10% de las AFP en este complicado contexto de pandemia ...Son tantos los motivos que se han acumulado... ¿Cómo no tener rabia? ¿Cómo no querer salir a la calle a luchar?...Es cosa de tiempo para que todo explote de nuevo... Si hay algo de lo que no tenemos ninguna duda, es que esto recién comienza y que ya no hay vuelta atrás. Estamos cerca a cumplir 1 año de aquél día en que hicimos temblar a los poderosos, en que desbordamos a su policía, en que reventamos sus grandes empresas y en que nos volvimos a encontrar después de tanto tiempo separados. Los lazos comunitarios que nacieron en la revuelta son los que han dado el aguante durante todo este tiempo. No ha sido ni la municipalidad, ni el Estado, ni nadie más que el pueblo. ¡Y eso no podemos olvidarlo! Tenemos mucha fuerza y una capacidad de organización increíble...

Durante fines del mes de julio e inicios del mes de agosto el gobierno impulsó un plan de desconfinamiento con el objetivo de "volver a la normalidad", es decir, volver a las escuelas, volver al trabajo, volver a consumir en los malls y volver a comprar cosas que no necesitamos, a pesar de que aún no existe una solución sanitaria que garantice que el virus está controlado. Si bien la cantidad de contagios de Covid-19 (según las cifras del gobierno y el MINSAL) en un momento disminuyeron, rápidamente se produjo un rebrote... Es impresionante la desesperación con la que se esfuerzan en reactivar la economía capitalista. Ya ni siquiera les interesa demostrar que les importamos, porque para ellos somos simplemente carne de cañón frente a una pandemia que han sido incapaces de manejar.

Todo lo anterior nos muestra que son ellos quienes nos necesitan, pese a que desde siempre nos han hecho creer lo contrario. Ellos dicen que la riqueza la generan las empresas y que gracias a ellas el país progresa. Eso es completamente falso. Son las y los trabajadores quienes mueven el país, quienes producen valor, quienes construyen las cosas, las casas, los edificios, las carreteras, todo... son quienes generan la riqueza; los poderosos sólo se apropian de ella (la roban, esto se conoce como plusvalía) y si nos damos cuenta, ellos ni si quiera trabajan. El funcionamiento de la economía capitalista no es nada sin los trabajadores que la hacen andar; no es al revés. Es gracias a la actividad de las y los trabajadores que los poderosos viven con grandes privilegios, como por ejemplo, la posibilidad de hacer cuarentenas cómodos y seguros sin la incertidumbre de que les va a faltar de comer, o también, la impunidad con la que transgreden la cuarentena subiéndose a sus grandes helicópteros para irse a la playa a desestresarse sin que nadie les diga nada.

Por otra parte, en la gran mayoría de las comunas, también aquí en Estación Central, la cuarentena parece que fue siempre una mentira; en barrio Meiggs, metro las rejas o el bandejón de la alameda NUNCA dejaron de haber personas trabajando, porque si no trabajan no comen. Esto nos hace pensar en la profunda contradicción que existe entre la economía capitalista y nuestras vidas, contradicción que hoy en día experimentamos en carne propia en un nivel mucho más intenso. ¿Por qué comer, vestirse, tener abrigo, salud y educación tienen que costar tanto sufrimiento? ¿Por qué la satisfacción de nuestras necesidades depende tanto del dinero? ¿Por qué es tan imposible detener la economía sin que el país entre en crisis? Esto se debe a que el capitalismo es un modo de producción y un modo de entender la vida que nos tiene sometidos y que mientras más se desarrolla más nos quita la vida. La economía capitalista es una contradicción en proceso que colapsa mientras avanza, dejando a su paso una dolorosa acumulación de catástrofes. A partir de todo esto, no exageramos cuando afirmamos que la única forma de salir de esta catástrofe es la revolución social contra este sistema de muerte.

No podemos olvidar la revuelta del hambre que hace unos meses comenzó en la comuna del bosque y que se extendió rápidamente a los demás territorios en pleno contexto de pandemia. La gente salió a las calles por pura necesidad y porque el gobierno no facilitó las condiciones mínimas para quedarse en casa haciendo cuarentena. Es a partir de ese momento que nacen las ollas comunes, instancias completamente autónomas que se levantan con la intención de solucionar directamente las necesidades. (¡Eso es la anarquía!.) Consideramos que son estas instancias las que debemos cuidar y fomentar, alejando a cualquier institución, municipalidad, político o empresa que pretenda apropiarse de ellas, ya sea para direccionarlas o para limpiar su imagen. No podemos dejar de mencionar que hace semanas atrás, en algunos lugares eran carabineros y militares quienes levantaban ollas comunes con una falsa sonrisa en el rostro y con una amabilidad despreciable ¡siendo que todos estos meses nos han disparado y matado! Creemos que hoy por hoy, debemos continuar fortaleciendo la organización autónoma y territorial. Es fundamental pensar en cómo salir de esta crisis que es total, ya que queda en evidencia que la economía capitalista se contrapone a nuestras vidas, y que si no hacemos algo ahora, las crisis serán más profundas y reiteradas en el tiempo. Es necesario crear otra forma de comer, de vestirnos, de educarnos, de relacionarnos, de amarnos, de movernos... de vivir. La escasez del dinero hoy en día nos invita a pensar en cómo vivir sin él. ¿Es acaso eso posible? ¿Es acaso sólo una utopía? ¿Puede existir un mundo sin dinero?

Consideramos que estas preguntas no están resueltas, y es en la lucha misma en donde encontraremos respuestas. Esta pequeña reflexión, que nace desde la perspectiva anarquista y que claramente merece más profundidad, no busca de ninguna manera insertarse en la normalidad del capitalismo tal como lo conocemos; nuestra intención es criticar tanto al dinero, al Estado, a la policía y al trabajo asalariado (es decir, al trabajo entendido como una actividad que sólo busca producir dinero y que no está en sintonía con nuestras verdaderas necesidades; no estamos criticando al "trabajo" porque seamos "flojos"). Queremos romper con este sistema en su totalidad ya que creemos que así lograremos nuestra verdadera libertad.

El horizonte revolucionario que compartimos es aquél en donde la vida ya no está sometida por ningún tipo de autoridad. Creemos que esa vida es posible, y más aún, es completamente necesaria. Sólo depende de nosotros y nosotras.

ANTE LA PANDEMIA, EL ESTADO Y EL CAPITAL

SOLIDARIDAD Y APOYO MUTUO.

Publicado originalmente en Chuchunco City. Boletín informátivo de la Asamblea Libertaria Chuchunco #2, Septiembre del 2020.

Chuchunco, Valle del Mapocho [Estación Central, Santiago]
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca