(Cast) Francia

neil birrell (neil@lds.co.uk)
Fri, 2 Feb 1996 16:44:13 +0100


SOLI
FRANCIA: EXPLOSION SOCIAL CONTRA 'el pensamiento unico'

El discurso pol=EDtico ha acu=F1ado o
desempolvado, para definir en una
frase el contenido del "Plan Juppe",
el concepto de "El pensamiento
Unico", como =FAnica salida al impase
pol=EDtico y econ=F3mico de las "demo-
cracias" capitalistas, implicando un
recorte dr=E1stico a los derechos so-
ciales obtenidos tras =E9picas luchas,
mantenidas durante m=E1s de un siglo
por el Movimiento Obrero.
"Este movimiento huelguistico pre-
para el terreno a la ultra derecha", se
oye decir en los c=EDrculos afines al
Gobierno. Es pura demagogia; Le
Pen Y su "Front National" ya estan
instalados en el Poder, encarnados
por un Chirac camuflado de liberal,
continuador del proyecto de perfec-
cionamiento del armamento at=F3mico
y, ahora, promoviendo el antisocial
"Plan Juppe", como =FAnica pol=EDtica ca-
paz de alcanzar las condiciones exi-
gidas por el "Tratado de Maastricht".
Desde la miop=EDa del socialismo
franc=E9s se ha reprochado el @Plan",
no por =E9l en s=ED, sino simplemente por
la forma en que el Gobierno intenta
imponerlo, sin previa "cumbre social"
con la participaci=F3n de los diversos
agentes sociales.
Lo que casi todo el espectro pol=EDti-
co institucional, franc=E9s o europeo,
trata de encubrir es que el "Tratado
de Maastricht" es consecuencia de la
presi=F3n y de las directrices impues-
tas por los "Circulos Mundialistas"
del neoliberalismo, a los que estan
sometidas las principales corrientes
pol=EDticas de los paises del llamado
Mercado Com=FAn Europeo.

LA TRASCENDENCIA
DEL CONFLICTO
Por interposici=F3n de los implicados
puntuales en el conflicto, en el fondo
y en el trasfondo, del "Plan Jupp=E9" y
su r=E9plica huelgu=EDstica, se encuen-
tran reunidos todos los elementos
pol=EDticos, sociales, estructurales y
conceptuales, de dos discursos anta-
g=F3nicos que desbordan cualquier
frontera o l=EDmites especulativos. Es
decir, un conflicto en el que se en-
frentan signos antag=F3nicos de con-
cebir las relaciones sociales y la pro-
pia filosof=EDa de la existencia.
En otras palabras, se enfrentan,
por una parte, los contenidos y exi-
gencias del "Tratado de Maastricht"
previamente perfiladas y consensua-
das en el marco mundialista de los
altos c=EDrculos neoliberales (que el es-
pectro pol=EDtico espanol acept=F3 casi
por unanimidad) cuyos inevitables
efectos antisociales estan presentes
en el "Plan Jupp=E9"; por la otra, una
explosi=F3n social en la que confluyen,
aparte de las reivindicaciones pun-
tuales de caracter sindical y criterios
sociales y pol=EDticos diversos, un po-
tente rechazo y una s=F3lida resisten-
cia a una determinada idea de
Europa, la idea del Capital.
Es decir, detr=E1s del "Plan Jupp=E9"
est=E1 la alta finanza mundial y m=E1s
aii=E1 de la explosi=F3n social francesa
se estan defendiendo tambi=E9n los in-
tereses y derechos sociales de los
sectores obreros y populares de todo
el Continente.
Ante un enfrentamiento de =E9sta
naturaleza cabe preguntarse por qu=E9
mlstenosas razones no se extiende
al =E1rea continental la explosi=F3n so-
cial francesa.
Es ciertamente parad=F3gico, por-
que si ha sido posible que en Francia
un agente social como los Sindicatos
haya podido ejercer de catalizador
del rechazo popular generalizado,
enraizado en amplios sectores extra-
sindicales, que ha permitido mante-
ner una tal explosi=F3n, es l=F3gico pre-
guntarse por qu=E9 ese fen=F3meno no
se ha producido en paises del =E1rea
occidental europea, donde los dere-
chos sociales adquiridos estan tam-
bi=E9n en peligro por las exigencias del
"Tratado de Maastricht" y donde los
elementos estructurales y sociales,
sindicales y extrasindicales, tambi=E9n
existen. No se alcanza a comprender
el por qu=E9 la influencia catalizadora
de los Sindicatos no se ha puesto en
marcha para promover la extensi=F3n
de la explosi=F3n social en defensa de
id=E9nticos intereses.
En efecto, el fen=F3meno hist=F3rico
que se est=E1 produciendo en Francia
est=E1 creando una situaci=F3n pol=EDtica y
social que la m=E1s elemental l=F3gica
induce a consolidarla extendi=E9ndola.
Si en Espa=F1a esto no se produce
es que algo est=E1 fallando; o bien los
Sindicatos estan desposeidos de la
suficiente sensibilidad para prestar
su influencia catalizadora a las din=E1-
micas sociales extrasindicales, o
bien falla una sana presi=F3n que es-
tas corrientes deben ejercer sobre
las organizaciones sindicales. Por-
que una cosa es evidente, el profun-
do e irreversible deterioro de las ins-
tituciones pol=EDticas en Espa=F1a, pro-
porcionan las condiciones y motiva-
ciones leg=EDtimas para que tal explo-
si=F3n social generalizada se hubiera
producido ya.

EL DETONANTE SOCIAL INTERNO
uno de los hechos que ha puesto
en evidencia la explosi=F3n social fran-
cesa es la incompetencia de los pro-
tagonistas pol=EDticos de la Uni=F3n
Europea, con motivo de la recien ce-
lebrada Conferencia Euromedi-
terr=E1nea de Barcelona, dedicada a
prevenir la prevista explosi=F3n demo-
gr=E1fica, en oleadas de emigrantes
hacia los paises de Europa occiden-
tal desde la cuenca sur mediterr=E1-
nea, cuando su incapacidad les impi-
de detectar que en realidad el factor
detonante de la explosi=F3n social se
est=E1 fraguando en su propio seno.
Si a la decrepitud de la influencia
inglesa, tanto de sus instituciones
mon=E1rquicas como en su pol=EDtica co-
lonial, se le a=F1aden el espectacular
hundimiento del socialismo franc=E9s,
la desintegraci=F3n de los Partidos que
han estado instrumentalizando la po-
l=EDtica italiana desde 1945, el inconte-
nible deterioro pol=EDtico institucional
espa=F1ol, que alcanza a la propia ca-
beza de los Borbones, cabe plante-
arse, tras el evidente fallido intento
de alcanzar las metas exigidas por el
"Tratado de Maastricht", que el pro-
yecto de Uni=F3n Europea est=E1 bloque-
ado, creando una situaci=F3n, menos
de diez a=F1os despu=E9s de la caida del
Muro de Berl=EDn, propicia a un
"Segundo Hundimiento" pol=EDtico de
todo el Continente europeo.., des-
de los Urales al Atl=E1ntico
Esta es una de las lecturas que
nos of rece la explosi=F3n social, en cu-
yo seno est=E1 actuando el Movimiento
Libertario franc=E9s.
Mientras, la CNT se "divierte" en un
Congreso, impugnado, cuya convo-
catoria no tiene mayor finalidad que
la de razones de imagen, soslayando
abordar los graves problemas inter-
nos sin cuya soluci=F3n la situan en la
antesala de su desintegraci=F3n. @

FREEDOM PRESS
http://www.lglobal.com/TAO/Freedom