(Cats)Carta abierta al Papa

Javier Wilson (dlabs@ibw.com.ni)
Sat, 20 Jan 1996 21:09:20 -0600


SU SANTIDAD=20
PAPA JUAN PABLO II.
EL VATICANO, ROMA.

Perm=EDtanos presentarles nuestros saludos en nombre del Dios de la vida y
aprovechar esta oportunidad para darle la m=E1s cordial bienvenida a nuestra
patria Nicaragua.
=09
Con motivo de su inminente venida y visitaci=F3n a NICARAGUA, la actual
generaci=F3n joven universitaria, queremos sumarnos al regocijo de todo
nuestro pueblo, por que sentimos en su llegada a esta tierra la continuidad
de este tiempo de adviento en que al revivir la memoria del milagro de la
navidad hemos celebrado el misterio de la encarnaci=F3n, cuando concebido=
por
obra y gracia del Esp=EDritu Santo, Dios en persona quiso hacerse hombre en
Jesucristo al nacer de la Virgen Mar=EDa, acontecimiento que llev=F3 a los
Angeles gloria a DIOS en las alturas, a proclamar Paz en la tierra porque se
inaguraba un mundo de buena voluntad entre los hombres y las mujeres.

Nosotros vemos en la iniciativa de su Santidad de descender a la realidad
Nicarag=FCense una acci=F3n de encarnaci=F3n que reproduce aquella epifan=ED=
a.

Nosotros hemos escuchado en su reciente peregrinaje por los Estados Unidos
de Am=E9rica su mensaje a la juventud en el Central Park de New York en la=
que
invit=F3 a una Conversi=F3n a Jesucristo, a constribuir a la renovaci=F3n de=
la
Iglesia y asumir la tarea de la Evangelizaci=F3n. Podemos decir que hemos=
sido
caja de resonancia de tales desaf=EDos y queremos en la ocasi=F3n de su=
venida
profundizar m=E1s esa experiencia Alegre del Amor de DIOS m=E1s all=E1 de
pr=E1cticas vac=EDas de lo Sagrado.

Su llamado a la re-conversi=F3n y al despertar de la FE en
Jesucristo,prototipo del hombre nuevo que nos invita a ser testigo de su
Reino en esta tierra, sentimos nos convoca a encarar nuestro pecado personal
y social ya que reconocemos que la p=E9rdida de una conciencia =E9tica=
refleja
acusa un olvido y ausencia m=E1s que falta de inteligencia u otras=
carencias.

En otros paises se habla de una crisis de civilizaci=F3n percibida en los
contrastes del derroche armamentista nuclear y a la par entes
pol=EDticos-econ=F3micos de ajustes como el Neo- Liberalismo que produce=
extrema
miseria, desocupaci=F3n, reducci=F3n de garant=EDas sociales en nuestros=
pueblos
empobrecidos.=20

Pero como j=F3venes en Nicaragua medimos el impacto de tal crisis en los=
altos
=EDndices de suicidio de nuestra Juventud. En el a=F1o 1995 se=
contabilizaron
m=E1s de 140 casos, m=E1s otras formas de auto-destrucci=F3n a trav=E9s de
estupefacientes, alucin=F3genos y otras drogas con lo cual miles de j=F3vene=
s
hacen a=F1icos los sue=F1os de sus padres y degeneran su propia existencia.=
Hay
mucha violencia familiar transmitida de padres a hijos cuyas causas pueden
encontrarse en sufrimientos y humillaciones acumuladas, en deseos de
venganza, odio y amarguras, por todo esto es que reconfirmamos su
llamamiento a la reconversi=F3n, ya que el mundo necesita escuchar las=
buenas
nuevas del amor de un Dios a quien pedimos no vea nuestros pecados, sino a
los hijos que pueden ser rescatados y restituidos.

Nosotros los j=F3venes de Nicaragua por nuestro bautismo creemos ser la
Iglesia de hoy y queremos ser vidas =FAtiles, productivas, apreciadas y
rescatadas.

Por nuestra propia condici=F3n actualmente estudiamos, construimos nuestro
espacio social equilibrando el uso de nuestro tiempo en la afirmaci=F3n de
nuestra identidad, en el compartir de sentimientos y afectos, queriendo
crecer en las relaciones con quienes amamos m=E1s all=E1 de las absorciones
egoistas, por ello adem=E1s de canalizar nuestras potencialidades en la
camarader=EDa propia de nuestra edad, nos envolvemos en los esfuerzos por
dise=F1ar nuestro derecho a ser j=F3venes contribuyendo con la generosidad=
que
nos es propia en la constituci=F3n de la paz y el futuro en nuestra naci=F3n=
y
en ello hemos asumido la conflictitividad que implica confrontar el mal, la
descomposici=F3n de los valores y el reclamo de la justicia negada hoy por=
hoy
en el problema del seis por ciento para las universidades.

Cuando llegue a Nicaragua Su Santidad se informar=E1 que dos meses atr=E1s=
la
juventud universitaria perdi=F3 dos vidas por reclamar su derecho a la
Educaci=F3n Superior,m=E1s a=FAn, le informamos que por manifestarnos en las
marchas pac=EDficas, c=EDvicas y no violentas, con los criterios de una=
cultura
de paz en cuanto a la b=FAsqueda de consenso y la suspensi=F3n de=
conflictos,
simplemente exigimos lo obvio, de que la Asamblea Legislativa cumpliera con
la Constituci=F3n y las leyes que ellos mismos han aprobado en cuanto al=
seis
por ciento del presupuesto nacional.
Igualmente ped=EDamos que actuaran en consonancia de la interpretaci=F3n
aut=E9ntica del art=EDculo 55, inciso 1 de la ley 151, que es el marco=
jur=EDdico
que ellos mismos hicieron para calcular el seis por ciento total de los
ingresos ordinarios y extraordinarios establecidos en el Presupuesto General
de la Rep=FAblica para el a=F1o correspondiente,independientemente del=
origen de
dichos ingresos. Hasta la fecha no sabemos que razones movieron al =F3rgano
legislativo a violentar su propia estructura jur=EDdica, lo cual nos movi=F3=
a
las protestas reivindicativas con la confianza de que tenemos un Estado de
Derecho.

En ning=FAn lugar del mundo los reclamos y consignas por el cumplimiento de=
la
Constituci=F3n producen golpe de Estado y tampoco nadie estaba pidiendo el
desplazamiento del gobierno, pues las y los universitarios hemos dado
muestra de respeto a la autoridad constituida, por ello la respuesta
policial a punta de balazos al reclamo legal no s=F3lo fue desproporcionada
sino irracional, irresponsable y criminal conllevando dolor y luto a varios
hogares y una profunda frustraci=F3n y desconfianza en la juventud
universitaria y en miles de padres de familias que ven en el subsidio del
seis por ciento la garant=EDa de los estudios superiores de los hijos de las
mayor=EDas pobres.

Y como ense=F1a la doctrina cristiana; un pecado lleva a otro pecado mayor:
despu=E9s del crimen quisieron involucrar a la jerarqu=EDa cat=F3lica al=
decidir
sin base constitucional asignarle a la Universidad Cat=F3lica "Redemptoris
Mater" una cuota del seis por ciento con el evidente prop=F3sito de=
legitimar
religiosamente sus yerros y desaciertos, con lo que algunos grupos pol=EDtic=
os
pretend=EDan ganar el respaldo moral cat=F3lico.

Y no es que queramos destruir m=E9ritos personales o distorcionarlos,=
tampoco
queremos tentar venganzas, maledicencias o falsos testimonios, hemos querido
compartir los hechos y nuestra reflexi=F3n de ello.

Alegremente este 9 de enero las autoridades religiosas, padres de familias y
estudiantes de la universidad "Redemptoris Mater" discernieron la
intencionalidad oculta en el alago y la seducci=F3n de quienes ofrecen los
"reinos del mundo", evitando as=ED caer en la trampa sutil de los que han
crucificado a nuestros hermanos Jer=F3nimo Urbina y Porfirio Ramos, m=E1rtir=
es
del seis por ciento constitucional.

La actitud del Cardenal Obando y Rectores de la Redemptoris Mater nos
confirman la existencia de recursos morales y cordura contra lo cual se
estrellan quienes creen que pueden traficar con las estructuras superiores
de la Iglesia en base a dinero o artefactos inmuebles.=20

Nosotros creemos, Su Santidad, que los candentes problemas de Nicaragua,
como el problema de la propiedad y otras desigualdades que son potenciales
amenazas sangrientas para generaciones futuras s=F3lo podr=E1n resolverse si
gestos como el de la Redemptoris Mater, de solidaridad con los m=E1s pobres,
de misericordia frente a la injusticia, de cooperaci=F3n y renuncia, de un
verdadero compartir eucar=EDstico, es el camino para una regeneraci=F3n
espiritual, esa es la forma de testimonio de quienes se situ=E1n en la
condici=F3n de pr=F3jimo que est=E1 en necesidad y peligro de muerte.

Tambi=E9n,Su Santidad, a trav=E9s suyo queremos expresar por nuestra parte=
un
gesto personal y global de perd=F3n y reconciliaci=F3n con los que=
dispararon
cumpliendo o no =F3rdenes superiores y con aquellos que dieron las =F3rdenes
sabiendo como evitar una in=FAtil matanza, lo correcto es que se deslinden
responsabilidades entre sus altos mandos de la Polic=EDa y las tropas no
deliberantes, pero en ese clima la gracia de Dios que ha generado en
nosotros el s=EDmbolo de la cruz, que nos ha acompa=F1ado en estas jornadas
reivindicativas, hemos recordado y profundizado que ah=ED se escenific=F3 el
perd=F3n absolutorio al enemigo, a todo los hombres por tanto hacemos=
realidad
este perd=F3n, ofreciendo el sufrumiento a Dios nuestro se=F1or. Usted=
recordar=E1
como en Argentina los m=E1s altos jefes del ej=E9rcito confesaron su
culpabilidad ante el pueblo, pidieron su perd=F3n, dispuestos a asumir su
responsabilidad para no pretenderse inmunes ante las leyes quedando impunes
por los delitos cometidos; al final, m=E1s all=E1 de todo tribunal est=E1 el
juicio de Dios, donde no hay testigos falsos, enga=F1os, ni compra-venta de
conciencias.

S=F3lo con valores trascendentes como la miscericordia, el perd=F3n,=
conjugados
en nuestras vidas podemos vivir la f=E9 cristiana y resistir la din=E1mica=
del
mal en nuestro pa=EDs y en el mundo. Su Nicaragua ha sido un lugar de
generaci=F3n de poes=EDas, sue=F1os, utop=EDas, anhelos de un mundo nuevo.=
Nosotros
queremos seguir por estos surcos sembrando semillas de futuros permanentes,
en este caso en la soluci=F3n del conflicto.=20

Creemos que nos movemos hacia un mundo que para sobrevivir tendr=E1 que=
buscar
un equilibrio entre la dimensi=F3n material y espiritual del ser humano. En
este sentido confiamos en el perd=F3n y la reconciliaci=F3n, aunque sean del
tama=F1o de la semilla de mostaza (Lucas 13, 18-19) Dios los puede convertir
en germen fecundo de su reino en esta tierra.

Concretamente queremos pedir a Su Eminencia su intermediaci=F3n ante las m=
=E1s
altas autoridades de nuestra naci=F3n a fin de que se le d=E9 cumplimiento a=
las
justas demandas de los estudiantes en consonancia con la Constituci=F3n en
nuestro derecho al seis por ciento de los ingresos ordinarios y
extraordinario del Presupueto Ordinario de la Rep=FAblica.

De antemano agradecemos su amabil=EDsima atenci=F3n a nuestra misiva y=
gesti=F3n.

En el mejor esp=EDritu le reiteramos nuestra m=E1s fraternal bienvenida y
rogamos al Se=F1or le guarde en su salida y entrada, ahora y siempre (Salmo
121). Su Santidad, con esta carta y en este esp=EDritu sientase ya en=
Nicaragua.
=20

JOVENES UNIVERSITARIOS DE NICARAGUA

dlabs@ibw.com.ni
http://www.ibw.com.ni/~dlabs/
managua, nicaragua