A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017

(ca) anarkismo.net: [Catalunya] Desbordarlo Todo. A por el Pastel Entero. by Martín Paradelo - CNT (it)

Date Wed, 25 Oct 2017 10:12:31 +0300


La autodeterminación y la independencia política de un territorio es un escenario que ha sido colocado en el centro del tablero por unos actores que están jugando sus cartas y desplegando sus posiciones con mayor inteligencia que el anarquismo y en general el movimiento obrero. El reto es, por tanto, superar este limitado marco de independencia nacional en un sentido revolucionario conducido bajo los parámetros de la lucha de clases. ---- DESBORDARLO TODO. A POR EL PASTEL ENTERO. ---- La situación que se ha generado en Catalunya es compleja y difícil de entender. Desde el mundo libertario ha generado una serie de documentos y artículos de análisis heterogéneos en extremo, pero que en muchas ocasiones no dejan de responder a la misma lógica de dominación estatista y capitalista que rige el Estado Español.

Se ha superado ya la primera fase de desconcierto y han sido eliminados del ámbito público los mensajes condenatorios al anarquismo por haberse sumado a una movilización masiva que era conceptualizada de burguesa y patriótica. Estos mensajes condenaban al anarquismo a la inacción permanente, puesto que la postponían a que se cumpliesen en la práctica y de manera anticipada el 100% de los planteamientos anarquistas. El frente burgués del anarquismo ha sido desenmascarado y derrotado por la lógica de la acción y la necesidad de la praxis, lo cual es una gran noticia, y han prevalecido las llamadas a la movilización.

Se ha abierto entonces una segunda fase en la que parte del movimiento libertario considera la necesidad de la movilización pero desconfía de la oportunidad del momento, temerosa de no poder desligar el movimiento de las relaciones que se puedan establecer con el nacionalismo y con los movimientos políticos de toma del poder parlamentario. Esta visión parte de la ceguera propia de los ejecutores del poder simbólico en los estratos más bajos de la espiral de la dominación y hace suyos los presupuestos del poder central. Incapaces de detectar los privilegios necesarios que gozan como habitantes de la metrópolis, reproducen las diferencias artificiales y el mismo lenguaje del poder central, de manera que todas sus dudas y cuestionamientos responden más a una autodefensa simbólica y a una condena en bloque del Otro que debe asimilarse a nosotros mismos y no ejercitar su propia autonomía. Sin embargo, su mala conciencia, o en la mayoría de los casos la pervivencia de una sincera conciencia revolucionaria, los hace definir de manera teórica cuales serían escenarios correctos para la movilización.

Sin embargo, desde la periferia del estado se han generado discursos que comprenden mucho mejor los parámetros en que se inscribe la movilización catalana, pues incorporan una visión crítica sobre la relación centro-periferia, sobre la construcción fascista del poder central español, sobre la construcción de las identidades colectivas y sobre el propio nacionalismo que los mensajes centralistas no pueden abordar. Estos mensajes no son privativos de esa periferia política, pero es difícil encontrarlos en otros lugares. Apenas proceden de Madrid y sin embargo son habituales en Andalucía, Valencia, Euskal Herria o Galiza.

No vamos aquí a enunciar una vez más como funciona el poder simbólico, de qué manera se ejerce y se padece al mismo tiempo y por qué es necesario combatirlo a base de grandes dosis de autocrítica, de cuestionamiento radical de las propias convicciones y de una deconstrucción desde los parámetros del Otro de todas nuestras seguridades ideológicas. Cada cual con su conciencia se entienda.

En Catalunya y en España se está produciendo una erupción dictatorial y el anarquismo se ha sumado a la gran masa social que ha salido a plantarle cara. Ante esta situación, que ha sido percibida de manera inmediata por casi todo el mundo gracias a la especial explicitud del fascismo español en su expresión hegemónica, el Partido Popular, las calles han sido inundadas en una defensa difusa de las libertades y los derechos que se gozan tras terribles luchas pero sobre cuyo proceso de conquista se ha perdido la memoria colectiva. Es labor justamente del movimiento obrero recuperar esta memoria e influir en la dirección del movimiento, pero no por eso puede condenarse la movilización por sus errores iniciales, sino que debe verse con claridad de qué manera los escenarios de movilización popular ofrecen posibilidades al discurso revolucionario.

La autodeterminación y la independencia política de un territorio es un escenario que ha sido colocado en el centro del tablero por unos actores que están jugando sus cartas y desplegando sus posiciones con mayor inteligencia que el anarquismo y en general el movimiento obrero. El reto es, por tanto, superar este limitado marco de independencia nacional en un sentido revolucionario conducido bajo los parámetros de la lucha de clases.
Trasmitir con firmeza que no existe autodeterminación real si persiste la precariedad laboral y la explotación, que la autodeterminación es una forma de asentar un nuevo poder si no se cuestiona y desarma el régimen del salariado, que no es posible la libertad si permanecemos atados a los intereses económicos de la élite, construir un fuerte discurso de clase, ahí está el campo de acción del anarcosindicalismo en el maremagnum del conflicto catalán.

A nadie se le escapa que la burguesía, la pequeña burguesía o como la definamos, ha participado siempre en todos los movimientos revolucionarios o levantamientos similares, y que siempre ha contado con una gran masa de elementos desclasados de la clase obrera que los siguen y son la base de la hegemonía que se construye a continuación. Pero esta no es razón para abandonar el terreno de la lucha y dejarlos ganar antes de empezar. Si solo nos conceptualizamos a nosotros mismos como carne de cañón, seremos carne de cañón. Si solo nos vemos como masa instrumentalizable, seremos instrumentalizados.

Pero ¿qué pasa si nos vemos a nosotras mismas como una fuerza incontenible que puede accionar unida para la construcción inmediata, concreta y actual, de una sociedad más justa? ¿Qué pasa si nos creemos que la autogestión puede ser construida aquí y ahora? Pues pasa que la revolución se ha puesto en marcha, y ese es un escenario que hace temblar, incluso o sobre todo a los revolucionarios de salón.

El escenario está muy abierto y nadie es capaz de predecir su desarrollo, de saber que chispas prenderán y cuáles no, de controlar el desborde espontáneo del movimiento o su recuperación sistémica. Pero es el momento de ser valientes y empezar a dar en lo concreto los primeros pasos hacia la autogestión. En ese sentido, el abandono de las empresas, si se concretara y fuese real y no un mero escaparate de propaganda, no sería el peor de los escenarios. Tampoco lo es que de manera espontánea el pueblo haya abrazado la desobediencia, la haya practicado con dignidad y orgullo. Esa lección aprendida a base de golpes solo se olvidará si no es encauzada de manera inmediata en una dinámica de superación. ¿De verdad no veremos la responsabilidad social del y el anarcosindicalismo y el anarquismo y la monumental oportunidad que nos brinda la historia?

Y es que el régimen cae, está agotado y se desmorona. Se han empezado a abrir nuevas brechas más allá de Catalunya. No cabe duda de que antes o después el régimen caerá. Queda todavía lo peor, la gran crisis económica que se abrirá en 2018. Y el régimen se reconfigurará en algo nuevo. La opción del poder ya ha sido explicitada: el recorte de libertades, la persecución ideológica, la dictadura encubierta. Cual será nuestra opción: ¿el silencio o la lucha? ¿Queremos el pastel entero, aunque haya que comerlo en el fango, o preferiremos comer migajas en las torres de marfil?

https://www.anarkismo.net/article/30594
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca