A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) Revueltas en Eslovenia

Date Wed, 30 Jan 2013 14:16:00 +0100


A continuación entregamos la transcripción y traducción* de una
entrevista radiofónica cuya finalidad es conocer, desde una
perspectiva libertaria, lo que fue la mayor ola de protestas de las
últimas dos décadas que sacudieron Eslovenia durante fines del pasado
año, y sobre lo que poco y nada se conoció de aquello en el estado
español. -- Como grupo anarquista, y con un declarado interés
internacionalista, nos parece muy importante difundir las impresiones
de las compañeras anarquistas de Eslovenia sobre estas protestas y
conocer así las posibles similitudes que aquello ha tenido con
movimientos del tipo Occupy o Indignados, así como saber cuál ha sido
el nivel de represión que ha llevado a cabo el gobierno y cuáles son
las perspectivas de lucha que se plantean desde los movimientos
sociales y de las anarquistas en particular. -- La entrevista ha sido
realizada por las compañeras del Anarchistische Radiogruppe Berlin
(que forma parte de la Anarchistiche Föderation Berlin-FdA), a la
compañera Ramona, integrante de la Federation for Anarchist
Organizing (FAO) de Eslovenia, organización libertaria que al igual
que la FdA está adherida a la Internacional de Federaciones
Anarquistas (IFA).

* Traducción realizada por Gladys R.

________________

[-- En negrita el entrevistador / En cursiva la respuesta de la compañera --]

¿Podrías darnos una visión general de lo que está ocurriendo en Eslovenia?

Bueno, para entender la revuelta que está teniendo lugar ahora mismo
en Eslovenia hay que observarla desde un punto de vista más amplio,
tenemos que echar la vista atrás a hace unos 10 o 20 años. En 1991,
Eslovenia logró la independencia tras una breve guerra de lo que ahora
es la antigua Yugoslavia, pasando de un estado de corte socialista al
capitalismo, capitalismo neoliberal par ser más exactos, en el que
vivimos hoy en día.

Desde 2008 o puede que 2009, cuando la crisis golpeó verdaderamente a
Eslovenia, la gente viene sufriendo cada vez más recortes en las
prestaciones sociales básicas, desde el sistema sanitario hasta la
educación, las pensiones y demás.

La gente ha estado viviendo en una sociedad que solía ser mucho más
igualitaria y que cada vez es más y más desigual. La diferencia entre
los pocos que son extremadamente ricos y las masas que son cada vez
más pobres está empezando a ser muy evidente.

En tiempos de crisis económica, la situación que experimenta
principalmente la gente pobre, o digamos la clase obrera más baja, se
está extendiendo a la mayoría de la población, la llamada, si quieres,
clase media. Y esto ha golpeado a algunas regiones especialmente
fuerte y donde es más evidente, creo, es en la región de Maribor.

Esta es la segunda ciudad más grande de Eslovenia y es donde comenzó
la revuelta. Aquí, a principios de los 90, todas las grandes
industrias, como la automovilística, se vinieron abajo tras perder el
mercado de los países soviéticos. Básicamente, la ciudad nunca
recuperó su fuerza y el paro ha sido alto hasta hoy.

Esta es básicamente la situación en la que comenzó esta revuelta, una
desafección general con la situación económica, unas medidas de
austeridad cada día más fuertes y siendo simplemente decidida en los
perlamentos, pero con un reflejo en el día a día.

A esto se une la sensación general de que la clase política en el
poder es corrupta, desde las altas esferas del Estado a los gobiernos
regionales y ayuntamientos. Creo que todo esto contribuyó a una
desafección generalizada del pueblo con el estado en el que se
encuentra actualmente Eslovenia.

¿Qué ocurrió en Maribor para que comenzara toda esta protesta?

La razón inicial fue bastante pequeña, o podría decir incluso benigna:
el alcalde de la ciudad de Maribor colocó distintos radares de
velocidad en varios cruces de la ciudad. Había, creo, más de 20
midiendo la velocidad a la que pasaba la gente por estos cruces y los
beneficios obtenidos por las multas irían a manos de un inversor
privado dado que habían sido instalados con dinero privado en alguna
forma de asociación con el Estado.

En cualquier caso, tras un par de días un montón de gente fue multada
y, durante la noche, la mitad de los radares fueron quemados. Entonces
hubo una especie de explosión popular. La primera, la que llamamos la
primera revuelta de Maribor, fue convocada por Facebook, pero no
acudió demasiada gente. Habría unas 1.500 personas, pero es un buen
número para Maribor, que no está acostumbrado a acoger ningún tipo de
protesta. En fin, se reunieron allí y exigieron que el alcalde
dimitiera.

Pero incluso en la primera protesta, se vio claro que los mensajes de
la gente no iban sólo contra los radares que les habían multado, iban
de hecho contra la situación general que se vivía en Eslovenia y en su
ciudad. No querían corrupción, no querían un estado que no estaba
funcionando para proporcionar unas condiciones mínimas para
desarrollarse y vivir.

Básicamente, incluso en la primera protesta que dio comienzo a toda la
revuelta a lo largo de Eslovenia, la gente amplió sus mensajes a la
clase política para decirles que estaban acabados, todos ellos, desde
el primero hasta el último. El lema “Gotof je”, que en esloveno
significa “Estás acabado”, se extendió a básicamente todos los
políticos de Eslovenia, desde el primer ministro y el presidente hasta
los alcaldes locales con los que el pueblo estaba descontento.

Este es un desarrollo interesante de los acontecimientos porque es
apenas un par de días, se convocaron más protestas por Facebook en
cada pequeña localidad de Eslovenia, como en pueblos en los que nunca
había habido una manifestación antes.

Ya no había miedo de salir a la calle y exigir y expresar su rabia. La
valentía de algunos manifestantes, lo que hicieron, fue increíble. Por
ejemplo, en un pequeño pueblo en el que vive casualmente el ministro
de Asuntos Sociales, cientos de manifestantes fueron a la puerta de su
casa y exigieron que saliera y hablara con ellos para explicar lo que
estaba haciendo.

Esto es algo increíble, un tipo de lucha que nunca se había visto
antes en Eslovenia. Y la valentía que nadie pensaba que la gente
tendría.

Dices que estas protestas se extendieron rápidamente por todo el país.
¿Nos puedes dar algunos datos para ilustrarlo y también compararlo con
el tamaño de Eslovenia? ¿Qué escala alcanzaron estas protestas?

Eslovenia es un país muy, muy pequeño. Sólo tiene dos millones de
habitantes. La mayor ciudad es Ljubljana con 300.000 habitantes y en
Maribor vive la mitad de gente. De modo que el resto de gente vive
repartida por el campo. Más o menos, hay sólo dos ciudades que puedan
ser así llamadas.

Hay que tener en cuenta que estamos hablando de comunidades muy
pequeñas, con una población que vive mayoritariamente en zonas rurales
y no urbanas. En estas protestas, que comenzaron el 21 de noviembre,
hasta el 21 de diciembre, hubo 47 manifestaciones en 35 ciudades o
pueblos o aldeas. Y más de 75.000 que acudieron a las protestas.

Esto es algo que nunca había ocurrido. Por ejemplo, si en Ljubljana
anteriormente activistas hubieran organizado una protesta espontánea y
a ella hubieran acudido 200 personas, habría sido considerado mucho.
Así que se puede ver que a una escala local es algo increíble. Y es
especialmente importante porque las manifestaciones más grandes no
tuvieron lugar en Ljubljana, sino en pequeños pueblos como por ejemplo
Maribor, donde se reunieron más de 20.000 personas en la calle en una
sola protesta.

Hasta entonces sólo había habido dos protestas mayores que esta y
fueron organizadas por los sindicatos oficiales que las reunieron en
Ljubljana, pero básicamente trajeron a gente de toda Eslovenia. Nunca
habíamos visto unas protestas organizadas desde la base como estas,
porque como en cada pueblo está habiendo una protesta con sus
reivindicaciones locales, es algo incomparable con cualquier cosa que
haya ocurrido antes, simplemente nunca se había dado.

De acuerdo, vamos a hablar de cuestiones políticas, del carácter de
estas protestas. ¿Qué puedes decir sobre esto desde una perspectiva
anarquista?

Desde una perspectiva anarquista, creo que lo más importante de estas
protestas es que han sido muy descentralizadas. También espontáneas,
horizontales, no autoritarias, sin líderes. No se admitieron líderes,
porque, por supuesto, ha habido intentos de recuperar el espacio que
se hicieron públicos.

Tanto partidos de la oposición como no parlamentarios o incluso
sindicatos trataron de ocupar lo que identificaron como un espacio,
pero creo que no hay ningún vacío político. De todas formas intentaron
asumir de algún modo la dirección de las protestas y también hubo
alguna gente que vio la oportunidad de sacar ventaja de esto.

Estar tratando de hacerse de alguna forma los representantes de la
protesta, de promocionar sus propias agendas políticas. Pero todos
estos intentos se han parado de forma muy radical. Quiero decir, estos
manifestantes no negocian ni con las autoridades locales ni con el
primer ministro. No comprometen sus exigencias. Sus demandas es que
todos deben irse, que todos los políticos son malos, porque el sistema
es malo.

Por supuesto hay que tener en cuenta que estas acciones callejeras son
muy heterogéneas y hay muchas gente que sólo tiene un discurso del
tipo: no es bueno que se actúe así en el parlamento, el estado de
derecho no está funcionando… Quiero decir, en ese sentido las
propuestas no son radicales ni revolucionarias. Pero en algunas
ciudades estas protestas han asumido un carácter muy anticapitalista y
antiestatista y creo que eso se debe a que hay anarquistas inmersos,
pero creo que hay que admitir que esta revuelta es mucho más que
simplemente un empuje de activistas en el movimiento de masas.

Este movimiento es mayor que cualquier círculo de activistas de
Eslovenia. Así que creo que es un gran reto para los activistas verse
inmersos de hecho en un movimiento como este porque, a estas alturas,
parece bastante descentralizado, incluso desorganizado si quieres,
pero definitivamente no caótico.

La gente está experimentando con un montón de formas diferentes de
democracia directa, tanto en Internet como en asambleas y, por
supuesto, este proceso puede ser un poco frustrante, pero por otro
lado, es uno de los acontecimientos más emocionantes en términos de
práctica de la democracia directa que hayamos visto en décadas.

Tal y como lo describes me recuerda mucho al movimiento de los
“indignados” en España o al movimiento “Occupy”. ¿Existen conexiones o
son simplemente similitudes?

Para ser sinceros, creo que puede ser más fácilmente comparado a lo
que ocurrió en Argentina en 2001 que en relación al movimiento Occupy,
al menos en la forma en la que el movimiento Occupy se experimentó
aquí, en Eslovenia.

Con anterioridad no había habido ninguna demanda seria de que
ocuparíamos nada y lo que puede ser más problemático es que esas
asambleas no tenían una base real en la comunidad en el sentido de que
tenían lugar cada trimestre o cada cuatrimestre. Creo que no podemos
entender esta revuelta si no tenemos en cuenta muchos intentos de
crear otro tipo de sociedad a través de la lucha de movimientos muy
distintos en el pasado en Eslovenia.

El movimiento okupa anarquista de principios de los 2000 o la
okupación de Metelkova a comienzos de los 90 o el movimiento anti-OTAN
que tuvo mucha fuerza en Eslovenia o, por supuesto, la oposición a la
Guerra de Irak a mediados de los 2000. Todo esto y, finalmente, el
movimiento Occupy del año pasado, todos son muy importantes y son
experiencias significativas que de alguna forma pasaron a formar parte
del conocimiento de la gente.

Estos son ejemplos de son reconocidos y recordados y también muchas de
esas tácticas se siguen usando cada día en las calles. Y esto es,
creo, muy importante.

Pero, ¿quién está protestando? ¿es una clase social en particular o es
realmente un movimiento de toda la población?

Creo que es más preciso esto último, porque cuando sales a la calle es
muy interesante ver la estructura de la gente. Porque como en términos
de edad tienes de todo, desde jóvenes de 14 o 15 años e incluso niños
que van con su padres. También hay familias, pensionistas, gente
mayor, estudiantes, trabajadores, muchas mujeres muy activas.

Muchos inmigrantes… yo no diría trabajadores migrantes como muchos de
los defensores de los migrantes de la antigua Yugoslavia. Lo segunda y
la tercera generación han sido sistemáticamente llevadas a la
marginación social durante años, lo que les ha estigmatizado por su
origen.

Mucha de esta gente también formó parte de los enfrentamientos con la
Policía, esto era algo que nunca se había visto en Eslovenia. Porque
en Eslovenia el cañón de agua se usó en estas protestas por primera
vez. Había muchas críticas hacia la Policía, porque estaban usando una
fuerza extrema contra los manifestantes.

Así que, básicamente, lo que intento decir es que si echamos un
vistazo a la situación económica de los manifestantes podemos decir
sin duda que quien participa es la baja clase media y la clase obrera
y, por supuesto, por usar el término marxista, el lumpenproletariado.

Esta es la gente que está siendo robada por todo, que viene siendo
robada desde hace tiempo y también alguna gente que está ahora
experimentando está situación, que, como dije al principio, cada día
son más y más.

Has mencionado la represión y he leído que ha habido gente arrestada.
¿Tienes más datos sobre esto? ¿cuánta gente fue detenida y queda
alguien aún en prisión?

Hubo más de 300 detenciones durante los disturbios. La Policía utilizó
una táctica muy problemática de acciones preventivas. Antes de cada
protesta patrullaban por las zonas por donde transcurriría la
manifestación y cogían a gente a la que consideraban sospechosa.

Mucha de esa gente, si llevaba algo considerado peligroso, como un
petardo o algo así, era arrestada. Arrestaron a más de 300 personas,
como he dicho, y algunos siguen presos. Más de 20 siguen en prisión
ahora mismo. Otros fueron sometidos a juicio y liberados, porque dos
de ellos fueron obligados a admitir que habían participado en los
disturbios contra la Policía, y ya recibieron la sentencia.

Pero mucha gente fue liberada antes de ser arrestada, y cuando se
anunció la nueva manifestación, fueron encarcelados porque se
consideraba que iban a repetir lo que habían hecho o lo que el Estado
creía que habían hecho.

Esto es algo muy problemático en lo que todo el mundo está tratando de
centrar la atención, porque hay muchas protestas en solidaridad frente
a las prisiones y frente al ministerio de interior. Alguna gente está
empleando esta acciones para auto designarse como participantes en las
manifestación y pedir ser arrestados.

De esta forma están tratando de hacer un comunicado solidario con los
que están arrestados. Así que, creo que este es un gran problema
porque está pasando ahora. Especialmente porque mucha de la gente que
ha sido arrestada y que sigue en la cárcel son jóvenes, que nunca se
han visto en una situación así y no tienen un conocimiento adecuado,
dinero o abogados para combatir al sistema.

La protesta ya lleva un mes con manifestaciones diarias. ¿Cuál es la
perspectiva por el momento?

Para ser sincero, creo que ahora mismo estamos en el punto de
inflexión sobre lo que puede ocurrir en el futuro. El 21 de diciembre,
hace un par de días, se supone que iba a haber una gran protesta. Al
comienzo se suponía que todo el mundo, en cada pueblo y en cada
ciudad, iba a salir a la calle y este sería el gran acontecimiento.

Pero el problema fue que pronto alguna gente se fue haciendo
discretamente con el liderazgo, gente de derechas y alguna gente que
no tenía malas intenciones, pero no entendían que la fuerza de la
gente llegó por actuar en actos dispersos a lo largo de todo un mes.

Lo que pasó básicamente es que trataron de hacer que todo el mundo
viniera a Ljubljana a una manifestación centralizada el día 21. Y,
claro, hubo mucha gente en Ljubljana el 21 de diciembre, fue una gran
manifestación, fue una protesta fuerte y articulada, pero el problema
es, creo yo, que ahora mismo la gente se está cansando cada vez más.

Hay una gran presión por parte del Gobierno: “¿Cuáles son vuestras
demandas? Enviadnos a alguien con quien negociar”. Por no mencionar
las constantes amenazas que están haciendo, tratando de crear tratando
de crear la extrema izquierda, plantando molotovs en Metelkova y así
sucesivamente

Quiero decir, están combinando básicamente estas cuestiones
ideológicas con sus aparatos represivos. Y alguna gente está cayendo
en la trampa sobre que tienen que presentar un equipo de negociación,
que tienen que presentar demandas al Gobierno y todo eso.

Pero mucha gente, por otro lado, dice: “No, este no es nuestro
trabajo. Estamos aquí para empezar a crear un espacio político y para
básicamente ir conociéndonos, creando nuevas relaciones sociales más
allá del capitalismo y de la explotación”,

Esto es lo que hay que hacer. Esta es la alternativa que nos piden que
presentemos. Pero no es la clase de alternativa que se negocia con el
Gobierno, porque va más allá del Gobierno, va más allá del Estado.

Ahora mismo, creo que lo que es más importante son las asambleas de
gente que están teniendo lugar en Maribor y Ljubljana. Creo que ese
tipo de experimentos políticos pueden crear algún tipo de
instituciones de base que simplemente mantengan la fuerza de la
revuelta y creen decisiones comunes haciendo que los procesos sean
democráticos, que saquen a la gente de los tiempos en los que no había
energías para salir a la calle.

Pero claro, por otro lado, hay nuevas protestas anunciadas para
después de Año Nuevo. Así que, probablemente todo el mundo necesite un
par de días para relajarse durante las vacaciones y después de Año
Nuevo encararemos lo que venga.

En qué dirección iremos a partir de ese punto. Creo que no tenemos una
bola de cristal para saber hacia dónde irá la revuelta. Pero en
cualquier caso, lo que sí que sabemos que la gente, mucha,
verdaderamente mucha, miles de personas han pasado por este proceso de
emancipación callejera que ya nunca olvidarán.

La lucha que han llevado a cabo y el control sobre sus vidas que han
experimentado cuando estaban en las calles, cuando estaban conociendo
al compañero a su lado. Creo que esto es algo que ha sido una
experiencia importante y va a permanecer y estoy seguro que
contribuirá en el desarrollo de algún tipo de cultura de resistencia
que pueda fácilmente reaparecer con alguna nueva situación, alguna
nueva ocasión.

La gente ha visto que salir a la calle no es un crimen como pensaban
hace unas semanas, qye que no es algo que esté mal ni algo de lo que
avergonzarse. Que estar empobreciéndote no es algo de lo que haya que
avergonzarse, que se puede expresar el hecho de que no se está
satisfecho con la situación del país o del sistema en el que vives.

Creo que estas son experiencias importantes que la gente ha vivido en
la revuelta y que permanecerán en ellos incluso si todo fracasa desde
ahora.

Como último punto, si tuvieras la oportunidad de hacer un llamamiento
a una comunidad internacional emancipadora: ¿qué les pedirías?

Supongo que no es a nosotros a los que nos corresponde llamar a nadie
… por lo menos en este punto, por supuesto, para hacer cualquier tipo
de acción o lo que sea. Sin embargo, yo creo que es muy importante
difundir la información sobre lo que está pasando en Eslovenia, ya que
en este sentido las personas que están en las calles o en la cárcel no
están solos y que haya una presión constante sobre el Gobierno.

Es mucho más difícil para ellos acallarlo todo, como están intentando.
Sin embargo, por supuesto, lo más importante es continuar las luchas
locales, porque al final el único cambio que podemos hacer es el
cambio transnacional obviamente. Las luchas locales en cada comunidad,
en cada calle, en nuestra vida cotidiana – aquí es donde el
capitalismo está viviendo y es también donde puede ser cuestionado.

Muchas gracias por esta entrevista

Gracias a ti
_______

por Grupo Libertario de Acción Directa

http://grupolibertarioacciondirecta.wordpress.com/author/gladisanarquica/

Puedes escuchar la entrevista completa aquí (en inglés):
http://archive.org/details/TheUprisingInSlovenia2012

Más información sobre la situación en Eslovenia (en inglés):
http://www.a-federacija.org/2012/12/11/mass-revolts-in-slovenia-december-2012/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center