A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019

(ca) Catalunia, embat: La Huelga de la Canadiense, ayer, hoy y mañanaBy equipembat (en, it, pt)

Date Wed, 6 Mar 2019 09:19:59 +0200


Artículo publicado en la Directa . los compañeros militantes de Embat, Iru Moner (Secretario de Acción Social de la CGT), y Emili Cortavitarte (Presidente de la Fundación Salvador Seguí), con motivo del centenario de la Huelga de la Canadiense. ---- Los autores, vinculados al sindicalismo de tradición libertaria, evocan el episodio de la Huelga de la Canadiense -la movilización fabril que conllevó el reconocimiento de la jornada laboral de ocho horas en España de la que ahora se conmemora el centenario-, que entienden como el primer gran éxito de un nuevo modelo de sindicalismo integral y transectoriales, proclamado en el Congreso de Sants de la CNT de 1918. Comparan también la situación de hace un siglo, con la de los últimos años, marcada por un recorte de derechos laborales y de las condiciones de vida de la gente trabajadora y plantean, como hace cien años, explorar a fondo nuevas formas de defensa de los derechos laborales para hacer frente al capitalismo de la era digital, la temporalidad y las desigualdades

Iru Moner | @ moner80
Emili Cortavitarte | @EmiliCortavitar

El 5 de febrero ha hecho cien años del inicio de la Huelga de la Canadiense. Una huelga con mayúsculas que ha quedado grabada a fuego en la memoria colectiva de las clases populares catalanas y de todo. Su trascendencia tiene mucho que ver con la consecución, por primera vez en Europa, de la jornada de 8 horas, reivindicación aprobada meses antes en el Congreso de Sants de 1918. Con ella se conseguía la formulación de Robert Owen, en 1810, de "8 horas para trabajar, 8 horas para el ocio y 8 horas para dormir". Planteamiento que había sido asumido por el movimiento obrero desde el siglo XIX y que, entre otros, fue la reivindicación básica de los mártires de Chicago (la revuelta de Haymarket), origen del 1º de Mayo.

Pero también representa el éxito y la trascendencia de dicho Congreso de Sants de la CNT catalana y de su aportación esencial: los sindicatos únicos. Estos sindicatos agruparon los viejos sindicatos de oficio en sindicatos de ramo o sectores de la producción. Por ejemplo: los sindicatos de siderúrgicos, fundidores, mecánicos, fontaneros, cerrajeros, caldereros, herreros, torneros ... se fusionaron en los sindicatos únicos de la metalurgia.

Sin los sindicatos únicos, puede que no se hubiera producido la huelga de la Canadiense. Que nace de una chispa como el despido de 8 administrativos que, pasado un periodo de prueba, no aceptaron un salario inferior a los de sus iguales a cambio de un contrato fijo (hoy diríamos doble escala salarial).

La Canadiense representa el éxito y la trascendencia del Congreso de Sants de la CNT catalana del año anterior y de su aportación esencial: los sindicatos únicos. Estos sindicatos agruparon los viejos sindicatos de oficio en sindicatos de ramo o sectores de la producción

Un tiempo antes, esta acción básica de protesta podría haberse quedado reducida, con suerte, en el sector administrativo de la empresa. La estructuración en sindicatos únicos y la confederalidad de la CNT hicieron que la chispa se convierta en incendio reivindicativo y liberador. Del sector administrativo de Riegos y Fuerzas del Ebro, la huelga se extendió al resto de trabajadores y trabajadoras de la filial, de la filial al conjunto de operarios y operarias de la Barcelona Traction, Light con Power. Desde esta gran empresa a otros como Catalana de Gas, Sociedad General de Aguas, Ferrocarriles de Sarrià ... para finalmente convertirse prácticamente en una huelga general.

Estas transformaciones y confluencias de sindicatos de oficio en sindicatos únicos, de sociedades y federaciones obreras locales y comarcales en federaciones locales y comarcales de la CNT no se produjeron por un extraño automatismo o efecto rebote, fueron fruto de las resoluciones del Congreso de Santos, de las "excursiones" por toda Cataluña de los elementos confederales más activos y de la práctica y el análisis de la lucha de clases del conjunto del proletariado catalán.

Tampoco se puede entender esta huelga sin la solidaridad, sin la cual no se pueden enfrentar 40 días de huelga, miles de despidos, miles de detenidas. Las cooperativas, los ateneos, los centros obreros y populares, los barrios y pueblos fueron puestos de resistencia, de refugio, de "rancho" común, de ejemplo perdurable. Eso sí que fue un ejemplo de socialización de las luchas.

Tal fue la bofetada que incluso los empresarios, en cierto modo, copiaron la forma organizativa de la CNT. Uniéndose bajo un mismo paraguas de defensa de los privilegios de los patrones y creando los sindicatos libres (pistoleros de la patronal) que tantas desgracias llevaron a nuestra classe.ç

Desde que el capitalismo neoliberal comenzó a ser hegemónico, empezamos a retroceder. Bajo la falsa ilusión del crédito fácil y jornadas de trabajo larguísimas, el mito de la clase media se instaló en los hogares trabajadoras

Este centenario debe servir para recuperar memoria histórica de la buena, para recuperar orgullo de clase; pero también para reflexionar sobre el hoy y el futuro.
Hoy en día, aunque, todavía disfrutamos de muchos de los derechos y mejoras laborales que arrancamos a lo largo del siglo XX, las condiciones materiales de las personas trabajadoras poco a poco han ido empeorando. Desde que el capitalismo neoliberal comenzó a ser hegemónico, empezamos a retroceder. Bajo la falsa ilusión del crédito fácil y jornadas de trabajo larguísimas, el mito de la clase media se instaló en los hogares trabajadoras.

Aznar y los fatídicos años de la mayoría absoluta del PP fueron la estocada final a una clase trabajadora cada vez más desorganiza y dormida. Años de propaganda individualista van hacernos perder la mayoría de los lazos comunitarios de clase, acomplejado a los jóvenes de barrios y pueblos obreros. Dónde, o te creías clase media, o caías en la falsa caricatura del macarrisme , la droga y la delincuencia.

Y así nos ha ido. Generaciones que han crecido encontrando los primeros trabajos a ETT, para las que cambiar constantemente de trabajo parece normal. De hecho, la inseguridad es la normalidad. No llegar a fin de mes es la normalidad. Pasar frío en el comedor de casa para no encender la estufa es normalidad. Compartir piso a los 30 y pico, es el asfixiante normalidad.

No podemos tener miedo a probar otras formas organizativas. Quizá algunas basándonos más en la unidad intersectorial dentro de grandes centros de trabajo con diferentes empresas. Otros quizás trabajando desde la proximidad del barrio o pueblo

Bajo esta realidad que vive buena parte de la población, sobre todo la nacida a partir de los años 80, es desde donde debemos construir una nueva estrategia sindical, que responda también a estas necesidades. No podemos tener miedo a probar otras formas organizativas. Quizá algunas basándonos más en la unidad intersectorial dentro de grandes centros de trabajo con diferentes empresas. Otros quizás trabajando desde la proximidad del barrio o pueblo. Entender que hay opresiones añadidas, como las étnicas o de género a las que tenemos que encontrar complicidades.

Nos falta pensar y dialogar mucho. Dentro y fuera el sindicato. Para encontrar una estrategia donde todas nos encontramos. Donde todas sumamos. Antes de celebrarse el Congreso de Santos, durante meses, se hicieron reuniones, se publicaron artículos y hacer conferencias y se abrieron canales de participación y propuesta a través de Solidaridad Obrera.

Porque quedarse encerrados en los locales sindicales, opinando que la sociedad es estúpida por no organizarse, es permanecer en el museo. No reorganizarse para hacer frente al capitalismo de la era digital, la temporalidad y las desigualdades, es aceptar que estamos derrotados. No salir de los espacios de confort de la izquierda, no estar codo con codo con los movimientos sociales en los barrios y pueblos obreros, es dejar paso a la extrema derecha.

Iru Moner es secretario de acción social de CGT , y Emili Cortavitarte es presidente de la Fundación Salvador Seguí

Artículo en la Directa: https://directa.cat/la-vaga-de-la-canadenca-ahir-avui-i-dema/

http://embat.info/la-vaga-de-la-canadenca-ahir-avui-i-dema
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca