Conociendo a Flora Tristan (art.)

MENDEZ=N%BASICA%UCV=INGENIERIA@fiucv.ing.ucv.ve
Mon, 15 Jan 96 17:23:14 VEN


Forwarded to: SMTP[a-infos@lglobal.com]
cc:
Comments by: MENDEZ N@BASICA@UCV INGENIERIA

-------------------------- [Original Message] -------------------------
C O N O C I E N D O A F L O R A T R I S T A N


La Historia Oficial poco o nada suele ocuparse de rebeldias
indoblegables, de pensamientos audaces y de mujeres libres, mucho menos de
alguien que reuna con plena consecuencia esas tres condiciones. Es ese el
caso de esta extraordinaria mujer, que al no poder ser ignorada, ha querido
reducirse a un plano puramente anecdotico, a la categoria de tema de
disertaciones eruditas, o hasta lo que ahora se propone Vargas Llosa: hacerla
protagonista del best-seller anual que estipula su contrato, cuando lo cierto
es que sus lucidas ideas, sus propuestas de accion y su ejemplo vital siguen
teniendo pleno valor para quienes aspiramos a la libertad e igualdad reales.

El relato de la vida de Flora Tristan (1803-1844) esta lleno de
circunstancias que parecen arrancadas de la novelistica romantica al gusto de
la epoca y son de irresistible referencia. Nacio en Paris, hija mayor de
Mariano Tristan, rico aristocrata peruano, y Therese Leisne, plebeya que
habia vivido emigrada en Espanha. Al hogar son asiduos algunos viajeros
americanos como el joven Simon Bolivar, cuya amistad con Therese hara correr
rios de tinta historico-chismografica, y su maestro Simon Rodriguez. Luego
vendrian las guerras napoleonicas y la muerte del padre (en 1808),
perdiendose el contacto con la parentela peruana y cesando el envio de
dinero, lo que inicia una etapa de pobreza para la viuda y sus dos hijos,
mitigada por la ilusion del futuro acceso a la fortuna familiar cuando
pudiesen viajar a America.

Entre penurias, la madre procura darles un nivel de instruccion digno,
pero la necesidad se impone y en 1820 la ya hermosa muchacha debe trabajar
como obrera en un taller de litografia, cuyo joven propietario - Andre Chazal
- se prenda de ella. Huyendo de la miseria y sometida a la presion materna,
Flora accede a casarse en 1821, vienen 2 hijos y 1 hija - Aline, futura madre
del insigne pintor Paul Gaugin -, pero en 1826 ya no soporta aquella union
sin amor y convencional, abandonando el hogar e iniciando una agria disputa
legal y personal que se prolonga los siguientes 12 anhos, hasta que Chazal
casi la asesina y es condenado a 20 anhos de trabajos forzados. Esa vivencia
personal sera sin duda un estimulo para que afloren un pensamiento y una
accion que seran referencia importante para el movimiento feminista, pues es
figura de excepcion que denuncia con la mas sentida sensibilidad los
padecimientos de la mujer de su tiempo, planteando reivindicaciones que
siguen siendo actuales.

La ilusion por la herencia paterna se quebrantara definitivamente cuando
Flora viaje a Peru en 1833-34, pues aun siendo atendida por sus parientes, la
respuesta es fria al pedir un reparto justo de la riqueza familiar, cediendo
apenas en la concesion de una modesta pension anual. Retorna a Europa
reafirmandose en las convicciones igualitarias radicales que viene madurando
desde 1825, con la lectura de autores como Saint-Simon, su discipula Aurora
Dupin, Fourier, Considerant, Owen y los contactos directos con el movimiento
obrero de ambos lados del Canal de La Mancha, pues tendria varias estancias
prolongadas en Gran Bretanha. Ademas, el viaje a America sirve para que
perciba sus raices personales y los objetivos de sus posteriores combates de
un modo distinto, llegando a identificarse a si misma como "La Peruana" y,
mas aun, como "La Paria", en una proclamacion pionera del caracter
internacional del socialismo y sus luchas.

En 1835 publica su primer folleto, dedicado a la situacion de las
mujeres extranjeras pobres en Francia; en 1837 sale el segundo, en pro del
divorcio; en 1838 les siguen los 2 volumenes de su diario de viaje a America,
dedicado a los peruanos y firmado por "vuestra amiga y compatriota"; su
titulo es "Peregrinaciones de una Paria" y le da gran renombre en los medios
literarios parisinos, reafirmado meses despues con la novela "Mephis o El
Proletario", que como escritora la eleva a la categoria de rival de la
celebre George Sand. Prosigue en 1839 con una seleccion y traduccion al
frances de cartas del Libertador, y en 1840 sus impresiones criticas de la
sociedad capitalista inglesa dan pie a "Paseos por Londres". Al mismo tiempo,
aquella mujer cuya belleza y talento encandilaban a literatos y periodistas,
profundiza su compromiso activo con las luchas sociales mas radicales de
entonces, en primer lugar por la emancipacion real de la mujer y de la clase
obrera, pero tambien contra la pena de muerte, contra el oscurantismo
religioso, contra la esclavitud y muchas otras causas, destacando siempre por
su dedicacion plena e ideas agudas.

Como presintiendo la muerte cercana, los 2 anhos postreros de Flora
Tristan son de plenitud en labor y pensamiento, siendo una imaginativa
influencia que se percibe aun en los poco romanticos textos de Karl Marx,
que la conoce en esos dias. Es entonces que escribe "La Union Obrera"
(publicada en 1843) y "La Emancipacion de la Mujer" (inedita hasta 1846),
obras que marcan su madurez intelectual y politica; ademas, emprende por toda
Francia la tarea de organizar esa Union Obrera que recogia la experiencia
inglesa de las Trade Unions, aunque con un enfasis internacionalista y
socialista radical que hacen justa la apreciacion de quienes ven en ella la
olvidada y gran precursora de la I Internacional, como su biografo peruano L.
A. Sanchez, quien afirma: "Aquella Asociacion Internacional de Trabajadores
era la vieja Union Obrera, amplificada, ecumenica y viril, trocada en logica -
acaso por lo mismo menos penetrante - al pasar a cerebros masculinos,
emergiendo del impetuoso fervor de una mujer. Nadie recordo a la precursora
en la celebre asamblea de Albert Hall. Pero ella, con su pensamiento y
ejemplo, estuvo presidiendola desde lejos, desde la eternidad o la nada. Tal
vez, si con alguien se identificaba mas su espiritu, era con el de cierto
hombre de barbas confusas y verbo ardiente, que solia discrepar rudamente de
Marx: Miguel Bakunin".

SOFIA COMUNIELLO
(CORRE@ # 26, p.18; septiembre 1994)