(Cast) Solidaridad Obrera (2/2)

esperanto (lingvoj@lds.co.uk)
Fri, 19 Apr 1996 05:13:13 +0200


SOLIDARIDAD OBRERA - MARZO 1996
c/ Hospital no 115 bajos
08001-Barelona
tel y fax: (93) 441.38.02
==============================

LA DESINDUSTRIALIZACION Y EL
DESMANTELIMIENTO DE LA
SIDERURGIA

Su contenido se centra, tras un
prolongado y laborioso segui-
miento, en intentar senalar las
principales causas y analizar al-
gunos de sus mas graves efectos,
derivados del desmantelamiento de
la siderurgia en Espana; en un pro-
ceso que se remonta a los ultimos
gobiernos de la dictadura hasta
nuestros dias sin solucion de conti-
nuidad.
Durante mas de 25 anos la practi-
ca fraudulenta de un masivo trafico
de importacion de materiales siderur-
gicos ha sido la base de una activi-
dad generalizada, que no puede
contemplarse simplemente con una
"tipificacion de fraude", porque sus
consecuencias alcanzan un nivel so-
cial y politico de gran envergadura,
al tratarse de una actividad destina-
da a promover y ampliar el desman-
telamiento de la siderurgia, "columna
vertebral@ de toda la industria del pa-
is, sin otra alternativa que la de obte-
ner beneficios crematisticos para
ejecutivos, gestores, propietarios;
tambien porque dicho fraude no po-
dia realizarse, con tal volumen de to-
nelaje y durante tantos ahos, sin la
connivencia, sino con la iniciativa de
las distintas instituciones guberna-
mentales.
Pero sobre todo porque esta frau-
dulenta actividad de importacion,
practicada para justificar el desman-
telamiento, se traducia en una agre-
sion directa y contundente a los inte-
-reses de los trabajadores y es en es-
te punto, por encima del citado fen6-
meno de fraude, donde vamos a
situar el funesto efecto principal del
desmantelamiento, que no es otro
que la desmembracion de los "nucle-
os vitales" del Movimiento Obrero.
En efecto, en torno a la llamada
"industria pesada", la siderurgia y la
construccion naval, se produce una
concentracion obrera de la que se
deriva el surgimiento de "nucleos vi-
tales" de radicalizacion de la lucha
de los trabajadores.
l@na simple ojeada a la historia re-
ciente nos revela los puntos mas ra-
dicale:s de estos "nucleos": AHV, En-
sidesa, AHM, GiJon, Vigo, Cadiz,
Puerto Real, Reinosa, por no citar
mas que unos pocos.
Es este proceso de desmantela-
cion industrial, o de reduccion drasti-
ca de actividad, lo que ha provocado
el desmembramiento de los "nucleos
vitales" del Movimiento Obrero.
Es inconcebible que dicho feno-
meno haya podido ser fomentado
unicamente por la especulacion em-
presarial, o los intereses politicos,
sin la complicidad de los maximos
responsables de los aparatos sindi-
cales.
La actividad de importaci@n frau-
dulenta masiva de materiales side-
rurgicos, en la que se halla implicado
todo el entramado empresarial dedi-
cado al proceso productivo del ace-
ro, alcanzo desde el primer momento
el llamado "tercer nivel" del trafico,
es decir, la participacion del gobierno
y 5US instituciones, bancario-finan-
cieras, servicios de aduanas, Minis-
terios de Hacienda y Exteriores, co-
mo lo atestiguan productos proce-
dentes de paises europeos, particu-
larmente del Este, antes de la caida
del muro. productos que se fabrica-
ban @n Espaffa cuyos centros de
produccion no podian competir con
la masiva operacion de "duping" con-
trolada y desarrollada por el gobier-
no a traves de empresas ficticias,
Udurmientes", "despertadas" para
servir de intermediarias para la im-
portacion y adquisicion de materiales
a un "precio pol@tico".
Este tr@fico, ademas de traducirse
en una considerable evasion de divi-
sas, de lo que se beneficiaban per-
sonalmente a los intermediarios, em-
pezo a socavar a las empresas auxi-
liares, proveedoras de la industria
pesada, provocando su cierre en ca-
dena.
Diezmada la industria auxiliar las
cabeceras principales de la siderur-
gia quedaron exclusivamente some-
tidas a los "intermediarios" importa-
dores, su situacion estaba "lista para
sentencia": bajo la eufemistica for-
mula de "reconversion" el gobierno
socialista culminaria el desmantela-
miento de la industria pesada.
El proceso de desindustrializacion
de Espana que atraveso los regime-
nes politicos y, sin distincion, todos
sus gobiernos, constituye, sin duda,
una de las "razones de Estado" mas
celosamente guardadas y, acaso, la
mas importante de todas, pues ello
implicaba aceptar, a cada cambio de
gobierno, el desmantelamiento como
finalidad y los sucios medios utiliza-
dos, dicho en otros terminos: se asu-
mia un acto de "alta traicion".

El desmembramiento
del Movlmiento Obrero
Es incomprensible que el movi-
miento sindical, cuyos sectores lla-
mados mayoritarios, con unos apara-
tos asesorados por una pleyade de
especialistas, abogados, economis-
tas, investigadores, pagados a pleno
empleo, no hayan sido capaces de
detectar:
1) El impacto negativo en la es-
tructura productiva, por la importa-
ci6n masiva de materiales que ya se
fabricaban en Espana.
2) El escandaloso hecho de las li-
cencias ilicitas de importacion, que
por su considerable cantidad desbor-
da la tipificacion de "corrupcion de
funcionarios" y alcanza el "tercer ni-
vel" del trafico como politica guber-
namental preconcebida y debida-
mente programada.
3) La complicidad de los seNicios
de aduanas en la permisiva introduc-
cion fraudulenta de centenares de
miles de toneladas de materiales si-
derurgicos.
4) La malversaci@n de fondos en la
prolorlgada operacion de desmante-
lamiento, evasi6n de capitales, im-
portacion-duping, cierres de em-
presas subvencionadas, cuyo mon-
tante en perdidas alcanza cifras as-
tronomicas, calibradas en billones de
pesetas (solo en Euskadi mas de
dos billones).
Estas actividades, por su macro-
despliegue, no podian pasar desa-
percibidas por los aparatos sindica-
les, por lo que un benigno analisis
critico pone de relieve las evidentes
deficienci@ del sindicalismo institu-
cionalizado incapaz de detectarlas; a
pesar de las @atalayas@ que preten-
den ser los comites de empresa que,
en realidad, han sido utilizados como
pantallas encubridoras de las situa-
ciones reales de los trabajadores.
Pero a estas deficiencias, aun
siendo de por si muy graves, hay
que anadir otro hecho mucho mas
degradante. Mientras la operacion
de desmantelamiento se desarrolla-
ba las aitas burocracias de la"sin-_
dicalocracia" eran generosamente
subvencionadas por el Estado.
Las barricadas de Sagunto, Reino-
sa, Euskalduna, Gijon, Vigo, Cadiz,
Puerto Real... que hemos conocido
durante mas de una d@cada, princi-
palmente en los a@os 80, constituian
una replica de los trabajadores al in-
mobilismo de las superestructuras
sindicales que abandonaban a su
suerte a estos "nucleos vitales" del
Movimiento Obrero.
La lucha contra la desindustrializa-
cion, muy particularmente contra la
"reconversion" de la siderurgia y de
la construccion naval, donde con su
accion directa radicalizada surgian y
se forjaban los "nucleos" de lucha de
un movimiento sindical desburocraV-
zado, heredando los metodos histori-
cos del anarcosindicalismo, consti-
tuian el mayor peligro para el Poder
y por tanto, paralelamente al des-
mantelamiento de la siderurgia de
los astilleros, el desmembramiento
de los citados @nucleos@ se revelaba
como uno de los objetivos prioritarios
de una politica sindical promovida
por las instituciones gubernamenta-
les, como la connivencia de los apa-
ratos sindicales.

La beligerancia
del Movlmiento Obrero
El sumiso inmobilismo de los apa-
ratos sindicales en el llamado proce-
so de la Transicion politica, conse-
cuencia del funcionamiento de los
sindicatos como "correa de transmi-
sion" de los partidos politicos, convir-
tio al Movimiento Obrero en compar-
sa de una operaci6n politica dirigida
por el "tardo franquismo", acatada
por toda la izquierda, en la que ya
estaba perfilada con una claridad
meridiana los distintos niveles de la
"reconversion" industrial, puro eufe-
mismo para encubrir la desindustria-
lizacion, culminada por el gobierno
socialista con la desmantelaci@n d@
la industria pesada, lo que, forzosa-
mente, implicaba la desmembraci@n
de los nucleos radicales del Movi-
miento Obrero.
una simple referencia a la historia
del Movimiento Obrero espafiol, a lo
largo de un siglo, nos demuestra el
importante papel, social y politico,
que sus sindicatos han jugado en
todas las situaciones hist@ricas del
pais.
Esta lectura fue omitida por los re-
presentantes de los aparatos sindi-
cales y es asi como el Movimiento
Obrero desoia la llamada historica
que le hacia la situaci@n con motivo
de la citada Transicion.
Cuando en los a@ios 80 surgieron
las Ubarricadas contra la reconver-
si6n", ya era tarde, estos nucleos ra-
dicales abandonados a su suerte por
las burocracias profesionales, eran
condenados a su extincion.
La ausencia del Movimiento Obre-
ro como factor beligerante, indepen-
diente de los contubernios politicos,
en una situacion historica como la ci-
tada, iba a convertir a la izquierda
poll'tica en una autentica entelequia
que conduciria a la llamada Transi-
ci@n a un callej@n@ sin salida.
Con un socialismo dominado por
el PSOE, cuya cupula esta entrega-
da al Capital, con un PCE que, como
en tiempos del mas puro leninismo,
continua nucleando movimientos,
con un "sindicalismo de delegados"
convertidos en "trabajadores protegi-
dos" por el estatus institucional del
que disfrutan, las "barricadas contra
la reconversion" estaban condena-
das; el Movimiento Obrero y la iz-
quierda se deslizaban hacia un im-
pase, que facilita el ascenso ram-
pante de un neo-fascismo encu-
bierto, instalado ya en los com-
portamientos personales, sociales,
pol@t@G@s r @n 1@ mecll@s @e comUni-
cacion.
Este es el panorama dominante
en la situacion actual, ante la que el
@lovimiento Obrero, por segunda
vez en los ultimos 20 ailos, dimite de
sus responsabilidades sindicales, en
las que tambien han penetrado di-
chos comportamientos. Con el agra-
vante de que esta segunda vez el
propio anarcosindicalismo no ha po-
dido librarse de este nefasto feno-
meno: el "enroque" sobre sus pro-
pias estructuras sindicales, para
"controlarlas", al precio de la margi-
nacion y de la exclusi@n de nucleos,
la calumnia y la difamacion de mili-
tantes. Es un fenomeno generali-
zando del que no escapa ninguna
estructura. El rampante comporta-
miento se abre paso.
Culminada la desindustrializacion
reducida a la minima expresion la in-

du@:tria pesada, dQ@CuartizadO@ log
nucleos radicales del Movimiento
Obrero, las actuales estructuras sin-
dicales institucionalizadas (herencia
de los nefastos efectos germinados
durante la g@stion- entreguista de los
malogrados Nicol@s Redondo y Mar-
celino Camacho) conctituy@3n hoy @1
principal obstaculo en la necesaria
recuperacion de la beligerancia obre-
ra y de las fuentes revolucionarias
del sindicalismo.

Callej@n sin salida en Euskadi
La degradante situacion del sindi-
calismo en Espa@a, que tiene como
una de sus causas principales la de-
sindustrializacion, se traduce en
Euskadi con un agravante afiadido:
el enfrentamiento armado entre las
instituCiOnQS represivas del Estado y
el abertzalismo combatiente. Otro
impase.
Es la histona contempor@nea de los
movimientos sociales, o politicos, ra-
dicalizados contra el Poder estableci-
do, uno de los signos que los distin-
gue es la incorporacion en ese en-
frentamiento de la accion radical del
Movimiento Obrero. Alli donde esa in-
corporacion no se produce, si la lucha
continua se degenera. Otro impase.
Cuando se establece la incorpora-
cion del Movimiento Obrero la lucha
adquiere una dimensi@n dlstinta,
otras formas y otros espacios, los
centros de produccion, y de la pro-
ducci@n misma, estan en juego, al-
canzando al sistema economico y fi-
nanciero, pudiendo desequilibrar las
relaciones politicas, porque estas es-
tan reguladas sobre aquel sistema.
Esta incorporacion ejerce, ademas,
de catalizadora de los distintos espa-
cios de lucha.
La lectura "subversiva" de esta in-
corporaci@5n obrera a la lucha tiene
en Euskadi dos replicas, la primera
desmembrar su estructura, sus nu-
cleos radicales, para ello se aprove-
cho el desmantelamiento de la in-
dustria pe@sada, que en Euskadi tuvo
consecuencias mucho mas graves
que en el resto de Espana. El Poder
prioriz@S @sa politica por considerar la
incorporacion obrera a la lucha mu-
cho mas peligrosa que la de cual-
quier otro segmento radical. La se-
gunda repiica es que el abertzalismo
combatiente considero mejor desvin-
cularse de la lucha obrera radicaliza-
da frente al desmantelamiento indus-
trial, por temor a una @desviaci@n@ no
nacionalista del radicalismo. En am-
bos casos la ausencia del Movimien-
to Obrero en la lucha radical, por los
motivos que le son propios, conduce
la situaci@n en Euskadi a un callejon
sin salida.

FREEDOM PRESS
http://www.lglobal.com/TAO/Freedom