A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) Gargantas Libertarias: La Revolucion de 1934, la Union de Hermanos Proletarios

Date Tue, 9 Oct 2018 09:08:37 +0300


Fueron los momentos más esperanzadores que he vivido en los últimos tiempos, en la sana compañía de grandes y anónimos revolucionarios que pretendieron materializar el mundo nuevo que llevaban en los corazones. Mineros, trabajadores de todo oficio y condición, campesinos... Todo un pueblo, en fin, decididamente lanzado a la construcción de una sociedad definitivamente justa e igualitaria. Veamos cómo empezó todo. ---- Tras las elecciones generles de 1933, los centristas del Partido Radical de Lerroux forman un gobierno monocolor minoritario apoyado por la Confederación Española de Derechas Autónomas, liderada por Gil Robles. En Octubre de 1934, la CEDA, partido antirrepublicano, retira su confianza al gobierno radical y exige participar en el mismo, por lo que se incluyen tres ministros derechistas en el gabinete.

Los obreros se alarman por esta decisión, pues están viendo cómo la democracia parlamentaria burguesa ha abierto el camino al poder a los nazis en Alemania y a los fascistas en Italia, y no están dispuestos a que en España suceda lo mismo permitiendo la derechización de una república que tanto les ha costado conquistar.
El día 5, en Madrid, UGT declara la huelga general. CNT no apoya la movilización por imposibilidad de hacerlo, pues, en la capital, la organización había sido prohibida y sus militantes perseguidos y vigiladas sus actividades, por lo que solo podía moverse en la clandestinidad. Los revolucionarios intentaron el asalto a la Presidencia del Gobierno, pero las fuerzas represivas a su servicio, después de dos horas de intercambio de disparos, dominaron la situación y encarcelaron a los dirigentes socialistas que apoyaron la sublevación.
En Bizkaia y Gipuzkoa los nacionalistas no apoyan la revolución, pero la UGT toma las cuencas mineras y las zonas industriales, manteniéndolas en su poder hasta el día 12, en que los obreros fueron vencidos por la intervención del Ejército.
En Aragón, Extremadura y Andalucía no cuajó la revolución porque los campesinos estaban ya agotados por las recientes luchas y huelgas que se produjeron durante los meses de marzo, abril y junio.

CATALUNYA

Muy distinta fue la acogida de la Revolución en Catalunya. Reproduzco el manifiesto que el presidente de la Generalitat, Lluis Companys, de Esquerra Republicana de Catalunya, difundió en la noche del 6 al 7 de octubre:
"Catalanes: las fuerzas monarquizantes y fascistas que de un tiempo a esta parte pretenden traicionar a la República han logrado su objetivo y han asaltado el poder. Los partidos y los hombres que han hecho públicas manifestaciones contra las menguadas libertades de nuestra tierra, los núcleos políticos que predican constantemente el odio y la guerra a Cataluña, constituyen hoy el soporte de las actuales instituciones. En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del parlamento,el gobierno que presido asume todas las facultades del poder en Cataluña, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española, y al establecer y fortificar la relación con los dirigentes de la protesta general contra el fascismo, les invita a establecer en Cataluña el gobierno provisional de la República,que hallará en nuestro pueblo catalán el más generoso impulso de fraternidad en el común anhelo de edificar una República Federal libre y magnífica".
Esta declaración provocó la proclamación de estado de guerra y la intervención del Ejército, que domina rápidamente la situación después de algunos enfrentamientos en los que perecieron alrededor de cuarenta personas. La autonomía catalana fue suspendida por el Gobierno y Lluis Companys detenido. También fue detenido Azaña, quien se encontraba casualmente en Barcelona para asistir al funeral de Jaume Carner, que fue ministro de su gobierno cuando él era presidente.

LA REVOLUCIÓN ASTURIANA

Fue en Asturias donde, gracias a las heroicas y decididas acciones de los mineros, la Revolución del 34 alcanzó su cénit. Se trató de una auténtica insurrección coordinada entre las diferentes fuerzas de la izquierda asturiana, agrupada bajo las siglas UHP (Uníos Hermanos Proletarios, Uníos Hijos del Proletariado o Unión de Hermanos Proletarios. Las tres versiones aparecen en carteles y panfletos de la época) En esta Alianza Obrera se encuadraron la Federación Socialista Asturiana del PSOE, la UGT, la Confederación Regional del Trabajo de Asturias, León y Palencia de la CNT, y las organizaciones trotskistas Bloque Obrero y Campesino (BOC) e Izquierda Comunista. Al Partido Comunista de España (PCE) que solicitó su ingreso en septiembre de 1934, no se le permitió la adhesión hasta que no retiró de su petición todos los puntos que hacían referencia a su antitrotskismo. Tanto socialistas como anarquistas fueron inflexibles en este extremo: ante todo, unidad de aacción y nada de enfrentamientos intestinos.
(Reflexión sobrevenida: "¿Dónde coño están aquel PSOE y aquella UGT?")
El PCE firmó, por fin, su ingreso en UHP, pero, sin embargo, su afán de partido conductor de todas las iniciativas le hizo redactar el 4 de octubre, tan sólo 24 horas antes del inicio de la Revolución, un panfleto que fue distribuido por las cuencas mineras y que, entre otras lindezas, decía:"¡Trabajadores! No os dejéis engañar por ese falso camino que os brindan para la unidad. Vuestros jefes os traicionan. La Alianza Obrera es el nervio vivo de la contrarrevolución ¡Abajo la Alianza Obrera de la traición!" En fin, como siempre, intentando protagonizarlo todo y sacar tajada de todas partes, de la UHP y de los opuestos a la UHP. Tan sólo cuando, horas más tarde, el PCE comprendió que el movimiento era imparable, se convirtió en su mayor defensor.
Y llegó el día 5. Los mineros disponían de armas y dinamita y la revolución estaba muy bien organizada. En Oviedo se proclamó la República Socialista Asturiana y se atacaron lo puestos de la Guardia Civil, los ayuntamientos y otras instituciones de los poderes burgueses. A los tres días casi toda Asturias estaba en manos de los mineros, incluidas las fábricas de armas de Trubia y La Vega. A los diez días, unos 30.000 trabajadores forman el Ejército Rojo y desde el Gobierno se considera que la revuelta es una guerra civil en toda regla, por lo que Lerroux y Gil Robles deciden adoptar medidas enérgicas, entre las que destacan la de llamar a los generales Goded y Franco (que tenía ya experiencia por haber participado en la represión de la huelga general de 1917 en Asturias) para que dirijan el ataque contra los revolucionarios desde el Estado Mayor de Madrid. Estos recomiendan que se traigan de África tropas de la Legión y de los Regulares, pues tienen experiencia en combates y, además, psicológicamente, infunden pánico entre los ciudadanos, pues estos mercenarios tienen permiso para asesinar, violar y saquear a la población sometida: victoria -por cualquier método- a cambio de botín (el cabrón de Franco ya apuntaba maneras) Tampoco se recomienda la participación de jóvenes reclutas peninsulares por la impredecible reacción del pueblo ante sus posibles muertes y, porque al fin y al cabo, eran hijos del proletariado. También se temía el testimonio que pudieran difundir sobre la feroz represión que ya tenían planeada.
Mientras esto sucedía, el Ejército Rojo Asturiano se planteaba una marcha sobre Madrid, iniciativa que fue abortada por el rápido sitio militar al que fue sometida la recién nacida república rebelde. Poco antes del brutal allanamiento de Asturias, la aviación lanzó sobre Mieres el panfleto que sigue:
"Rebeldes de Asturias, rendíos. Es la única manera de salvar vuestras vidas: la rendición sin condiciones, la entrega de las armas antes de 24 horas. España entera, con todas sus fuerzas, va contra vosotros, dispuesta a aplastaros sin piedad, como justo castigo a vuestra criminal locura. La Generalidad de Cataluña se rindió a las tropas españolas en la madrugada del domingio. Companys y sus hombres esperan en la cárcel el fallo de la Justicia. No queda una huelga en toda España. Estáis solos y vais a ser las víctimas de la revolución vencida y fracasada. El daño que os han hecho los bombardeos y las armas de las tropas no son más que un triste aviso del que recibiréis implacablemente si antes de ponerse el sol no habéis depuesto la rebeldía y entregado las armas. Después iremos contra vosotros hasta destruiros sin tregua ni perdón. ¡Rendíos al gobierno de España! ¡Viva la República!"
Y así fue: sin tregua ni perdón. El general López Ochoa, comandando las fuerzas militares gubernamentales, y el aún coronel Yagüe, al frente de sus embrutecidos legionarios apoyados por la aviación, avanzaron devastadoramente sobre Oviedo, primero, y, poco después, sobre Gijón. La resistencia revolucionaria fue heroica, llegando, en ocasiones, a la lucha casa por casa, pero infructuosa debido a la enorme diferencia de efectivos y medios.
El día 19 todo había terminado y comenzaba la dura represión que se extendió por el pueblo asturiano

EXPERIENCIAS LIBERTARIAS

CNT aprovechó la Revolución para construir en positivo experiencias de Revolución Social, de comunismo libertario. Éstas se dieron, principalmente, en el barrio gijonés de El Llano y en la localidad minera de La Felguera, que llegó a denominarse "La Comuna de La Felguera"
En estos lugares "se procedió a regularizar la vida de acuerdo con los postulados anarquistas: socialización de la riqueza, abolición de la autoridad, del capitalismo y hasta del dinero. Para la organización del consumo se creó un Comité de Abastos, con delegados por calles establecidos en las tiendas de comestibles, que controlaban el número de vecinos por cada calle y procedían a la distribución de los alimentos. Este control por calle permitía establecer con facilidad la cantidad de pan y de otros productos que se necesitaban..." (Manuel Villar en "El Anarquismo en la Insurrección de Asturias: la CNT y la FAI en octubre de 1934")
Todas las decisiones se dejaron en manos de las asambleas populares y ningún servicio ni rama de producción dejó de funcionar en esta quincena revolucionaria: sanidad, fluido eléctrico, minas, talleres... en fin, toda una experiencia de autogestión que no volvería a repetirse hasta las colectividades libertarias durante la guerra civil.

Tomado: https://www.portaloaca.com/historia/ii-republica-y-guerra-civil/1304-la-revolucion-de-1934-o-de-como-la-republica-traiciono-a-los-trabajadores.html
Publicado por (A)utogestion en 3:00:00 a. m. No hay comentarios:
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: 1934, comuna asturiana, españa, revolucion asturiana
viernes, 28 de septiembre de 2018
La Anarquia explicada a los niños re-edicion (2016)

¡Hola! Muchos ya conocerán este folleto escrito por José Antonio Emmanuel publicado originalmente en el año 1931, en este 2016 un grupo de individualidades se dio a la tarea de hacer una re-edición más "moderna" -por así decirlo- al folleto. En esta edición participan diversos ilustradores: Pablo Delcielo, Tiro Loko, Juani Andino, Juani Navarro, Yael Mudokon, Manus Devito, Matt S. Holze, Max Vadala, NN, Federico Vasquez, Villy Villian, Elías Taño, El Bruno; quienes le ponen ese brillo, para que, de alguna manera, los que ya leyeron el folleto sientan cómo se sentiría leerlo si hubiese sido escrito hoy día, o para los que no lo leyeron se animen a hacerlo y vean cómo las ideas de José A. Emmanuel inspiraron a cada uno de estos artistas a realizar este trabajo. Se editó y recopiló en "Eltaller" de Libros Libres en Abril de 2016, Salto, Buenos Aires, Argentina.

"José Antonio Emmanuel fue un maestro seguidor de Ferrer y Pestalozzi que impulsó a comienzos de los años treinta del pasado siglo la Biblioteca Anarquista Internacional (B.A.I.), con sede en Barcelona. Entre los folletos divulgativos que publicó, se encontraba "La Anarquía Explicada a los Niños (1931)", donde en 15 páginas se hacía un repaso de lo que significaba la Anarquía, la manera de llegar a ella y finalizaba con una serie de postulados ácratas que era necesario llevar a la práctica para hacer efectiva la Anarquía: 1.Ayuda; 2. Apoya; 3. Copia lo bello; 4. Labora; 5. Estudia; 6. Ama; 7.Protege; 8. Cultiva; 9. No tengas esclavos; 10. Trabaja."

Clic en la foto para descargar, que lo disfruten.

Tomado de: http://cementerio-de-ideas.blogspot.com/2016/06/la-anarquia-explicada-los-ninos-re.html

Publicado por (A)utogestion en 3:43:00 p. m. No hay comentarios:
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: cementerio de ideas, la anarquia explicada a los niños
viernes, 21 de septiembre de 2018
Caracas: Movilizacion justicia para Mayell 24 sep.

Publicado por (A)utogestion en 5:46:00 a. m. 1 comentario:
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: #justiciaparamayell, basta de impunidad, femicidios
miércoles, 19 de septiembre de 2018
Johann Rudolf Rocker (Vida y obra)

Johann Rudolf Rocker (1873-1958). Nacio el 25 de marzo de 1873 en Maguncia, (Alemania) y murió el 19 de septiembre de 1958 cerca de Nueva York, Estados Unidos,

Fue un anarcosindicalista, escritor y activista alemán autodeclarado anarquista sin adjetivos.

Rocker llegó a la conclusión de que las escuelas anarquistas representan sólo "diferentes métodos de la economía" y que el primer objetivo de los anarquistas era "garantizar la libertad personal y social de los hombres".

Nacido en Maguncia, Hesse (actualmente, Renania - Palatinado), Alemania el 25 de marzo de 1873 Rudolf Rocker fue el segundo de tres hermanos.

Sus padres, un litógrafo, Georg Philipp Rocker, y su esposa Anna Margaretha Naumann, católicos[3]aunque no particularmente devotos, murieron cuando Rocker tenía corta edad.

Su padre venía de una familia de tradición democrática y anti-prusiana que se remonta al abuelo de Rocker, participante en la Revolución de marzo de 1848. Sin embargo, Georg Philipp murió sólo cuatro años después del nacimiento de Rocker.[4]Después de esto, la familia logró eludir la pobreza, gracias al apoyo masivo de la familia de su madre. El tío y padrino de Rocker, Carl Rudolf Naumann, largo tiempo miembro del Partido Socialdemócrata (SPD), se convirtió en un sustituto de sus padres muertos y un modelo, que dirige el desarrollo intelectual del niño.

A Rocker le contrariaban los métodos autoritarios de su maestro de escuela llamando al hombre un "corazón déspota". Fue, por tanto, un mal estudiante. Cuando tenía diez años, su madre se casó de nuevo, con Ludwig Baumgartner.

Rocker sufrió una profunda conmoción cuando su madre murió en febrero de 1877. Poco después de que su padrastro se casase de nuevo, Rocker fue enviado a un orfanato. Hastiado por la incondicional obediencia exigida por el orfanato católico y atraído por la perspectiva de aventura, Rocker se fugó del orfanato en dos ocasiones.

La primera vez se marchó solo a los bosques de los alrededores de Maguncia con ocasionales visitas a la ciudad para conseguir alimentos, siendo atrapado tres noches más tarde. La segunda vez, a la edad de catorce años, como reacción a que el orfanato quería hacerle aprendiz de hojalatero. Durante ese tiempo trabajó de chófer para Köln-Düsseldorfer Dampfschiffahrtsgesellschaft. Le gustaba salir de su ciudad natal y viajar a lugares como Rotterdam. Después de su regreso, comenzó un aprendizaje para convertirse en tipógrafo, como su tío Carl.

Carl también tenía una importante biblioteca que constaba de literatura socialista. Rocker estuvo particularmente impresionado por los escritos de Constantin Franz, un federalista y opositor del centralizado Imperio alemán de Bismarck, de Eugen Duhring, un socialista anti-marxista, en cuya teoría había algunos aspectos anarquistas; novelas como "Los miserables" de Víctor Hugo y "Looking Backward" de Edward Bellamy, así como la tradicional literatura socialista, tales como "El capital" de Karl Marx y Ferdinand Lasalle y los escritos de August Bebel.

Aunque es poco probable que hubiese comprendido todas las implicaciones políticas y filosóficas de lo que había leído,[cita requerida]se convirtió en socialista y regularmente discutía sus ideas con los demás. Su empleador se convirtió en la primera persona que convirtió al socialismo. Bajo la influencia de su tío, se afilió al Partido Socialdemócrata Alemán[5](SPD) y al sindicato de tipógrafos en Maguncia.
Rocker en el movimiento socialdemócrata

En 1890 se ofreció para la campaña electoral del SPD, que se organizó en semi-clandestinidad a causa de la continua represión del gobierno, ayudando al candidato Franz Jost a conseguir el asiento para el distrito Maguncia-Oppenheim en el Reichstag. Debido a que el puesto estaba muy disputado, importantes figuras como August Bebel, Wilhelm Liebknecht, Georg von Vollmar, y Paul Singer visitaron la ciudad para ayudar a Jost, y así Rocker tuvo la oportunidad de escucharles.

En 1890, se abrió una gran brecha en el SPD acerca de las tácticas a llevar a cabo tras la entrada en vigencia de las Leyes Anti-Socialistas. Se formó entonces un grupo de oposición dentro del partido, los llamados Die Jungen (Los jóvenes). Si bien el partido dirigente consideró el parlamento como un medio de cambio social, Die Jungen pensó que podría ser utilizado para difundir el mensaje socialista. Ellos no estaban dispuestos a esperar el colapso de la sociedad capitalista, tal como se predijo por el marxismo, sino que querían iniciar una revolución tan pronto como fuera posible. Este grupo fue especialmente fuerte en Berlín, Magdeburgo y Dresde, aunque había unos pocos adeptos en Maguncia, entre ellos Rudolf Rocker. En mayo de 1890, comenzó un círculo de lectura, llamado Freiheit (Libertad), para estudiar los temas teóricos más intensamente.

Después de que Rocker criticara a Jost y se negara a retractarse de sus declaraciones, fue expulsado del partido. Lo mismo ocurrirá con el resto de Die Jungen en octubre de 1891. Sin embargo, se mantuvo activo e incluso ganó influencia en el movimiento obrero socialista en Maguncia. Aunque había conocido las ideas anarquistas como resultado de sus contactos con Die Jungen en Berlín, su conversión al anarquismo no se produjo hasta el Congreso de Bruselas de la Internacional Socialista en agosto de 1891. Acabó decepcionado con los debates en el Congreso, ya que, sobre todo los delegados de Alemania, se negaron explícitamente a denunciar el militarismo.[cita requerida]Le impresionó el socialista holandés y más tarde anarquista Domela Nieuwenhuis, que atacó a Liebknecht por su falta de militancia.

Rocker conocería a Karl Hofer, un alemán activo en el contrabando de la literatura anarquista de Bélgica a Alemania. Höfer le dio "Dios y el Estado" de Bakunin y "La moral anarquista" de Kropotkin, dos de las más influyentes obras anarquistas clásicas, así como ejemplares del periódico "Autonomie". Rocker se convenció de que el origen de las instituciones políticas estaba en una creencia irracional en una autoridad suprema, como Bakunin afirma en "Dios y el Estado". Sin embargo, Rocker no compartía con el ruso el rechazo de la propaganda teórica y su afirmación de que sólo las revoluciones pueden lograr un cambio. De todos modos, se sintió muy atraído por el estilo de Bakunin, marcado por su pathos, emoción, y entusiasmo, diseñado para dar al lector una impresión del calor de los momentos revolucionarios.[cita requerida]Rocker incluso trató de emular este estilo en sus discursos, pero no era muy convincente.[cita requerida]Los escritos anarcocomunistas de Kropotkin, por otra parte, estaban estructurados de forma lógica y contenían una descripción elaborada de la sociedad anarquista del futuro. Su premisa básica, que un individuo tiene derecho a recibir los medios básicos de vida de la comunidad independientemente de su contribuciones personales, impresionó a Rocker.

En 1891, todos los Die Jungen fueron expulsados del SPD o lo dejaron voluntariamente. Luego se fundó la Unión de Socialistas Independientes (VUS). Rocker se convirtió en miembro y fundó una sección local en Maguncia, en su mayoría activa en la distribución en la ciudad de literatura anarquista procedente del contrabando de Bélgica o de los Países Bajos. Fue un habitual orador en las reuniones sindicales. El 18 de diciembre de 1892, habló en una reunión de los trabajadores desempleados. Impresionado por el discurso de Rocker, el orador que lo siguió, que no era de Maguncia, y por tanto no sabía en qué punto la policía intervendría, incitó a los desempleados a tomar de los ricos, y no dejarse morir de hambre. La reunión fue luego disuelta por la policía. El orador fue detenido, mientras Rocker consiguió escapar. Decidió huir de Alemania a París a través de Fráncfort, con el fin de aprender nuevas lenguas, conocer a grupos anarquistas en el extranjero, y, sobre todo, para escapar de la conscripción.
Exilio
París

En París, estuvo por primera vez en contacto con el anarquismo judío. En la primavera de 1893, fue invitado a la reunión de judíos anarquistas, asistió a la reunión y quedó impresionado.[Cita requerida]Aunque ni judío por nacimiento ni por creencias, frecuentó la reunión del grupo y la celebración de conferencias. Salomón Rappaport, más tarde conocida como S. Ansky, permitió Rocker vivir con él, como eran tipógrafos y compartían las herramientas de Rappaport. Durante este período, Rocker también llegó por primera vez en contacto con la mezcla de ideas anarquista y sindicalista representada por la Confederación General del Trabajo (CGT), que influyó en él en largo plazo. En 1895, como resultado de la lucha contra el pensamiento anarquista en Francia, viajó Rocker a Londres a visitar el consulado alemán y examinar la posibilidad de regresar a Alemania, pero se le dijo que sería encarcelado a su regreso.
Londres

Rocker decidió entonces ir a Londres. Obtuvo un trabajo como bibliotecario de la Unión Comunista de los Trabajadores de la Educación, donde conoció a Louise Michel y Errico Malatesta, dos influyentes anarquistas. Consternado, fue testigo de la pobreza en el predominantemente judío East End. Se incorporó a los judíos anarquistas Arbeter Fraint, grupo del que había conocido gracias a sus compañeros franceses. Allí, conoció a la que sería su compañera el resto de su vida, Milly Witkop. Milly era una ucraniana de origen judío, que había huido a Londres en 1894.

En mayo de 1897, habiendo perdido su puesto de trabajo y con poca oportunidad de re-empleo, Rocker fue persuadido por un amigo para ir a Nueva York. Rocker y Witkop llegaron el día 29 a Nueva York, Estados Unidos. Sin embargo, no fueron admitidos en el país, al no estar casados jurídicamente. Se negaron a formalizar su relación. Rocker explicó que su relación era un acuerdo libre entre mi esposa y yo. Es un punto de vista puramente privado que sólo nos concierne a nosotros mismos, y que no necesita ninguna confirmación de la ley. Witkop agregó: El amor es siempre libre. Cuando el amor deja de ser libre es prostitución. La noticia mereció la primera página en la cobertura de la prensa nacional. El Comisionado General de Inmigración, el ex Caballero de Trabajo Terence V. Powderly, aconsejó a la pareja casarse para resolver el asunto, pero se negaron y fueron deportados a Inglaterra en el mismo barco en que habían llegado.
Los años dorados del anarquismo judío

Incapaz de encontrar un empleo a su regreso, Rocker decidió dirigirse en Liverpool. Un ex compañero de Whitechapel lo convenció para convertirse en el editor de un periódico semanal en yiddish recién fundado llamado Dos Fraye Vort (La palabra libre), a pesar de que no hablaba yiddish por entonces. Sólo aparecieron ocho números del periódico. A pesar de que recibió algunos fondos de judíos en Nueva York, la supervivencia financiera de la revista es precaria desde sus inicios. Sin embargo, muchos voluntarios ayudaron a través de la venta del periódico en las esquinas y en los talleres. Durante este tiempo, Rocker se dedicó sobre todo a luchar contra la influencia del marxismo y el materialismo histórico en el movimiento obrero judío de Londres. La Arbeter Fraint publicaría un total de 20 ensayos de Rocker sobre el tema, siendo el primer examen crítico del marxismo en yiddish, según William J. Fishman. Los problemas financieros del Arbeter Fraint significarían para Rocker que rara vez vería dinero por su labor como cuando se comprometió a hacerse cargo de la revista. La revista dependía de la ayuda financiera de Witkop, viéndose obligada finalmente a cesar su publicación por falta de fondos.

No queriendo quedar sin medios de propaganda, Rocker fundó Zsherminal or Germinal, en marzo de 1900. En comparación con Arbeter Fraint, era más teórica, una aplicación del pensamiento anarquista al análisis de la literatura y la filosofía. Se trataba de una evolución hacia el pensamiento kropotkiano. La revista consiguión sobrevivir hasta marzo de 1903. En 1902, los judíos de Londres fueron víctimas de una ola de antisemitismo, mientras Rocker estaba ausente en la ciudad de Leeds. Al regresar en septiembre, contempló con agrado que los anarquistas judíos habían mantenido viva a la Arbeter Fraint. El 26 de diciembre, en una conferencia de todos los anarquistas judíos de la ciudad, se decidió relanzar la Arbeter Fraint como el órgano de todos los anarquistas judíos de Gran Bretaña y París, convirtiéndose Rocker en su editor. El primer número apareció el 20 de marzo de 1903.

A raíz del progromo de Kishinev en Rusia, Rocker encabezó una manifestación en solidaridad con las víctimas, siendo el mayor acto de los judíos de Londres hasta entonces. Posteriormente viajó a Leeds, Glasgow y Edimburgo, dando conferencias sobre este tema. Desde 1904, el movimiento anarquista en los trabajadores judíos llegaría a sus "edad dorada", de acuerdo con William J. Fishman. En 1905 se reanudaría la publicación de Germinal, con una tirada de 2.500 ejemplares, mientras la Arbeter Fraint alcanzaría una tirada de 5.000. En 1906, se creó un club para los trabajadores judíos y gentiles, un objetivo deseado por el grupo en torno a Arbeter Fraint desde hace años. El "Club Amigo de los Trabajadores", sería fundado en una antigua iglesia metodista en la calle Jubileo. Rocker, entonces un orador muy elocuente, se convirtió en su portavoz. La popularidad tanto del club como del mismo Rocker resonaría fuera de la escena anarquista, entablando Rocker relación con varios judíos no anarquistas, como con el filósofo sionista Ber Borochov.

Desde el 8 de junio de 1906, Rocker participaría en una huelga de los trabajadores textiles. Los salarios y condiciones laborales en East End eran peores que en el resto de Londres. Rocker fue miembro del comité de huelga, como otros dos miembros del Arbeter Fraint. La huelga fracasó debido a la falta de fondos. El 1 de julio, todos los trabajadores regresarían a los talleres. En 1907, Rocker acudiría al Congreso Anarquista de Ámsterdam, y se convirtió el secretario de la nueva internacional anarquista, que solo duraría hasta 1911. En 1907 nacería su hijo Fermín. En 1909, durante una visita a Francia, tras una protesta contra el asesinato del pedagogo anarquista Ferrer Guardia, volvería a ser deportado a Inglaterra.

En 1912, Rocker destacaría, otra vez, en una huelga de los encargados de tiendas de ropa. A finales de abril de 1500 sastres del barrio de West End, mejor pagados y cualificados que los de East End, se pusieron sorprendentemente en huelga. En mayo, el número de huelguistas era de entre 7.000 y 8.000. Dado que gran parte del trabajo de West End se estaba realizando en el East End, los sastres sindicados, bajo influencia del Arbeter Fraint, declararon su apoyo a la huelga. Rocker vio esto como una oportunidad para los sastres de East End para luchar por sus condiciones de trabajo, aunque tenía miedo de una reacción antisemita. Hizo un llamamiento a la huelga general. Su llamamiento no tuvo mucho seguimiento, ya que el 70% de los sastres de East End, se dedicaban a la fabricación directa al comercio. No obstante, 13.000 inmigrantes se declararon en huelga el 8 de mayo. Rocker se convertiría en miembro del comité de huelga y presidente de la sub-comisión financiera, siendo responsable de la recogida de dinero y otros artículos de primera necesidad para los trabajadores en huelga. El 24 de mayo, una asamblea masiva decidió continuar la huelga, influida por un discurso de Rocker. Al día siguiente, se cumplieron todas las demandas de los trabajadores.
La Gran Guerra

Rocker se opuso a ambos bandos de la Primera Guerra Mundial por razones internacionalistas. Aunque la mayoría en el Reino Unido y en Europa continental esperaba una corta guerra, Rocker previno el 7 de agosto de 1914 "el mundo conocería un período de asesinato en masa nunca visto anteriormente", y atacó a la Segunda Internacional por no oponerse a la guerra. Rocker, junto a otros miembros de Arbeter Fraint, organizó un comedor de beneficencia sin precios fijos para aliviar el empobrecimiento seguido durante la Gran Guerra. Hubo un debate entre Kropotkin, que apoyó a los aliados, y Rocker en Arbeter Fraint entre octubre y noviembre. El 2 de diciembre sería detenido y encarcelado como enemigo extranjero, tras hacer un llamamiento contra la guerra. Su detención fue resultado de un sentimiento anti-alemán en el país. Arbeiter Fraint sería prohibida en 1915. El movimiento anarquista judío de Gran Bretaña no se recuperaría de estos golpes.
Regreso a Alemania

De la FVdG a la FAUD

En marzo de 1918, Rocker llegaría a los Países Bajos en virtud de un acuerdo de intercambio de prisioneros a través de la Cruz Roja. Allí se quedó en casa del líder socialista Domela Nieuwenhuis.

Regresaría a Alemania en noviembre de 1918 invitado por Fritz Kater a unirse a él en Berlín para volver a construir la Asociación Libre de Sindicatos Alemanes (FVdG). El FVdG sufriría una transformación radical tras salirse en 1908 del DOCUP haciéndose cada vez más sindicalista y anarquista. Durante la Primera Guerra Mundial, no pudo continuar sus actividades por temor de la represión gubernamental, permaneciendo como una organización clandestina. Rocker se opone en la FVdG a una alianza con los comunistas durante la revolución de noviembre, debido a su rechazo del marxismo, especialmente a su concepto de dictadura del proletariado. Poco tiempo después, Rocker enfermaría, pasando un tiempo convaleciente.

Comenzó a dar discursos públicos en marzo de 1919, uno de ellos en el congreso de trabajadores de municiones de Erfurt, donde se les instó a dejar de producir material de guerra. Durante este periodo, la FVdG creció rápidamente y la coalición con los comunistas pronto comenzó a derrumbarse. Eventualmente, todos los sindicalistas miembros del Partido Comunista de Alemania (KPD) fueron expulsados. Entre los días 27 y 30 de diciembre de 1919, la organización celebró su duodécimo congreso en Berlín. Entonces la FVdG decidió cambiar su denominación por la de Unión Libre de Trabajadores de Alemania (FAUD), sobre la base de una declaración escrita por Rocker, Prinzipienerklärung des Syndikalismus (Declaración de principios sindicalistas). En ella, se rechazaba a los partidos políticos y la dictadura del proletariado como conceptos burgueses. El programa defendía la propiedad pública de la tierra, los medios de producción y las materias primas, siendo rechazadas la estatalización y la idea de un estado comunista. Rocker también denunciaba al nacionalismo como la religión del Estado moderno y se opuso a la violencia, defendiendo el derecho de los trabajadores al uso de la acción directa y a la educación.
Ascenso y ocaso del movimiento sindicalista

Tras el asesinato del anarquista Gustav Landauer durante el levantamiento de la República de los Consejos de Baviera, Rocker se hizo cargo de la edición en alemán de los escritos de Kropotkin. En 1920, el ministro de Defensa socialdemócrata Gustav Noske, comenzó la represión contra la izquierda revolucionaria, acabando Rudolf Rocker y Fritz Kater en prisión. Allí, Rocker convirtió a Kater, que todavía defendía algunos ideales socialdemocráticos, totalmente al anarquismo.

En los años siguientes, Rocker se convirtió en uno de los colaboradores más habituales del órgano de la FAUD Der Syndikalist. En 1920, la FAUD acogió una conferencia sindicalista internacional, que condujo a la fundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) en diciembre de 1922. Augustin Souchy y Alexander Shapiro se convertirían en sus secretarios, y Rudolf Rocker escribiría su programa. En 1921 también escribió Der des Bankrott russischen Stattskommunismus (La bancarrota del comunismo de Estado ruso), acerca de la Unión Soviética. Acusó a la Unión Soviética de instaurar una gran opresión sobre cada una de las libertades y de reprimir a los anarquistas desde la purga del 12 de abril de 1918. Apoyó a los trabajadores que participaron en el levantamiento de Kronstadt y al movimiento campesino del anarquista Nestor Makhno, al que conocería en Berlín en 1923. En 1924, Rocker publicaría una biografía del anarquista alemán Johann Most llamada Das Leben eines Rebellen (La vida de un rebelde). En 1925, Rocker convenció al historiador anarquista Max Nettlau para iniciar la publicación de su antología Geschichte der Anarchie (Historia de la anarquía).

Durante mediados de los años 1920, comenzó el descenso del movimiento anarcosindicalista en Alemania. La FAUD llegó a su pico de 150.000 miembros en 1921, pero luego empezó a perder afiliados en relación al KPD y al SPD. Rocker atribuyó esta pérdida a la mentalidad de los trabajadores alemanes, acostumbrados a la disciplina militar, acusando a los comunistas de la utilización de tácticas similares a la de los nazis, y por tanto, atraer a así a los trabajadores. Por aquel entonces planificó trabajar en un breve libro sobre el nacionalismo, que acabaría convirtiéndose en el libro Nacionalismo y Cultura, que se publicaría en 1937, convirtiéndose en una de las obras más conocidas de Rocker.

En 1925, Rocker realizó una visita a Norteamérica, dando una gira de conferencias con un total de 162 apariciones. Volviendo a Alemania en mayo de 1926, le preocupó cada vez más el ascenso del nacionalismo y del fascismo. Escribió a Nettlau en 1927: Todo comienza con el nacionalismo de un Mazzini, pero en su sombra acecha ya un Mussolini. En 1929, Rocker co-fundó la editorial Gilde freiheitlicher Bücherfreunde (Gremio de bibliófilos libertarios). Ese mismo año realizó una gira por Escandinavia y, al igual que le pasó en Estados Unidos y Canadá, quedaría impresionado por el movimiento anarcosindicalista sueco. A su regreso a Alemania, se preguntó incluso si los alemanes eran capaz de comprender el pensamiento anarquista. En las elecciones de 1930, el Partido Nazi consiguió el 18,3% del de los votos, sumando 6 millones en total. Rocker se mostraba preocupado: Una vez que los nazis lleguen al poder, vamos a seguir todos el camino de Landauer (que fue asesinado por los reaccionarios durante el levantamiento de la República Soviética en Múnich.
Ascenso de los nazis al poder

En 1931, Rocker asistió al Congreso de la AIT en Madrid y a la inauguración del memorial de Nieuwenhuis en Ámsterdam. En 1933, los nazis llegaron al poder. Después del incendio del Reichstag el 27 de febrero, Rocker y Witkop decidieron salir de Alemania. A medida que se marchaban, recibieron la noticia de la detención del anarquista Erich Müsham. Después de su muerte en julio de 1934, Rocker escribiría un texto llamado Der Leidensweg Erich Müsham (La vida y sufrimiento de Erich Müsham), sobre la suerte seguida por el anarquista. El 8 de marzo Rocker llegaría a Basilea, Suiza. Dos semanas más tarde, Rocker y Mitkop se unirían a Emma Goldman en St. Tropez, Francia. Allí escribió Der Weg ins Dritte Reich (El camino hasta el Tercer Reich), acerca de los acontecimientos en Alemania, siendo publicado solo la versión castellana.

En mayo, Rocker y Witkop llegaron hasta Londres. Allí Rocker sería recibido con beneplácito por muchos judíos anarquistas, compañeros de años atrás. Dio una serie de conferencias por la ciudad. En julio, asistió a una reunión extraordinaria de la AIT, que decidió hacer entrar clandestinamente en la Alemania nazi su órgano Die Internationale.
Estados Unidos
Primeros años

El 27 de agosto, Rocker se estableció en Nueva York con su compañera. Allí se reunieron con su hijo Fermín, que se había establecido allí después de que acompañara a su padre en 1929 durante su gira por los EE.UU. La familia Rocker se fue a vivir con una hermana de Witkop en Towanda, Pennsylvania, donde vivían muchas familias de ideología libertaria o progresista. En octubre, Rocker daría otra gira de conferencias por los Estados Unidos y Canadá, hablando sobre el racismo, el fascismo, la dictadura o el socialismo en yiddish, inglés y alemán. Se encontró con muchos de sus antiguos compañeros en Londres, que habían emigrado a América, y se convirtió en editor de Freie Arbeiter Stimme, un periódico anarquista judío.

De nuevo en Towanda en el verano de 1934, comenzó a trabajar en una autobiografía, pero la noticia de la muerte de Müsham le obligó a detener su trabajo. Él estaba trabajando en Nacionalismo y cultura, cuando estalló la guerra civil el 19 de julio en España, devolviendo a Rocker parte de su optimismo. Publicó entonces un folleto titulado Verdad sobre España y más tarde el libro Tragedia en España, que analizaba los acontecimientos con más detalle. En septiembre de 1937, él y Witkop se trasladaron a la comuna anarquista Colonia Mohegan, a 50 millas (80 km) de la ciudad de Nueva York.

En 1937, fue publicado Nacionalismo y cultura, libro que había comenzado doce años antes. Rápidamente se publicaría una edición en castellano en tres volúmenes en Barcelona. Sería el más conocido de sus trabajos. En 1938, Rocker publicaría una historia del pensamiento anarquista, donde rastrearía ecos del pensamiento anarquista hasta en los tiempos antiguos. Una versión de dicho ensayo se publicará en 1949 con el título de Anarquismo y anarcosindicalismo.
La Segunda Guerra Mundial y sus últimos años

En 1939, Rocker tuvo que someterse a una operación seria y se vio obligado a renunciar a seguir dando conferencias. Muchos de sus amigos murieron por aquella época: Alexander Berkman en 1936, Emma Goldman en 1940, Max Nettlau en 1944, y muchos antiguos compañeros en Alemania que fueron a parar en los campos de concentración de los nazis. Aunque se había opuesto firmemente a la posición de Kropotkin en la Primera Guerra Mundial, Rocker sostuvo que los esfuerzos de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial fueron justos, y a última instancia permitiría la supervivencia de los valores libertarios. Aunque veía cada Estado como un aparato coercitivo destinado a garantizar la explotación económica de las masas, defendió las libertades democráticas, que consideraba resultado de un deseo de libertad por parte de la opinión pública. Esta posición fue criticada por muchos anarquistas estadounidenses, que no apoyaron ninguna guerra.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en un informe en el Fraye Arbeter Shtime, se detalla la situación de los anarquistas alemanes y se hace un llamamiento a los estadounidenses para apoyarlos. En febrero de 1946, organiza envío a gran escala de paquetes de ayuda a los anarquistas en Alemania. En 1947 publicó Zur Betrachting der Lage in Deutschland, sobre la imposibilidad de otro movimiento anarquista en Alemania. En él Rocker manifestaba que el pensamiento de los jóvenes alemanes fue o bien totalmente cínico o incluso inclinado al fascismo, y espera que pase una nueva generación antes de que el anarquismo pueda florecer de nuevo en su país. Sin embargo, en 1947 se fundó la Federación de Socialistas Libertarios (FFS), fundada por antiguos miembros de la FAUD. Rocker escribió para su órgano, Die Freie Gesellschaft (La comunidad libre), que sobrevivió hasta 1953. En 1949 publicaría Pioneros de la libertad americana. En su octogésimo cumpleaños en 1953, se celebró una cena en honor a Rocker. Recibió mensajes de felicitación de personalidades como Thomas Mann, Albert Einstein, Herbert Read o Bertrand Russell.

Moriría el 10 de septiembre de 1958, en la Colonia Mohigan.
Pensamiento
Nacionalismo y cultura

Nacionalismo y cultura sería la obra más conocida de Rudolf Rocker. En ella Rocker afirma que "toda política es en última instancia religión": ambas esclavizan a su creador, el hombre, y ambas afirman ser la fuente de todo progreso cultural. En Nacionalismo y cultura, Rocker aspira demostrar la afirmación de que la cultura y el poder son esencialmente conceptos antagónicos. Aplica este modelo a la historia de la humanidad, analiza la Edad Media, el Renacimiento, la Ilustración, la sociedad capitalista moderna y al movimiento socialista. Llega a la conclusión de la necesidad de promoción de un "nuevo socialismo humanitario".

En resumen, señala la ruptura existente entre el nacionalismo moderno y el proceso general de la cultura, considerando el ambiente intelectual en que se mueve un individuo más fuerte que las supuestas influencias del "espíritu nacional". En el primer capítulo de la obra, titulado La insuficiencia del materialismo económico, sitúa la voluntad de poder como un factor histórico en el desarrollo de la humanidad. De igual manera plantea, como lo hiciera Max Weber años antes, la imposibilidad de analizar la historia con métodos científicos y critica la visión de "mera superestructura", que la escuela marxista tiene sobre el Estado.

Asimismo, la obra contiene una variada cantidad de capítulos que abarcan desde el absolutismo europeo a las manifestaciones del arte contemporáneo
Pioneros de la libertad americana

Publicada en 1949, Pioneros de la libertad americana, consiste en una serie de ensayos, que analiza las raíces nativas del liberalismo libertario y del anarquismo individualista en los Estados Unidos, tratando de desenmascarar la idea de que el pensamiento radical era ajeno a la historia y cultura de América y que el pensamiento libertario había sido importado por los inmigrantes.
Bibliografía.
Avrich, Paul (2006). Anarchist Voices. Stirling: AK Press. ISBN 1904859275.
Avrich, Paul: Voces anarquistas, traducción del inglés de Antonia Ruiz Cabezas, Madrid, Fundación Anselmo Lorenzo, 2004
Dorfman, Joseph (agosto de 1950). «Review: Pioneers of American Freedom: Origin of Liberal and Radical Thought in America by Rudolf Rocker». The Journal of Political Economy (Chicago: University of Chicago Press) 47 (4): 362-363. doi:10.1086/256970. ISSN 0022-3808. OCLC 1754747.
Fishman, William J. (enero de 1966). «Rudolf Rocker: Anarchist missionary (1873-1958)». History Today (London: History Today Limited) 16 (1): 75-95. ISSN 0018-2753. OCLC 1644842.
Fishman, William J. (1974). Jewish Radicals: From Czarist Stetl to London Ghetto. New York: Pantheon Books. ISBN 0-394-49764-3.
Graur, Mina (1997). An Anarchist Rabbi: The Life and Teachings of Rudolf Rocker. New York: St. Martin's Press. ISBN 0-312-17273-7.
Krämer, Reinhard (2002). «Die Mainzer Jahre des Anarchisten Rudolf Rocker». Mainzer Zeitschrift (en alemán) (Maguncia: Verlag Philipp von Zabern). 96/97: 315-323. ISSN 0076-2792. OCLC 1413993.
Reichert, William O. (1976). Partisans of Freedom: A Study in American Anarchism. Bowling Green, Ohio: Bowling Green University Popular Press. ISBN 0-87972-118-9.
Rothfels, Hans (julio de 1951). «Review: Die Entscheidung des Abendlandes by Rudolf Rocker». American Historical Review (Washington: American Historical Association) 56 (4): 839-841. doi:10.2307/1851988. ISSN 0002-8762. OCLC 1830326.
Rübner, Hartmut (2007). «Rocker, Rudolf». Datenbank des deutschsprachigen Anarchismus (en alemán). Consultado el November 23|fechaacceso= y |Añoacceso= redundantes (ayuda).
Vallance, Margaret (julio de 1973). «Rudolf Rocker-a biographical sketch». Journal of Contemporary History (London/Beverly Hills: Sage Publications) 8 (3): 75-95. doi:10.1177/002200947300800304. ISSN 0022-0094. OCLC 49976309.
Wienand, Peter (1981). Der "geborene" Rebell: Rudolf Rocker - Leben und Werk (en alemán). Berlin: Karin Kramer Verlag. ISBN 3-87956-0|isbn= incorrecto (ayuda).

Referencias.

Rocker, Rudolf (1978). Anarcosindicalismo. Teoría y práctica. Madrid: Ediciones Picazo. ISBN 84-361-0197-9.
Rocker, Rudolf (1978). Anarcosindicalismo. Teoría y práctica. Madrid: Ediciones Picazo. ISBN 84-361-0197-9.
«Rocker, Rudolf, 1873-1958». Consultado el 2009. Texto «libcom.org» ignorado (ayuda)
«Rocker, Rudolf, 1873-1958». Consultado el 2009. Texto «libcom.org» ignorado (ayuda)
«Rocker, Rudolf, 1873-1958». Consultado el 2009. Texto «libcom.org» ignorado (ayuda)

Tomado de: https://sobrelaanarquiayotrostemasvidayobradepensadoresy.wordpress.com/2017/12/10/johann-rudolf-rocker-vida-y-obra/
Publicado por (A)utogestion en 12:34:00 p. m. No hay comentarios:
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: rudolf rocker, vida y obra
lunes, 17 de septiembre de 2018
La Colonia Cecilia en Brasil (1890-1894)

"Nota de editor: La experiencia de la Colonia Cecilia es valiosa, porque las iniciativas anarquistas que funcionaron satisfactoriamente son ampliamente conocidas, mientras las otras miles que fracasaron no suelen tener la misma difusion, esto suele generar en planos generales, un gran problema, buena parte de las generaciones Anarquistas creen que el Anarquismo traera un mundo de maravillas solo porque muchos se digan anarquistas, y otra que ante las primeras adversidades se tilda a la idea de Utopica y se desecha, se habla siempre de lo maximo en el debate de ideas y se mantiene en ese circulo donde de tanto debatir de supuestos se distorsiona o se pervierte el propio Anarquismo, se lanzan locos planes que ni en mente de sus promotores, al preguntarle mucho, pueden responder como se mantendria un proyecto de sociedad asi, se reduce entonces la mas bella aspiracion humana a un debate esteril de cafetin, en nuestras reuniones, compartir, y planes no puede dejarse por fuera lo elemental, como haremos para garantizar una real calidad de vida para la sociedad que queremos, que funcione horizontal, autogestionada, pacifica y sustentable, por eso es bueno okupar casas, edificios, crear comunas libertarias, pero estas pequeñas experiencias nunca pueden olvidar ni dejar de buscar la manera para que las pequeñas practicas libres puedan funcionar en este planeta de miles de millones de habitantes, en nuestras ideas deben estar siempre presente el que hacer DE INMEDIATO, A CORTO Y LARGO PLAZO, tener eso claro aportara mas profundidad a los debates y nos mostrara mas coherentes en las iniciativas sociales en las que activemos."

El dia 20 de de febrero de 1890, inician la travesía intercontinental con destino a Brasil, Giovanni Rossi[impulsor de la iniciativa]y los otros cinco pioneros: el matrimonio de Cattina y Achille Dondelli, Evangelista Benedetti, Lorenzo Arrighini y Giacomo Zanetti, partiendo del puerto de Genova en el "Città di Roma", un navío mercante adaptado para transportar pasajeros, llegando tras 18 días de viaje a la bahía de Rio de Janeiro.
Rossi y los pioneros son acogidos en el alojamiento de los inmigrantes, la Hospedaria da Ilha das Flores, y después de una semana parten en dirección a Porto Alegre, Rio Grande do Sul, pero debido a la indisposición física de algunos miembros del grupo deciden desembarcar en el puerto de Paranaguá, en el estado de Paraná, iniciando la búsqueda de tierras para instalar la colonia experimental socialista:
«Nos debíamos ir a Porto Alegre, pero dos de nuestros compañeros sufrían de tal manera de mareos que decidimos ahorrarles los otros cinco o seis días de navegación e desembarcar aquí, para fundar nuestra colonia socialista en alguna parte de Paraná, que sabíamos con clima ameno y saludable.» (ROSSI, 2000, p. 29)

En la Inspectoría de Tierras y Colonización, los pioneros se enteran de las tierras disponibles para colonizar en ese estado. Giovanni Rossi y Evangelista Benedetti van a reconocer el terreno en el distrito de São Mateus, e tras dos días de viaje se deciden por el área cercana a la "joven y pequeña ciudad de Palmeira", localizada a 100 Km de Curitiba. La ciudad de Palmeira fue escogida más por las circunstancias que por la voluntad de los pioneros. Las condiciones naturales favorables de los terrenos y el bajo precio de cada hectárea de tierra -entre 10 y 20 libras italianas- fueron aspectos determinantes para que allí se estableciese el grupo.

La comunidad anarquista experimental
Los primeros días de abril de 1890, la Colonia Cecilia comienza su historia y su experimentación socialista en tierras de clima templado y campos rodeados por bosques. En una casucha abandonada de madera los pioneros establecen la inicial vivienda colectiva, montando las camas con pasto seco y tablas, improvisan un fogón de leña y con disparos de escopeta se procuraban algo de comer. Así fue el muy modesto comienzo:
«La Colonia Cecilia nació pobre, sin ayuda, sin discursos, sin aplausos; su creador, lo más probable, habrá hecho memoria de todas las etapas vividas: desde Poggio al Mare, creado con todo el vigor de su adolescencia idealista; pasando por las luchas enfrentadas dentro de las propias organizaciones políticas a las que pertenecía; las incomprensiones e injusticias de las autoridades públicas; el recuerdo de la intensa labor periodística y doctrinal hecha durante años y siempre centrada en el mismo objetivo; la experiencia de Cittadella y su núcleo socialista, considerada incompleta; la propuesta para Torricella de Sissa, que quedó sólo en proyecto; en fin, rememorar toda una vida dedicada a un solo ideal: demostrar en la práctica la viabilidad de sus teorías.[...]El monólogo rumiado íntimamente en la soledad de la noche debió recordar la propuesta de organización en Poggio al Mare, comparándola con la disposición establecida en vísperas de embarque: "No teníamos, ni queríamos tener un programa establecido de organización. Buscaríamos experimentalmente, una forma de convivencia social que correspondiese de la mejor manera posible con nuestras aspiraciones de libertad y justicia."» (MELLO NETO, 1998, p. 137-138)

En los primeros seis meses de la Colonia, una nueva casa fue construida, con algunos muebles para el aprovisionamiento y una cocina colectiva, sembrándose un pequeño jardín con vides, frijoles y papas. El trabajo en este periodo es importante porque la mayoría de los pioneros no tenían experiencia en estas actividades y algunos no se adaptaron al trabajo pesado, mientras otros no tenían voluntad para esa labor. La colonia carecía de una organización social formalizada, las reglas, los liderazgos y las decisiones se definían por mutuo acuerdo.
En la edición de 1891 del folleto Una Comuna Socialista, Giovanni Rossi describe el viaje de los pioneros, anotando desde una visión entusiasta los problemas administrativos y aspectos negativos de la cotidianidad en la Colonia Cecilia. Una vida vivida en la comunidad es ruda, el trabajo es duro, la comida escasea, pero la experiencia comunitaria, a pesar de esos "incidentes desagradables" se desarrolla de manera satisfactoria "sin regulaciones ni jefes". La publicación de este texto en Italia es para su campaña de publicidad y reclutamiento:
«Llega a Génova,[...]con la intención de incorporar nuevos colonos, ya que las cincuenta familias que habían prometido alcanzar a los pioneros en julio de 1890 no mantienen su palabra. El folleto está lleno de detalles concretos sobre el lugar que acoge a su colonia experimental, donde el autor compartió la vida de abril a septiembre u octubre de 1890. Giovanni Rossi pone todo su esfuerzo para ganar respaldo y enganchar a nuevos colonos en las ciudades que recorre.[...]» (FELICI, 1998, p. 17)
Los nuevos colonos reclutados por Rossi, llegan a Brasil al comienzo de 1891, totalizando 35 familias más algunos solteros provenientes de las ciudades de Pisa, Cecina, Livorno, La Spezia, Turí, Brescia, Génova, Florencia, Poggibonsi y Milán. Francesco y Argia Gattai, los abuelos paternos de la escritora brasilera Zelia Gattai, estaban a bordo del navío que zarpó el 10 de marzo de 1891.
En el libro Anarquistas, Gracias a Dios, Zelia Gattai (1916-2008), nos relata de forma detallada, sutil y conmovedora el viaje de sus abuelos con cinco hijos rumbo a la Colonia Cecilia. Los capítulos inspirados en los testimonios orales de sus parientes narran el entusiasmo por el cambio de la vida de los colonos en su camino hacia una tierra desconocida, el viaje difícil y largo en la bodega del barco, la tragedia que golpeó a la familia, con la muerte de la hija menor Hiena Gattai, y la llegada a la colonia:
«[...]En lo profundo del " Città di Roma ", al lado de la caldera, se vieron hacinados los pioneros que, en breve, estarían integrándose a una comunidad de principios puros: la Colonia Cecilia. Iban llenos de esperanzas, soportando con coraje las condiciones infames del viaje.[...]Con el correr de los días la situación de los Gattai fue empeorando: aferrada a los pechos de su madre, a veces en uno, a veces en otro, Hiena sólo podía quejarse, llorando desesperadamente. ¿Dónde estaban esas tetas abundantes, rebosantes? Ellas se fueron reduciendo, marchitándose, con cada vez menos la cantidad de leche para satisfacer su hambre.[...]Un médico del grupo se acercó, y sin examinar a la niña diagnosticó: hambre.
[...]En un carro de cuatro ruedas, con sus fardos de ropa y algunas pertenencias, pasó la familia Gattai por Santa Bárbara: esposo, esposa y cuatro hijos.[...]En lo alto de una colina, por entre los pinares, se podía divisar, izada a la parte superior de una palmera, una enorme bandera roja y negra. Era la bandera de la Colonia Cecilia, saludando la llegada de los nuevos pioneros.
Al divisar la bandera de la Colonia, el abuelo Gattai se levantó y exclamó: "¡Ahí están!" Allí estaba el campamento: un gran cobertizo erigido junto a un arroyo, pequeñas tiendas de campaña en construcción, hombres moviéndose de un lado a otro, un pedazo de tierra ya limpia para el cultivo al lado de un pequeño bosque. La abuela Argia volvió la cabeza hacia donde su marido estiró el dedo. Sus ojos distantes no disciernen nada. Su alegría, su esperanza, su entusiasmo todavía estaban muy lejos, enterrados junto al pequeño cuerpo de su hija.[...]» (GATTAI 1985, p.154-157)
En 1891, La población de la Colonia alcanza entre 150 y 200 colonos, hecho considerado por Rossi como desastroso pues la mayoría eran trabajadores industriales que no tienen habilidades para la clase de trabajo rudo que debían enfrentar como pioneros. Durante este período la colonia se enfrenta a su peor momento: la miseria se instala y convierte en insoportable la vida comunitaria. Los desacuerdos entres los colonos se acentúan y los restos del egoísmo burgués en algunas familias son explícitos, pues favorecían a parientes con el acceso a los alimentos, mientras que otros estaban hambrientos:
«De enero a junio de 1891, la Cecilia recibió a una población por sobre su capacidad de sustentarla. La ausencia de Rossi se hizo sentir. Mientras propagaba sus ideas en Italia y captaba a nuevos seguidores, muchos de los que llegaban, rápidamente se desilusionaban lo cual contribuía a que se debilitase la experiencia comunitaria. Los desacuerdos se multiplicaron. Habiendo superado las 200 personas imperaba la incomodidad en cuanto a vivienda y la falta de víveres. Sin el ideólogo, sin el doctrinario, fueron olvidados o simplemente dejados de lado los principios libertarios. Algunos grupos intentaron imponerse y decretar órdenes; otros se negaron a realizar tareas simples y cotidianas, pero esenciales.» (MELLO NETO, 1998, p. 153-154)

La Colonia Cecilia termina su primera fase con discrepancias internas, siete familias abandonan el experimento, con el fin de reconstruir una nueva colonia con mejores elementos, entre ellas dos que se establecieron con los pioneros, y que se retiraron llevando consigo lo poco que quedaba de las finanzas colectivas así como los animales, que fueron compartidos entre ellos.

La primera crisis de la Colonia no sucedió debido a la pobreza, sino a los sucesivos errores cometidos por los colonos, todos los cuales se llamaban a sí mismos anarquistas, aun cuando según Rossi (2000, p. 68) "en ese período de anarquía fue malentendida y fue intelectualmente prostituida". En una carta a su familia en octubre de 1891, Rossi relata:
«[...]No es cierto que la crisis ocurrió a causa de la pobreza, ya que una vez pagadas todas las deudas, las cuentas estaban equilibradas, por no hablar de los animales de cría (con valor de mil liras más o menos), de los que se apropiaron con abuso, pero legalmente, el grupo de las primeras familias que llegaron al lugar. Es cierto que la familia Dondelli había impuesto y hacía la ley, pero la gente de Cecina, así como otros, en lugar de enfrentarles, les adoraban. Es cierto que algunos comían a estómago repleto y acaparaban reservas propias de alimentos para dos o tres días.[...]Es cierto que, en los últimos días, el hambre se hacía sentir de nuevo, pero no porque los medios para enfrentarla faltasen, sino porque Dondelli "el indispensable" no tomó medidas a tiempo para hacer las compras requeridas, porque las lluvias habían dañado el molino y porque las mujeres se negaron a limpiar los utensilios, y los hombres se negaron a llevar el agua para la polenta. Esto demuestra que la culpa fue de los colonos y no de Colonia.[...]» (FELICI, 1998, p. 21 apud ROSSI, 1891)
El renacimiento de la Cecilia, luego de esa crisis, se dio gracias al idealismo y coraje de un grupo de jóvenes: Cini Egisto (Egizio), Giuseppe Zerla, Jean Géléas, Giuseppe Maderna, Antonio Massa, Luigi Silano y Jean Saint-Pierre, que con entusiasmo reorganizaron la colonia experimental. Restaurando la Anarquía, corrigieron los errores vividos, derribando el parlamentarismo y el autoritarismo, el grupo se torna "absolutamente desorganizado", sin reglas, pactos, cargos, horarios o regulaciones, donde los calificativos de director, dueño o capataz, "que en la sociedad burguesa son codiciadas, eran apellidos injuriosos que todos buscaban no merecer". (ROSSI, 2000, p. 68). Luego se unieron a los jóvenes cuatro familias de la disuelta Colonia, más Giovanni Rossi que retorna de Italia en julio del mismo año.
La Colonia Cecilia, en los siguientes cuatro meses después de su restauración, tiene una población estimada entre 20 a 30 colonos y sólo Giovanni Rossi queda del primer grupo de pioneros de 1890. La repoblación de la colonia se refuerza en noviembre de 1891, con la llegada de dos grupos de campesinos procedentes de la provincia de Parma:
«En noviembre de 1891, llegaron en dos grupos sucesivos, varias familias de campesinos. El primer grupo, instigado por excolonos, un poco asustados por la vivacidad de los anarquistas y atraídos principalmente por la esperanza de la propiedad privada, permaneció pocos días en la colonia, a continuación, se fueron a otra región, donde cada familia se asentó por su propia cuenta. El segundo grupo, llegó unos días más tarde, y le dio un gran impulso a las labores agrícolas.» (ROSSI, 2000, p. 70)

Con el fin de 1891 la Colonia Cecilia llega a su segundo año de establecimiento enfrentando dificultades, muchas de las cuales ahogaron los principios del socialismo experimental que promovieron su nacimiento. La lucha por la supervivencia de los colonos, en muchos momentos, eclipsó el ideal de la anarquía, lo que dio lugar a la continuidad de la familia monogámica tradicional, donde se conserva el comportamiento burgués contrastando con el ideal de "amor libre" defendido por Rossi.
Las condiciones materiales no mejoraran al inicio del año. A pesar de todos los esfuerzos por hacer producir sus campos, en los primeros días de 1892, un grupo numeroso trabaja en el ferrocarril de Paraná para suplir las necesidades cotidianas de la colonia. Hasta el propio Rossi comienza a ejercer el oficio de veterinario y como maestro remunerado en la ciudad de Castro. Esa nueva crisis da como resultado el abandono de nuevas familias, estimándose que entre abril y mayo no quedaban sino unas 40 personas en la Colonia. En ese momento se retoman los esfuerzos de propaganda para la venida de más colonos, con la publicación de una serie de nuevos artículos en las publicaciones: Critica Sociale, Verona del Popolo y La Révolte.
Un episodio de robo envolviendo a colonos que se retiraron de la Cecilia en 1891, compromete la buena reputación que la Colonia gozaba, disminuyendo la simpatía y el respeto que tenían de parte de las autoridades brasileras. Tras ese hecho, los colonos de la Cecilia son tratados como subversivos y provocadores de alborotos, siendo acusados de "ser los incitadores de una sublevación de colonos polacos e italianos de la región de Palmeira, que no habían recibido un dinero que les era adeudado hace meses". (FELICI, 1998, p. 26)
. . .
1893 y la disolución de la Colonia Cecilia
Para la Colonia Cecilia, el año 1893 significó el final del experimento socialista que Giovanni Rossi tanto ansió a lo largo de su vida. Los factores que llevaron a su disolución se producen tanto por cuestiones internas, como las crisis financieras y la difícil adaptación de los colonos en la ideología del "socialismo experimental" que Rossi proponía, algo que la colonia enfrentó desde su nacimiento, y también por causas externas, principalmente el impacto de la Revolución Federalista (1893-1895), que afectó a la región sur de Brasil. En tal sentido, no cabe mantener que sólo un evento específico haya llevado al término de la Colonia:
«Es imposible decir que un evento específico hubiese provocado el final de Cecilia. Este se debe más a un conjunto de factores convergentes: la miseria que la colonia sufrió a lo largo de su existencia, el exceso de trabajo, el entorno económico desfavorable, la discordia, las incompatibilidades de personalidad y las dificultades de aplicar los principios anarquistas comunistas.[...]» (FELICI, 1998, p. 36)
Giovanni Rossi, deja la Colonia Cecilia en mayo de ese año, intentando establecerse en Curitiba. Un número significativo de colonos también se marcha hacia las ciudades vecinas que ofrecen mejores condiciones de vida y donde hay demanda de mano de obra, otros colonos entraron a la lucha armada para luchar junto a los federalistas ("maragatos"). Giovanni Rossi, también participa de la contienda, pero en la "calidad de capitán médico", con la condición de no usar uniforme, no hacer las rutinas militares y no someterse a ninguna autoridad.
En un informe, titulado Cecilia, comunità anarchica sperimentale, Rossi evalúa los años 1890 a 1893, dedicándose a explicar lo que fue el experimento socialista en la Colonia Cecilia y se pregunta si "las dificultades, privaciones, tormentos morales causados por el miedo el fracaso ¿sirvieron para algún propósito?". Se pregunta también si la existencia de la colonia ha añadido un "dato positivo al patrimonio científico de la sociología, un ejemplo para los argumentos de propaganda?" (ROSSI, 2000, p. 79)

Rossi comienza la respuesta diciendo que nunca fue el objetivo de quienes iniciaron la Colonia Cecilia generar una nueva sociedad, y que el propósito no era edificar la utopía sino el estudio experimental de las actitudes humanas, "Se ve, por lo tanto, que nuestro propósito no era el ideal utópico sino el estudio experimental - y en la medida de lo posible estrictamente científico - de las actitudes humanas hacia los problemas mencionados." (ROSSI, 2000, p. 81)
Para Rossi, la experiencia no fue negativa en el plano científico y político, entendía que el anarco-socialismo realmente se estableció en la Colonia Cecilia, donde "trescientas personas" representativas de la población italiana: campesinos, obreros, profesionales liberales y empleados, pudieron experimentar nuevas actitudes, comportamientos y reacciones. La gente que vivía en la Colonia Cecilia, tenía libertad para vivir sin ningún tipo de autoridad, pero debido a la miseria todos estaban "obligados a someterse toda la jornada a la esclavitud de trabajo", lo que hacía difícil para la formación de bienestar. Para Rossi (2000, p. 85) nadie "puede disfrutar de la libertad de conseguir lo superfluo mientras falta a todos lo necesario"
La Familia tradicional burguesa, según Rossi, fue el mayor enemigo de la nueva vida social en libertad anárquica, y las mujeres fueron un obstáculo para los ideales que se experimentaban por ser intelectualmente atrasadas, "conservadoras" e insensibles a los ideales de renovación:
«Las mujeres[...]en la Cecilia, en modo general, representan el egoísmo doméstico. Instaladas en la cocina y la despensa, siempre competían para sacar ventaja de la propiedad colectiva. Los parientes entre sí buscaban monopolizar esas escasas cosas que se podían tener. Vieron con malos ojos a los recién llegados, que eran percibidos como usurpadores de los pocos medios de supervivencia. Y recibían a las nuevas compañeras con frialdad, haciéndoles groserías de todo tipo.[...]» (ROSSI, 2000, p. 85)

Con su partida definitiva, para Rossi la Colonia Cecilia deja de existir, aunque sobrevive por un año más o menos hasta abril de 1894, cuando de nuevo debido a las rivalidades internas, los últimos colonos se separan y las tierras son vendidas, para definitivamente disolver el experimento socialista:
«[...]Una vez más, las rivalidades toman una amplitud tal que los últimos colonos se ven obligados a separarse en abril de 1894, cuando "los activos de la Cecilia son vendidos a un grupo de campesinos de Parma que había precipitado la crisis". Según Newton Stadler de Sousa, fueron las familias Agottani, Mezzadri y Artusi quienes permanecieron en las tierras de la Colonia. Precisamos que las familias Artusi y Agottani eran originarias de Parma, mientras los Mezzadri venían de Cremona. De acuerdo con el número de 1932 de la revista Quaderni della Libertà, fueron los camaradas Colli, de La Spezia, y los Agottani quienes siguieron explotando las tierras de la antigua colonia y, por último, de acuerdo con Helena Mueller, son los Artusi quienes se mantienen en las tierras, ya que los Agottani laboran de comerciantes en Palmeira.[...]» (FELICI, 1998, p. 36)

Conclusión
El establecimiento de la Colonia Cecilia en el área de la ciudad de Palmeira - Paraná, ocurre en un momento de transición histórica para Brasil[el paso de la Monarquía a la Republica], lo que marcó de modo decisivo al primer experimento socialista y anarquista en América Latina. Su fundador Giovanni Rossi, dedicó su vida política y gran parte de su producción intelectual a la defensa del proyecto de vida de la comunidad.
La Colonia Cecilia fue en la práctica un laboratorio para el estudio de las actitudes humanas en la vida comunitaria y tuvo como obstáculos la persistencia de resabios individualistas, la pobreza en medio de la que debió desenvolverse, y a la tradición familiar burguesa, que quiso ser contrarrestada por su fundador a través del ideal de "amor libre".
Podemos concluir en que, para Giovanni Rossi, se logró el objetivo de este experimento socialista y la Colonia Cecilia es el ejemplo más concreto de la posibilidad de establecer una comunidad basada en principios anarquistas que luchan contra toda organización social capitalista.
Referencias Bibliográficas:
FELICI, Isabela. "A verdadeira história da Colônia Cecília de Giovanni Rossi". Caderno AEL, vol.5, n.8/9 p. 9-61, 1998.
GATTAI, Zélia. Anarquistas graças a Deus. Rio de Janeiro: Ed. Record, 1985.[Hay edición en castellano.]
MELLO NETO, Cândido. O anarquismo experimental de Giovanni Rossi: de Poggio al Mare à Colônia Cecília. Ponta Grossa: Editora UEPG, 1998.
ROSSI, Giovanni. Colônia Cecília e outras utopias. Curitiba: Imprensa Oficial do Paraná, 2000.
SOUZA, Newton Stadler de. O anarquismo da Colônia Cecília. Rio de Janeiro: Ed. Civilização Brasileira, 1970.
SHMIDT, Afonso. Colônia Cecília: romance de uma experiência anarquista. 3.ed. São Paulo: Brasiliense, 1980.
[Fragmentos traducidos del artículo original titulado "Anarquistas no Brasil: a colônia Cecília de Giovanni Rossi e o Socialismo Experimental"; versión completa en portugués accesible en http://revistaalabastro.fespsp.org.br/index.php/alabastro/article/download/54/32.]
[En castellano, la única fuente adicional de información detallada sobre el tema que localizamos en Internet es la Tesis de Licenciatura de Mario Massini: "El (o)caso de la Colonia Cecilia", accesible en http://www.fahce.unlp.edu.ar/biblioteca/Descargables/referencia/el-o-caso-de-la-colonia-cecilia.]

https://gargantas-libertarias.blogspot.com/2018/10/la-revolucion-de-1934-la-union-de.html
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center