A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018

(ca) lasoli, cnt Catalunia, [OPINIÓN] RUINA, FUROR, FRAGMENTACIÓN. CATALANES, UN ESFUERZO MÁS... per Vicente Barbarroja - I. (1/2)

Date Wed, 7 Mar 2018 08:57:16 +0200


Se condenaron a veinte años de hastío por intentar cambiar el sistema desde dentro. ---- Ahora vengo a desquitarme... ---- Versión de L. Cohen, «First we take Manhattan» por MORENTE & LAGARTIJA NICK, Omega. ---- A Pablo Molano, a las amigas y amigos, a dos años de sostener el dolor de tu ausencia ---- PRIMERA PARTE - FUROR ---- La rapidez con la que los insurgentes se habían organizado en algo que parecía un ejército podría haber parecido muy remarcable en cualquier otra país que no fuera Cataluña. Pero el Principado tenía una larga tradición de acción colectiva. En las guerras civiles del siglo XV, los campesinos habían formado «sindicatos» fuerza eficaces. Durante el siglo XVI y principios del XVII [...] Costaba poco tiempo que las noticias de conflictos armados extendieran del una ciudad a otra, especialmente por cuanto era práctica común en Cataluña de tocar las campanas parroquiales siempre que necesitaban ayuda. Las campanas repicaron en todos los valles, de Sant Feliu hasta Tordera, durante aquella primera semana de mayo. El campo se levantó en armas y permaneció.

JOHN H. ELLIOT, La revolta catalana, 1598-1640
1
En Catalunya podría haber pasado cualquier cosa. Tal vez.

Estaban las energías psíquicas y la capacidad de autoorganización. Existe además un inmenso deseo de interrumpir el desastre presente... y comenzar de nuevo. ¿El qué? Tampoco está claro. Pero, lo que no estaba claro en absoluto era quién tomaba la iniciativa.

En todo caso, «grandes y pequeños timoneles» no iban a hacerlo en el interior de su ajedrecismo político. Éste, al principio, parecía inteligente, aunque pertenecía exactamente a esa clase de maldita indecisión que es motor de catástrofe. Una tibieza y un cansancio familiares a la vida metropolitana, familiares a la ausencia de justo furor. ¿Furor juvenil, iuuenis furor...? Dumezil señalaba la tradición antigua, de muchas ciudades de Italia «que se concedían por fundadores una banda de iuuenes conducidos por un animal de Marte». Desde una prehistoria que sigue latiendo no solo etimológicamente en nosotras y nosotros, un furor, a la vez físico y sobrenatural, se ha asociado en el ancho Occidente a conservar o conseguir una independencia cierta.
2
El momento más horrible fue cuando no solo no se quiso llamar a bloquearlo todo, lo que hubiera demostrado tanto de facto como de iure una independencia total, sino que se intentó justificar la parálisis, incluso entre militantes, aduciendo la determinación a ser violento del Estado y sus fuerzas armadas. «Natros som gent de pau», dicen. ¿Nosotros, quién? No serán los mismos catalanes ante cuya providencial ferocidad y agudeza, entre provincianas y montañesas, Maquiavelo recuerda que cuando fue elegido un Papa Borgia, o Borges, en Roma exclamaron «oh no, i Catalani!».

Malditos sean los demasiado pacíficos, pues como se ha dicho su impía cautela les impondrá siempre una amenazante ausencia de paz.

Estando así las cosas, resulta ridícula la pretensión de fundar un Estado soberano, si Estado es el monopolio de la violencia y si Soberano es quien decide el estado de excepción. Ni momento excepcional ni enfrentamiento decisivo. Es cierto, lo que no quería el Govern era desatar un conflicto cuya amplitud e intensidad hicieran que la situación se le escapase de las manos. Una situación de intenso malestar, un odio difuso y calles llenas. Es triste decirlo, pero como en todo estrato culturalmente burgués lo que se quería era negociar. Y no estoy hablando del «movimiento» independentista, estoy hablando de las fuerzas organizadas en su seno, desde partidos y asociaciones hasta la neo-socialdemocracia radical de la CUP -cuyo tacticismo parlamentario se vuelve esencia desde que las buenas cabezas allí presentes quedan pegadas como moscas a la viscosa tela de araña institucional-. Hace ya mucho que se dijo aquello de que la burguesía era la clase discutidora por excelencia. Lo que ha ocurrido es que, enfrente, no han encontrado burguesía, han encontrado Estado, «el más frío de los monstruos fríos», que solo persigue su autoconservación, también, especialmente, contra su propio pueblo.
3
¿Entonces, qué es lo que ha capturado o fascinado a tantas y tantos compas en Catalunya? Es cierto que desde que se acercaba el referéndum y se producían los primeros arrestos, pareció que el Régimen del 78 podría romperse. Miles de personas bajaron a las calles, muchas no independentistas, sintiéndose vivas, rompiendo la soledad. La autoorganización en comités locales se extendía como una de las evidencias políticas de la época. Bloqueo y sabotaje, ocupación o apertura de lugares de encuentro anómicos, positivamente delirantes, y atacar a la policía forman parte de una constelación epocal incumplida. De todas maneras, después de la tristeza de los últimos años, en que el reflujo del ciclo de luchas se ha pagado con multitud de suicidios y con una profundización de la reinante politoxicomanía difusa... algo es algo. Estrategia no, pero sí algo.
4
Fascinación de masa. ¡Por fin bajan las masas a la calle! Esa «gente» extraña a la que uno hace ver que no pertenece.

El día 3 de octubre por la tarde, con Catalunya bloqueada y repletas de manifestantes las calles de Barcelona, nos unimos al piquete que venía de Santa Eulalia, Sants y el Poble Sec. Una multiplicidad en bloque cruzando la metrópoli por donde le daba la gana, coreando «Els carrers seran sempre nostres!». Llegamos al límite de la zona alta de la ciudad, la Avenida Diagonal, donde ya no pudimos movernos. En un momento me fui al baño y a buscar agua. Tuve que ir muy lejos. La composición de la masa que estuve cruzando llevaba igualmente banderas independentistas, pero, en su manera de conducirse, no tenía ninguna pinta de desear la misma independencia. Volví al bloque, pero me sentí infinitamente extraño, así que me despedí y me marché caminado a casa, durante más de una hora atravesando calles llenas de banderas nacionalistas.

Mencionaré que, a mediodía, habiéndonos largado algunos del piquete barrial, hastiados por el ansia de gobernarlo todo de algunas compas, me fui a ver, junto a un piquete infantil en el centro, a una amiga israelí. Allí nos cruzamos con unos amigos anarquistas andaluces, que habían subido a Barcelona y que estaban acompañando un piquete de la CNT. Mi amiga israelí estaba furiosa. Nos metió una bronca monumental. «¡En mi país todo esto ya lo hemos visto, lo llevamos viendo hace mucho!», decía, «abuelas enfrentando cargas policiales y que abrazan a otros policías, a los suyos; banderas nacionales disfrazando ideales emancipatorios, ¡que acaban en el estercolero! Hace días que veo en Facebook mensajes horribles, se están poniendo fotos de abrazos a policías y rozando el supremacismo, diciendo: "Los catalanes sí haremos un Estado como Dios manda". ¿Y qué pueblo ha sido más oprimido que el pueblo judío? ¡Y mira lo qué ha pasado! ¿Queréis un Estado? ¿Estamos locos o qué? ¿Nosotras no luchamos contra todo lo que éste significa...?» -Ella había leído en la situación todo aquello que quien estaba participando desde el deseo de cambiarlo todo se negaba a reconocer. Fragmentación.

Vicente Barbarroja / G. Sinan

http://lasoli.cnt.cat/01/03/2018/opinion-ruina-furor-fragmentacion-catalanes-esfuerzo-mas/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca