A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) Entrevista a la FAGC: "La mejor forma de salir del ghetto endogámico, es metiéndose en otro ghetto: el social"

Date Tue, 28 Aug 2012 19:46:58 +0200


- ¿Cómo surge la Federación de Anarquistas de Gran Canaria? -- Surge
de la confluencia de los intereses y las inquietudes de un grupo de
gente que coincidieron en un mismo momento y un mismo lugar: el 15-M.
La mayoría de nosotros llevaba ya bastante militancia a las espaldas
(unos en CNT, otros en grupos de afinidad específicos, movimiento
anti-militarista, etc.), pero fue en “la plaza” donde todos aquellos
que creíamos que éramos los únicos en la isla nos dimos cuenta de que
nos equivocábamos y empezamos a relacionarnos. Al principio, éramos
simplemente un grupo que nos reuníamos por afinidad; después vimos la
necesidad de empezar a actuar de forma coordinada y autónoma, ajena al
15-M (una de las premisas del grupo [por entonces nos llamaban “el
bloque negro”] fue que en las asambleas de “el bloque” no se hablaba
del 15-M, para no caer en manipulaciones ni dirigismos). Cuando se
empezó a sumar gente de otros municipios, en grupos más o menos
estables (desde formaciones espontáneas a organizaciones históricas),
fue cuando se consideró oportuno la creación de una Federación. De ahí
proviene la actual FAGC.

- ¿Al ser una "federación de anarquistas" y no una "federación
anarquista" se trata de una federación de individualidades? ¿Cuál es
el proyecto detrás de la FAGC?

En realidad lo de “federación de anarquistas” en vez de “federación
anarquista” surgió de forma más bien circunstancial. Es cierto que
nuestra idea primera era dar a entender que se buscaba la
participación de la mayoría de anarquistas, que en la isla permanecían
mayoritariamente aislados. Sin embargo, cuando la gente hablaba
(incluyendo algún medio burgués) de una u otra forma, no le dábamos
demasiada importancia. Hoy día nosotros mismos usamos ambas formas,
porque en el fondo nos resulta irrelevante.

En cuanto a cuál es el proyecto que hay detrás de la FAGC, es el mismo
que el que hay delante: buscar la máxima coordinación de grupos e
individualidades anarquistas a fin de poner en marcha proyectos,
acciones y campañas de difusión que acerquen el mensaje anarquista a
sus receptores naturales: los oprimidos.

Nuestro fin inmediato es el mismo que nuestro fin último, no importa
el volumen de trabajo que haya entre ambos. Nuestro proyecto se llama
Anarquía, y como estamos convencidos de que los medios no pueden
diferir de los fines, intentamos construir el camino hacia ella tal y
como recomendaba Bakunin: realizando en el presente los actos que se
consideran propios del futuro.

- ¿Tiene arraigo en toda la isla o es un proyecto más de Las Palmas?

Aunque en Las Palmas se concentra el mayor número de militantes,
también hay militancia en Telde (la otra gran ciudad, en número de
habitantes, de la isla), en el sur y ahora empieza también a haberla
en el norte.

- Ahora parece que la gente libertaria vuelve a hablar de
organización. ¿Hay alguna iniciativa para coordinar o federar
anarquistas de todas las islas?

La verdad es que ésa es nuestra intención. Ya uno de nuestros
compañeros lanzó un escrito para intentar ir calentando el debate a
ese respecto (“Por un objetivo común: Entente y Estrategia. Sobre la
necesidad de coordinarse en el Movimiento Libertario”). Teniendo en
cuenta que la situación ya empieza a estar madura y que hay núcleos
anarquistas importantes (o de relativa importancia) en Tenerife,
Lanzarote y Fuerteventura (y seguramente también tiene que haber
actividad, desconocida por nosotros, en el resto de islas
occidentales), queremos empezar a dar los primeros pasos para ir
tendiendo los puentes de un encuentro inter-insular. Las II Jornadas
Anarquistas que vamos a celebrar del 12 al 16 de septiembre pueden ser
la excusa perfecta para que algunos nos veamos las caras por primera
vez y podamos empezar a diseñar la creación de una Federación o
Coordinadora a nivel de todo el Archipiélago.

En las circunstancias actuales, realizar dicha coordinación no es una
cuestión de conveniencia y deseo, sino de pura supervivencia. En
septiembre va a empezar una guerra social (podríamos llamarla la
batalla de otoño) como no se había visto desde hacía mucho tiempo;
quienes no estén preparados serán barridos, y no solamente por la
historia y los acontecimientos… Se avecina tormenta, y las fuerzas de
la reacción coaligadas con los organismos de control social (que van
desde la policía hasta los sindicatos amarillos) se preparan para
asestarnos un golpe definitivo antes de que se nos ocurra preparar la
ofensiva contra ellos. Quienes para entonces no se hayan pertrechado y
organizado (aunque sea al estilo de la “Asociación de Egoístas” de
Stirner) tienen que ser conscientes de que sólo se les dedicará, si
tienen suerte, el ¡ay de los vencidos!

- ¿Hay más colectivos libertarios en Gran Canaria? ¿Cuál es vuestra
relación con ellos?

Hay dos o tres, que tengamos constancia. Hay un Centro Social Okupado,
está el núcleo confederal de la CNT y algún que otro grupo autónomo.
Por su parte, aunque la CGT no hace en la isla difusión de corte
libertario, tenemos constancia de que algún que otro compañero ácrata
está afiliado. En cuanto a nuestra relación: siempre que hemos podido
hemos participado con los compañeros y compañeras en actos conjuntos,
y la mayoría de ellos han estado relacionados de alguna manera con la
FAGC, algunos han contribuido a su desarrollo y otros incluso
pertenecen o han pertenecido a ella.

Ciertamente, no todos militamos de la misma manera –lo cual es
positivo–, y eso hace que el nivel de participación en determinadas
luchas abiertas no sea el mismo (lo hemos visto en los enfrentamientos
con la policía del 1º de Mayo, en la jornada de solidaridad con la
lucha minera del 18-J o en las movilizaciones del pasado 19 de julio).
Pero el camino es largo, y los motivos para confluir demasiado pesados
como para rehuirlos.

- ¿En qué tipo de luchas ha estado implicada la FAGC como tal? ¿y a
nivel individual?

Uf, la verdad es que la relación sería larga. Un año nos ha dado para
mucho. Pero vamos a intentar hacer un resumen más o menos cronológico:
nos hemos implicado, a nivel de acción directa, en el conflicto
laboral de la empresa Santana Cazorla; también en la okupación de
casas abandonadas (con la finalidad de proporcionarle techo a personas
sin hogar [incluyendo a los miembros de movimientos sociales
desalojados]); hemos iniciado una campaña de desenmascaramiento de los
organismos paraestatales de desmovilización social (centrado
principalmente en los sindicatos amarillos, pero también en otra clase
de organismos –supuestamente sociales–), manteniendo una actitud
crítica en todas las movilizaciones y llegando en una de ellas a
quitarle la cabecera de la manifestación a los del “sindicato libre”;
cuando un atentado patronal se ha cobrado la vida de un trabajador,
nos hemos congregado –junto a la CNT– delante de la sede de los
asesinos (CEOE, Cámara de Comercio, federaciones de constructores,
etc.) y sus cómplices por omisión (CCOO y UGT), arrojando como
resultado –al igual que en otras ocasiones– algún altercado; hemos
participado en evitar todos aquellos desahucios de los que hemos
tenido constancia; iniciamos una campaña de abstención masiva que tuvo
buena acogida en la isla; participamos –y seguimos participando– en la
liberación y expropiación de espacios agrícolas abandonados, como
medio de manumisión de los más depauperados (la idea es destinar la
mayoría de lo cosechado a personas y familias sin recursos hasta que
ellas mismas puedan aguantar el peso de un sacho); participamos de
forma permanente en la difusión de la Idea y la sensibilidad ácrata,
sea a través de nuestro programa de radio (Voces Libertarias), de
nuestra web, de nuestras Jornadas Anarquistas, de nuestros panfletos,
trípticos y cartelería de elaboración propia; hemos mandado al “paro”
a algún fascista (posiblemente confidente) infiltrado en los
movimientos sociales; con motivo de la navidad iniciamos una campaña
de apostasía; hemos constituido piquetes y efectuado numerosos cortes
de carretera como objeto de múltiples reivindicaciones; con motivo de
la huelga de consumo (enmarcada dentro de la Huelga General del 29 de
Marzo) llegamos a “socializar” brevemente una guagua (en esa misma
jornada convocamos un Bloque Crítico bastante numeroso); hemos luchado
decididamente por redefinir el 1º de Mayo como un día de lucha obrera
sin cuartel, a fin de poner un tocón que marque la lucha cotidiana de
días venideros (los enfrentamientos con la policía en dicha fecha, en
los que posteriormente se implicó la mayoría de manifestantes,
demuestran que se está empezando a perder el miedo. De hecho, nadie
recuerda que acontecimientos como esos hubieran sucedido antes en la
isla); hemos secundado en varias ocasiones (traspasando
satisfactoriamente la difícil frontera de convocar en solitario) las
llamadas de solidaridad con los mineros (recibiendo duros y constantes
ataques policiales); hemos iniciado una campaña anti-represiva y una
específica de desprestigio –de “guerra de tinta”– contra los cuerpos
de inseguridad del Estado; ahora mismo, junto a la huerta socializada,
la radio, la perspectiva de okupación urbana, la realización de
nuestras II Jornadas Anarquistas, defendernos del constante acoso
policial y ver qué más se puede preparar para septiembre, nuestra
prioridad es tratar de introducir nuestro mensaje en los barrios
“desde dentro”, es decir, movilizar a los que no tenemos nada.

A nivel individual algunos compañeros están muy comprometidos con el
mundo laboral, otros con el movimiento estudiantil y sus luchas; los
hay que siguen perteneciendo al 15-M, también a Stop Desahucios; como
ya dijimos, algunos proceden del movimiento anti-militarista, alguno
que otro del ecologista/anti-especista, lo cual marca sus
preferencias. Al ser una Federación, cada individuo o grupo es
autónomo de desarrollar sus propias dinámicas, y es así como se hace
posible que un grupo de compañeros haya estado muy comprometido con
una campaña contra Monsanto, mientras que otro, de reciente creación,
llamado irónicamente FAGC YOU, se concentra en la labor callejera y en
soliviantar los ánimos de los barrios contra las fuerzas represivas.

- ¿Qué estrategia le propone la FAGC al movimiento libertario? ¿Habrá
pasos intermedios? ¿Hay un "proyecto de país", un "programa" detrás?

Sentimos decepcionar a los compañeros más etapistas, pero la mayoría
de nosotros estamos convencidos de que para propiciar un cambio real
debemos aspirar a cambiar (con todo lo que significa este verbo)
profundamente la realidad, tal y como para efectuar un movimiento hay
que estar dispuestos a moverse.
Para realizar determinados pasos intermedios que acaben perfeccionando
el sistema, parcheando sus fugas, haría falta (como explicaba Max
Nettlau) “mucho poder” (poder que no queremos) o “mucha fuerza”, y si
tuviéramos esta última lo lógico sería aplicarla de una forma muy
distinta. Enredarnos en proponer nacionalizaciones o impuestos
progresivos, cuando tener la fuerza suficiente para “imponerles” estas
cosas a las clases dirigentes significa tenerla también para
socializar y barrer sin preámbulos las clases sociales, es como
insistir en ser los médicos del matrimonio Estado/Capital cuando
deberíamos ser sus sepultureros. Si la solución está a tu alcance:
aprovéchala. Si no, crea el camino para llegar a ella, porque pensar
que en un marco de economía capitalista se puede evitar la compraventa
de armas, la corrupción política (tautología) o se puede inocular
ética en la banca, es más ingenuo y “utopista” que instaurar mañana
mismo la Anarquía.

Ya lo decía Audre Lorde: “Las herramientas del amo nunca desmontan la
casa del amo. Quizá nos permitan obtener una victoria pasajera
siguiendo sus reglas del juego, pero nunca nos valdrán para efectuar
un auténtico cambio”.

Puede que el “programa de máximos” no tenga muy buena prensa en
nuestros medios más “serios”, pero ese programa es al que recurre el
pueblo de forma espontánea en cuanto algo se fisura en el status quo.
De la Comuna de París a nuestros días no ha dejado de ser así. Cuando
en Argentina la economía quebró, la gente recurrió a la socialización
de fábricas (sin jefes, con asambleas, etc.). Tanto allí como en
Grecia o en el Estado español en la actualidad, la gente ha
descubierto una forma de gestión directa de los problemas sociales y
económicos ajena al poder: las Asambleas Populares. Lo que nosotros le
proponemos a la sociedad es muy básico y ya lo hemos recogido en uno
de nuestros textos (“¿Qué alternativa le ofrecemos los Anarquistas a
la Sociedad?”): socializar medios de producción y bienes de consumo;
garantizar el libre acceso al consumo; gestión directa de los
trabajadores de su lugar de trabajo, y de los habitantes de su lugar
de residencia; organización de lo sencillo a lo complejo a través de
federaciones autónomas y soberanas; autonomía individual; etc. A esto
es a lo que aspira una sociedad no tutelada o una a la que la
desesperación le ha hecho agotar todas las demás alternativas. Por
lógica éste es nuestro momento, pero que no nos engañen las
condiciones objetivas; también lo ha sido en otras ocasiones y no
hemos sabido aprovecharlo. No obstante, aprender a fracasar significa
aprender a ganar.

El problema, y es ahí donde entra la cuestión de la estrategia, es que
se cree que para llegar a un enclave como el descrito es necesario
“adoctrinar” al “pueblo”, darles a conocer, de forma cuasi religiosa,
la “palabra”, cuando la realidad es que ese llamado pueblo nunca hará
propio nada que no provenga de su interior. Insistimos demasiado en
“colonizar” ideológicamente, en evangelizar, en lanzar un mensaje
“desde afuera”, exógeno, cuando la realidad es que uno sólo acepta lo
que previamente conoce y le resulta familiar. Contrariamente a lo que
se piensa, para llegar a ese “programa maximalista” lo que es
necesario es implicarse en todas y cada una de las luchas sociales que
se produzcan, y si son inminentemente parciales nuestra misión es
radicalizarlas. Ya lo explicaba Malatesta: “Quedémonos siempre en
medio de la masa popular y acostumbrémosla a tomarse aquellas
libertades que con las buenas formas legales nunca le serían
concedidas”. La mayoría de nosotros (los anarquistas) creemos
desgraciadamente que la idea es “convertir” al pueblo a nuestros
intereses, cuando la realidad es que debemos empezar a preocuparnos
por lo que le interesa verdaderamente al pueblo (que más que el futbol
y la cultura de masas es, sobre todo en estas circunstancias, el pan y
la sal). Como proponían los nihilistas rusos, la idea es “ir al
pueblo” si quieres que él vaya luego hacia ti, y una vez dentro del
pueblo, trabajando con el pueblo, siendo pueblo, el mensaje saldrá de
sus mismas entrañas y ya no será una propuesta externa y peregrina,
sino una idea propia.

- ¿Colaboráis con otros grupos no anarquistas a la hora de movilizaros?

Nosotros tenemos una premisa muy simple: quien quiera luchar con
nosotros que lo haga en las barricadas, y no en una mesa redonda. Nos
negamos por sistema a mantener reuniones formales o a participar en
asambleas en las que se diriman cuestiones ideológicas con grupos no
anarquistas. Ni nosotros aspiramos a convencerlos a fuerza de
insistencia ni ellos pueden intentar hacerlo con nosotros. Cuando
alguien nos ha solicitado alguna de estas reuniones siempre hemos
contestado: “¿queréis coordinaros? Pues entonces demostradlo en la
“lucha callejera”, porque la única unidad posible es la que se
demuestra en la barricada”. Sólo ofrecemos y aceptamos trabajo, y es
en función de éste que nos relacionamos.

Pondremos un ejemplo. En el último 1º de Mayo le propusimos a varios
grupos celebrar una asamblea popular como forma de boicot a los
cansinos mítines sindicales. Tanto la CGT como Azarug, y un par de
compañeros de la CNT, confirmaron que participarían. Cuando llegó el
momento y se vislumbró una fuerte presencia policial, los miembros de
la CGT desertaron y se fueron a su local mientras que los de Azarug
siguieron adelante (grupo ante el que manteníamos todas nuestras
reservas porque, aunque militan algunos libertarios en ella, es
claramente una organización en la que preponderantemente participan
nacionalistas). De igual forma, cuando el 11-J se propuso un corte de
calle a determinados grupos, sólo lo secundaron los aludidos de Azarug
más los miembros de Estudiantes Pre-parados, mientras que los del PCPC
(con la honrosa excepción de algún militante aislado y cabreado con su
partido) se fueron corriendo con la excusa de celebrar un acto que al
final nunca realizaron. En varias ocasiones comprometidas, de
enfrentamiento callejero directo o de urgencia solidaria, compañeros
anarcosindicalistas muy cercanos a nosotros se han inhibido de
participar, mientras que otra gente desconocida, de “pendón” distinto
al nuestro, se ha mojado (aprovechamos el momento para aclarar que si
los miembros de la CGT de Las Palmas se comportaron en 1º de Mayo como
hemos descrito, sus homólogos de Tenerife hicieron por lo menos un
comunicado solidarizándose con nosotros después de la represión del
18-J. Sin acritud, pero creemos que es la única organización
autodenominada libertaria, de todas las del Archipiélago, que lo ha
hecho de forma pública. Pero ya lo decía Armand: “solidaridad forzada
no merece tal nombre”).

En definitiva, no son las ideas preconcebidas ni los prejuicios los
que nos marcan con quién trabajar o quién no, es el propio trabajo. La
experiencia nos ha demostrado que una persona puede llamarse
libertaria y ser muy inactiva o comportarse de forma autoritaria y
conservadora; mientras que una que desconoce dicha etiqueta o que se
da otra distinta puede comportarse de forma combativa, revolucionaria
y anárquica.

- ¿Qué luchas actuales consideráis más interesantes o inspiradoras en
el panorama canario?

Hay muchas luchas actualmente consideradas endémicas del Archipiélago,
como puede ser la lucha contra las prospecciones petrolíferas, la
degradación constante y reiterada del frágil ecosistema del
Archipiélago con fines especuladores (como bien decís en vuestra
portada: “el fuego es político”) y que –después de Extremadura–
Canarias es la región del Estado español más empobrecida y con más
desempleo (además de ser una de las que tiene el mayor índice de
desahucios), algo que afecta con especial virulencia a la población
inmigrante. Sin embargo, si se mira bien, lo que pasa aquí es una
demostración similar, aunque exponencialmente superior, de lo que está
pasando en todo el mundo o de lo que les está a punto de pasar. En
todas partes se vende “pan para hoy y hambre para mañana” destruyendo
despiadadamente el entorno, en toda partes la pobreza empieza a
convertirse en pandemia. Las luchas conservacionistas, la batalla
contra la riqueza –más que contra la pobreza– y los desahucios pueden
fusionarse en una lucha integral de recuperación y expropiación masiva
de terrenos, de sus frutos y de viviendas. Por tanto, las luchas de
Canarias, como las de cualquier región bajo un régimen capitalista,
reportan con respecto a las del resto del Estado más diferencias de
grado que de singularidad.

- Desde aquí hemos visto que habéis sufrido la represión del estado
durante las luchas de este año. ¿Nos podéis hacer un resumen de los
casos?

Por supuesto:

El 29 de Marzo (día de la Huelga General) tres compañeros son
denunciados (una de ellos también agredida), enjuiciados y multados
(uno de ellos de forma reiterada por los mismos hechos, con más de 350
euros). Ese día se cortan dos calles en puntos distintos de la ciudad
(uno durante un piquete matutino y otro saliéndonos del redil –con
cerca más de 100 personas– en la manifestación de la tarde). Se
falsean las denuncias, se miente sobre los hechos y se inventan una
serie de cargos sin pies ni cabeza (falseando incluso el momento y el
lugar de las identificaciones, pues se valieron de las
identificaciones de la mañana para denunciar lo acontecido por la
noche). Así actúa la policía autónoma. Sin embargo, los demás no les
van a la zaga.

El 1º de Mayo, a la llamada de CCOO (que ya nos había echado a su
cuerpo de seguridad encima –con el que mantuvimos un duro
enfrentamiento– para sofocar nuestras críticas) la policía (UIP) carga
contra nosotros e intenta detener a una compañera. Los golpes eran
intencionadamente letales: a la cara, a la columna, al pecho, a la
nuca… El resultado fueron tres poli-contusionados, un compañero con la
nariz totalmente rota y otro hospitalizado durante más de una semana y
media a causa de los golpes en el tórax. Debido a la intervención de
la mayoría de manifestantes, milagrosamente no hubo detenidos.

Por último, el 18 de julio, con motivo de la jornada de solidaridad
con los mineros, la policía (de todos los cuerpos, pero especialmente
nacionales) espera a que concluya el corte de calle que acabamos de
realizar, para seguirnos hasta un popular parque. Allí detienen a un
compañero (al que finalmente, al ser menor, dejan libre), organizan
una carga policial expeditiva y detienen a dos compañeros más a los
que se llevan a comisaría hasta pasarlos a disposición judicial al día
siguiente y que actualmente están a la espera de juicio, pidiéndoseles
penas de cárcel, por delitos como resistencia, atentado contra la
autoridad y agresión.

Todo esto siempre trufado de un acoso constante y de identificaciones
arbitrarias en cualquier lugar y hora del día, cosa que sigue hasta la
fecha.

En todos estos casos los compañeros represaliados son anarquistas y
casi todos miembros de la FAGC.

- ¿Tiene posibilidades el mensaje libertario de salir del ghetto?

La mejor forma de salir del llamado ghetto endogámico, ombliguista,
que hace el Anarquismo la principal –cuando no única– preocupación del
Anarquismo, es metiéndose en el otro ghetto: el social, el de los
barrios. Es necesario desplegar una actividad popular, a pie de calle,
no para nuestros medios ni para la satisfacción de nuestros afines,
sino para repercutir de la forma más decisiva posible en la vida de la
gente. Hay que quitarse de encima la tontería de actuar de cara a la
aprobación o captación del limitado número de adherentes que se mueve
en nuestros medios; hay que enterrar las luchas intestinas por ver
quién se queda con la “cuota de mercado” que componen nuestros
eventuales “compradores”; desterrar esa insana necesidad por ver quién
convence a más convencidos. En los medios libertarios a veces se gasta
más papel en lanzar invectivas contra el Solitario, la Célula Olga, el
Sindicalismo anarquista, el Individualismo, el Insurreccionalismo, el
Veganismo, el 36 o las últimas palabras de Durruti, que el que se
gasta en atacar al poder establecido. Hay que acabar con la estúpida
competencia interna que nos obliga a movernos sólo para contrarrestar
la actividad de “los otros”. Iniciar una lucha social en todos los
niveles de nuestra actividad, desde abajo, desde lo más abajo, tomando
como referencia las exigencias más básicas (pan, techo, libertad,
etc.) y las más concretas (atacar tal o cual institución, construir
tal o cual alternativa) es la vacuna más eficaz contra el
ensimismamiento.

En definitiva, que mientras todos se afanan por salir del ghetto
ideológico, nosotros queremos esforzarnos por volver a meternos en el
de hormigón, barriadas y cemento.

- ¿Cómo se consigue ganar una base social estable?

Creemos que dos cosas son imprescindibles: por un lado presencia
constante en la calle, que la gente nos reconozca, que aunque tengan
prejuicios negativos sobre el Anarquismo la capacidad de trabajo de
los anarquistas les hagan reconsiderar sus planteamientos iniciales;
por el otro, inmersión en las reivindicaciones más populares y
desesperadas, participar de las cuestiones más acuciantes, de las
inquietudes más primarias de la población desde dentro, y no con
intrusismos y la táctica del paracaidista que trata de conquistar
territorio desconocido.

Muchas veces solemos hacer reivindicaciones, como anarquistas, en
clave de clase media acomodada. Nos suelen interesar cuestiones que a
una población cada vez más empobrecida les parecen de ciencia ficción.
Para gente a la que le escasea la comida y le peligra el techo, a la
que un trabajo estable y asegurado es una entelequia, a la que les
suena a burla hablarles de mandar a sus hijos a la universidad, hay
que elaborar un discurso que no insulte su inteligencia y su situación
vital, sin paternalismos ni extrañamientos. Hablarle de la calidad de
los alimentos ecológicos a alguien que rebusca en las basuras es una
broma de mal gusto. Tal y como intentar insertar un discurso netamente
obrerista en ambientes donde la mayoría de los vecinos desconocen el
trabajo remunerado formal y viven de la economía sumergida, es
inoperante.

La idea es desarrollar una actividad integral, que no sólo se dirija a
obreros y estudiantes, sino a los extractos más deprimidos de la
población. Expropiar un terreno cultivable, quitárselo a su
propietario legal, sin la intención de involucrar a la comunidad, sin
la intención de restituirle a la comunidad ni el terreno ni sus
frutos, no es “socializar” un terreno, es constituir al colectivo que
ocupa en su nuevo propietario. Si se okupa una casa, y ésta no tiene
ningún tipo de finalidad social, ni en clave de vivienda ni en clave
de realizar actividades que reviertan en beneficio del entorno en el
que está inserta, es imposible adquirir y desarrollar una base social
favorable y regular. La vía de la expropiación de terrenos, inmuebles
urbanos y alimentos es una vía a la que nosotros los anarquistas, sin
los prejuicios burgueses que otros tienen sobre la legalidad, nos
deberíamos dedicar con preferencia. No se puede esperar nada de nadie
si tú antes no ofreces nada.

- ¿Cómo véis el panorama anarquista estatal actual? ¿qué carencias tiene?

El panorama anarquista actual, sin caer en optimismos excesivos, está
en auge. Los acontecimientos, sobre el gobierno, sobre el capitalismo,
sobre los bancos, sobre la ley, la policía y la propiedad privada,
sobre las formas de organizarse y decidir alternativas al poder, nos
están dando la razón. El crecimiento es lento pero constante. La gente
busca una opción al margen de lo establecido porque todos, sindicatos
oficiales, partidos, asociaciones reformistas, etc., son vías muertas
y agotadas. Son los actos los que definen a un Movimiento y a una
organización, no sus siglas ni las afirmaciones sobre cuál es su
ideología. Todo colectivo y toda corriente de pensamiento son lo que
sean sus miembros, y éstos a su vez demuestran lo que son a través de
la calidad de sus actos. Se ha demostrado, en muchos sectores y
ambientes diferentes, que nuestras ideas, estrategias y tácticas
básicas (del Asamblearismo a la Acción Directa) eran válidas. Ahora
nos toca seguir demostrando que las acciones que realicemos en base a
esas premisas también lo son.

En cuanto a las carencias, puede que haya una inconveniente polaridad
que nos acaba conduciendo a lo mismo: la inactividad. Por un lado
persiste en nuestros medios cierta “moral burguesa” que nos lleva a
condenar o escandalizarnos de cualquier actividad no reglada. El
reformismo en su forma más dura, gasta más tiempo en ver qué de malo
han hecho los otros, en ofrecer supuestas “alternativas serias” que no
transcienden de lo teórico que en proporcionar verdaderas alternativas
prácticas. Queriendo llevar al Anarquismo al parnaso de las ideas
respetables, lo arrastran al infierno de las pasivas, inactivas,
inmovilistas y contemporizadoras ideas-lastre. Por otro lado, existe
la tendencia a inhibirse de cualquier actividad hasta que, según
parece, se dé el momento en que todos los activistas participantes
sean “anarquistas conscientes” y todos los actos se ajusten a la
actividad sectaria de una vanguardia de salón o de torre de marfil. Se
exige que todo responda a determinadas premisas porque hasta que todo
no responda punto por punto a las mismas, se tiene la excusa para no
hacer nada. No nos damos cuenta de que la Revolución, si se da, tendrá
que darse necesariamente con personas no sólo no perfectas, sino
cargadas de mil prejuicios y defectos e incluso refractarias al
Anarquismo. Y siempre será mejor demostrarles que se equivocan en las
barricadas que darles lecciones a través de internet.

Superar esta dualidad (en realidad dos caras de una misma moneda),
transcender de la crítica por la crítica que nos hace sabotear lo que
no nos gusta de los otros en vez de trabajar, como respuesta, en la
línea contraria, es lo que nos impide lanzar un mensaje
multicromático, pero coordinado y cohesionado en lo fundamental: la
necesidad de la Anarquía como medio y como fin.

No nos queda más que daros las gracias por este espacio, y por vuestra labor.

Fuente: alasbarricadas.org
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center