A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) grupo via libre: Sesión No.3 - La Revolución Agraria y la makhnovitchina.

Date Sun, 12 Nov 2017 07:56:09 +0200


Seminario militante No. 13. Revolución Rusa y Anarquismo ---- Registro sonoro: ---- Contenidos [ocultar] ---- 1 Tercera sesión. La Revolución Agraria y la makhnovitchina. Por José Mariño ---- 1.1 El campesinado ruso eslavo ---- 1.2 La Revolución Agraria ---- 1.3 La makhnovitchina ---- Tercera sesión. La Revolución Agraria y la makhnovitchina. Por José Mariño ---- En este escrito se presenta una reflexión sobre las formas generales en la que la Revolución afecto el campo ruso, partiendo de las visiones de Fazio, Troyat y Correa. Así en la primera parte del texto, se realiza una caracterización general sobre el campesino ruso, especialmente del grupo eslavo en el occidente del país, en la segunda parte, se indaga sobre algunas de los rasgos de la Revolución agraria en 1917 y su subsecuente desarrollo durante los primeros años de gobierno bolchevique y en la tercera se aborda el movimiento campesino de inspiración anarquista de la Makhnovitchina, explorando sus rasgos más sobresalientes así como la biografía política de su principal líder, el campesino anarquista Néstor Makhno.

El campesinado ruso eslavo

Fazio reseña que en el censo de 1897, el único de la época zarista, se reconocía como campesina al 84.2% de la población, aunque el 6.7% de la población incluida en esta categoría de hecho vivía en las ciudades. En su criterio estos números podían ser todavía mayores y la campesina podía rondar el 90% de la población, incluyendo a agricultores no étnicamente rusos y trabajadores urbanos en contacto permanente con el medio rural1. Aunque desde la época del censo hasta 1914, el proceso de migración campesina y urbanización se intensifico de forma importante, la crisis económica de abierta en medio del avance adverso de la guerra desde 1916, impulso una contra tendencia de abandono de las ciudades y regreso a los campos, que aumento las tensiones sociales al interior de las comunidades rurales.

Troyat en su original etnografía, elaborada desde un punto de vista aristocrático sobre la Rusia de 1900, resalta los siguientes rasgos del campesinado eslavo o mujik de la zona occidental del país. Por un lado apunta que esta era una población organizada alrededor de comunas o obschinas, pequeñas aldeas con el campanario bulboso de la Iglesia en su centro y un poblado compuesto por pequeñas y rusticas casas de leña, que sin embargo se daba el lujo de poseer un muy popular salón de sauna comunal llamado estufa o traktir. Esta era una población pobre, donde en las fechas especiales las mujeres vestían floridos vestidos o sarafan y los hombres camisas de algodón blanco que las caían de la cintura, pero al tiempo hospitalaria con la familia extensa, los vecinos, amigos y viajantes. Pese a las tendencias autárquicas, los habitantes rurales mantenía un gran interés por el pequeño comercio, y la llegada de los vendedores viajeros a los pueblo, se convertía en un importante acontecimiento2.

Los campesinos se organizaban en el mir o sjod, un consejo popular compuesto por la asamblea de varones jefes de familia, liderado por un jefe electo entre los ancianos de la aldea o starosta. Este consejo comunal se reunía por petición de cualquiera de sus integrantes para resolver conflictos interpersonales, recibir las comunicaciones con el gobierno, ocuparse de los menores y enfermos, repartir impuestos y distribuir entre sus miembros el suelo perteneciente a la comuna. Los poderes judiciales y políticos del organismo se resumían en la frase "El mir nos juzgara" o Mir nass razsudit3.

Al interior de la comuna las tierras se dividían en tantos terruños como habitantes había en la población, al tiempo que la leña de los bosques y los afluentes de agua eran propiedad colectiva. El mir se compenetraba con otra institución tradicional, la familia campesina extensa o dvor, presidida por un padre autoritario. Los hijos recién casados, que seguían viviendo bajo el techo familiar, quedaban bajo la autoridad de su padre y no tenían derecho a mantener una participación autónoma en la comuna y por lo general se veían compelidos a prestar el duro servicio militar del Ejercito Imperial4. Justamente esta juventud campesina, parcialmente excluida de la institucionalidad comunal, sería la protagonista de los nuevos conflictos rurales, la migración hacia las ciudades y más adelante la creación de los soviets campesinos.

En estas familias patriarcales extensas, eran comunes los abusos de los patriarcas sobre las nueras y la violencia de los maridos sobre sus parejas. Por lo general, los matrimonios eran arreglados por las familias sobre principios de alianza patrimonial, aunque con el tiempo las mujeres habían logrado cierto margen de autonomía en la escogencia de sus compañeros. Parte del ritual de casamiento de las jóvenes novias consistía en el llanto, la lamentación, la súplica a sus padres para que no la entregaran a sus futuros maridos y la entonación de canciones sobre esposos brutales, suegros desvergonzados, suegras odiosas y cuñadas con lengua de serpiente5.

Aunque aislados, era común entre los campesinos el trabajo estacional, que se agravaba cuando había mal tiempo y malas cosechas. En 1900 se calculaba que cada año unos 6 millones de ellos se movilizaban hacia las nacientes zonas industriales, aunque también lo hacían hacia la frontera de colonización del noreste siberiano. Con el primer decenio del nuevo siglo, este porcentaje de trabajadores estacionales no haría sino aumentar de forma exponencial, y con ellos la acumulación y transmisión de las experiencias compartidas en las luchas obreras y democráticas en las ciudades. En este mismo medio rural, habría una gran penetración de las prácticas religiosas, muchos hogares están presididas por iconos sagrados que incluían a todos los zares, la principal fuente de lectura era la biblia, y era considerable la presencia de la secta cristiana ortodoxa disidente de los biejuny6.

Entre los idearios políticos de los mujik, Troyat destaca que la mayoría de estos conocen el significado de palabras como capitalismo y socialismo, autocracia y democracia. Y si bien muchos campesinos siguen persignándose en nombre de "nuestra madre Ruisa" o matuskha Rossia y por "nuestro padre el emperador" o batiuskha Gossudar, entre los viajeros errantes hay un gran número de propagandistas socialistas, que predican en los cruces de caminos por el reparto de tierras de los señores y la abolición de la autocracia, y desde 1902 se venían presentando una serie importante de revueltas agrarias, que darían un salto durante la revolución de 1905, apaciguarse y experimentar una verdadera exposición en 19177.

La Revolución Agraria

La Revolución de Octubre más que iniciar la revolución agraria, represento la legitimación de la misma en sus fases finales8. La misma legalizo el control de facto que los campesinos venían ejerciendo sobre la tierra de los señores y de la que se habían apropiado durante el curso de todo 1917. No es gratuito que los primeros decretos del nuevo gobierno, fueran el decreto de paz, caballo de batalla para la agitación comunista al interior de las tropas, y el decreto rural. En este último se establecía el traspaso completo de todas las tierras del país a los campesinos para que fueran repartidas por igual entre los trabajadores del campo, medida más cercano al programa del naciente Partido Socialista Revolucionario de Izquierda fuerte en las áreas rurales, que al programa colectivista de los socialdemócratas. Estas políticas, fueron una de las razones más importante para explicar el apoyo de importantes franjas campesinas a las tropas del Ejército en la Guerra Civil, pues los blancos se mostraron renuentes y aún contrarios a reconocer el nuevo orden agrario, al tiempo que su dirigencia estaba compuesta en gran medida de nobles terratenientes con ansias de revancha de clase9.

Sin embargo para 1918, la situación del campo era crítica. La reconstitución de las comunas, aunada a la devastación producida por la guerra mundial y la hiperinflación, condujo a una enorme parálisis del intercambio de productos entre el campo y la ciudad. Así las cosechas de grano de ese año se redujeron al 17% del total de la producción previa a la guerra. Desesperado por la situación de hambre en las ciudades, su principal centro de apoyo, el Gobierno de Comisarios del Pueblo creo los destacamentos armados que acompañaban los comités de abastecimiento encargados de requisar el supuesto excedente derivado de la maltrecha producción campesina. Así las requisas se convirtieron en una forma de terror rojo, que alimento el descontento campesino hacia el nuevo gobierno y significo una drástica pérdida de influencia política del Partido Bolchevique en las organizaciones populares del campo. De esta forma, de entre 100 soviets rurales a mediados de 1918 con respecto al mismo periodo de 1917, revela que la representación bolchevique se redujo del 60 al 44%, la de los social revolucionarios de izquierda paso de 18.9 a 23.1% y las fuerzas sin partido pasaron de 9.3 a 27.1%10.

La makhnovitchina
Este el nombre del movimiento popular desarrollado en la región sudeste de Ucrania entre 1918 y 1921, protagonizado por los campesinos pobres así como obreros y artesanos, liderado por los anarquistas soviéticos agrupados en la Confederación Nabat (Alarma en ucraniano), que tomaba su nombre del dirigente campesino Néstor Ivanovych Makhno11. Este movimiento que tuvo como eje el territorio de Huliaipolé (campo de paseo en ucraniano), localizado en la parte extremo superior de la actual región de Zaporizhia, inicio como un levantamiento agrario en el verano del 18, que desemboco en un proceso masivo de ocupaciones de tierras controladas por terratenientes y establecimiento de colectividades campesinas.

En este marco, se organizó el Ejército Revolucionario Insurreccional de Ucrania (ERIU) o Ejercito Negro, que dirigió una serie de campañas contra las tropas de ocupación austro alemanas en 1918, las fuerzas del Ejercito Blanco comandado por Denikin y el gobierno nacionalista de Pleturia en 1919, y estableció una conflictiva y cambiante alianza con el Ejército Rojo liderado por Trotski, que finalmente desembocaría en el enfrentamiento desde 1920 y su posterior derrota militar en 192112. El Ejercito Negro ve su composición numérica envuelta en la polémica. Así la versión minimalista de Fazio que sigue a las cifras de las autoridades bolcheviques, calcula su número en 1500 guerrilleros y lo sitúa como el más pequeño de los 6 movimientos campesinos insurgentes de la época13, mientras que la versión maximalista de Schmidt reseñada por Correa, sitúa siguiendo las fuentes anarquistas, su fuerza hacia finales de 1919 en 110 mil miembros, divididos entre 80 mil combatientes de infantería, 20 mil de caballería y 10 mil milicianos ocupados del asalto, la artillería y el reconocimiento14. Sin embargo, lo claro es que su proyecto político buscaba la socialización del poder político y económico, defendía una institucionalidad soviética fuerte y pluralista construida por los trabajadores de un territorio de hasta 7 millones de habitantes, al tiempo que desarrollaba una compleja guerra de guerrillas buscando mantener los principios de elegibilidad de los mandos militares y subordinación a las decisiones de los consejos obreros y campesinos, quizás parte de los mayores logros democráticos establecidos por la Revolución de Febrero15.

Néstor Makhno, el máximo líder de esta revolución libertaria, había nacido el 27 de octubre de 1888 en el seno de una familia de campesinos pobres de Huliaipolé. Tras la temprana muerte de su padre, se vio en la necesidad de trabajar como cuidador de ovejas a los 7 años, y tras abandonar la escuela a la edad de 12, pasó a emplearse como jornalero temporal de los nobles y campesinos ricos de la zona. Ya durante su juventud se convirtió primero en pintor y luego en obrero calificado de una empresa fundidora de hierro ubicada en la misma población. Durante la Revolución de 1905, Néstor se involucró en la militancia política, uniéndose a un grupo anarquista ilegalista al año siguiente, en el que permanecería hasta 1910 cuando sería capturado y condenado a la horca por las autoridades militares, que finalmente condonarían su pena otorgándole los trabajo forzado de por vida. Enviado a la prisión de Butyric en las cercanías de Moscú, donde su permanente resistencia a las autoridades carcelarias lo llevaría a largas jornadas de encadenamiento y confinamiento, conocería al también líder sindical metalúrgico y ex bolchevique ucraniano Piotr Archinov, que había sido capturado por las autoridades un año antes, tras haber participado de actividades armadas de agrupaciones anarquistas. Makhno y Archinov se hicieron grandes amigos y se comprometieron en una intensa labor de formación política que los condujo a un replanteamiento estratégico de crítica a su pasado terrorista y defensa de la necesidad de un anarquismo organizado y activo socialmente16.

Con la Revolución de Febrero, Makhno, tras 8 años de encierro, se vio libre junto con otros prisioneros políticos. Contagiado del espíritu revolucionario, ya de regreso en su pueblo natal, fundaba en marzo de ese año el Sindicato Campesino de la región, desarrollaba una gira de organizativa por las poblaciones cercanas e impulsaba huelgas de los obreros de la madera y el metal de la zona. Para agosto de ese año, lideraba la constitución de los sindicatos de la zona en Soviet de diputados campesinos y obreros, defendiendo una línea política revolucionaria de apoyo a las protestas julio en la Rusia europea y un programa de reforma agraria radical, que establecía la liquidación de la gran propiedad en la región y la repartición igualitaria de la tierra, bienes y equipamientos, programa que por supuesto despertaría la resistencia de las elites rurales. Ante el fallido golpe de estado contrarrevolucionario del 27 de agosto liderado por el comandante general del Ejército, el cosaco Kornilov, instigado a su vez por Francia e Inglaterra, el Soviet local de Huliaipolé creó un Comité de Salvación de la Revolución encabezado por el propio Makhno, que decidió desarmar las fuerzas de seguridad presentes en la región. Así en medio de un proceso de radicalización el 25 de septiembre se decidía en un congreso soviético regional la confiscación de la propiedad terrateniente y su conversión en propiedad social bajo administración de los organismos democráticos17.

1 Hugo Fazio Vengoa Rusia. De los Zares a Putín (1880-2015). Departamento de Historia, Facultad de Ciencias Sociales, Ediciones Uniandes, Bogotá. 2015. Pág. 31

2 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. Ediciones Temas de Hoy. Madrid, 1993 (1959). Pág. 233-237.

3 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. P. 240

4 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. P. 241

5 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. P. 242.

6 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. P. 250

7 Henri Troyat. La vida cotidiana en Rusia en tiempos del último zar. P. 252-253

8 Hugo Fazio Vengoa Rusia. De los Zares a Putín (1880-2015). P. 69

9 Hugo Fazio Vengoa Rusia. De los Zares a Putín (1880-2015). P. 83, 85

10 Hugo Fazio Vengoa Rusia. De los Zares a Putín (1880-2015). P. 74

11 Felipe Correa. A Práctica Revolucionaria da Makhnovitchina (1918-1921). Pág. 1En Dosieer Revolución Rusa, Instituto de Teoría e Historia Anarquista (ITHA). Link: https://ithanarquista.wordpress.com/revolucao-russa/ Consultado 31/10/2017

12 Felipe Correa. A Práctica Revolucionaria da Makhnovitchina (1918-1921). P. 3

13 Hugo Fazio Vengoa Rusia. De los Zares a Putín (1880-2015). P. 87

14 Felipe Correa. A Práctica Revolucionaria da Makhnovitchina (1918-1921). P. 3

15 Felipe Correa. A Práctica Revolucionaria da Makhnovitchina (1918-1921). P. 4

16 Anarchist FAQ. Néstor Makhno 1889-1934. En Libcom.org. Link: http://libcom.org/history/makhno-nestor-1889-1934 Consultado 31/10/2017

17 Anarchist FAQ. Néstor Makhno 1889-1934.

http://grupovialibre.org/2017/11/06/sesion-no-3-la-revolucion-agraria-y-la-makhnovitchina/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center