A - I n f o s

a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **
News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts Our archives of old posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Catalan_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_
First few lines of all posts of last 24 hours

Links to indexes of first few lines of all posts of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2014 | of 2015 | of 2016 | of 2017

Syndication Of A-Infos - including RDF - How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups

(ca) FAI, Tierra y Libertad #343 - Un nuevo himno anarquista

Date Fri, 10 Mar 2017 09:24:31 +0200


Ofrecemos a nuestros lectores la traducción de un interesante artículo aparecido en el periódico A Batalha que hacen nuestros compañeros portugueses. ---- A comienzos de la década del 2000 se publicó uno de los discos de mi vida. And the World Ain't Square juntaba al pianista Veryan Weston con los músicos que venían de los Roof, el grupo del poco antes desaparecido Tom Cora, que estableció un proyecto simultáneamente exploratorio, "arty" y danzante. Tal como entonces, Phil Minton cantaba, Luc Ex empuñaba a todo meter el bajo y Michael Vatcher cerraba el pulso con la batería. La línea de orientación de los 4 Walls era la misma: se basaba en el avant-jazz y en la improvisación experimental, pero esa base juntaba melodías populares y tradicionales, y una saltarina rítmica punk. Cora tocó durante algunos años con la banda anarquista The Ex, y de allí venía Luc.

Quedé fascinado con el primer tema del álbum, por ser un himno, y a mí me gustan los himnos, y porque rápidamente el formato sufre una deconstrucción, y también me gusta cuando se da la vuelta a viejas fórmulas. Como la utilización de un poema de John Henry Mackay, el pensador anarquista individualista de origen escocés que animó el movimiento de emancipación homosexual de Alemania poco antes de la subida al poder de los nazis, el cuarteto consiguió hacer de "The Anarchist's Anthem" algo con la misma fuerza y el mismo (o mayor) carácter subversivo que muchas de las canciones de la Guerra Civil española. Para mí es el "En la plaza de mi pueblo" de hoy.
Este fabuloso "The Anarchist's Anthem" representa musicalmente una de las grandes características culturales de nuestro tiempo: el sincretismo. En apenas unos minutos se mezclan y confunden varias formas y varios vocabularios musicales. Pero el hecho de que este corte del disco conviva con otro, "Fine Weather", en que los versos son del dictador vietnamita Ho Chi Mihn, representa para mí otro factor, el de la relatividad de toda y cualquier verdad, siendo esa la condición necesaria para tener algún tipo de transversalidad y mestizaje. En los tiempos de la contestación a la guerra norteamericana contra aquel país, la izquierda radical de Occidente, incluso la antiautoritaria, se colocó del lado de Vietnam, y ese es el contexto que ayuda a entender por qué Mackay y Mihn conviven en el imaginario musical de este disco.
Otro concepto es el de la propia música improvisada europea en general y la holandesa (Luc Ex es holandés y Vatcher un americano radicado desde hace muchos años en Ámsterdam) y la británica en particular (Minton y Weston no podrían ser más ingleses). La aparición del avant-jazz, con el levantamiento estudiantil personificado en el Mayo del 68 y después con las acciones armadas surgidas del movimiento autónomo y que tuvieron la máxima repercusión con el grupo Baader-Meinhof y las Brigadas Rojas. Tanto en un caso como en el otro, las ideas y las luchas anarquistas y marxistas convivieron en el mismo lado de las barricadas como nunca había sucedido desde la constitución de la Primera Internacional en el siglo XIX, cuando Bakunin y Marx todavía tenían objetivos comunes.
En este área de creación musical incluso se estableció una narrativa de signo ambiguo, su carácter libertario equilibrándose con un lenguaje típicamente marxista. Viene esa particularidad, sobre todo, de la influencia de los improvisadores del situacionismo de Guy Débord y Raoul Vaneigem (en el Reino Unido existe incluso una organización situacionista deliciosamente llamada Association of Marxist Musicians, AMM), pero no hay que relegar a un segundo plano la interiorización de los principios de tendencia anarco-trotskista establecidos por la facción Socialismo o Barbarie de Cornelius Castoriadis y Claude Lefort, así como el pensamiento anarcomaoísta, que remarca la existencia de "aspectos de la filosofía de Mao Tse-Tung que no son compatibles con el anarquismo en cuanto que ofrecen nuevas perspectivas". Dos ejemplos históricos son los AMM en Londres, con los muy heterodoxos "revolucionarios culturales" Cornelius Cardew, Keith Rowe y Eddie Prévost, y los norteamericanos, aunque radicados en Roma, Musica Elettronica Viva, con Frederic Rzewski y Alvin Curran que sacaban a Lenin del leninismo, ya fuese con conciencia (Curran) o sin ella (Rzewski).
La música es, entre tanto, apenas una de las muchas expresiones del sincretismo y del relativismo que definen la actualidad. En la fase en que nos encontramos, las perspectivas comunistas de Kropotkin y las individualistas de Stirner se unen a una multitud de referencias, unas llegadas desde el posestructuralismo (Gilles Deleuze, Michel Foucault) o tras de neomarxistas como Walter Benjamin, Herbert Marcuse y Toni Negri, como también de fuentes incluso menos probables como el existencialismo, el concepto nietzscheano de Ubermensch (superhombre), el surrealismo, la ficción científica distópica y, en el campo espiritual, el discordianismo y el chaos magic. Claro que en la profusión de tendencias y tesis hay más paja que trigo, derivando del, a mi entender infeliz, corte del autodenominado "postanarquismo" como el legado del movimiento obrero para no ser confundido con una moribunda izquierda y de la casi exclusiva transferencia de la producción pensante hacia el medio académico. Este es siempre, como se sabe pero pocos admiten, el mejor camino para la esterilización, tanto de las capacidades intelectuales como de las voluntades militantes.

Entre todo esa paja están las aberraciones del campo libertario como el anarcocapitalismo, el anarcocristianismo y, tal vez, la más absurda y peligrosa de todas, el anarcoprimitivismo. El odio de esta tendencia a la tecnología lleva a propugnar el regreso al tiempo no solo anterior a la primera revolución industrial sino también al de antes de la revolución agrícola, lo que implica que la población mundial sea reducida hasta llegar a ser apenas un cuarto de la actual. Los anarquistas de esta línea no dicen cómo se puede llegar a este escenario, más bien parecen esperar que la hecatombe del capitalismo y los Estados-nación produzcan suficientes muertes para que podamos volver a ser los salvajes felices que John Zerzan juzga que fuimos hace unos millares de años. En comparación, las masacres provocadas por Hitler y Stalin serían suaves episodios de la historia humana.

El sincretismo al que asistimos en la generalidad de las artes es un factor tan positivo como el que va marcando la filosofía y las ciencias sociales, pero en muchos, demasiados casos tiene un lado mucho menos ilusionante, aquel que clasificamos como postmoderno (otro "post") para decir que no es más que un cajón de sastre, lo que (¡atención!) no es el caso de los 4 Walls. Pero también ese aspecto constituye un desafío. "Siempre vilipendiado, maldito, incomprendido / pero el Arte es el espeluznante terror de nuestra Era. / "Destruyamos todo orden", grita la multitud, / el arte, la guerra y la interminable rabia asesina. / Oh, dejémoslos gritar. A ellos que nunca han luchado / La verdad que subyace bajo un mundo a encontrar, / ellos no conocen el significado correcto del mundo, / siguen ciegos entre los ciegos / Pero tú, oh mundo, tan claro, tan fuerte, tan puro", canta el poema de Mackay, lleno de implicaciones y sentidos y tan, tan motivador.

Rui Eduardo Paes

http://www.nodo50.org/tierraylibertad/343articulo8.html
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center