(ca) solidaridad obrera DURRUTI

esperanto (lingvoj@lds.co.uk)
Thu, 05 Dec 1996 08:53:39 +0000


DURRUTI, SESENTA ANOS DESPUES.
-----------------------------

Extraido de Soli. Octubre 1996.

Ahora, en la recta final de estos a=F1os de aniversarios sigo a la espera
de una voz que hable p=FAblicamente de los hombres y mujeres de la=
revoluci=F3n
espa=F1ola, Una voz aut=E9ntica y solidaria que sin
manipulaciones de partido, hable de los sindicalistas de la guerra civil
espa=F1ola y de la revoluci=F3n traicionada

Los intelectuales y pol=EDticos de aquel partido est=E1n ya vistos y
recreados en demas=EDa, y seria bueno dar paso, no a los habituales de
los libros de estampas, si no a los hombres y mujeres de la lucha
social, perdidos en el anonimato.

=BFQu=E9 pasa con vosotros meapilas de la cultura, historiadores de la
c=E1tedra pontificia, que apenas ten=E9is palabras para la =FAltima
revoluci=F3n de nuestro siglo?

=BFNo sab=E9is acaso que desde el 18 de julio de 1936, hermanados en
un proyecto de sociedad igualitaria, millones de hombres y mujeres
de todas las procedencias lucharon a muerte contra los militares
sublevados, para enfilar la recta de la revoluci=F3n?

=BFNo quer=E9is recordar que por aquellas fechas el fascismo
internacional planeaba sobre Europa, abocada por la incapacidad de
sus gobernantes hacia la Segunda Guerra Mundial, cuyo primer
anticipo fue la guerra civil espa=F1ola?

S=E9 bien que lo que acabo de escriblr lo conoc=E9is de buena fuente y
que camufl=E1is el tema de la revoluci=F3n saboteada, porque no estamos
en la =E9poca propicia para medrar diciendo la verdad =BFTienen que
venir los cineastas de fuera para explicarlo? =BFTodavia no sois
capaces de contar todo lo que sab=E9is, en tiempos tan necesitados de
claridad como los que vivimos?

Cuando los hombres del poder -
amenazan a los ciudadanos con la Europa de Maastrich, =BFno se puede
hablar en la Espa=F1a mon=E1rquica de un tiempo de rebeld=EDa silenciado
una y otra vez por los historiadores marxistas?

Porque eso es lo que ocurri=F3 en nuestra piel de toro hisp=E1nica hace
la friolera de 60 a=F1os. Una revoluci=F3n social de tipo libertario en la=
que
los obreros y los campesinos autogestionaron las f=E1bricas de
Catalunya y colectivizaron las tierras del bajo Arag=F3n

A lo largo del
*cono* verano de la anarqu=EDa, que se clausur=F3 con sangre durante los
hechos de mayo de 1937, prendi=F3 en los corazones de las gentes
humildes, la chispa revolucionaria que hizo realidad la utop=EDa

Hasta
los ide=F3logos marxistas m=E1s entusiastas como el cubano Pablo de la
Torriente-. viajaron a la Espa=F1a republicana para conocer in situ la
realidad revolucionaria: ' He tenido una idea maravillosa: me voy a Espa=F1a=
,
a la revoluci=F3n espa=F1ola
=BFNo quer=E9is recordarlo? =BFNo es oportuno todav=EDa ?

Espa=F1oles:
dej=E9monos de burlas, no es esta ya la hora de *a crlanza* escribi=F3 el
poeta zamorano Le=F3n Felipe, cuando su sabidur=EDa prometeica le hizo
descubrir la burla de los pol=EDticos Y en la voz del poeta de la generaci=
=F3n
sin n=FAmero, conviv=EDan ya la luz y la blasfemia

Pero me estoy
perdiendo en la palabra de otros, y no era esto lo que quer=EDa
explicar aqu=ED justo ahora cuando en la Espa=F1a de la corrupci=F3n
pol=EDtica, se intenta correr un tupido velo sobre aquel tiempo de
rebeld=EDa protagonizado por los hombres y mujeres de la CNT

La
realidad del caso, es que quien esto firma, quer=EDa deciros algo sobre
el leon=E9s Buenaventura Durruti, aseslnado en la Ciudad Universitaria
de Madrid hace la friolera de 60 a=F1os. Un obrero anarquista de la
revoluci=F3n que sin ser el =FAnico (por ese entonces hab=EDa muchos
revoluciorios en Espa=F1a). acogi=F3 como suya la lucha y la rebeldia
de todo el proletariado.

=BFOs han dicho que muri=F3 en Madrid de un disparo al coraz=F3n? =BFLes=
han
contado ya en el colegio a vuestros hijos o a vuestros nietos? Qu=E9 clase=
de
colegio es el suyo? El de la subvenci=F3n p=FAblica controlada o el
privado y de pago bajo control?

S=ED, lector; s=ED.. Joven o viejo; simpatizante o no de la idea=
anarquista
que lees estas p=E1ginas.
Hijo de la revoluci=F3n o nieto de la sociedad de consumo Lo cierto es
que Buenaventura Durruti muri=F3 en Madrid asesinado por la espalda.
Era un hombre peligroso Sus =E9xitos en el frente de Arag=F3n no eran
bien vistos por los militares estalinistas y las colectividades
campesinas daban miedo a los hombres de la Generalidad.
Reclamado por los ministros anarquistas de Largo Caballero march=F3
con los suyos a defender Madrid. Era el mes de noviembre de 1936 y
el 'No pasar=E1n" estaba en la conciencia de todos los republicanos

Durruti estaba alli a la hora precisa, como hab=EDa estado con=
anterioridad
en Barcelona el 18 de julio del a=F1o 36=20

=BFHab=E9is contado ya a los
hijos de vuestros hijos que las grandes batallas revolucionarias
fueron sostenidas y ganadas por las columnas obreras, mucho antes
de la militarizaci=F3n de las milicias?

Esa es una verdad incontestable.
Y por ser eso que, cuando despu=E9s de la batalla de Barcelona los
sindicalistas pusieron en marcha la revoluci=F3n social (colectivizando
tierras y f=E1bricas), comenzaron a ser saboteados hasta el exterminio
por el mismo gobierno republicano=20

Por un lado, el fascismo
internacional extend=EDa su guada=F1a por los campos de Europa; por
otro. el poder burgu=E9s y republicano no deseaba nlng=FAn cambio
social, y finalmente millones de sindicalistas, hermanados en una
causa com=FAn, queriendo transformar la realidad de unos pocos en la
realidad de todos

Fue un combate a muerte entre=20
dos clases enfrentadas y la sangre corri=F3 a borbotones .

Pero entre tanta
sangre, un rayo de esperanza anidaba en el pecho de los
desheredados de la tierra. Y esa luz poderosa y deslumbrante era el
viento del pueblo que acompa=F1a slempre a la utop=EDa.

Junto a los
desheredados de la tierra, estuvo toda su vida, y especialmente
durante el cono verano de la anarqu=EDa, el guerrillero leon=E9s
Buenaventura Durruti

A su lado V en pi=F1a lucharon hasta el sacrificio
las milicias populares de la Espa=F1a en guerra. No fue una estrella ni
tampoco fue un redentor. Pero a lo largo de su vida, Durruti impuls=F3
por medio de la acci=F3n directa y de la palabra brava la idea anarquista
de una sociedad sin clases

Porque era un estorbo para los hombres
de la sinraz=F3n (fascistas. comunistas, socialistas, nacionalistas y
anarquistas de la colaboraci=F3n), cay=F3 en Madrid, no por defender la
ciudad construida por sus hermanos, sino por defender Madrid por la
causa revolucionaria.

Porque viv=EDa para la libertad, Durruti muri=F3
asesinado por los hombres de la reacci=F3n y con su muerte
precipitada, la revoluci=F3n espa=F1ola perdi=F3 a su mejor abanderado.
Ahora es el momento de recordarlo, cuando se cumplen 60 a=F1os de la
muerte de este hombre nacido para la eternidad, que en palabras del viejo
profesor Enrique Tierno Galv=E1n: cumplio en todo momento con su deber

Se habla demasiado de escribidores y de pol=EDticos, se especula
sobre esta o aquella cuestion sobre la guerra civil espa=F1ola, Pero
nadie se expresa p=FAblicamente sobre los hombres y mujeres de la
revoluci=F3n, protagonistas y perdedores de la =FAltima lucha de clases de
nuestro siglo Para todos ellos, los grandes olvidados de la historia
caidos en =E9poca de sementera, van dirigidas estas lineas, sesenta
a=F1os despu=E9s"

=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D

FREEDOM PRESS
http://www.lglobal.com/TAO/Freedom
=20