A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009

(ca) Venezuela: Gracias Mi-Comandante-Presidente

Date Thu, 3 May 2012 21:31:58 +0200


Los anarquistas discrepamos entre nosotros en muchos aspectos.
Ciertamente que ésta es la base que nos mantiene unidos-separados,
unidos para discutir los problemas, separados en las múltiples
soluciones que cada uno de nosotros ofrece y defiende con pasión en el
seno de su colectivo para encontrar la mejor. Pero ciertamente que en
esta diversidad hay puntos centrales en los que básicamente se
coincide y uno de ellos es nuestra oposición al Estado. -- Comenzando
por el principio, el Estado no es algo natural entre los seres humanos
sino que es una de las formas que se ha inventado supuestamente para
ordenar la vida colectiva, evitar acciones perjudiciales entre sus
miembros y que implica la existencia del gobierno de una minoría sobre
la mayoría. En otras palabras, el Estado es una de las formas modernas
en que se materializa el ejercicio del poder y que constituye el
centro de buena parte de la reflexión política de nuestro tiempo. En
ocasiones esa minoría justifica el poder que ejerce sobre las mayorías
sosteniendo que las representa, en otras ni siquiera se ocupa de
apelar a esta fantasía,
porque el Estado es claramente un ordenamiento jerárquico en el que
hay una oposición radical y permanente entre el que manda y el que
obedece.

También es bueno señalar que hay muchas otras formas de organizarse sin
recurrir al Estado como, sin ir muy lejos, la manera en que muchos nativos
de nuestro subcontinente lo hicieron. Tampoco había Estado en la antigua
Grecia, ni en la Edad Media, ni lo hubo en Alemania o en Italia hasta
finales del siglo XIX. De hecho, el Estado tal como lo conocemos es una
invención reciente que tendrá apenas unos 300 a 400 años y que se logró a
sangre y fuego. Basta recordar que todos han sido partidarios de
D’Artagnan y los tres mosqueteros contra el malvado Cardenal Richelieu
que, precisamente, era el que organizaba el Estado francés por entonces.
Y, sin embargo, en la vida real, todos apoyan a Richelieu, al Estado, su
represión, sus mañas, sus policías, sus engaños, sus traiciones. La vida
te da sorpresas, diría el poeta. Los anarquistas pensamos que el Estado y
el gobierno acarrean más perjuicios que beneficios y hay que inventar otra
cosa. Y no somos los únicos.

- ¡En qué estado nos pone el Estado!

Por otro lado, aunque hablemos de Estado y la obligatoria división entre
gobernantes y gobernados que implica, también son muchas las formas en que
puede constituirse internamente, desde represivos y autoritarios hasta los
llamados democráticos, desde los que rotan la minoría que usufructúa el
poder hasta los que una vez instalados se aferran a él como con un
pegamento tipo los Hermanos Castro, con mayores o menores grados de
libertad. Porque una característica del Estado es la de limitar la
libertad de los gobernados en favor de la minoría gobernante, coartando su
participación y capacidad de decisión para aprovecharse del esfuerzo de
todos en favor de unos pocos. ¿Cree que no es así? Un ejemplo: según la
Memoria y Cuenta del MinPoPo de Interior y Justicia, en el 2011 para la
seguridad de la población, que padeció más de 19.000 asesinatos, el
gobierno dispuso de 1,70 Bs al año por persona; pero para una sola
persona, MiComandantePresidente, se gastaron 23.000.000 Bs. (de los
nuevos, porque fuertes ya no son) y otros casi 11.000.000 Bs. (de los
nuevos) para sus allegados. Más claro, échele agua, pero de botella no de
grifo porque la de grifo oscurece.

Sin embargo, ayudados por una eficaz propaganda y un empecinamiento en el
autoengaño, la gente pareciera no concebir otra forma de vida que no sea
dentro de un Estado y sometida al poder del gobierno. Es como si se
pensaran tan brutos que, sin alguien que los mande, que los mantenga en el
corral como animales, no pudieran vivir o que han nacido para ser esclavos
de los gobernantes porque no pueden gobernarse a sí mismos. De hecho,
muchos conciben al gobierno como un papá o una mamá que les dan regalitos
de cuando en vez y que los cuidan de ellos mismos porque no pueden
desarrollar su autocontrol. Claro que esto no es así y tan no es así que
todo el tiempo se protesta contra los desbarajustes e injusticias de los
gobiernos. Lo ingenuo es que los que protestan contra el gobierno estiman
que los defectos se deben a las personas en el gobierno pero que no es
inherente al sistema. Curioso error, porque el caso es que se protesta
contra todos los gobiernos y sin embargo se sigue insistiendo en que el
sistema es irreemplazable. Si todos los gobiernos son malos, y algunos
peores, ¿No será que la idea de que unos gobiernen a otros es mala? ¿Los
que gobiernan son malos o el gobernar es lo malo? Basta recordar que con
el Che Guevara en el gobierno cubano, para nombrar a un santo de la
devoción bolivariana, hubo desmanes, persecuciones, asesinatos, abusos de
los que él mismo formó parte. Ni faltan desfalcos, asesinatos, estafas, en
el Vaticano gobernado por el Santo Padre Inquisidor, precisamente el nuevo
mejor amigo de los dirigentes cubanos. Las voces del anarquismo proclaman
que lo malo no son las personas sino que el sistema basado en el gobierno
estatal.

- ¿Por qué agradecerle?

Entre nosotros esta posición absurda está exacerbada. Se ha protestado
contra Pérez Jiménez, contra los Adecos, contra los copeyanos, contra CAP,
contra Caldera. ¿Cuál ha sido la solución que hemos encontrado? Pues más
Estado y más poder a un Teniente Coronel fracasado en lo único que había
intentado hacer en su vida, un golpe militar. Y aquí es donde viene mi
gratitud a MiComandante. Difícilmente se puede encontrar a alguien en
nuestra historia que, acumulando todo el poder del gobierno, pudiera
darnos un mejor ejemplo de que el Estado es la fuente de los peores
perjuicios para la gente. Basta pensar que en Venezuela el gobernante
puede endeudar al país, sin límites, sin controles, con su sola firma y
sin tener que dar cuenta de lo que hace con el dinero obtenido. Con esta
aceptada desmesura se tiene clara idea de adonde nos puede llevar la
ceguera frente a lo que el Estado y el gobierno representan.

Pero además mentiras, engaños, no digo corrupción sino robos descarados,
millones que desaparecen como si el presidente fuera Mandrake, abusos
contra las personas y las instituciones, estímulo de la delincuencia para
mantenernos atemorizados, cárceles terribles, refugiados de por vida,
ineficiencia, escasez, pocos problemas resueltos y muchos nuevos, ciudades
que parecen bombardeadas, sin luz, agua contaminada, economía en
hundimiento, enfermedades que amenazan a cada paso, transportes que no
funcionan, educación destruida, sin caminos, en fin, todo lo que el lector
ya sabe.

En muchos lugares estos males se achacan a difíciles situaciones
económicas, pero el gobierno venezolano ha tenido millones de millones de
dólares de ingreso (con el Estado, el petróleo es del gobierno), más miles
de millones de impuestos que nos saca el gobierno hasta por comprar un
kilo de azúcar, y otros miles de millones más en préstamos para el
gobierno, todo lo que hace una cantidad sideral de dólares. Venezuela
recibe, con una minúscula población que no llega a 30 millones, más
dólares de lo que reciben los 60 países más pobres del mundo juntos y, sin
embargo, estamos entre los peores. La culpa ¿Es de Chávez? Como dice el
refrán, la culpa no la tiene el ciego sino el que le da el palo y eso
hacemos nosotros, le damos la estaca a alguien para que… nos muela a
palos. Nuevamente ¿Cuál es la solución en la que muchos están pensando?
Nada menos que, con el voto, traspasarle el garrote a otro.
¡¡¡Brillante!!!

Las gracias al MiComandante es por habernos mostrado de manera franca,
grosera y sin ningún edulcorante, lo que es el Estado, el ejercicio sin
vergüenza del poder del gobierno y todo el daño que el gobierno puede
hacernos sin derecho a pataleo porque, para colmo, le hemos dado el
monopolio del uso de la fuerza. Linda manera de cavarnos la propia fosa.
El refrán dice que lo que está a la vista no necesita anteojos por lo que,
si se quiere una solución que no sea rogar que el que nos golpee no nos dé
tan duro, si lo que se busca es dejar de someternos a lo menos malo para
optar por lo bueno, entonces lo mejor es ir pensando en otras formas de
organización que no sea la del Estado estructurado para que unos tengan
poder sobre otros. Los anarquistas tenemos algún tiempo pensando en esto,
y algunas experiencias. Lo invito a acercarse y enterarse. Si después de
todos estos años con Chávez sigue creyendo que la solución la tiene algún
gobierno, no se queje después de que el arroz con pollo tenga arroz y
tenga pollo.

                                                 Pedro Pablo

El Libertario   -   @pelibertario
http://periodicoellibertario.blogspot.com
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca