(cast) Abstract de libro sobre Mumia

El Lokal (ellokal@citel.upc.es)
Sat, 24 Feb 1996 11:02:29 +0000 (WET)


> EPILOGO
> - Darrin Wood
>=20
> UN GRITO SALE DE LA CORREDOR DE LA MUERTE
>=20
> La publicaci=A2n de "Vivo desde la Corredor de la Muerte" de
> Mumia Abu-Jamal ha sido un gran acto de resistencia contra la pena
> de muerte en los Estados Unidos. Las casi 3.000 personas que Mumia
> defin=A1a como "seres sin rostro, sin nombre, que existen en los
> titulares del periodico de ayer" esperando ser asesinadas por el
> estado tienen en =82l uno de sus grandes defensores... y desde
> dentro.
>=20
> La lucha de Mumia para ser o=A1do y le=A1do no ha sido f cil. Sus
> enemigos han querido callar su voz desde mayo de 1994 cuando surgi=A2
> la controversia sobre la censura de sus reportajes en las Emisoras
> de la Red Publica. En aquella ocasi=A2n la Organizaci=A2n Fraternal de
> la Polic=A1a tuvo =82xito en su campa=A4a de presi=A2n para prohibir la
> emisi=A2n de una serie de comentarios para la radio, realizados desde
> la corredor de la muerte.
>=20
> Seg=A3n Abu-Jamal, los comentarios eran "una manera de revelar
> c=A2mo es la prisi=A2n realmente y no c=A2mo se cubre en la prensa...lo
> que he visto, lo que he oido, lo que he olido, y lo que he
> percibido a mi alrededor. Eran historias de desesperaci=A2n y
> p=82rdida de esperanza, historias de suicidio, de personas perdiendo
> su camino, de gente que se enreda y no puede salir."
>=20
> Los grupos conservadores en Estados Unidos se=A4alan
> frecuentemente a las Emisoras de la Red P=A3blica como demasiado
> "izquierdistas". Esto quiz s muestra m s lo que puede pasar por
> izquierda en aquel pa=A1s que la l=A1nea pol=A1tica que pueden tener. El
> hecho es que rehusaron emitirlos quedando los comentarios para unas
> cuantas radios independientes.
>=20
> Esta derrota de la libertad de expresi=A2n fue penosa porque
> "siendo emitido en la Red de Cadenas Publicas," decia Abu-Jamal,
> "milliones de personas se habr=A1an involucrado en una comunicaci=A2n
> intima conmigo... era una forma de de comunicaci=A2n en ambas
> direcciones para humanizar de una manera que la prensa diaria no
> pod=A1a." Sin embargo, la noticia de esta censura sali=A2 en los
> grandes medios de comunicaci=A2n y ha servido para hacer que el
> p=A3blico en general pudiera saber m s sobre su caso.
>=20
> En la primavera de 1995, se public=A2 el libro "Vivo desde la
> Corredor de la Muerte." Este vez, las presiones de la Organizaci=A2n
> Fraternal de la Polic=A1a, que incluy=A2 un boicot contra el editorial,
> fracasaron.
>=20
> La noticia de la publicaci=A2n del libro sali=A2 en todos los
> grandes medios de comunicaci=A2n causando a=A3n mas controversia que la
> noticia de la censura de sus comentarios para la radio. Con el
> libro, sus comit=82s de defensa pod=A1an trabajar m s facilmente sobre
> su caso que antes. Ahora los activistas en todo el mundo que
> intenten buscar maneras de terminar con la pena de muerte en los
> Estados Unidos tienen otro arma para organizar al p=A3blico. Ya se
> han publicado varias ediciones en distintas lenguas y pa=A1ses.
>=20
> Los cr=A1ticos literarios han sido generalmente favorables al
> libro. Un cr=A1tico del peri=A2dico "Boston Globe" dijo que los
> ensayos de Mumia "resuenan con la fuerza moral de la 'Carta desde
> la c rcel de Birmingham' de Martin Luther King, pero est n imbu=A1dos
> con la intensidad pol=A1tica de Antonio Gramsci."
>=20
> El libro trajo una nueva ola de defensores a Abu-Jamal.
> Escritores, periodistas, m=A3sicos, actores, y activistas de los
> derechos humanos en todo el mundo empezaban trabajar activamente en
> su defensa. El fiscal de Philadelphia se enfad=A2 tanto con estas
> nuevas muestras de apoyo para Mumia, que envi=A2 cartas a algunos de
> los famosos diciendo que su actitud "constituye un insulto a los
> oficiales de polic=A1a, las familias de v=A1ctimas de asesinatos y los
> miles de ciudadanos decentes quienes, sin duda, sienten repugnancia
> por vuestras acciones equivocadas y malinformadas para este muy
> astuto pero despreciable asesino."
>=20
> El gobierno empezaba a darse cuenta de que ya era hora de
> actuar en contra de esta campa=A4a.
>=20
> CASTIGADO POR NO CALLAR
>=20
> Solo unos meses despu=82s de la publicaci=A2n del libro, Thomas
> Ridge -el gobernador del estado de Pennsylvannia-, firm=A2 la orden
> de ejecuccion contra Mumia Abu-Jamal. La fecha: el 17 de agosto
> 1995 a las 22:00 horas. El metodo: inyeccion letal.
>=20
> Pero el gobierno no s=A2lo quer=A1a matarle. Tambi=82n quer=A1a
> castigarle y forzarle a pasar sus =A3ltimas semanas de vida aislado
> de los medios de comunicaci=A2n que estaban interes ndose por su
> caso, gracias a la publicaci=A2n del libro. Como no pod=A1an prohibir
> las ventas de "Vivo desde el corredor de la muerte", ten=A1an que
> buscar otras maneras de parar la mala publicidad que estaban
> recibiendo. El mismo Abu-Jamal cuenta lo que ocurri=A2:
>=20
> El d=A1a tres de junio de 1995, un d=A1a despu=82s de serme
> notificada la orden de ejecuci=A2n, recib=A1 un "Infome de Mala
> Conducta" (write-up - castigo por escrito) por "participar
> en un negocio de profesi=A2n", por ejemplo, periodismo.
>=20
> El estado estba tan enf ticamente en contra de lo que
> yo estaba escribiendo y de lo que est s leyendo que ha
> empezado a castigarme, mientras que estoy en el sitio m s
> punitivo que el sistema permite, por tener el coraje de
> hablar y escribir la verdad.
>=20
> =A8Mi "crimen" institucional? El libro "Vivo desde la
> Corredor de la Muerte".
>=20
> El libro muestra una realidad no muy simp tica del
> sistema penitenciario que se auto-proclama "Correccional"
> pero que no hace m s que corromper almas humanas; un
> sistema que consume cientos de millones de d=A2lares cada a=A4o
> para torturar y mutilar docenas de miles de hombres y
> mujeres; un sistema que ense=A4a la amargura y perfecciona el
> odio.
>=20
> Est claro que lo que quiere el gobierno no es s=A2lo la
> muerte, sino el silencio.
>=20
> Un preso "correcto" es un preso callado.
>=20
> Un preso que hable, escriba, y muestre este horror por
> lo que es, se le califica de "mala conducta."
>=20
> =A8Es un sistema "correcto"?
>=20
> =A8Es =82ste un sistema de "correciones"?
>=20
> En este departamento del Gobierno estatal, la libertad
> de expresi=A2n no existe. No se aplica.
>=20
> Nadie -ni un polic=A1a, ni un guardia- puede encontrar
> ni una sola mentira en "Vivo desde la Corredor de la
> Muerte"; de hecho, es precisamente por su verdad por lo
> que no quieren que veas el libro.
>=20
> Piensa: =A8por qu=82 no has visto, o=A1do o le=A1do algo as=A1
> en la televisi=A2n, la radio o los peri=A2dicos? Los
> peri=A2dicos, la radio y televisi=A2n son cada vez m s
> propiedad de las multinacionales o grandes empresarios; de
> ah=A1 que s=A2lo reflejen las perspectivas de los ricos, los
> poderosos, no de los pobres y d=82biles.
>=20
> En "Vivo desde la Corredor de la Muerte" puedes oir
> las voces de la multitud, de los oprimidos, de los
> condenados y de los bombardeados. He pagado un precio muy
> alto para traerlo hasta ti y pagar=82 a=A3n mas, pero te, digo
> aqu=A1 y ahora, lo har=A1a mil veces sin importar el precio,
> =ADporque tiene raz=A2n! =ADViva John Africa!
>=20
> Cito a John Africa "cuando est s comprometido en hacer
> lo que es correcto, el Poder de la Rectitud nunca te
> decepcionar ". =ADViva John Africa!
>=20
> Era correcto escribir "Vivo desde la Corredor de la
> Muerte" y es correcto para ti el leerlo, sin importar si un
> polic=A1a, un guardia, un "carcel=A2crata", politico o medio
> portavoz te diga hacer lo contrario.
>=20
> Sin duda, cada d=A1a de tu vida has o=A1do de la "libertad
> de prensa" o la "libertad de expresi=A2n", pero, =A8qu=82 pueden
> significar estas libertades sin la libertad para leer u oir
> lo que t=A3 queires?
>=20
> Mientras lees esto, hay que reconocer que el gobierno
> me est castigando por escribir "Vivo desde la Corredor de
> la Muerte", y tambi=82n, por estas mismas palabras. De
> hecho, he sido castigado por mis escritos desde que ten=A1a
> quince a=A4os, pero... he seguido escribiendo.
>=20
> =ADT=A3 sigue leyendo!
>=20
>=20
> ACOSO ECONOMICO
>=20
> El libro caus=A2 furor entre las fuerzas policiales y pol=A1ticas
> del estado de Pennsylvannia incluso antes de que fuera publicado.
> Michael McGeehan -parlamentario estatal del Partido Republicano-
> intent=A2 confiscar el dinero que la editorial pensaba pagar a Mumia.
> Hay que decir que todo el dinero que Mumia ha ganado por las ventas
> de su libro ha ido directamente a pagar los gastos de su defensa
> legal.
>=20
> Mumia Abu-Jamal no es un O.J. Simpson, quien recientemente ha
> podido salir de un juicio por asesinato gracias al hecho de que
> ten=A1a el dinero suficiente para pagar los mejores abogados del
> pa=A1s. Durante su primer juicio, Abu-Jamal solo tenia 150 d=A2lares
> para preparar su defensa. Con estos 150 dolares, su primer abogado
> ten=A1a que pagar todos los gastos de buscar testigos, hacer
> entrevistas, pagar expertos en bal=A1stica y patolog=A1a para la
> investigaci=A2n. Una ciudad como Los Angeles normalmente daba 60.000
> dolares a la defensa por un caso similar.
>=20
> La publicaci=A2n del libro signific=A2 una ayuda tremenda a sus
> comit=82s de defensa para lograr el dinero necesario para el equipo
> de abogados. Especialmente cuando ya han pasado m s de diez a=A4os
> desde la muerte del oficial de polic=A1a y hab=A1a m s de 100 testigos
> presentes que ahora hay que encontrar.
>=20
> Los intentos del gobierno de seguir denegando a Mumia el
> dinero por su defensa fueron descubiertos durante una vista oral
> en el oto=A4o del 95. Parte de la informaci=A2n que sali=A2 fue una
> carta enviada al parlamentario McGeehan por el entonces Comisario
> del Departamento de Correccionales Raymond Clymer, fechada el 28 de
> febrero de 1995 que se=A4ala: "El Departamento de Correcionales
> pondr todos los medios para asegurar que Jamal no reciba
> directamente nada de sus derechos de autor. Adem s, sus acciones
> van a hacernos vigilar mas atentamente sus actividades para
> prevenir que esto no ocurra en el futuro... Comparto la creencia de
> usted de que las v=A1ctimas deben ser las primeras en recibir
> compensaciones y no un fondo para la defensa legal [de Mumia]."
>=20
> Un funcionario de la c rcel defendi=A2 las reglas carcelarias
> que proh=A1ben a los presos ejercer una profesi=A2n porque "ser=A1a
> imposible permitir que todos los presos pudieran hacer negocios o
> ejercer una profesi=A2n... estar=A1an dando sus lealtades hacia otros
> y no obedeciendo nuestras leyes y reglamentos."
>=20
> Sin embargo, en el caso de Mumia, la posici=A2n del estado es
> bastante contradictoria. Hace unos a=A4os, otro preso en
> Pennsylvannia public=A2 un libro y no fue castigado de ninguna
> manera. De hecho, los funcionarios de la prisi=A2n estaban
> ayud ndole para que pudiera participar en tertulias de radio y
> televisi=A2n.
>=20
> El verdedero peligro fue expresado por el Capit n James
> Hassett cuando dijo "Hay conocimiento sobre lo que est haciendo el
> Sr. Jamal y un inter=82s entre los otros reclusos para intentar las
> mismas actividades." El Capit n Hassett tambi=82n se=A4al=A2 que ahora
> los guardias tiene que responder a preguntas de otros presos acerca
> de "c=A2mo hacer lo que hizo Jamal, c=A2mo llegar a los medios de
> comunicaci=A2n."
>=20
> O sea, que el gobierno tem=A1a la posibilidad de que otros
> presos de los 3.000 en espera de ejecuci=A2n pudieran tener la
> oportunidad de contar sus propios casos y levantar a=A3n mas las
> controversias en contra de la pena de muerte en los Estados Unidos.
> 3.000 libros m s, y quiz s el p=A3blico pudiera empezar a cuestionar
> el hecho de que ahora los EE.UU. es el =A3nico pa=A1s del "primer
> mundo" que asesina a sus ciudadanos para combatir el asesinato.
>=20
> 3.000 personas viviendo lo que Mumia ha dicho: "no es vida, es
> una pantomina de la vida. Todos los dem s en la c rcel tienen una
> fecha... pueden ser treinta a=A4os, pueden ser veinte a=A4os, pero
> pueden ver una luz al final del t=A3nel. En la corredor de la muerte
> no hay una luz al final del t=A3nel. Hay extinci=A2n."
>=20
> En 1995, 56 personas fueron ejecutadas en el pa=A1s del "nuevo
> orden mundial", m s que en cualquier otro a=A4o desde que la pena
> capital fue reinstaurada en 1976. En enero del 96, 5 personas han
> muerto a manos del estado. Algunos de estos casos saltaron a los
> medios de comunicaci=A2n en Europa por la curiosidad de los m=82todos
> utilizados, como son el fusilamento o el ahorcamento. La m quina
> de la muerte en los Estados Unidos contin=A3a.
>=20
> PERIODISMO RADICAL
>=20
> Al lector puden causarle sorpresa los ensayos de Mumia Abu-
> Jamal. Mumia casi nunca habla de su propio caso en sus escritos,
> lo cual es una pena conociendo todas las irregularidades cometidas
> en su juicio y condena. =90l mismo dijo que "Para m=A1 'Vivo desde el
> Corredor de la Muerte' no es realmente la historia de mi vida en
> prisi=A2n o ni siquiera de antes de ser encarcelado. No esta enfocado
> en mi caso." Los que s=A1 est n presentes son los 3.000 condenados.
> En sus escritos, Mumia es tan s=A2lo uno m s y con raz=A2n se ha
> ganado el apodo "la voz de los sin voz". Pero, tampoco se limita
> a escribir sobre la pena de muerte en sus columnas.
>=20
> Hace cuatro a=A4os recib=A1 una carta del m=82dico y ex preso
> pol=A1tico estadounidense Alan Berkman. Berkman fue encarcelado en
> 1987 acusado de dar atenci=A2n medica a un revolucionario herido.
> Berkman fue la primera persona encarcelada bajo tal cargo desde la
> guerra civil americana. Pas=A2 parte de su tiempo en la c rcel con
> Mumia. Me escribi=A2:
>=20
> "Empec=82 a sufrir un c ncer linf tico poco tiempo despu=82s de
> conocer a Mumia; el c ncer volvi=A2 a repitirse cuatro a=A4os m s
> tarde. Ambas veces, los oficiales penitenciarios intentaban
> denegarme los tratamentos adecuados. Ambas veces, Mumia utilizaba
> sus columnas en peri=A2dicos locales para conseguirme ayuda. La
> presi=A2n generada por sus esfuerzos period=A1sticos forzaba a los
> oficiales a darme los cuidados que yo necesitaba. Estoy vivo y
> libre hoy gracias a estos esfuerzos."
>=20
> Cuando su orden de ejecuci=A2n fue firmada por el gobernador,
> Mumia empez=A2 a hablar m s de su propia situaci=A2n en sus
> comentarios. Sin embargo, cuando la orden fue aplazada por el juez
> el 7 de agosto, volvi=A2 a la carga.
>=20
> En un articulo de Mumia con fecha del 17 de diciembre de 1995,
> se pidi=A2 solidaridad internacional acerca de la reciente detenci=A2n
> en Alemania de cuatro miembros de la revista alternativa "Radikal".
> "=A8Donde est n los gritos de protesta sobre el encarcelamiento de
> los <<Radikal 4>>", escribe Mumia, "quienes han cometido el
> <<crimen>> de escribir lo que el gobierno no quer=A1a ver escrito?"
>=20
> El art=A1culo es un breve relato sobre la importancia de
> publicaciones de la izquierda radical, junto con una direcci=A2n en
> Alemania para m s informaci=A2n. Se termina con la frase "=ADEl
> periodismo radical jam s es en delito, sino un deber!" Algo
> significativo de la pluma de un periodista que ha publicado la
> mayoria de sus reportajes en la prensa alternativa.
>=20
> Creo que es importante reconocer la importancia de estas
> revistas, boletines, editoriales, y emisoras de radio
> independientes. Especialmente ahora que el caso de Mumia Abu-Jamal
> ha saltado a los grandes medios de comunicaci=A2n.
>=20
> El 12 de agosto de 1995, en su columna en el diario EL PAIS,
> Eduardo Haro Tecglen escribi=A2 sobre el caso de Mumia Abu-Jamal.
> Haro Tecglen dec=A1a "No hay noticias de nada en Espa=A4a, aparte de lo
> que public=A2 el lunes este peri=A2dico" en referencia a un art=A1culo
> anterior sobre Mumia en El Pa=A1s. Rotundamente falso.
>=20
> Desde hace a=A4os varios colectivos, organizaciones no-
> gubermentales, y medios de comunicaci=A2n alternativos en todo el
> estado espa=A4ol han estado cubriendo el caso de Mumia Abu-Jamal y
> pidiendo acciones en solidaridad con =82l. Aunque es de agradacer
> que un medio con la repercusi=A2n de EL PAIS y un escritor como
> Eduardo Haro Tecglen se interesen por fin sobre el caso de Mumia,
> no pueden afirmar que ellos son los =A3nicos en escribir sobre el
> tema.
>=20
> Antes, los grandes medios trataban a Mumia como un peligroso
> "asesino de polic=A1as". Sin embargo, la informaci=A2n sobre las
> injusticias cometidas en su caso eran relativamente accesibles para
> cualquiera que quisiera investigar m s. El hecho de que Mumia sea
> ahora noticia de portada en gran parte del mundo -que ha logrado el
> aplazimento de su ejecuci=A2n-, no se debe tanto a que pol=A1ticos y
> escritores famosos se hayan involucrado en su defensa sino a que
> grupos como Equal Justice USA, el Partisan Defense Committee, la
> organizaci=A2n MOVE, Concerned Friends and Family of Mumia Abu-Jamal,
> y muchos otros que le apoyaron cuando pocos querian oirles.
> Tambi=82n hay que se=A4alar la propia resistencia del mismo Abu-Jamal
> -desde las celdas de exterminaci=A2n en el "gulag" americano- como
> factor fundamental en la campa=A4a.
>=20
> El =A3nico gran "medio" de comunicaci=A2n que merece aplausos en
> este caso ha sido el Internet. Las organizaciones que apoyan a
> Mumia han podido usar el Internet para difundir sus art=A1culos,
> informes sobre sus apelaciones, y acciones urgentes a todo el mundo
> de forma rapid=A1sima y sin pasar por el filtro oficial.
>=20
> Un articulo del diario EL MUNDO del 9 de agosto 1995 se
> titulaba "El periodista Abu-Jamal salva su vida gracias a
> Internet." Luego en el texto se clarifica diciendo que "Tal vez
> sea exagerado" de que fue "salvado" por el Internet y tiene raz=A2n.
> Pero el Internet s=A1 ha sido fundamental como herramienta en su
> campa=A4a, especialmente para organizar gente en otros pa=A1ses pero
> todavia se necestian activistas para usar la informaci=A2n.
>=20
> La verdad es que los gobiernos y fuerzas armadas en el mundo
> est n bastante preocupadas sobre estos casos de "cyberactivismo".
> Unos recientes estudios del Pent gono muestran que todav=A1a no saben
> muy bien combatir en este campo de batalla, lo que ellos llaman
> "Information Warfare" (Guerra de Informaci=A2n). Uno puede escuchar
> grabaciones de Mumia en el Internet leyendo textos de la versi=A2n
> inglesa de este libro. Entonces, si en este medio se pueden
> escuchar voces del periodismo radical hasta desde la corredor de la
> muerte, los generales deben estar preocupados.
>=20
> MUMIA VIVE, LA LUCHA SIGUE
>=20
> El 7 de agosto de 1995, el juez Sabo se vio forzado por la
> presi=A2n mundial a aplazar la ejecuci=A2n de Mumia Abu-Jamal. Aunque
> esta era una victoria important=A1sima, no era la victoria total.
> Mumia todavia est condenado a morir. El juez s=A2lo le ha dado m s
> tiempo para preparar m s apelaciones antes de que se ejecute la
> sentencia.
>=20
> Cuando recibi=A2 el anuncio del aplazamento, Mumia dijo, "Estoy
> agradecido a las decenas de miles de personas, a la mayor=A1a de las
> cuales ni tan siquiera conozco y, de hecho, =A3nicamente he conocido
> a trav=82s de cartas, peticiones y fotos de activistas que han
> luchado por m=A1." Pero tambi=82n se=A4alaba que "por orden de este
> juzgado en esta fecha, ya no estoy bajo una orden activa de
> muerte; aunque sigo bajo una sentencia de muerte activa; por ello,
> sigo en mi estancia en el infierno."
>=20
> El juez solo ha declarado un "alto de fuego" por el momento.
> Todav=A1a nos queda mucho trabajo hasta que se consiga un nuevo
> juicio y su libertad. S=82 que la publicaci=A2n de este libro ayudar
> en esta lucha.
>=20
> ...Dejemos que nuestra resistencia aumente nuestra humanidad.
> Aprendemos.
> Cambiamos.
> Crecemos.
> Perserveramos.
> Ganamos.
> =ADOna Move! =ADViva la Revoluci=A2n de John Africa!
>=20
> - Mumia Abu-Jamal. (del art=A1culo "Things Go Round"
> en el libro "Hauling up the Morning / Izando la
> Ma=A4ana" Red Sea Press, 1990)