A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019

(ca) US, black rose fed: UN MOVIMIENTO FEMINISTA PARA ACABAR CON EL CAPITALISMO: EL AUGE DEL FEMINISMO MULTISECTORIAL EN CHILE Por Bree Busk (en)

Date Sun, 26 May 2019 09:58:31 +0300


La primera de una serie de dos partes sobre el feminismo anticapitalista en Sudamérica y con una riqueza de conceptos y análisis de los que podemos aprender en EE.UU. La segunda parte incluirá el artículo en forma de folleto para su descarga y distribución. A continuación se ofrece un glosario de términos. ---- I. Declaración feminista ---- Es mayo de 2018 y, a medida que el invierno desciende en Santiago de Chile, algo nuevo está creciendo. Los grafitis florecen en cada superficie y los carteles pegados con engrudo se acumulan en las paredes como hojas en el suelo. Este es un escenario familiar para cualquier Santiaguino; marca el comienzo de un nuevo ciclo de lucha para uno de los principales movimientos sociales. Los temas estudiantiles siempre están bien representados, pero es igual de probable que se vea un eslogan en apoyo de un preso político mapuche o un cartel que anuncia el más reciente día de acción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores y Trabajadoras No+AFP (la coalición organizada contra el corrupto sistema de pensiones chileno). Sin embargo, si uno se acerca, notará que ha habido un cambio en el tema, el tono y la frecuencia: el feminismo está en aumento y, aunque puede haber mensajes de sororidad en abundancia, se ven agudizados por una intensa ira dirigida directamente contra quienes han ejercido el poder patriarcal contra las mujeres de este país.

NO es NO. YO TE CREO. PRACTICA LA VENGANZA.

Grafiti de "Practica la Venganza" avistado en el centro de Santiago en mayo de 2018
Cuando camino al trabajo por la mañana, me encuentro con marchas o con la evidencia de su reciente paso. No es inusual escuchar los ecos de los tambores lejanos rebotando por las anchas calles del centro de la ciudad. En los medios sociales, los amigos y conocidos están haciendo publicaciones que han pasado de consultas cautelosas a declaraciones alegres: "¿está en toma el campus central de la PUC?" "¿Se tomaron la UCEN?" "¡Instituto Arcos en huelga feminista!" Cada semana, veo una nueva colección de lienzos feministas colgados de las rejas de las instituciones más prominentes de Santiago. Todas las universidades se están declarando en huelga feminista y, de alguna manera, sólo se siente como el comienzo.

II. El agua está en alza
Cuando llegué a Santiago en 2015, quedé muy impresionada por el movimiento feminista chileno. Como norteamericana acostumbrada a los movimientos sociales moderados y anémicos de EE.UU., no estaba preparada para ser testigo de la gran cantidad de personas que se movilizarían por casi cualquier causa. Me maravilló la variedad de organizaciones que llenaron las marchas y sacaron fotos de cada eslogan escrito con spray. Lloré al ver a los padres cargando a sus hijos sobre los hombros durante las manifestaciones contra la violencia de género. Estaba segura de que estaba siendo testigo de un movimiento feminista fuerte y unificado por primera vez en mi vida. Me llevó años darme cuenta de que estaba viendo los acontecimientos a través de la lente de mi experiencia política en EE.UU: lo que tomé como una expresión bien desarrollada del poder feminista estaba, en realidad, bastante fragmentada. Tras bambalinas, estallaban conflictos en todas las esferas de la izquierda. La mayoría de las organizaciones estaban luchando por cambiar su cultura interna sexista (con diferentes grados de éxito) mientras que otras estaban experimentando con nuevas formas e ideas políticas. Muchas mujeres radicales estaban renunciando a los grupos tradicionales de izquierda, a menudo a favor de unirse a proyectos feministas separatistas o comenzar uno propio. Fue una época de gran inestabilidad, pero también de gran potencial político. Claramente se estaban intensificando la frustración y la indignación de las mujeres, las personas trans y queer, pero aún había que encontrar una forma de liberar la tensión en un movimiento popular masivo. Todo el mundo podía sentir que algo se avecinaba, pero nadie estaba seguro de qué combinación de eventos iba a romper finalmente la represa. Incluso ahora que llegó el tsunami, las feministas siguen luchando por analizar el momento en que se han encontrado. Sin duda, este proceso será continuo, pero creo que se pueden identificar varios factores que contribuyen: el aumento de la visibilidad feminista global, las ascensiones paralelas de otros movimientos sociales y la presión ejercida sobre todos los chilenos e indígenas a través de la aplicación continua de las políticas neoliberales instituidas desde el retorno de la democracia.

En primer lugar, los chilenos están muy conscientes de las tendencias políticas internacionales, especialmente las que surgen en otros países de habla hispana. Por esa razón, se observarán aumentos significativos en la actividad feminista chilena en respuesta a los acontecimientos mundiales. El movimiento #metoo en Estados Unidos y su equivalente en España, #yotecreo, se alinearon perfectamente con la historia de las funas en Chile, una táctica en la que la gente se congrega en torno a los hogares de figuras públicas para denunciarlos y avergonzarlos por violaciones a los derechos humanos o por violencia patriarcal. Conocida originalmente como escrache, esta táctica fue desarrollada a mediados de los años 90 por HIJOS, una organización argentina formada por los hijos de los desaparecidos durante la dictadura, y desde entonces ha sido adaptada en muchos otros países. Las funas o los escraches son herramientas que se utilizan cuando la gente cree que no hay otro recurso para hacer justicia, como es el caso de las personas que escaparon de la persecución penal por las funciones que desempeñaron durante sus respectivas dictaduras militares. Desafortunadamente, esto también se aplica a los abusadores que, en ausencia de una intervención comunitaria, a menudo son libres de vivir sus vidas y perpetuar su comportamiento violento sin experimentar ninguna consecuencia social o legal.

En la era actual, las funas se han vuelto digitales y las mujeres jóvenes publican valientemente fotos de sus caras magulladas en los medios sociales acompañadas de relatos explícitos de sus abusos. Se ha apuntado a celebridades, músicos y políticos, pero también a exparejas, amigos, compañeros de trabajo y compañeros de clase. Las jóvenes chilenas están dando nombres y compartiendo capturas de pantalla. No puedo evitar notar que las fotos que documentan las lesiones íntimas están ahora frecuentemente entremezcladas con selecciones de hombres jóvenes sonrientes con pies de foto condenatorios: SEXISTA. ABUSADOR. VIOLADOR. Otra ofensa común es "macho de izquierda", que se usa para llamar a los hombres izquierdistas que exhiben el mismo comportamiento antifeminista que sus contrapartes de derecha. Estas funas sirven no sólo para visibilizar las luchas cotidianas de las mujeres jóvenes, sino también para crear consecuencias sociales y políticas para aquellos que han actuado mal. Es evidente que ya no se dará cuartel a los autores de la violencia de género: ni en la escuela, ni en el trabajo y mucho menos en los espacios políticos.


"En la calle como el Che[Guevara], en la casa como Pinochet. ¿Te suena?" Fuente: @RevueltaVioleta
Un grito de guerra contra la violencia misógina, #NiUnaMenos es un eslogan que se originó en Argentina y resuena con fuerza entre las feministas chilenas que están muy familiarizadas con la prevalencia del femicidio. En el país o en el extranjero, parece que cada semana aparecen nuevos titulares sobre una mujer asesinada por celos violentos o como castigo por superar las limitaciones tradicionales que la sociedad le impone. Por ejemplo, el 25 de junio de 2018 se cumplieron dos años de la muerte de Nicole Saavedra, una joven lesbiana de una religiosa comunidad rural que fue secuestrada, torturada y asesinada por asaltantes desconocidos. Los familiares y la red feminista que se ha hecho cargo de la causa, han afirmado que sienten que la investigación de la muerte de Nicole ha sido desatendida debido a la falta de importancia que se le da a la vida de las mujeres, en particular de las lesbianas. Este es un tema recurrente para las feministas chilenas, que se encuentran con la resistencia tanto del gobierno como de los medios de comunicación cuando insisten en la existencia del femicidio como una categoría única que no puede ser simplemente entendida o combatida de la misma manera que otros homicidios.

"¿Quién mató a Nicole Saavedra?" Foto: @ledezma_x
Los temas persistentes de abuso doméstico, violencia sexual y femicidio han sido blanco de organizaciones como la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres (una red dedicada a la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas) y la Coordinadora #NiUnaMenos (NUM), que promovió con éxito movilizaciones masivas a lo largo de 2016 y hasta 2017. En mayo de 2018, esta última convocó una "marcha contra la cultura de la violación" en respuesta a los informes sobre la violación de una joven por parte de una banda de aficionados al fútbol y la horrenda violación y asesinato de una niña de dos años a manos de su tío. La historia de la muerte de la joven Ambar iluminó a los medios de comunicación no sólo por su carácter espantoso, sino porque sirvió como un recordatorio sombrío de que a partir de 2017, la mitad de las víctimas de violencia sexual reportadas en Chile son menores de 14 años de edad. Desafortunadamente, las noticias continúan entregando a mujeres y niñas muertas e incluso los crímenes más terribles son rápidamente olvidados por el público. Para muchos, la lucha contra la apatía y la resignación es una lucha en sí misma. En Chile, recordar no es sólo una cuestión de reflexión personal. Más bien, es el proceso político el que impide la pérdida del reconocimiento colectivo y preserva la memoria de las mártires. Las feministas contemporáneas utilizan la politización de la memoria de la misma manera que la generación anterior que vivió bajo la dictadura: honrando a las víctimas de femicidio a través del arte y la lucha política.

Un homenaje de entramado de retazos, o arpillera, dedicado a los femicidios ocurridos en Chile en 2017. Las arpilleras, ahora símbolo de la resistencia en Chile, eran fabricadas por mujeres de la clase trabajadora para representar la vida bajo la dictadura. Texto y foto: Giulia Dessi
A finales de 2017, la lucha contra el femicidio y la violencia de género convergió con el naciente movimiento por los derechos de los inmigrantes tras la muerte de Joane Florvil, una joven haitiana que fue acusada de abandonar a su hija pequeña y que posteriormente fue arrestada y mantenida en detención hasta su muerte 30 días después. Como inmigrante reciente que no hablaba español, Joane fue puesta en una posición de hipervulnerabilidad, incapaz de explicar sus acciones a la policía o de defenderse de sus acusaciones. Su crimen fue ser una migrante negra y madre en un país que está aprendiendo rápidamente a verla a ella y a sus semejantes como una fuerza invasora. Joane no fue ni la primera ni la última mujer migrante en sufrir o morir a causa de la discriminación xenófoba, pero la notoriedad que rodeó su caso fue tan grande que la imagen de su cara llena de lágrimas al ser esposada se ha convertido en un símbolo de la crueldad del Estado chileno hacia la población migrante en rápida expansión, un antagonismo exacerbado por el racismo contra la población negra y la misoginia. Joane es recordada por su iglesia, su comunidad y su pareja, también migrante haitiano, quien dio una entrevista desgarradora el pasado mes de mayo en la que dijo: "Chile me enseñó la miseria". Esta tragedia sigue motivando a quienes luchan por defender y mejorar las condiciones de vida de los migrantes, como lo demuestra la reciente fundación de la Escuela Popular Joane Florvil, una iniciativa de educación popular diseñada para ofrecer clases gratuitas de español a las mujeres haitianas. La memoria de Joane también es honrada a través de la Coordinadora 30 de Septiembre, una organización promigrantes y antirracista nombrada en conmemoración del día en que Joane murió en el hospital sin conocer la justicia ni sin reunirse con su bebé. Con la aprobación de un nuevo decreto que singulariza a los haitianos para un proceso de inmigración más restrictivo, las condiciones sólo se volverán más precarias para este grupo vulnerable y el feminismo puede llegar a ser la lente a través de la cual se entiendan y enfrenten estas crisis.

Un mural "En honor a Joane Florvil" en el barrio Bellavista. Fuente: Civico
Los temas de disparidad de ingresos, trabajo reproductivo y precariedad en el hogar y en el lugar de trabajo han sido abordados principalmente por la Coordinadora Nacional de Trabajadores y Trabajadoras No Más AFP, la coalición masiva organizada para reformar y/o reemplazar el corrupto sistema de pensiones instalado durante la dictadura. Aunque no se reconoce inmediatamente como una formación feminista, este movimiento ha sido impulsado por mujeres sindicalistas (entre otros) y no ha dudado en destacar cómo las mujeres están en una desventaja única bajo el sistema capitalista actual, debido a la disparidad de ingresos basada en el género y a la naturaleza no remunerada del trabajo en el hogar (sólo el 48,5% de las mujeres participan en el mercado de trabajo formal y ganan un promedio del 31,7% menos que los hombres). Este movimiento es un fenómeno nacional, pero también se basa en formaciones barriales y zonales donde vecinos y compañeros de trabajo se reúnen para discutir y avanzar en la lucha. Mientras que el ala feminista del movimiento estudiantil se presenta como joven y transgresora (imagínense: pasamontañas, pintura corporal y representaciones artísticas), las mujeres de No+AFP son menos ostentosas en sus movilizaciones. Sin embargo, esto no significa que sean menos agresivas a la hora de exigir sus derechos. De hecho, muchas de ellas son militantes experimentadas que participan activamente en asambleas vecinales, sindicatos y partidos políticos. La tensión surge cuando el feminismo del movimiento trabajador y de las poblaciones (barrios bajos o comunidades de clase trabajadora) se encuentra con el feminismo del movimiento estudiantil, que se ha desarrollado en gran medida, pero no exclusivamente, en el contexto de las escuelas secundarias y universidades más politizadas. Ciertamente existe un gran abismo de experiencias entre los chilenos pobres y rurales, y aquellos que pueden asistir a las mejores universidades de la capital, Santiago, pero es el proyecto de todo movimiento social identificar el común denominador capaz de unir a estos grupos a través de sus diversas experiencias.

Las políticas neoliberales instituidas bajo la dictadura y ampliadas por los subsiguientes gobiernos de derecha han tocado las vidas de todos los chilenos e indígenas, y no con suavidad. Desde esta perspectiva, los movimientos contra la educación privatizada, la seguridad social privatizada, la salud privatizada, las reformas laborales neoliberales y la violencia estatal (particularmente contra los pueblos indígenas) tienen mucho que ganar al reconocer y actuar en sus objetivos complementarios. Este enfoque multisectorial se ejemplifica con la organización nacional Movimiento Salud para Todas y Todos (MSpT), que une a los trabajadores de la salud, estudiantes de medicina y pacientes para exigir la atención médica como un derecho público. Para lograr este objetivo, llevan a cabo diversas campañas, entre las que se incluyen el apoyo a las personas en huelga de hambre mapuche, el mejoramiento de las condiciones de los pacientes, talleres de educación en salud pública y la despenalización y expansión del derecho al aborto. En el lenguaje de la izquierda chilena, los sectores se definen como áreas de lucha, tales como la laboral, la territorial (basada en la tierra y la comunidad) y la estudiantil. El multisectorialismo significa tener un análisis transversal de estos movimientos sociales y desarrollar relaciones de solidaridad entre estos sectores, lo que resulta en un apoyo multisectorial a demandas específicas.Los movimientos multisectoriales de hoy reflejan los experimentos y avances del pasado, como lo demuestra la Revolución Pingüina (el levantamiento estudiantil de 2006), que abrió la puerta para que los estudiantes interrogaran colectivamente la dinámica de la opresión en otras esferas de sus vidas. Esta herencia es claramente visible en formaciones políticas contemporáneas como MSpT y la organización feminista La Alzada, que emergió del movimiento estudiantil y centró su energía política en el sector laboral, donde ofreció capacitación antisexista y apoyó las luchas sindicales de trabajadoras domésticas locales e inmigrantes. La Alzada fue una de las muchas organizaciones de base universitaria potenciadas por la demanda de una educación no sexista, que se formó en las periferias del movimiento estudiantil, pero que pasó a ser una fuerza importante en la conformación de todas las luchas que ocurrían en el ámbito educativo.

El movimiento estudiantil ha demostrado ser extraordinariamente flexible, capaz de incubar nuevas ideas y ponerlas en práctica a un ritmo que la izquierda tradicional sólo puede observar con envidia. Una de estas ideas era la "disidencia sexual", una respuesta radical a las políticas neoliberales de inclusión y diversidad. Popularizada dentro del movimiento estudiantil por grupos como el Colectivo Universitario de Disidencia Sexual (CUDS), la disidencia sexual denota "resistencia constante al sistema sexual dominante, a su hegemonía económica y a su lógica postcolonial" y rechaza la idea de identidades subversivas (gay, lesbiana, queer, trans, drag, etc.) a favor del análisis y la acción subversiva. El resultado es una política inclusiva y combativa que no puede ser fácilmente cooptada o institucionalizada, sin importar cuántos participantes individuales privilegiados sean expulsados por reformas simbólicas. Desde la teorización y práctica de la disidencia sexual desarrollada en conjunto con el crecimiento de la actividad feminista estudiantil, existe una importante tendencia de movimiento (concentrada en la capital Santiago) que ha demostrado ser resistente al feminismo radical transexcluyente u otras formas regresivas de pensamiento feminista. Esta influencia positiva es visible en asambleas feministas populares y manifestaciones públicas donde las feministas trans y no binarias se presentan en mayor número de lo que se puede ver en EE.UU. e incluso ocupan posiciones de liderazgo en sus diversas organizaciones.

El feminismo chileno contemporáneo es refrescantemente experimental y resistente, basado en el análisis histórico de izquierda, pero abierto a integrar nuevas teorías y tácticas a medida que surgen a nivel global. Al mantener una orientación de lucha de clases e infundir en su análisis las lecciones aprendidas de los feminismos negros e indígenas, esta generación de feministas se ha creado una oportunidad para avanzar en la lucha mucho más allá de lo que antes se consideraba posible. Sin embargo, hay una serie de fuerzas que se oponen ideológicamente al feminismo y tratan de sabotear el movimiento en cada oportunidad.

Un joven Felipe Antonio Kast fotografiado con Jaime Guzmán, uno de los líderes ideológicos más significativos del régimen de Pinochet. Durante su campaña presidencial, Kast fue citado en una entrevista diciendo: "era muy cercano a Jaime Guzmán[. . .]. Jaime Guzmán hizo mucho por la defensa de los derechos humanos, tanto en las leyes que dictaba como en la forma en que trataba a la gente". Fuente: The Clinic
III. Cooptación, fascismo y amenazas desde el interior
La primera amenaza proviene del gobierno de Piñera, que busca activamente desactivar e institucionalizar el movimiento feminista mediante el despliegue de reformas bajo la bandera de la igualdad de género neoliberal. Sus proyectos propuestos incluyen poner fin a la norma que prohíbe a las mujeres volver a casarse hasta 270 días después de la disolución de su primer matrimonio, instituir un proyecto de "sala cuna universal" que da derecho a las madres con empleo formal y asalariado a la atención de sus hijos, introducir el derecho a la lactancia materna y el derecho al acompañamiento para las mujeres con embarazos vulnerables, y proporcionar recursos adicionales dirigidos a la prevención de embarazos en la adolescencia, entre otros. Esta es la zanahoria colgada frente a los moderados políticos, mientras que la vara está representada por las nuevas y duras políticas que buscan criminalizar aún más tanto a los migrantes (especialmente aquellos con Haití o Colombia como países de origen) como a los mapuches (los indígenas que habitan en el centro y el sur de Chile, así como en algunas partes de Argentina), quienes se encuentran atrapados en un conflicto con el Estado chileno en torno a los temas de la autonomía y la recuperación de tierras.

La estrategia neoliberal de Piñera puede entenderse como el enfoque institucional "más suave" cuando se compara con las posiciones que bordean el fascismo adoptadas por políticos contemporáneos de extrema derecha como el congresista y candidato presidencial fracasado José Antonio Kast, cuya campaña de 2017 contó con el apoyo de grupos conservadores, libertarios, nacionalistas, pinochetistas (partidarios del antiguo régimen de Pinochet) y militares retirados, entre otros. Tomó posturas conservadoras tradicionales contra el aborto y el matrimonio de homosexuales, pero suscitó controversia al declarar públicamente que la actriz chilena transgénero Daniela Vega era "un hombre" y declarar en una entrevista que no dudaría en disparar a cualquier criminal que entrara en su casa. Junto con su enfoque de "ley y orden" hacia la inmigración ilegal y el crimen, estas posiciones lo convirtieron en una figura inspiradora para los miembros de grupos de extrema derecha que se organizan a nivel de base. Aunque actualmente es inaceptable que un político se identifique abiertamente como pinochetista, no es un secreto que muchas personas en posiciones de poder gubernamental eran partidarios activos del gobierno militar y se beneficiaron enormemente de esa participación. Sin embargo, en las calles, los fascistas no tienen tales reservas en cuanto a dar a conocer su agenda violenta y son cada vez más atrevidos en sus movilizaciones. El ascenso de los movimientos nacionalistas y etnosuprematistas en Estados Unidos y Europa ha dado a los fascistas chilenos un sentimiento de mayor legitimidad y la amenaza de violencia política organizada contra los migrantes negros y las feministas movilizadas está pasando de una postura vacía en los medios sociales a una violencia real en las calles.

Desafortunadamente, la amenaza final, y posiblemente la más potente, proviene del interior del propio movimiento, que ha estado plagado de divisiones ideológicas y luchas de poder. Después de instigar movilizaciones masivas a lo largo de 2016, la Coordinadora NiUnaMenos (NUM) se terminó por desbaratar. La primera división fue el resultado de las acciones de Pan y Rosas, una de las organizaciones afiliadas más grandes, que actuó en defensa de un miembro lejano de su organización política asociada (Partido de Trabajadores Revolucionarios) acusado de acoso sexual. Después de recibir un considerable rechazo por esta postura, intentaron usar sus números para obligar a NUM a apoyar a uno de sus miembros asediados, Bárbara Brito, quien estaba sirviendo como vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh). Esta flagrante toma de poder resultó en su expulsión de la coalición, pero las tensiones siguieron siendo altas. Las facciones políticas se habían unido en torno a dos tendencias principales: las feministas que promovieron y fueron miembros de organizaciones políticas de género mixto y las feministas anti-organizacionales que rechazaron la participación en todas las organizaciones mixtas además de los grupos o partidos de izquierda tradicionales. Estas últimas adoptaron una posición de línea dura y llegaron a acusar a sus oponentes de ser meros portavoces de los miembros masculinos de sus respectivas organizaciones. La atmósfera se volvió tóxica y el debate político se convirtió en intimidación y ataques personales.

Una segunda crisis surgió rápidamente a raíz de una funa anunciada a través de la página de NUM en Facebook. Uno de los violadores denunciados en este proceso amenazó con emprender acciones legales y, en lugar de buscar una respuesta colectiva a esta amenaza, una miembro de la facción anti-organizacionalista optó por entregar los nombres de los administradores de las páginas a la policía. Esta persona llegó a un acuerdo con el violador en el que NUM se disculparía públicamente por la funa y se retractaría de los cargos en su contra. Antes de que esta serie de eventos terminara, las feministas pro-organizacionales restantes determinaron colectivamente que la coalición ya no era un vehículo seguro y productivo para su política y decidieron retirarse.

Este ascenso y caída se reflejó en toda la izquierda chilena, a medida que la constante avalancha de funas y los insatisfactorios procesos disciplinarios o de justicia transformacional fragmentaban a los grupos más pequeños y causaban profundas rupturas en los grupos más grandes. Para algunos, la desintegración de NUM debe haber sido una cruel decepción, especialmente después de experimentar un resurgimiento tan intenso de la actividad feminista. Sin embargo, las mujeres que habían descubierto la afinidad política mientras navegaban por los innumerables conflictos de NUM estaban lejos de estar desanimadas. Por el contrario, la adversidad que vivieron les obligó a afinar su análisis político y a articular nuevas alternativas a las posiciones y prácticas a las que se oponían. Estas lecciones fueron transmitidas a las organizaciones mixtas sobrevivientes y de esta manera, la sangre metafórica derramada en este difícil período vino a fertilizar el suelo desde el cual crecería la siguiente etapa del movimiento. Cuando el polvo finalmente comenzó a asentarse a finales de 2017, algunas feministas continuaron recurriendo a grupos de amigos o espacios separatistas para hacer su política, mientras que otras comenzaron a lidiar con el proyecto de definir el feminismo como algo transversal, multisectorial y mucho más ambicioso de lo que había sido antes.

"Mujeres trabajadoras contra la precarización de la vida", tomada durante la marcha de 2018 por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Fuente: El Grano
IV. Nombramiento del momento
Así llegamos en enero de 2018, con un mosaico de movimientos sociales, partidos de izquierda, colectivos culturales, asambleas barriales y personas politizadas que se reposicionan para enfrentar el nuevo panorama político que se desarrolla a medida que el gobierno de Piñera se prepara para asumir el poder. Las feministas están recién indignadas por el nombramiento de Isabel Plá (una extremista de derecha antiaborto) para dirigir el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, y el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se está acercando rápidamente. Es en este contexto que la Coordinadora 8 de Marzo (C8M) se reunió para discutir la coyuntura (la combinación de factores y circunstancias que caracterizan una situación en un momento determinado) del feminismo chileno.

El C8M es una coalición abierta con una misión aparentemente simple: reunir a una variedad de organizaciones sociales, sindicatos e feministas individuales para planificar la marcha anual asociada a su nombre. Cada año, las participantes veteranas y las recién llegadas deben unirse en torno a un análisis común del estado de la lucha feminista e identificar un tema capaz de unir un movimiento heterogéneo y conflictivo. Los últimos años han puesto de relieve los efectos mortíferos de la violencia patriarcal con consignas como "todas las mujeres contra toda la violencia" y, por supuesto, #NiUnaMenos. Sin embargo, nombrar el momento de una manera que hable de las luchas de las mujeres en toda su diversidad no es una tarea fácil.

Como la mayoría de las feministas modernas admitirían, no existe una experiencia universal de feminidad u opresión basada en el género. Cada individuo se encuentra en una intersección única de identidades y opresiones asociadas, una conclusión que ha llevado a algunas feministas a dividir el movimiento en organizaciones cada vez más pequeñas para aislar a las hiperoprimidas de las moderadamente oprimidas. Cuando la dinámica tóxica producida por el racismo o la transfobia divide al movimiento, un enfoque separatista está más que justificado. Dicho esto, un movimiento potente es, por necesidad, aquel que entreteje a mujeres de diversos orígenes y experiencias en una fuerza capaz de desafiar el poder patriarcal en un nivel sistémico. Las feministas del C8M, muchas de las cuales eran veteranas de los conflictos de la era de #NiUnaMenos, sabían que el separatismo aislacionista era un callejón sin salida para sus objetivos políticos. Para construir el movimiento que todos consideraban necesario, necesitaban encontrar el hilo conductor que pasaba por las vidas de todas las mujeres de la clase trabajadora y de los disidentes de género: algo para unir a la gente en lugar de separarla. Para ello, adoptaron un enfoque feminista transversal.

La política transversal es un método de organización diseñado para generar identidad colectiva en coaliciones no jerárquicas a través de las diversas posiciones de sus miembros. De hecho, estas mismas diferencias se consideran un activo, ya que sólo mediante el análisis de un problema desde múltiples perspectivas se puede determinar "la verdad". Este método busca evitar el excesivo universalismo de la izquierda (que aplana las diferencias, a menudo de manera etnocéntrica y excluyente), así como el excesivo relativismo de las políticas de identidad contemporáneas (que a menudo son esencialistas y sustituyen la identidad individual por la identidad colectiva). Además, las políticas transversales no están en desacuerdo con la interseccionalidad (un marco analítico para entender la naturaleza entrelazada de los sistemas de opresión y explotación). Más bien, son una aplicación de esa teoría en un entorno de coalición inclusiva. En Black Feminist Thought: Knowledge, Consciousness, and the Politics of Empowerment (Pensamiento Feminista Negro: Conocimiento, Conciencia y Política de Empoderamiento), Patricia Hill Collins escribe sobre cómo la política transversal muestra cómo podemos permanecer arraigados en las luchas únicas de nuestro propio grupo mientras encontramos algo en común con otros que experimentan una faceta diferente de la misma opresión. Para construir lazos de solidaridad a través de nuestras diferencias, "La empatía, no la simpatía se convierte en la base de la coalición". La C8M llegaría a definir dos puntos en común a través de los cuales canalizar esta empatía politizada: la experiencia de la violencia individual y estructural, y la condición de trabajar para los demás. Esta última se interpretó de manera amplia, reconociendo que el trabajo de las mujeres adopta muchas formas, tanto asalariadas como informales, y que se debe visibilizar en todos los lugares en que ocurre. Este análisis abrió la puerta a la lucha feminista en todos los frentes, impregnando todos los movimientos sociales posicionados contra la explotación capitalista y la opresión estatal. Era posible, según postularon, que el feminismo mismo se convirtiera en el elemento común para unir y revitalizar a la izquierda en su conjunto.

¿Qué eslogan podría hablar de esta condición común de explotación laboral y violencia en todas sus múltiples expresiones? Este año, C8M decidió que las feministas se movilizarían "Contra la precarización de la vida" en solidaridad con el llamado a una huelga internacional de mujeres. Este tema habló de los efectos de 30 años de políticas neoliberales instituidas en Chile tras el retorno a la democracia. Si bien no siempre fueron explícitas en su orientación hacia las mujeres, el resultado de estas políticas fue la mayor pauperización de un grupo que ya se encontraba en una situación de desventaja histórica. Ya sea una mapuche en su territorio ancestral, una estudiante en el aula, una trabajadora en el lugar de trabajo, una madre o cuidadora que mantiene su hogar y su familia, o una inmigrante que construye una nueva vida en una tierra extraña, todas las mujeres han sentido el estigma de la violencia íntima o estructural, así como el despojamiento sistémico de sus autonomías y de sus recursos. La C8M identificó cuatro áreas en las que este lema permitiría el reconocimiento de nuestras luchas interconectadas: racismo y territorio; trabajo asalariado y seguridad social; derechos sexuales y reproductivos; y disidencia sexual. La marcha de este año, por necesidad, entrelazaría las organizaciones territoriales de las poblaciones, las formaciones zonales de NO+AFP, los típicos sindicatos dominados por mujeres, las innumerables organizaciones feministas estudiantiles, organizaciones de inmigrantes como 30 de Septiembre, y muchas, muchas más, esencialmente representando una imagen completa de los movimientos sociales chilenos, todos unidos a través del feminismo.

Esta convergencia de luchas se hizo evidente el 8 de marzo de 2018, cuando una interminable marea de feministas de todas las edades, razas y géneros inundó las calles. Decidí seguir al bullicioso contingente de migrantes y me uní a los cánticos de "¡Mujeres migrantes, la lucha está delante!" y "¡Chilena o extranjera, la misma clase obrera!". Aunque no tenía las palabras para describirlo en ese momento, podía sentir que algo significativo había cambiado, que las fuerzas estaban entrando en alineación. Meses más tarde, los miembros de C8M reflejarían que sabían que el descontento estaba aumentando en las universidades desde su primera reunión en enero. Dicho esto, pocos podrían haber anticipado la ola feminista, mejor descrita como el tsunami feminista, que arrasaría con las escuelas y universidades de todo el país unas pocas semanas después.

Bree Busk es una anarquista estadounidense que vive y trabaja en Santiago, Chile. Como miembro de la Federación Anarquista Black Rose/Rosa Negra (EE.UU.) y de Solidaridad (Chile), se dedica a desarrollar la coordinación internacional a lo largo de las Américas. Actualmente contribuye a los movimientos en ambos países a través del arte, la escritura y la provisión de la invisible labor reproductiva que las organizaciones necesitan para sobrevivir y prosperar.

Si te gustó este artículo, también recomendamos "A Conservative Threat Offers New Opportunities for Working Class Feminism" (Una amenaza conservadora ofrece nuevas oportunidades para el feminismo de la clase trabajadora) de Bree Busk y la pieza crítica del feminismo anarquista, "Breaking the Waves: Challenging the Liberal Tendency within Anarchist Feminism" (Rompiendo las olas: desafío a la tendencia liberal dentro del feminismo anarquista), también escrito por Busk junto con Romina Akemi.

Estudiantes feministas dirigen su ira a La Moneda, el palacio presidencial. Fuente: Alma @alpezmar
Glosario de términos
Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP): instituciones financieras privadas responsables de la administración de los fondos de las cuentas individuales de ahorro para pensiones. Este sistema se instaló durante la dictadura de Pinochet, bajo el asesoramiento de los "Chicago Boys".

Coordinadora: una organización de coordinación, un grupo paraguas o una coalición.

Coyuntura: la combinación de factores y circunstancias que caracterizan una situación en un momento determinado.

Educación no sexista: una demanda de un entorno educativo libre de patriarcado institucionalizado, especialmente de discriminación por motivos de género o sexualidad. Desde el surgimiento inicial de esta demanda en 1981, ha sido retomada una y otra vez por el movimiento estudiantil, evolucionando y profundizándose a lo largo del proceso.

Funa: una táctica en la que la gente se congrega en torno a las casas de figuras públicas para denunciarlos y avergonzarlos por violaciones de derechos humanos o violencia patriarcal.

Macho de izquierda: un insulto que se usa contra los hombres de izquierda que exhiben el mismo comportamiento patriarcal que sus contrapartes de derecha.

Militante: un miembro disciplinado de un partido o grupo político.

Multisectoralismo: un término que se utiliza en la izquierda chilena. Los tres sectores principales son el laboral, el territorial y el movimiento estudiantil. El multisectorialismo significa tener un análisis intersectorial para ofrecer apoyo solidario a las demandas y acciones en otros sectores. La lucha mapuche también se considera otro sector, pero autónomo. El medio ambiente, el feminismo y el colonialismo no se consideran sectores separados, sino más bien cuestiones transversales que deben abordarse en todos los sectores.

Población: las poblaciones se conciben mejor como barrios bajos o barrios pobres de clase trabajadora. Sin embargo, las poblaciones de los alrededores de Santiago tienen un significado político más profundo, ya que evolucionaron como tomas de terrenos por parte de personas que emigraron del campo a la ciudad. Algunas poblaciones tienen fuertes tradiciones políticas y de izquierda, como La Legua, Villa Francia y Nueva Amanecer.

Disidencia sexual: popularizada dentro del movimiento estudiantil por grupos como el Colectivo Universitario de Disidencia Sexual (CUDS), la disidencia sexual denota "resistencia constante al sistema sexual dominante, a su hegemonía económica y a su lógica postcolonial" y rechaza la idea de identidades subversivas (gay, lesbiana, queer, trans, drag, etc.) a favor del análisis y la acción subversiva.

English: http://blackrosefed.org/feminist-movement-to-end-capitalism-part-1/

http://blackrosefed.org/un-movimiento-feminista-para-acabar-con-el-capitalismo-el-auge-del-feminismo-multisectorial-en-chile/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca