A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018

(ca) cgt catalunya: La economía catalana crece, pero quien sale beneficiado? - Artículo de Ivan Gordillo

Date Wed, 29 Aug 2018 09:44:06 +0300


La economía catalana cerró el año 2017 con una tasa de crecimiento del 3,4% respecto al año anterior, dato que confirma una dinámica positiva de cuatro años consecutivos de aumento del producto interior bruto (PIB): el conjunto de la producción mercantil del país. Se trata de un nivel importante, por encima del de la zona euro (2,4%). Así lo apunta la Nota de Coyuntura Económica (número 100) publicada en el mes de julio por el departamento de Economía de la Generalidad de Cataluña. ---- El informe representa un buen ejemplo del corolario de la economía neoclásica: el aparato teórico que fundamenta la política económica y la gestión de la crisis basada en la liberalización y la austeridad. De manera paradigmática, observamos como las características de la economía catalana que el informe destaca como positivas son justamente las grandes debilidades de nuestro sistema productivo y los elementos constitutivos de una economía periférica. No advertir del carácter dependiente del sector exterior y mostrarlo como fortaleza es un error que evidencia que no se quiere corregir un desequilibrio que es estructural en nuestra economía. En las condiciones descritas, el crecimiento económico no puede beneficiar al conjunto de la población y mucho menos nos permite concluir que la crisis iniciada hace 10 años haya quedado atrás. Veamos por qué.

El crecimiento de la economía catalana de los últimos años ha sido liderado, según el informe citado, «por el protagonismo de la industria y el crecimiento del sector exterior», es decir, el aumento de las exportaciones (+ 8,7% ), que permite situar el superávit comercial en un 12,2% del PIB. Al mismo tiempo, indica el informe, «esta fase de recuperación también se ha caracterizado por una creación de empleo intensa y una mejora de la productividad en un contexto de recuperación de la competitividad-coste mediante la devaluación interna de los salarios». Pero a pesar de que «en 2017 la economía catalana recuperó el nivel de PIB previo a la crisis, el número de puestos de trabajo aunque se situó un 8,2% por debajo del nivel de 2007» y «el consumo de las hogares es un 5,7% inferior».

El informe atribuye el estancamiento salarial al «legado de la crisis». La realidad, sin embargo, es que los salarios bajos han sido el combustible del crecimiento de la inversión (+ 5,6%), motor de toda recuperación del crecimiento económico. Habría que, más bien, entender por qué nuestra economía sólo puede crecer, en las condiciones actuales, a partir de salarios bajos y los problemas que ello representa para el conjunto de la población.

El sistema productivo catalán se caracteriza por su «fuerte peso transformador». Si observamos la estructura de las importaciones, casi el 60% son bienes intermedios destinados a la producción o ensamblaje. La economía catalana es una economía de valor añadido medio-bajo, donde el sistema productivo juega un rol periférico en la cadena de valor global. Incluso la producción de bienes destinados a la exportación depende en gran medida de las importaciones de bienes intermedios, energía y tecnología. Por su carácter dependiente, el sector exterior no podrá ser por sí mismo un sector que lidere una recuperación económica sólida. De hecho, siempre que la economía catalana obtiene una mejora en el nivel de renta las importaciones se disparan, y se reduce el superávit o se hace aparecer nuevamente el déficit comercial. En estos momentos, no se produce porque,

El elemento que hace atractiva la economía catalana por parte de las inversiones son los bajos salarios, con contadas excepciones de sectores más punteros en tecnología.

En cuanto al mercado de trabajo, el número de ocupados ha aumentado en 91.400 personas según la Encuesta de Población Activa (EPA) y el paro se redujo hasta el 13,4%. Pero, a pesar de esta recuperación, la tasa de desempleo sigue siendo superior al nivel anterior a la crisis, más de la mitad de los parados son de larga duración y el volumen de empleo sigue por debajo del nivel de 2007. La tasa de parcialidad continúa siendo muy elevada: el 14,3% del total de los ocupados trabajan a tiempo parcial, la mitad de los que lo son de manera involuntaria, porque no han encontrado un trabajo a jornada completa. La tasa de actividad de la población entre 16 y 64 años se ha ido reduciendo hasta un 78,6% de, el nivel más bajo desde 2010. El informe también apunta a la gravedad de la tasa de rotación laboral: más de la mitad de los contratos temporales firmados durante el 2017 tuvieron una duración máxima de tres meses y un tercio fueron de muy corta duración (inferiores o iguales a siete días). La precariedad alcanzada por el mercado de trabajo en Cataluña, junto con el estancamiento salarial, es alarmante.

La participación de las rentas del trabajo en el conjunto de la renta sigue decreciendo. Por otra parte, la desigualdad entre pobres y ricos también se ha ampliado durante la década perdida. «Según el Idescat, el riesgo de pobreza creció en 2017 y afecta al 20% de la población catalana. Es decir, a pesar de la recuperación económica, la tasa de riesgo de pobreza ha seguido experimentando crecimientos los dos últimos años», indica el mismo informe.

No parece que el crecimiento económico de los últimos años esté favoreciendo a todos por igual. Lo que muestran este conjunto de datos, recuperación de la rentabilidad del capital y salarios estancados, es un aumento de la tasa de explotación de los trabajadores activos.

La construcción de una verdadera soberanía económica requiere de una implicación de los agentes sociales y políticos en la transformación radical del modelo productivo catalán para ponerlo al servicio de las necesidades sociales. Por un lado, poner límites a un capital desatado que cada vez encuentra menos barreras fiscales, laborales y medioambientales. Por otro, explorar modelos de propiedad y gestión alternativos como el cooperativismo y el bien común. Todo ello con más planificación económica por parte del sector público que combata dejar bajo los designios del mercado lo que se produce y consume y cómo se invierte la producción social generada colectivamente.

* Ivan Gordillo es miembro del Seminario de Economía Crítica Taifa. Artículo publicado en el diario Jornada.
https://www.diarijornada.coop/economia/20180825/economia-catalana-creix-pero-qui-surt-beneficiat

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article12914#.W4Q2_R9fjCI
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca