A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018

(ca) cgt catalunya: 'Mate', la maestra libertaria de los Puertos - Artículo de Vicent Almela

Date Tue, 6 Nov 2018 08:14:18 +0200


La pedagoga y maestra valenciana Matilde Escuder (1913-2006) dedicó su vida a la difusión de los ideales libertarios en la Barcelona de los años 30, mediante la práctica docente en escuelas racionalistas y ateneos obreros de la ciudad. Con el estallido de la guerra civil marchó al frente con la columna Durruti y formó parte del movimiento de colectivización de tierras en Mirambel (Teruel). Tras la derrota republicana y con una hija recién nacida bajo el brazo, sufrió la represión, la clandestinidad y el exilio en el Estado francés, desde donde continuó articulando su lucha para transformar la sociedad a través de la pedagogía. ---- La historia de Matilde Escuder Vicente- más conocida como mañana- es como la de muchas otras mujeres y maestros republicanas de principios del siglo XX: luchadoras invisibilizadas por la historia, siempre detrás de la figura de un «gran hombre» y eclipsadas por su vida y obra. En el caso de Escuder, su trayectoria ha vivido a la sombra de la del reconocido pedagogo anarquista aragonés Félix Carrasquer (1905-1993), posiblemente una de las figuras libertarias más destacadas en el campo de la docencia en Cataluña durante este periodo, junto con la de Francisco Ferrer Guardia y la de Joan Puig y Elías. Aunque la obra de Carrasquer es extensa y reconocida en los ámbitos docentes, académicos y militantes, difícilmente encontramos información o referencias a Escuder en las publicaciones de la época,

Para recuperar su historia de vida, hemos tenido que recurrir al libro recientemente publicado de Manuel Martí Puig, Matilde Escuder: maestra libertaria y racionalista (Fundación Cátedra Enric Soler i Godes, 2018), donde el profesor de la Universidad Jaume I de Castellón hace un repaso a su biografía a través de diversas entrevistas realizadas a su hija Etna y otras personas cercanas. La única entrevista directa en vida le la hizo la escritora e historiadora valenciana Pilar Molina en 2003, cuando interesada por su figura la visitó en su residencia de Thil (Estado francés), donde la pudo grabar en vídeo cuando tenía 87 años. Matilde Escuder murió en 2006 sin mucho reconocimiento, a pesar de haber sido una de las piezas clave en la difusión de los ideales libertarios en el campo de la pedagogía durante el período republicano,

Del mundo rural en la pedagogía libertaria

Matilde nació en el pueblo de Vilafranca -ubicado en la montañosa comarca de Els Ports, en el noroeste de la provincia de Castellón- el 12 de diciembre de 1913. La población, que entonces contaba con unos mil habitantes, basaba la mayor parte de la su economía en la agricultura y el ganado, aunque desde principios de siglo comenzaba a dedicarse también al textil y el tratamiento de pieles. El padre de Mati era un electricista republicano, socialista y ateo radical, mientras que su madre era profundamente católica. Con estos contrastes ideológicos en casa pasaría sus primeros años de vida, mientras ayudaba a su madre en casa y cosiendo calcetines, lo que le supondría su primer empleo. Tras la muerte de su madre, Mate hizo un cambio radical. Decidió dejar el trabajo como costurera, se afilió a la CNT y se marchó a estudiar a Castellón.

Su abuela consiguió un poco dinero vendiendo un terreno para que Mate pudiera cumplir su sueño de estudiar magisterio. En la capital de La Plana, se inscribió en la Escuela Normal de Maestras de Castellón mientras vivía en una pensión con una familia y continuaba trabajando como tejedora para pagarse los gastos. Finalmente, y debido a sufrir el acoso del propietario de la tienda donde trabajaba, Mate decidió dejar Castellón y terminar la carrera en Valencia, sacándose el título de maestra en julio de 1934. A pesar de su formación formal como docente , Mate explicaba en la entrevista de Pilar Molina que «salimos de la Escuela Normal sin saber nada de pedagogía». Poco después, de obtener el título de magisterio, cogió plaza como profesora en Ses Salines (Ibiza) y se fue a vivir a las Islas.

En aquella época de comienzos de siglo, Magisterio era una de las pocas carreras consideradas convenientes para mujeres y que los posibilitaban cierta independencia económica y personal. Como refleja la investigadora y escritora Carmen Agulló en su libro Maestros Valencianas Republicanas (2008), fue una época en que hubo una buena hornada de maestros valencianas de izquierdas y comprometidas, como Alejandra Soler, Enriqueta Agudo o Pilar Grangel, que rompíamos con el modelo de mujer tradicional de aquel período y reivindicaban su papel como mujeres empoderadas que trabajaban fuera del hogar y eran autosuficientes en sus vidas.

Aunque ejerció como profesora en una de las escuelas republicanas de este periodo, Mati no se conformaba. Se había empezado a interesar en las ideas libertarias en el campo de la docencia, sobre todo a través de las publicaciones del sindicato anarquista, y de ahí crecía cada vez más su interés por otras corrientes pedagógicas fuera de la institución formal. Tenía otras aspiraciones pedagógicas que el centro no la dejaba desarrollar -especialmente interesada con la obra de Ferrer Guardia y su modelo de escuela antiautoritària- y decidió hacer su primer viaje a Barcelona. Quería conocer este modelo de primera mano, y poder visitar las escuelas racionalistas que organizaba el sindicato de la CNT en torno a los ateneos obreros y las fábricas. Contactó con el sindicato para ofrecerse para trabajar en alguna de las escuelas racionalistas y marchó hacia Barcelona sin pensarlo demasiado. Una vez allí, le hablaron de la escuela racionalista que habían abierto los hermanos Carrasquer, con quien compartía las ideas libertarias y las inquietudes pedagógicas. Gracias al apoyo del Ateneo de las Cortes, los hermanos Carrasquer pudieron abrir una escuela autogestionaria al número 184 de la calle Vallespir 1935, la escuela Eliseo Reclús. En este espacio los niños y el profesorado se reunían en asamblea para decidir los objetivos de sus investigaciones y gestionar el dinero del centro para comprar los materiales escolares. Los hermanos Carrasquer creían que la educación era el medio más importante para lograr el cambio social, y llegar a una sociedad antiautoritaria que estuviera basada en la cooperación y la solidaridad. En la escuela compraron una imprenta y pusieron en marcha una publicación, La Sencillez, utilizando el método Freinet, y otra llamada Ferrer. Estas publicaciones, hechas por los niños y niñas, tenían una fuerte carga política.

Matilde visitó la escuela de los hermanos Carrasquer y se quedó enamorada con su pedagogía desde el primer minuto. Mientras tanto, inició su práctica docente en la Escuela del Ateneu de Sant Adrià del Besòs, otra de las escuelas racionalistas afines al sindicato CNT, para trabajar junto con José Berruezo Silvente. En este centro daban clases con niños y niñas de ocho a diez años, y también clases nocturnas a trabajadores de entre catorce y dieciséis años. Según dejó Berruezo a sus escritos, esta escuela racionalista de Sant Adrià "era una escuela antiautoritaria y antijerárquica, con el objetivo de formar niños y niñas críticos con la sociedad y dispuestos a comprometerse socialmente por el cambio revolucionario hacia una sociedad más igualitaria y justa ". Mientras trabajaba, hubo el levantamiento fascista, en julio de 1936, y la escuela cerró. Actualmente Mate tiene el nombre de una calle en Sant Adrià que recuerda su labor pedagógica durante este periodo.

Guerra, represión y clandestinidad

Tras escuchar Durruti por la radio, poco después de haber logrado detener el levantamiento fascista, Mate decidió abandonar Barcelona e incorporarse a su columna, marchando inmediatamente hacia el frente de Belchire. Allí conoció Enrique Ferrero, quien sería el padre de su hija Etna, y con quien participarían en la experiencia de colectivización de tierras en Mirambel (Teruel) por parte de los comités anarquistas aragoneses. "A los comunistas no les gustaba que continuaremos con ello de las colectividades" explicaba Mate, que junto con otros miembros de la CNT de Mirambel, fueron trasladados a Casp para ser juzgados por el gobierno de la República acusados "de adhesión a la rebelión ". Con el fin de las colectividades, el avance fascista por Aragón, y embarazada de Etna, Mati tuvo que huir en Castellón. El 1 de mayo de 1938 nació su hija mientras caían las primeras bombas, pero a los tres días de parir, madre e hija tuvieron que ser evacuadas por los fuertes bombardeos que sufrió la ciudad estos días -según el grupo de investigación de la memoria histórica hasta 150. la ciudad caería en manos fascistas el 14 de junio. Madre e hija huirían hacia la comarca de la Costera -donde aún no había llegado la guerra-, concretamente en la ciudad de Xàtiva. El compañero de Matilde, Enrique Ferrero, no tuvo la misma suerte: fue capturado por los fascistas, encarcelado y asesinado en la prisión de Torrent. Nunca se volvieron a ver. La ciudad caería en manos fascistas el 14 de junio. Madre e hija huirían hacia la comarca de la Costera -donde aún no había llegado la guerra-, concretamente en la ciudad de Xàtiva. El compañero de Matilde, Enrique Ferrero, no tuvo la misma suerte: fue capturado por los fascistas, encarcelado y asesinado en la prisión de Torrent. Nunca se volvieron a ver. La ciudad caería en manos fascistas el 14 de junio. Madre e hija huirían hacia la comarca de la Costera -donde aún no había llegado la guerra-, concretamente en la ciudad de Xàtiva. El compañero de Matilde, Enrique Ferrero, no tuvo la misma suerte: fue capturado por los fascistas, encarcelado y asesinado en la prisión de Torrent. Nunca se volvieron a ver.

Matilde también trabajó de profesora durante unos meses en la Academia de las Juventudes Libertarias de Ontinyent, donde daba clases en personas adultas, y al acabar la guerra fue capturada por los fascistas, encarcelada y trasladada a Valencia, donde estuvo cerrada hasta 1944. al salir de la cárcel, ella y su hija Etna vivieron precariamente en Sarrión (Teruel) y San Mateo (Castellón), antes de decidir volver a Barcelona en 1946. Mati no había olvidado el interés que le había despertado la escuela Eliseo Reclús diez años antes, y decidió ir a buscar al pedagogo Félix Carrasquer porque el orientara en el campo pedagógico. Se encontraron en un pleno clandestino de la CNT en la Casa Cambó, y ya no se separaron nunca más. Según explica Carrasquer a sus memorias, "llegó y algo iba a cambiar en nuestras vidas". Ya como pareja, decidieron ir a vivir juntos -con la Etna-, y con una pequeña imprenta clandestina comenzaron a imprimir propaganda contra el régimen -unos folletos llamados Reacción. A pesar de las precauciones, fueron descubiertos por la policía del régimen y encarcelados.

Una vez fuera de la cárcel, Mate y Félix decidieron mudarse a Madrid, ya que en Barcelona estaban muy vigilados por su actividad subversiva, donde continuaban con la actividad propagandística contra el régimen de Franco. Este cambio de residencia no les libró de ser descubiertos por la policía de nuevo, ya que especialmente Félix estaba muy vigilado. El juzgado especial "contra masonería y comunismo" los condenó a tres y 25 años de prisión respectivamente. Cuando Mate salió de la prisión, y para poder mantener a su familia, volvió a Castellón y compró una terreno en San Mateo para hacer una pequeña granja de pollos, que luego se amplió y trasladar a Vinaròs. Cuando Félix salió de la prisión, en febrero de 1959, este continuaba empeñado en cooperar de alguna forma en la cohesión de los grupos antifranquistas y la rearticulación de la CNT para acabar con la dictadura. Debido a la imposibilidad de vivir en la clandestinidad en Barcelona, principalmente por el miedo a volver a ser encarcelados, finalmente decidieron marchar al exilio en el Estado francés y trabajar en la resistencia desde el otro lado de la frontera.

Exilio y formación de militantes libertarios

Cuando Matilde, Félix y Etna llegaron al Estado francés en 1960 su primer objetivo era como abrir una escuela de militantes, para poder seguir con su labor formativa al servicio de la revolución y contra el régimen franquista. Para hacer esto, se establecieron en Toulouse y empezaron a darle vueltas a la idea de formar una común -o col·lectivitat- donde militantes libertarios pudieran pasar temporadas trabajando y formándose. Encontraron una finca que se ajustaba a sus necesidades en el término de Thil, y en 1962 comenzaron el proyecto de granja, aprovechando la experiencia de Mate con la cría de pollos, y un espacio de formación para militantes desde donde pensar una nueva sociedad basada en la solidaridad y la cooperación que tumbas el régimen autoritario español. Poco a poco, comenzaron a llegar jóvenes de diferentes puntos de España, pero también de otros puntos del mundo, para trabajar en la granja mientras convivían y adquirían conocimientos sociológicos. También adquirieron una imprenta, que ocultaban en el doble fondo del garaje, y desde donde imprimían propaganda antifranquista que enviaban hacia la península escondidos en cajas de verduras. Poco antes de la muerte del dictador, la familia se trasladaría de nuevo en Barcelona, desde donde continuaron trabajando para la reconstrucción de la CNT y organizando charlas pedagógicas en universidades y centros sociales. Fue el momento en el que Félix Carrasquer se dedicó a organizar sus artículos y publicar su obra en forma de libros y memorias, en todo momento acompañado y asesorado por Mate. que ocultaban en el doble fondo del garaje, y desde donde imprimían propaganda antifranquista que enviaban hacia la península escondidos en cajas de verduras. Poco antes de la muerte del dictador, la familia se trasladaría de nuevo en Barcelona, desde donde continuaron trabajando para la reconstrucción de la CNT y organizando charlas pedagógicas en universidades y centros sociales. Fue el momento en el que Félix Carrasquer se dedicó a organizar sus artículos y publicar su obra en forma de libros y memorias, en todo momento acompañado y asesorado por Mate. que ocultaban en el doble fondo del garaje, y desde donde imprimían propaganda antifranquista que enviaban hacia la península escondidos en cajas de verduras. Poco antes de la muerte del dictador, la familia se trasladaría de nuevo en Barcelona, desde donde continuaron trabajando para la reconstrucción de la CNT y organizando charlas pedagógicas en universidades y centros sociales. Fue el momento en el que Félix Carrasquer se dedicó a organizar sus artículos y publicar su obra en forma de libros y memorias, en todo momento acompañado y asesorado por Mate. desde donde continuaron trabajando para la reconstrucción de la CNT y organizando charlas pedagógicas en universidades y centros sociales. Fue el momento en el que Félix Carrasquer se dedicó a organizar sus artículos y publicar su obra en forma de libros y memorias, en todo momento acompañado y asesorado por Mate. desde donde continuaron trabajando para la reconstrucción de la CNT y organizando charlas pedagógicas en universidades y centros sociales. Fue el momento en el que Félix Carrasquer se dedicó a organizar sus artículos y publicar su obra en forma de libros y memorias, en todo momento acompañado y asesorado por Mate.

Como cuenta Etna en una de las entrevistas recogidas en el libro de Manuel Martí, Matilde fue una parte esencial en la obra pedagógica de Félix Carrasquer, pero siempre trabajó desde la sombra y la invisibilidad: "Mi madre participaba en todo . Ella era sus ojos ". Según explica Carlos Ramos, que fue alumno de la escuela de militantes a Thil y luego elegido secretario general de la CNT, "Matilde no sólo era la persona que leía los textos, sino que era la que le hacía los apuntes y comentarios a Félix, es decir, los apuntes no eran sólo errores ortográficos. El trabajo que hicieron y aparece sólo a nombre de Félix es una obra compartida y discutida por los dos "

Matilde Escuder fue una de las jóvenes maestras republicanas olvidadas por la historia, que participó intensamente en el debate político y social de la primera mitad del siglo XX para cambiar el mundo y su vida a través de la acción pedagógica. Según sus propias palabras en uno de los prólogos de Carrasquer: "en el aprendizaje de la cooperación solidaria y de la libertad responsable está, sin duda, la clave al cambio verdadero. El de unas estructuras de dominación jerarquizada por otros de autogestión solidaria donde todos los individuos participan activamente en la solución a los problemas que nos afectan a todos ".

* Artículo de Vicent Almela publicado en la Directa
https://directa.cat/mati-la-mestra-llibertaria-dels-ports/

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article12960#.W973T99fjCI
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca