A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019 | of 2020

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) cgt andalucia: Barricada de Papel nº26. ¿Cómo resolver la crisis social tras la pandemia?

Date Sun, 10 May 2020 10:26:28 +0300


La vida en el centro ---- Vemos desde siempre, como las empresas privadas, concesionarias de servicios públicos esenciales como emergencias, limpieza hospitalaria, servicios sociales, residencias de ancianos, transporte..., incumplen constantemente sus contratos con las administraciones (pliegos de condiciones), aplicando medidas perjudiciales para la ciudadanía, mientras arrasan con todos los euros que pueden y maltratan a sus plantillas, dando una imagen en redes sociales, que nada tiene que ver con la realidad fuera de cámara, donde exprimen literalmente a la clase trabajadora que es su materia prima.
Y a pesar de todo esto, los organismos y poderes públicos, nunca emprenden acciones contra los incumplimientos de los contratos por las empresas comisionistas privadas, es más, defienden en gran medida su gestión usurera, para aparentar hacia afuera que todo funciona correctamente.

Sin embargo, esas empresas buitre, son verdaderas máquinas de represión hacia las trabajadoras y trabajadores, actuando con alevosía, inventando motivos de sanción contra quienes no aceptan ser tratados como mera mercancía, como seres carentes de derechos. Atacan creando invenciones, generando el gran espectáculo de tinta y papel para intentar achantar a quien se atreve, intentando eliminar a quien molesta. Compactando sin cohesión razones ilógicas, carentes de base, aunque intimidatorias, para crear el efecto del esclavo agradecido por tener un trabajo, aunque sea de explotación, humillación y sumisión.

Si ese sistema de

-------------------------------------------
Barricada de Papel nº26, Tercera Época

"Si mi techo es el cielo, mi mundo no está aquí, si las calles recorro y no hay nada para mi espero sin más
consuelo que el suelo que piso, entre castillos de cartón está mi paraíso." Nach
#Mequedoencasa es el hashtag del momento, el trending topic de la crisis, pero ¿Qué pasa si no tengo un
sitio seguro donde quedarme? Si fui desahuciado, si tuve que migrar o si mi casa es un infierno peor que sobrevivir debajo de un puente.
Con la situación de la Pandemia del COVID-19, ya no se les permite a las personas sin hogar entrar en la estación de autobuses de la ciudad. Allí se aseaban, utilizaban el WC, o las taquillas para guardar pequeñas pertenencias. Ahora se ven obligadas a hacer sus necesidades en la calle y carecen de cualquier opción para la
higiene personal.
Con el estado de alarma la represión sobre sus cuerpos ha aumentado.
Andrea (ocultamos su nombre verdadero), sufrió el maltrato de un policía, que le quiso multar por estar en
la calle. Cree que fue alguien del vecindario quien la denunció. Mucha gente les ven como apestados o como
si fueran ratas que transmitieran enfermedades, nos cuenta Khaled. Otras muchas personas del entorno, están cuidando de estas vecinas más vulnerables e invisibles. Violeta come todos los días gracias a que una vecina le baja una fiambrera en una bolsa al portal. "Ojalá que cuando estemos mejor podamos hasta ser amigas, ¡Quién sabe!", dice Violeta. Es el apoyo mutuo y la solidaridad lo que nos hace avanzar como especie.
En Andalucía aproximadamente 11.000 personas sobreviven en las calles, de las más de 35.000 personas que
sufren la situación del "Sinhogarismo" en el estado español.
Número 26 Página 2
Casi 2.000 en Málaga o 1.500 personas en Sevilla. La Andalucía de los hoteles de lujo, de los cruceros y los
rascacielos abandonados, no tiene sitio para la gente humilde. Los datos no suelen ser muy precisos, siendo una realidad fluctuante, a pesar de que cada vez se hace más habitual no tener donde vivir.
De aquellos recortes ahora estas alarmas. Nadie cree que puede acabar en la calle, sin embargo está muy
cerca de todas nosotras. Hipotecarse y perder el empleo, vivir una situación de malos tratos en la casa de
origen, verse obligado a migrar y no tener red en la ciudad, pisos "pateras", viviendas en estados deplorables y sin dinero para asumir ninguna reforma o en asentamientos chabolistas, para poder recoger la fruta
y la verdura que nos alimenta.
¿Cómo es un día en la calle? Es una realidad durísima por la soledad, por la desesperanza, por la falta de
lo más básico. ¿Cómo es una vida sin lo más básico? La falta de autonomía, el miedo constante, la perdida
de salud...
No solo es empobrecimiento económico lo que se sufre, es exclusión social por falta de acceso a lo que
deberían ser los derechos más básicos de cualquier ser humano.
Las personas sin hogar ven reducida su esperanza de vida en 20 años, respecto al resto de la población y
presentan entre 2 y 50 veces más problemas de salud física que el resto de la población. La mayoría de las
personas sin hogar, no acceden a los servicios de atención primaria, sino que son atendidas a través de los
servicios de urgencias en una situación grave o extrema. Una triste realidad que se agrava en caso de ser
mujer, ya que la exposición y la vulnerabilidad juegan un mayor riesgo. También en el caso de ser migrante racializada, tener menos red o incluso cargar con la xenofobia de los grupos neonazis. Ser transexual o
padecer enfermedades o diversidad funcional... etc. porque tienen muchas más trabas para salir de esa
grave situación de exclusión social. Los albergues están abarrotados. El hacinamiento convierte la convivencia de la gente que pasa por allí en un infierno.
¿Cuántos suicidios va a costar esta nueva crisis? ¿Cuántas casas y pequeñas empresas?
¿Cuánta salud mental? ¿Cuánta "democracia"? ¿Cuántas libertades van a costar esta infección democrática? ¿Cuántas mujeres atrapadas en casas sin poder salir por falta de recursos económicos? ¿Cuánta gente
en la calle o en los comedores sociales nos va a costar? ¿Cuánto militar empoderado creyéndose "salvapatrias"? ¿Cuánto pueblo asumiendo que es mejor una dictadura ordenada a un "caos" libre? ¿Cuántos
servicios sociales en vez de derechos sociales? ¿Cuántas jornaleras en campos de esclavitud?
¿Cuánta nueva gente en las colas del hambre con la cabeza pérdida nos veremos por allí?
Las personas que viven en la calle no necesitan del ejército, necesitan que justo ese presupuesto se dedique a lo más básico.
La militarización de las calles es otro virus que perjudica siempre a las personas más vulnerables. Los
cuerpos represivos no actúan contra las vacaciones
que se está pegando Aznar en Marbella, sino contra
la gente que vive en un piso de 30 metros cuadrados, con suerte, con 3 o 4 personas dentro, sufriendo con vidas rotas y desesperación.
El presupuesto de gasto militar en España, es siete
veces el de Sanidad, 11 veces el de Educación, 8,7
veces el de Servicios Sociales y promoción social, 46
veces el de vivienda, 33 veces el de cultura. Seguridad es tener derechos sociales por eso estamos en
contra de la militarización de Andalucía.
Número 26 Página 3
Se necesita un cambio de paradigma donde se centre la mirada en el justo reparto de la riqueza. No hace
falta invertir más en Servicios Sociales si hay derechos sociales. Se lleva años intentando poner tiritas en
las consecuencias y eso no vale, sino se es radical en abordar las causas del empobrecimiento.
No solo gestionar, sino transformar. Hay que mirar hacia arriba, para ver la injusta acumulación de riquezas por parte de unos pocos como Amancio Ortega, dueño de Inditex o la familia Botín principal accionista del Banco Santander, o Florentino Pérez dueño de Clece, empresa privatizadora de los Servicios Sociales.
Con derechos sociales como la Renta básica de las iguales, no sé les daría más poder a las Iglesias evangélicas, a la católica o al estado. Si la gente no tuviéramos que depender ni del Estado, ni de Caritas, ni de
Cruz Roja para pagar la luz, el agua, el gas, la comida o los muebles de sus casas... estas organizaciones se
podrían dedicar a otros menesteres y nosotras podríamos tener condiciones para ser LIBRES para construir un mundo diferente.
Y esta crisis enmarcada en el colapso, ha venido a destapar lo que es básico para la vida, los cuidados,
porque somos dependientes de otras personas, para no morir de tristeza, la soberanía alimentaria para
nutrirnos y cuidar de nuestro sistema inmunológico... y también está ayudando a descubrirnos lo inútil de
las casas de apuestas, basadas en la especulación de la economía financiera que apuesta con nuestras
vidas. El turismo depredador que nos precariza. La Renta Básica de las Iguales puede contribuir justamente a ese cambio de paradigma que ponga la vida en el centro.
Cuando esto pase y se vuelva a "la normalidad", mucha gente amanecerá con la ausencia de su empleo
precario que no volverá. Que la prestación con la que sobrevivía se ha acabado. Que el casero no tiene
piedad. Que las empresas le piden más sacrificios, que hay más desempleo con el que azuzar el miedo a
morir en vida. Es por eso que nuestras necesidades más básicas no deben estar a merced del mercado de
empleo, sino que las debe cubrir la riqueza que producimos entre todas y ese instrumento tiene un nombre RENTA BÁSICA DE LAS IGUALES. Solo con que los bancos devolvieran el dinero de su rescate, se podría implementar la primera fase de la Renta Básica de las Iguales.
Número 26 Página 4
El culpable del colapso tiene un nombre: Capitalismo. El culpable del desborde de la sanidad pública tiene
un nombre: Capitalismo. El cierre de pequeñas empresas, los despedidos, la gente sin casa, que no tienen
donde resguardarse, la desesperación por no quedarse sin alimentos, sin lo básico, la paranoia de sus medios de comunicación, la desesperación de las de abajo que vamos a pagar todos los patos tiene un nombre, capitalismo, y los responsables son quienes sostienen sus políticas liberales.
Quienes no aplican el reparto real de la riqueza que todas las personas producimos, ni siquiera en estas
situaciones, saben que una Renta Básica de las Iguales es una posibilidad real para que la gente pudiera
tener la opción de cuidarse de verdad, sin el temor a morirse de hambre cuando esto pase y se normalice.
Aquellas personas que tienen la vida asegurada deben mejorar su sensibilidad hacia quienes han perdido
o van a perder lo poco que les sostiene, los seres que mal vivimos en la precariedad...Esas son las que tienen que ser responsables, a ellas hay que exigirle la responsabilidad y que esta no vuelva a caer sobre
quienes poco podemos hacer, aunque nos hacen las culpables de todo lo que pasa.
El Capitalismo no se sostiene, no es un sistema para la vida y no queremos creer lo que vemos una vez
más, porque el miedo a perder la nada que tenemos, nos paraliza. De lo que sí somos responsables, es de
saber cómo queremos vivir nuestra vida y comenzar a buscar salidas comunes, ES AHORA EL MOMENTO. Cuando de verdad hayan conseguido recluir a cada cual en su casa de manera individualizada será
demasiado tarde.
Desde la CGT, y desde otros colectivos como las PAHS, Stop Desahucios, Ecologistas en Acción, Baladre...
se han propuesto medidas concretas para salir fortalecidas socialmente de esta crisis. Porque estar confinadas, no tiene porque significar estar aisladas. Y se puede salir de esta situación con más desigualdad, si
se destruye todo el tejido productivo real y fortaleciendo a los especuladores y grandes empresas para
que tengan más capacidad de resistencia en el mercado o se puede salir fijando los cimientos para una
sociedad más justa.
De entre lo propuesto y más importante destacamos:
* La paralización inmediata de todos los trabajos que no sean imprescindibles para la salud y la
vida de las personas, garantizando el 100 % del salario y la prohibición del despido de las per-
Número 26 Página 5
sonas trabajadoras con motivo del Coronavirus. En caso de producirse suspensiones temporales de empleo, debe garantizar que las personas perciban sus retribuciones íntegras, y que no
se contabilice este tiempo, a los efectos del cómputo de la prestación por desempleo y que
además no sea requisito para su percepción un mínimo de tiempo cotizado a la Seguridad Social.
* En los casos en los que se haya acordado el teletrabajo entre las empresas y sus plantillas, debe respetar la normativa de salud laboral y en ningún caso se exigirán ratios de productividad
que impidan la conciliación de la vida laboral y familiar.
* Debe establecerse una moratoria para el pago de las hipotecas y alquileres que no se puedan
pagar, paralizándo cualquier desahucio que estuviera acordado, así como el mantenimiento de
los suministros básicos de servicios de electricidad, gas, agua, calefacción y telecomunicaciones, para las familias trabajadoras que lo necesiten.
* Se garantizará que las personas sin hogar, las refugiadas y migrantes tengan sus necesidades
vitales básicas cubiertas. Cierre de los CIES y liberación de todas las personas retenidas en ellos
además de la derogación de la ley de extranjería.
* Dada la situación de colapso en el que se encuentran los teléfonos de emergencias como el
112, único gratuito, o los informativos como 016, para asesorar a las mujeres víctimas de violencia machista, al estar, en muchos casos, confinadas con sus maltratadores, instamos al gobierno a que adopte las medidas necesarias para que se priorice la atención a estas líneas de
servicio público en detrimento de la atención a otras líneas comerciales y haya más dispositivos con presencia femenina que puedan atender con más inmediatez las
violencias sobre estas mujeres.
* Debe establecerse un subsidio por un
importe equivalente a una pensión no
contributiva para las Empleadas de
Hogar, que trabajan sin estar de alta
en la Seguridad Social y como consecuencia de esta situación pierden el
empleo.
* Equiparación de las condiciones para
las personas contratadas por ETT con
las que se aplican a las que se les ha
suspendido su contrato por aplicación
de un ERTE.
* Se protegerá especialmente al personal de los centros de servicios sociales,
residencias de personas mayores y
personas con diversidad funcional de
cualquier tipo.
* Renta Básica de las Iguales urgente
para quien se quede sin ingresos, como primer paso para su implantación
total.
* Deben respetarse los derechos humanos y garantizarse la salud de las personas privadas de libertad en centros
Número 26 Página 6
penitenciarios y centros de menores no acompañados.
* Los medios sanitarios privados que se generaron con medios públicos, deben pasar a la titularidad de las distintas administraciones de forma permanente.
* Se garantizarán los medios y plantillas necesarias para que puedan trabajar con eficacia y seguridad todo el personal sanitario, de limpieza y mantenimiento hospitalario, que está trabajando
de modo encomiable para la solución del problema.
* También deben dotarse de elementos de protección adecuados a aquellas personas que deban
realizar trabajos esenciales para la comunidad y que permitan asegurar su salud y las de la personas que puedan tener algún tipo de relación con ellas.
* Mientras dure esta situación de emergencia, se eximirá a los trabajadores y trabajadoras autónomos de pagar la cuota de la Seguridad Social.
* Se insta al gobierno a velar por el control de los precios, especialmente de los productos básicos.
* La implantación de las 30 horas semanales por ley sin pérdida de retribuciones ni de cotizaciones.
* Prohibición de realizar las horas extras y la no recuperación de las horas del permiso retribuido
impuesto por el RDL 10/2020.
* Fijar la edad Legal de jubilación a los 60 años y garantizar pensiones públicas dignas. Nuestras
vidas vale más que sus beneficios.
* Derogación del despido libre. Nulidad de los despidos desde el Estado de Alarma a 31 diciembre
2020, así como la prórroga de todos los contratos temporales hasta final de año.
* Derogación de la reforma del artículo 135 de la constitución (no al pago de la deuda)
* Derogación de las Reformas Laborales de 2010 y 2012 y de la ley de Mutuas. Impuesto especial a
las grandes fortunas y grandes empresas del IBEX 35. Que la banca devuelva el rescate financiero.
* Dignificación de las condiciones de salud laboral y socioeconómica de las personas trabajadoras.
Prestar atención especial a los Sectores esenciales que están invisibilizados y personas autónomas sin trabajadores a su cargo (Equiparación cotización mínima y SMI.)
Número 26 Página 7
* Recuperación de los servicios públicos privatizados y socialización de empresas y sectores estratégicos para la sociedad. Ninguna persona sin alimentación, techo, agua, luz, gas...
* Reforma agraria. La tierra para quien la trabaja. Peonadas 0 para tener derecho a desempleo.
Cumplimiento de los convenios del campo y condiciones laborales dignas.
* Declaración de emergencia climática y protección del Medio Natural (derogación decreto 2/20
Junta de Andalucía) y una ley que proteja realmente a los animales.
* Regularización de las persona sin papeles, nadie sin contrato. Inclusión definitiva de las Empleadas del Hogar en el R.G.S.S. Cierre de los CIE, fin de las deportaciones y derogación de la ley de
extranjería.
* Igualdad real entre mujeres y hombres, conciliación familiar y laboral. Basta de violencias machistas.
Este sistema capitalista, patriarcal, colonial es la muerte de la clase trabajadora, de los autónomos y autónomas, de las que no tienen casa donde cobijarse y nadie las ampara, de las mujeres maltratadas obligadas a encerrarse con sus maltratadores, de las que no pueden cuidarse solas...
Aquellos que desmantelaron la sanidad pública y las que anteponen los intereses de las grandes empresas y del IBEX35 para el sostenimiento de su economía capitalista por encima del sufrimiento de la gente
y del hundimiento en la exclusión social y la pobreza de la mayoría de la población que, recluida en casa,
perderá lo poco que tiene para sostener sus vidas, son quienes deben pagar esta crisis.
Exijamos que quienes sostienen el sistema capitalista con sus acciones u omisiones repartan la riqueza
que todas las personas generamos, que la Renta Básica de las iguales sea un derecho que permita la
construcción de otro mundo posible, poniendo la vida y la comunidad en el centro. Aprendamos que solas somos débiles, pero juntas seremos capaces de cambiar la historia, porque nada es seguro, nada tenemos y lo poco conseguido se esfuma en un suspiro.
Es ahora. Cuando esto acabe, salgamos a las plazas... porque la miseria y la carencia de derechos es un
virus más letal que el covid 19 y ha venido para quedarse.
Say Lindell, secretario de acción social de CGT-A
Número 26 Página 8
Barricadadepapel@cgtandalucia.org Dirección: Carolina Garrido
Maquetación: Ramón Sanz
Vemos desde siempre, como las empresas privadas, concesionarias de
servicios públicos esenciales como emergencias, limpieza hospitalaria,
servicios sociales, residencias de ancianos, transporte..., incumplen
constantemente sus contratos con las administraciones (pliegos de
condiciones), aplicando medidas perjudiciales para la ciudadanía,
mientras arrasan con todos los euros que pueden y maltratan a sus
plantillas, dando una imagen en redes sociales, que nada tiene que ver
con la realidad fuera de cámara, donde exprimen literalmente a la clase trabajadora que es su materia prima.
Y a pesar de todo esto, los organismos y poderes públicos, nunca emprenden acciones contra los incumplimientos de los contratos por las
empresas comisionistas privadas, es más, defienden en gran medida
su gestión usurera, para aparentar hacia afuera que todo funciona correctamente.
Sin embargo, esas empresas buitre, son verdaderas máquinas de represión hacia las trabajadoras y trabajadores, actuando con alevosía,
inventando motivos de sanción contra quienes no aceptan ser tratados como mera mercancía, como seres carentes de derechos. Atacan
creando invenciones, generando el gran espectáculo de tinta y papel
para intentar achantar a quien se atreve, intentando eliminar a quien
molesta. Compactando sin cohesión razones ilógicas, carentes de base, aunque intimidatorias, para crear el efecto del esclavo agradecido
por tener un trabajo, aunque sea de explotación, humillación y sumisión.
Si ese sistema de sanción lo aplicaran las Administraciones contra esas fábricas de manufacturas humanas, máquinas
de hacer dinero fácil, que únicamente sirven para lucrarse del dinero que aporta con sus impuestos la ciudadanía,
seguramente ya no existirían.
Las empresas que se dedican al negocio de las contratas y subcontratas, no debieran existir. Debieran estar prohibidas y así se ahorrarían ingentes cantidades de dinero público para estas intermediarias, que nada aportan a la sociedad y que sin embargo aumentan vertiginosamente sus beneficios con cada concesión pública a la que acceden, sin
arriesgar nada y sin que nadie les exija responsabilidades por su gestión.
Este mundo necesita un cambio drástico, una renta básica de las personas iguales, un ingreso asegurado que pare los
pies a esos comerciantes legales de personas, que han convertido las profesiones en tormento. Demostrar que hay
otras formas de trabajar, de vivir en sociedad, no enfocadas al capital, que garantice la protección de las personas y
ponga la vida en el centro.

https://www.cgtandalucia.org/blog/7354-barricada-de-papel-n26-como-resolver-la-crisis-social-tras-la-pandemia.html
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center