(cast) CNT Abril - America Latina (AA)

esperanto (lingvoj@lds.co.uk)
Thu, 2 May 1996 05:55:00 +0200


EL AMAESTRADOR DE GORILAS
Floreal Castilla
=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D=3D

Los latinoamericanos hemos vivido las arremetidas del FMI sin
defendernos. Esto se explica porque el movimiento revolucionario fue
aplastado en la de'cada de los setenta. Sobreviv=EDan algunos n=FAcleos en=
Per=FA,
pero demasiado inclinados hacia el terrorismo. A su vez, los zapatistas
alimentaron las esperanzas al alzar a los ind=EDgenas de Chiapas en el marco=
del
tratado de libre comercio entre Canada', Estados Unidos y Me'xico. Sin
embargo, como ha pasado siempre en tierras aztecas, los radicalismos pronto
se encauzan por la v=EDa de la acci=F3n indirecta. De cualquier manera,=
salvo
algunas excepciones en Uruguay y, quiza', Colombia, el movimiento
revolucionario no ha alcanzado todav=EDa a superar su estado de dispersi=F3n=
y
derrota.
Tambie'n, obviamente, hay factores internos que hay que enumerar. En
primer lugar, la falta de claridad ideol=F3gica en el mismo movimiento. La
cr=EDtica de la Uni=F3n Sovie'tica, en su momento, no se llev=F3 a sus=
=FAltimas
c@nsecuencias porque significaba criticar el aparato burocra'tico mismo que
siempre funciona desde la perspectiva leninista. En segundo lugar, la
tentaci=F3n posibilista hizo que prosperara la industria de la delaci=F3n y=
del
ap=F3stata. En tercer lugar, el dinero y la represion son tan com=FAnes
en casi todo el mundo que hay radicales que no aguantan un ca=F1onazo de
cinco mil d=F3lares -y, a veces, hasta menos-. En suma, no existi=F3 ninguna
homogeneidad ideol=F3gica pero tampoco hubo asideros e'ticos. No sabemos
que es ma's grave, si lo primero o lo segundo.
As=ED los latinoamericanos venimos a enterarnos de la existencia del FMI
cuando ten=EDamos el agua al cuello. Nuestros cepalistas -de la CEPAL:
Comisi=F3n Econ=F3mica para Ame'rica Latina- nos tuvieron aturdidos con su
=ABmodelo=BB de sustituci=F3n de importaciones hasta que los hechos=
revelaron otra
cosa: la deuda externa latinoamericana era impagable, o quiza' lo fuera con=
el
volumen de los capitales fugados del continente. Sab=EDamos de la=
dependencia,
de que la embajada americana, despue's de todo, segu=EDa mandando en
nuestros gobiernos, hasta que vimos a Cardoso, el hoy flamante presidente
brasile=F1o y uno de los radicales de la =ABteor=EDa de la dependencia@ de=
los
setenta, aplicando el programa de ajustes del FMI.
Para quienes -cada vez menos - conservaban la esperanza en la
invencibilidad de la =ABCuba socialista@, ahora las genuflexiones de Fidel=
al
poder capitalista mundial son simplemente =ABastucias guerrilleras=BB, sin=
reparar
en que quiza' Fidel fue el primer derrotado de todos nosotros. Ning=FAn
izquierdista nosta'lgico quisiera hoy en d=EDa retratarse en la Habana con=
Fidel,
y la especie propalada por las lenguas viperinas de la derecha como la del
ministro del interior venezolano, un tra'nsfuga de todas las trincheras, el
doctor Ram=F3n Escovar Sal=F3n- de que los grupos de acci=F3n callejera de=
la
protesta latinoamericana reciben entrenamiento en Cuba hacen mear de la risa
a la polic=EDa pol=EDtica local. Fidel, por simples razones de=
sobrevivencia, antes
de invitar a un guerrillero latinoamericano prefiere los hombres de
negocios norteamericanos.
Que los pa=EDses latinoamericanos fracasaron en lo que llamaron nuestras
burgues=EDas locales =ABla segunda independencia: la independencia=
econ=F3mica=BB
lo puede constatar cualquier cifra a mano y visitando las villas miseria de
todo el continente. El salario m=EDnimo latinoamericano, por poner un caso,=
esta'
al nivel del salario m=EDnimo existente a finales de la de'cada de los
cuarenta.
As=ED pues hay mucha propaganda detra's de esos escribas que suelen llenar
pa'ginas de peri=F3dicos norteamericanos, dicie'ndonos que Chile y Peru han
cometido, cada uno de ellos, su propio =ABmilagro=BB. Con ese eufemismo lo=
que
realmente quieren decirnos es que los hombres de negocio norteamericanos
encuentran satisfactorio hacer inversiones en esos pa=EDses porque el=
trabajo se
remunera cada vez menos, porque el trabajo es casi trabajo esclavo. Esta es
la realidad y no otra.
La monoproducci=F3n y la mono exportaci=F3n son tan evidentes que,
hoy por hoy, Latinoame'rica toda se encuentra al nivel de 1950, con la
posibilidad de que los demagogos al estilo de Per=F3n (como Fujimori,
guardando las distancias) resurjan por aqu=ED o por alla'. Con el agravante=
=20
de que
el Estado trata de desprenderse de todas las empresas p=FAblicas que han
sido financiadas por la sociedad en conjunto. Sin embargo, algunos pa=EDses
quiza' cuenten, a breve plazo, con =ABtratamiento especial=BB por razones
geopol=EDticas fundamentales para la pol=EDtica exterior norteamericana. No=
para
el FMI, dicho sea de paso. Uno de esos pa=EDses podr=EDa ser Venezuela,
principal proveedor de petr=F3leo para las factorias del imperio. En su=20
edici=F3n del
21 de febrero, el peri=F3dico norteamericano The Miami Herald, habitual
vocero de las mafias burguesas latinas de la urbe de Florida, editorializa
que la recuperaci=F3n econ=F3mica de Venezuela es del ma'ximo
intere's para los Estados Unidos. Exige que el FMI entregue a Venezuela el
cre'dito de 7.500 millones de d=F3lares solicitado hace un a=F1o, y califica=
las
solicitudes que a cambio hace el Fondo de =ABprescripciones imprudentes=BB
dada la explosiva situaci=F3n social venezolana. Termina diciendo el=
editorial
que Venezuela ha eclipsado a Arabia Saudita como el ma's importante
proveedor de oro negro de los Estados Unidos, por lo cual, para Washington,
este pa=EDs que no es otra cosa que un cuero seco, se revela como una presa=
de
suma importancia. Sabido es que la situaci=F3n social en Arabia Saudita=
se ha
complicado en los =FAltimos meses. Quiza' este' funcionando un mecanismo
para deshacerse de ciertos aliados, =FAtiles mientras el Oriente'Medio=
parec=EDa
un volca'n que nunca se apagar=EDa, pero in=FAtiles a la larga porque no=
podra'
contener la avalancha fundamentalista en =FAltima instancia. Pero ya la
burgues=EDa venezolana ha abierto de nuevo las concesiones petroleras a los
grandes monopolios mundiales, encubiertas bajo el eufemismo de =ABla=
apertura
petrolera=BB. Para premiarnos vendra', los primeros d=EDas de marzo, nada=
menos
y nada ma's que Mr. William Perry, secretario de defensa de los Estados
Unidos. =BFQue hara' en Venezuela, un paisito del Caribe, un se=F1or de=
tanta
envergadura?
Unos dicen que para vigilar desde Caracas la ca=EDda del presidente
colombiano Sarnper. Otros, los ma's pendejos, que para reforzar la=
democracia
venezolana. Los menos, murmuran que Perry se dedicara' solamente a jugar=
golf
en el Country Club y no dan explicaciones cuando se les responde que
tranquilamente podr=EDa hacerlo en los jardines del Penta'gono. Pero quiza'
venga para contener a los militares venezolanos que, como toda la clase
media, andan desesperados con cosas que jama's conocimos:
inflaci=F3n, devaluaci=F3n, etc. Hasta el punto de que el mism=EDsimo=
ministro de la
defensa criollo obligara al Presidente a subir el salario m=EDnimo . Los=
gorilas
del Fuerte Tiuna dicen, al menos eso se dice, que si Venezuela es petr=F3leo=
,
entonces debe haber estabilidad, y =A1a gozar de la vida! que para eso se=
hizo.
Gorilas hedonistas no cabe duda. Con raz=F3n el pueblo venezolano dec=EDa=
que
despue's del Papa, vendr=EDa el diablo (Perry).=20

FREEDOM PRESS
http://www.lglobal.com/TAO/Freedom