A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) Catalunia, Embat, La acción local comunalitzadora como base de la construcción de un poder popular

Date Sun, 19 Mar 2017 10:19:19 +0200


Hoy parece que no sabemos por dónde empezar para intentar salir del agujero en el que nos empuja el sistema capitalista, todo es un lío, no sabemos cómo comunicarnos y entendernos para podernos organizar, vemos estupefactos como la mayor parte de la gente tira la toalla ante las injusticias más evidentes ... Necesitamos más que nunca recomenzar desde lo pequeño, las relaciones de las personas que comparten un mismo territorio, construyendo desde la base el poder popular que nos puede devolver la fuerza y la confianza . ---- Podemos entender la civilización capitalista-estatal-patriarcal en esencia como una enfermedad social que nos ha separado unos de otros, de la naturaleza y el entorno en el que vivimos, despojándonos de las relaciones de apoyo mutuo y de pertenencia que son necesarias para a una vida plena, a la vez que estableciendo una insalvable guerra de guerras entre partes (individuos, empresas, estados ...) en pro de un supuesto beneficio particular. Podemos entender también la Historia como la lucha desde las comunidades humanas para defenderse de esta enfermedad, que desgraciadamente ha ido avanzando y se ha ido desarrollando. El socialismo libertario, que desde Embat defendemos, podría entenderse entonces como una síntesis y actualización de esta lucha comunitaria.

En los países de la periferia capitalista la lucha por el socialismo puede partir de la defensa de las comunidades "indígenas" porque todavía hay comunidades, pero como lo podemos hacer en aquellos países donde el grado de colonización es tan elevado que casi toda la cultura comunitaria ha sido borrada? Sería un enorme contrasentido pretender construir el socialismo sin una base social y una cultura comunitarias. Por tanto, la recuperación y recreación de estos elementos en nuestro territorio debe estar en el centro de nuestra acción revolucionaria.

Localizarnos significa centrar e integrar nuestras acciones y relaciones en un espacio, y con unas personas con las que compartimos el cotidiano, con quien ponemos en común las vidas y su sostenimiento: la fiesta, el cuidado, la alimentación, la defensa ... el mundo que queremos se fundamenta en las relaciones de tú a tú con nuestro entorno y las personas que lo habitan, lo que determina que nuestra acción parta y se cuaje en lo local. Además, nos encontramos con que las estructuras que concentran el poder cada vez están más lejos de las personas, en el sentido de que no hay caras visibles o espacios concretos que sean el «centro». El capitalismo está en todas partes y es un fenómeno global, pero no se puede pretender destruirlo desde una lucha global desarraigada ya que en este plan siempre será mas fuerte; la autonomía requiere de un arraigo.

Arraigar en los territorios nos permite entender profundamente su sociedad, entender lo que mueve y que transforma a las personas que viven desde su diversidad, evitando así vernos a nosotros mismos como "iluminados" o algo similar y, por tanto, deselititzant la revolución. A medida que desarrollamos este entendimiento podremos también conectar con las diferentes personas y abrir puertas a su transformación personal para hacerse ellas también agentes de la transformación social revolucionaria. En cambio, pasarlo por alto es uno de los factores que nos está llevando al confinamiento en «ghettos» de afinidad o de identidad con limitada incidencia social, o «vender humo» y al populismo, para atraer a las personas en base a la superficie de nuestras propuestas y no al fondo.

Entendiendo que los procesos de transformación hacia el socialismo son profundos y quieren mucho tiempo, localizarnos significa comprometernos a largo plazo con un territorio, insistir en consolidar y persistir frente a la volatilidad individualista que impera hoy en día. Une la vida cotidiana con la construcción del poder popular, forma que lo puede hacer sostenible a lo largo de nuestras vidas. No es un activismo separado de nosotros, sino que la construcción del poder popular es parte de la construcción de una vida que valga la pena vivir.

Centrar nuestra acción en una realidad y un territorio concreto nos facilita poder ensayar, equivocarnos, rectificar ... y al mismo tiempo ir adquiriendo sabiduría de cómo hacerlo. Nos facilita superar la dicotomía teoría-práctica. También nos ayuda a superar la dicotomía construirse destruir: lo que vamos construyendo en nuestro territorio nos permite al mismo tiempo defendernos de las agresiones del Estado y minando las dinámicas capitalistas, y viceversa.

El poder popular tal y como la entendemos se construye a partir de comunidades fuertes que se defienden. Ejemplos como Kurdistán sirio nos lo confirman. La defensa cerrada de Kobane y otros frentes no sería posible sin el sentimiento de que lo que se está defendiendo en el fondo es nuestra comunidad, nuestra forma de vida, así como un modelo de organización social que la pone en el centro. Se trata pues de construir una forma de vida que pueda defenderse, y defender una forma de vida digna de ser vivida.

También tomamos como referente los pueblos y municipios de México que se están declarando autónomos: - Tila, Cherán, Nochixtlán, ... no los conocemos de primera mano, sólo lo que hemos podido leer otros que han estado, pero pensamos que es una muestra más que la autonomía sólo se puede declarar desde territorios, desde comunidades arraigadas en un espacio físico concreto que son capaces de construir y defender esta autonomía.

Pensamos que el papel de los y las anarquistas en esto es doble: por una parte, impulsar la realidad comunitaria (poder popular en el ámbito local) de nuestros barrios y pueblos, buscando que ésta tome conciencia de la agresión que está sufriendo por parte de la civilización estatal, y por otro lado enredarse y organizarse con otros anarquistas que están promoviendo el mismo en sus territorios. Centrándose en las necesidades de estos proyectos locales: coordinándolos para que puedan hacer sinergia, conectándolos y dándoles consistencia (que no sean setas aislados sino una propuesta seria de transformación social), buscando promover de nuevos todo el territorio. Pensamos que así es como tiene sentido que se cuaje la organización revolucionaria.

Dada la perspectiva general, surge la pregunta: ¿por dónde empezar? Cómo hacerlo donde vivo? Cada situación, y cada grupo humano es diferente. No pensamos que haya recetas aplicables a todos los contextos, pero queremos plasmar ciertas ideas que creemos que pueden sugerir algunas formas de llevar a la práctica el cambio que queremos propiciar. La idea que nos mueve es construir una forma de vida en la que podamos integrar las diferentes vertientes de la misma , para superar el aislamiento y la soledad impuestas, y que a la vez sea un contrapoder frente al sistema estatal-capitalista . Algunas de las maneras que estamos intentando o en que nos imaginamos la acción a escala local son las siguientes:

Tomar parte y conocimiento de las iniciativas de apoyo mutuo, de amistades y de organización horizontal que ya se dan allí donde vivimos, sintiéndonos interpelados por lo que afecta a la región que habitamos. Desde cortar unas obras hasta participar en un torneo de fútbol, desde tener un puesto en el mercado hasta organizarnos para desobedecer una medida institucional. La confianza generada poco a poco por una cotidianidad compartida nos abre múltiples puertas a hablar y poner en práctica ideas radicales, sin necesidad de hacer uso de etiquetas de ningún tipo; la identidad más importante debe ser la pertenencia al territorio ya la realidad comunitaria de éste.

Tener acceso colectivo a los recursos materiales y los conocimientos necesarios para sostenernos, liberando recursos y técnicas, y generar formas de relacionarnos materialmente basadas en la confianza y la libre federación, mediante la gestión de recursos colectivos, compartiendo infraestructuras , maquinarias o medios de transporte, planificando conjuntamente la producción, etc. En la medida de lo posible recomendamos dotarse de un espacio físico, quien no lo tenga ya. Este espacio de entrada puede tener una función o la otra: ateneos o espacios sociales, puntos de abastecimiento de bienes básicos, espacios de producción para el auto-sustento y / o para la generación de recursos monetarios ... Dependiendo de las personas que sean, las habilidades y necesidades que tengan, los proyectos que existan en el pueblo o barrio, etc. será más viable empezar por un lugar u otro.

Confrontar el monopolio de la violencia mediante la capacidad de autodefensa, individual y colectiva, generalizada. Los conflictos son parte de la vida común. Parte de nuestra acción será aprender a afrontarlos entre las que vivimos en un mismo barrio o pueblo, sin mediación o regulación institucional. Necesitamos tomar el arte de la escucha y del acompañamiento, integrar trabajo político y trabajo emocional. Ejemplos prácticos de cómo esto puede tomar forma lo encontramos en el Kurdistán. Partiendo de la idea de que un conflicto nunca es entre 2 personas sino que toda la comunidad tiene responsabilidad, cada comuna establece entre los vecinos un comité de resolución de conflictos, que es quien hace la mediación en primera instancia cuando hay conflictos en su territorio, proponen medidas comunitarias para resolverlos y sanar los impactos que puedan tener, y reúnen a las partes de la comunidad que sea necesario para implementarlas. Además, cada comunidad organiza sus propias milicias de autodefensa para frenar la violencia, ya sea interna o externa, en su territorio
Para empezar a impulsarlo desde un territorio determinado, apostamos por formar grupos de personas, pueden ser muy pocas, que ponen en común sus recursos y se organizan para vivir en común y sostenerse mutuamente, de cara a impulsar la perspectiva comunitaria en su territorio. Agruparse no debe servir para cerrarse, sino todo lo contrario: debe permitir tener más fuerza para implicarse en el territorio y difundir en ellos la perspectiva comunitaria y revolucionaria. Sin embargo, como nos encontramos impregnados en muchos niveles por los valores capitalistas, es normal que al inicio nos cueste generar la confianza y las sinergias que serían deseables, debemos aprender a estar juntos. No es necesario que las personas de este núcleo impulsor vivan en el mismo espacio físico, pero si que vivan en proximidad. Podemos empezar a hacerlo desde ya en nuestros pueblos o barrios, sólo hay que querer implicar a ellos, querer encontrarnos y poner en común nuestras vidas; y priorizar lo.

Finalmente, para esparcir la posibilidad de reinventar las formas de vivir todo necesitamos también que los proyectos locales se reproduzcan, s'enxarxin y articulen. A medida que estabilizamos y consolidamos nuestros proyectos locales, dedicar ciertas energías a organizarnos a nivel territorial más amplio nos puede permitir:
- favorecer conjuntamente la aparición de nuevos proyectos revolucionarios locales en todo el territorio, proporcionando a los nuevos grupos impulsores unas mejores herramientas por querer y poder empezar exitosamente. - Favorecer también los vínculos de compañerismo entre los diferentes proyectos ya existentes, sintiéndonos más fuertes y menos solas para hacer frente a las dificultades del camino, compartiendo experiencias para generar conjuntamente sabiduría revolucionaria, etc .. Para profundizar en esta cuestión tan fundamental nos en movilidad para visitarnos, conociéndonos en nuestras cotidianidades y no sólo en las reuniones de coordinación.
- Apoyar nuestra acción local. A menudo muchas personas que viven en nuestros barrios / pueblos ven con simpatía lo que hacemos pero al mismo tiempo creen que somos idealistas que tristemente no tenemos nada que hacer frente a la potente maquinaria capitalista. Explicarnos, en el ámbito local, como parte de una fuerza social de alcance territorial más amplio nos ayuda también a que nuestra propuesta sea tomada más en serio, como algo con mas posibilidades de éxito, lo cual alienta a sumarse.
- Sumar fuerzas para autodefenderse hacernos los múltiples ataques con los que la civilización imperante nos intentará neutralizar: represión judicial, presión económica, manipulación mediática ...

En definitiva, podemos así ir creando un cuerpo conjunto, en forma de confederación de proyectos locales, capaz de difundir por todo el territorio, desde la práctica y la proximidad a la vez que desde la consistencia y la capacidad de autodefensa, nuestra propuesta de sociedad; un contrapoder desde donde socavar la civilización de la dominación que impera, y desde donde al mismo tiempo construir la civilización democrática.

Oleguer , militante de Embat y participante del proyecto de espacio social y comunitario de Can Tonal en Sant Antoni de Vilamajor (Vallés Oriental)

* Este escrito está inspirado con el texto «Sobre la perspectiva estratégica: acción local y partiendo de las propias vidas» de los campamentos Pensando la Autonomía 2015.

http://embat.info/accio-local-i-construccio-dun-poder-popular/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center