A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
Noticias en todos los idiomas
Ultimos 40 correos (Portada) Correos de las últimas dos semana Nuestros archivos de correos viejos

Los últimos cien correos, por idiomas
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ _ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

Primeras Líneas de los últimos Diez Correos
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe


Primeras líneas de todos los correos de las últimas 24 horas

Links to indexes of first few lines of all posts of last 30 days | of last months of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009

(ca) [Grecia] Abstención de las elecciones, participación en las luchas sociales y de clases

Date Sun, 29 Apr 2012 08:21:53 +0200


El 6 de mayo se va a celebrar el show de las elecciones generales en
Grecia. Publicamos el texto de la Asamblea de Anarquistas por la
Autogestión Social sobre la posición de los anarquistas ante las
elecciones y sobre estas elecciones en concreto. -- La mayor ventaja
de la “democracia” en relación con la dictadura es su capacidad de
imponer las preguntas que le convienen, en vez de intentar asegurar
las respuestas con el revólver. El momento sagrado de la democracia
son las elecciones: cuando todos, nacionalmente unidos, amos y
esclavos, ricos y pobres, como no si no pasara nada, supuestamente por
igual, son llamados a responder a la pregunta más grande y falsa que
se pueda plantear: quiénes van a ser son los dictadores durante los
tres próximos años. Quiénes van a constituir aquella minoría indecente
que se encargará de la gestión política del Estado, que tendrá a su
cargo a la gran mayoría y se procurará los intereses de sí misma y de
los bravucones legales, de los ladrones legales, de los estafadores
legales, a quienes en el lenguaje político llamamos “capitalistas”.

Políticos, instituciones, Justicia, patrones, candidatos a ser
dictadores, canales televisivos, personas famosas, pensadores, toda
esta chusma de los que nunca se van a poner en nuestro lugar son los
que nos piden que nos vayamos a las urnas a votar. Nos instan incluso
a tratar de derrocarles de su trono, echando una carta marcada a una
urna…

No puede existir ningún hombre sensato que crea que a través del
proceso electoral y la elección de representantes puede cambiar algo
contra el régimen. Por el contrario, el voto es una indulgencia para
el pasado y un cheque en blanco para nuestro futuro, una declaración
de lealtad por parte de nosotros, los explotados, al Estado y los
capitalistas. Nuestra posición como anarquistas deja claro que no sólo
jamás participaremos en las elecciones, sino que jamás vamos a
“apoyar” (directamente o guiñando el ojo) a ningún reivindicador del
Poder. El Estado y el Capital no esperan una declaración de lealtad al
movimiento anarquista. En todo caso, esta fija posición anarquista,
después de unas decenas de elecciones que hemos vivido, hoy está
confirmada…

Después de estas posiciones generales pasemos a la actualidad, a estas
elecciones. Uno puede ser bienintencionado y contradecirnos que esta
vez la situación es diferente. No serán elegidos sólo los dictadores,
sino que se dará un mensaje sobre la propia dirección política, sobre
el si mañana vamos a tener que comer. ¿Por qué desaprovecharse de
nuestro voto (aunque este sea una basura)?

Nosotros decimos que en estas elecciones, del 6 de mayo de 2012, es
aún más necesario negarse a votar. En los 38 años transcurridos desde
la caída de la junta militar, los oprimidos hemos visto el colapso de
los partidos políticos como “fuerzas democráticas” de agrupación
social y de portadores de ideologías. Hemos visto su
desenmascaramiento como camarillas de Poder y criaderos de líderes.
Hemos visto que es la constitución, que son las leyes, los juzgados,
las autoridades dependientes e independientes, sin maquillaje. Hemos
visto donde acaba la “soberanía popular”, nos hemos acostumbrado a los
gases lacrimógenos, nos hemos dado cuenta de que tipo de orden nos
estaban prometiendo. En fin, en menos de dos años hemos visto
desvanecerse las invenciones ideológicas de la “estabilidad”, de la
“prosperidad”, de la “seguridad por el futuro.” Hemos visto perderse
lo que había sido conquistado con sangre, hemos visto pedirnos con
intereses hasta el dinero con el que el Régimen compró el silencio y
el sometimiento de un componente grande de los oprimidos durante todas
estas décadas.

Las elecciones no han cambiado nada hasta ahora, ni han impedido los
planes del Estado y del Capital al mínimo, y esto lo ve ahora todo el
mundo. He aquí la razón por la que estas elecciones son cruciales para
el Poder y para su credibilidad perdida. Cualquier argumento,
cualquier propaganda, cualquier soborno de elecciones anteriores, se
ha desvanecido. La democracia corre el riesgo de quedarse desnuda. Se
necesitan urgentemente nuevos dilemas, así como nuevo personal civil.
Se necesita un paquete completo de credibilidad política,
confeccionado de ser necesario dentro de la esterilización de los
estudios de televisión (pues ya no pueden ni siquiera salir de sus
casas).

Y ya han empezado a confeccionarlo:

Todo el mecanismo de control social, desde la policía antidisturbios y
los fiscales, hasta los favores y las leyes de emergencia y sobre todo
los medios de comunicación, tienen como objetivo la imposición de
aquellos nuevos dilemas que vayan a chantajear nuestra participación
en el circo democrático. Ante el fracaso de toda una etapa, pero ante
una nueva, aún más dolorosa que está viniendo, otra vez el Poder
político y económico está tratando de involucrar y hacer responsable a
toda la sociedad oprimida.

Es fácil discernir esto en la misma naturaleza de los dilemas: ¿Dentro
o fuera de Europa? (es decir, con qué superpotencia compartirá el
gobierno griego el papel del vigilante de los intereses capitalistas),
¿Dracma de euro? (es decir, que sectores del Capital se beneficiarán
más del fuerte descenso de los salarios y la venta de la riqueza
pública en cualquier moneda) y, por supuesto ¿a favor o en contra del
memorándum? (es decir, si la quiebra social en evolución estará siendo
vigilada-siempre en beneficio de los mismos intereses-por los
mecanismos internacionales “decentes” o se van a encargar de esta
tarea los receptores de órdenes locales).

Y el “dilema bueno” siempre tiene “terribles consecuencias” si se le
da una respuesta errónea: una industria de terrorismo con unos golpes
de Estado militares inminentes, invasiones a nivel mundial, peligros
nacionales, hambrunas, junglas sociales, ha comenzado a producir
terror masivamente. En algunos casos directamente, en otros indirecta
e insidiosamente: criminalidad, inmigrantes, guerra entre los
extremos…

Esta propaganda ofensivamente burda invierte en la desorientación que
ha acarreado la inundación de las ofensivas desatadas contra los
oprimidos durante los dos últimos años, y se basa principalmente en la
disolución del tejido social, en el debilitamiento de las estructuras
comunitarias y de los campos de deliberación y solidaridad dentro de
la sociedad, y en el miedo que genera esta disolución. Precisamente
esta realidad de debilidad de los oprimidos quiere sellar el Régimen
con estas elecciones. Y en esta quiere apoyar su nueva estrategia a
largo plazo: con la renovación del personal civil, con la
fragmentación del sistema bipartidista y con la producción de partidos
para todos los gustos.

Tenemos que impedir al Capital y al Estado construir un nuevo
perfil-herramienta para continuar su ofensiva, tenemos que desnudarlos
y dejarlos sin dilemas en las manos: este es un punto clave en la
evolución de la guerra social. No existe un voto anti-sistémico, al
igual que no existe una fuerza de derrocamiento revolucionario que
cuente a sí misma con cifras electorales.

Los que nos dicen “¿por qué perderse un voto? Votar por una fuerza
subversiva” no quieren darse cuenta de que aún más en esta ocasión
todos cada voto se echará a la urna del Sistema. Dará vida y
credibilidad a un nuevo clon suyo con un peinado diferente. Los que
por otro lado, con retraso nos avisan del riesgo de la reserva
fascista (y hasta hace poco consideraban pintoresca y guerra entre
bandillas la lucha anti-fascista) están olvidando que el fascismo no
es derrotado en los escaños, es derrotado en la base social, en la
calle. Están olvidando que la “legalización” de los fascistas será
realizada por ellos mismos cuando acepten conversar con los fascistas
en la misma sala, como ya lo hacen en otros pequeños centros de Poder.

Llamamos a cada oprimido y explotado a abstenerse del proceso
electoral. Llamamos a cada uno y cada una a tomar una decisión clara y
explícita de negación del juego democrático amañado y de depreciación
de sus títeres. Sin embargo, tenemos que aclarar algo: las elecciones
son el pretexto de la dominación del Estado y de los capitalistas. Y
la negativa a ellas sólo puede ser un paso en una larga serie de
rechazos y de afirmaciones. La abstención apolítica, la abstención de
la indiferencia, la abstención que en última instancia quiere comprar
salvación en otra “tienda” (por ejemplo, Ejército, rey, tecnócratas),
la abstención de fatalismo, son igual de sumisas que el voto. Es por
eso que nosotros hablamos de abstención activa. Tal abstención es una
fuente de temor para el Poder, es una ventaja en nuestras manos en los
próximos días. Y no lo dudemos, ya no podemos desperdiciar ninguna
ventaja.

Ninguno de nosotros puede escapar a la necesidad de funcionar como una
sociedad, de tomar decisiones, de producir y compartir la riqueza.
Nadie se puede ocultar para siempre detrás de un televisor. Para
nosotros, la negativa del sistema conlleva la creación inmediata, en
la base social, de unas estructuras auto-organizadas a gran escala,
las cuales se van a convertir en comunidades de lucha, en comunidades
de contra-instituciones, en comunidades de recuperación del espacio
público, en comunidades de producción de consumo. La abstención de
las elecciones, para ser un acto de negativa debe ir a la par con la
creación de asambleas populares en todos los barrios, en las ciudades
y en los pueblos. De unas asambleas que se conviertan en núcleos
políticos, en polos de agrupación y deliberación a nivel local, en
fuerzas de recuperación y funcionamiento de lo público, en lugares de
reconstrucción del tejido social en la práctica.

Debemos estar al lado del movimiento de desempleados que se cruzará
con las luchas locales y sus estructuras. Con espíritu de solidaridad
y de conciencia de clase en los lugares de trabajo, con redes de
solidaridad, con auto-organización de la asistencia social para niños,
ancianos, enfermos, discapacitados, con una economía interna
independiente entre los oprimidos, sin explotación y desigualdad, una
economía que vuelva a producir, en la ciudad y en el campo. Debe
ponerse al lado de un movimiento sindical nuevo y combativo, orientado
por un lado a la huelga general y por el otro al funcionamiento, al
control y a la distribución de la producción.

Debe estar en concordancia con la militancia y radicalización activas
y políticas. La frustración, la cólera, la desilusión, tienen que
colectivizarse y obtener una perspectiva y la fuerza de lograr esta
colectivización. En el trabajo, en el barrio, en la escuela, en la
universidad, en todos los lugares donde viven los oprimidos, se tienen
que crear estructuras que sean puntos de arranque de luchas, que las
escalonen, que conduzcan a la auto-gestión social generalizada. Para
sobrepasar por fin la percepción que considera al Estado como la
consecuencia lógica de la supuesta incapacidad de todos nuestros de
auto-gestionarnos. Para sobrepasar por fin la percepción que considera
a los capitalistas necesarios como una consecuencia lógica de la
incapacidad de todos nosotros de compartir equitativamente la riqueza
que producimos. Para responder al único dilema real: capitalismo o
revolución.

http://verba-volant.info
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca