A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016 | of 2017 | of 2018 | of 2019

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Federación Anarquista de Rosario: VOLUNTAD #9 - Resistir la reforma laboral en el marco de la transición política:

Date Fri, 1 Nov 2019 08:36:43 +0200


La transición de gobierno está signada por los reiterados intentos del empresariado de imponer una reforma laboral a toda costa y de la forma que sea. "Modernizar la legislación laboral" le llaman políticos, empresarios y algunos burócratas sindicales al eufemismo de retrotraer las condiciones de trabajo al siglo XIX, tiempos de mayor explotación y sufrimiento para la clase trabajadora. ---- El escenario social en el cual se da este traspaso de Gobierno, está sin duda marcado por el enorme daño social y económico causado por las políticas de ajuste y hambre del Gobierno de Macri (apoyadas hasta el final por el FMI y el imperialismo), constituyendo un nuevo capítulo en la historia del desguace neoliberal en la región. Un retrato de esto tiene que ver con el proceso sostenido de pérdida del poder adquisitivo de los/as trabajadores -en un contexto de inflación trimestral de dos dígitos, corridas cambiarias y devaluaciones-. A esto se suman los constantes obstáculos para el desarrollo de paritarias, puestos tanto por el Estado nacional como por las cámaras empresariales, independientemente de la tibieza de gran parte de las cúpulas sindicales que establecen acuerdos salariales insuficientes sin oponer siquiera medidas de fuerza. Recordemos que sobre el final del periodo macrista los/as trabajadores/as perdimos entre un 18% y un 35% del poder adquisitivo con respecto a la inflación , y como si esto fuera poco, el panorama resulta más dramático con un índice de desempleo alarmante (10,6%) y persistentes oleadas de suspensiones y despidos.
Pero la transición política, además, tiene como corolario los constantes llamados a desmovilizar de parte del kirchnerismo y demás sectores del PJ, expresados por fotos, reuniones y un rejunte de figuras con olor a conciliación de clases. La posible nueva gestión de Fernández no admite un ambiente de conflictividad sindical, ni ningún tipo de desborde social que ponga en cuestión el sistema democrático representativo (aquel que permitió el ascenso de Macri al poder). En este sentido se puso a operar desde un primer momento, juntando en una misma mesa a la UIA y la burocracia sindical, y a gobernadores y dirigentes políticos que fueron claves para aprobar la reforma previsional antipopular en 2017. Los intentos de ir por la reunificación de la CGT, con una conducción oficialista, también resultan un paso clave para edificar ese "pacto social".
Con respecto al marco de esta transición política, resulta indispensable señalar que en el último período, las patronales, la clase política y algunos dirigentes sindicales han venido hablando de "modernización de la legislación laboral" y de "equiparar el modelo laboral argentino al del resto del mundo". Esto se viene traduciendo tanto en los sucesivos intentos de imponer una reforma laboral general -resistido hasta hoy por la lucha en la calle de distintos gremios-, como en las regresivas modificaciones de los convenios por sector, como fueron los casos de los petroleros, autopartistas, lácteos y de la industria de la carne entre otros. Esta "modernización" no apunta a otra cosa que a una profundización de la flexibilización laboral y precarización del empleo, desregulación del sistema de contratación y despido del personal -con aval de jueces-, retrocesos en el sistema previsional, ataques al fuero laboral y embestida contra los Convenios Colectivos de Trabajo (Argentina es uno de los últimos países del continente que defiende su existencia) . No podemos dejar de mencionar acá las constantes intervenciones a los sindicatos por parte del Estado nacional y la persecución a distintos dirigentes gremiales.
Con todo esto ya no estamos hablando de números solamente sino de formas y de estructura. Lo que los de arriba intentan poner en discusión en definitiva son los derechos y conquistas laborales conseguidas a costa de organización y lucha durante la primera mitad del siglo XX. En resumen la reforma laboral -es decir los cambios en los mecanismos de las relaciones laborales- ya está en marcha hace varios años a partir de lo señalado hasta aquí. El cambio de Gobierno, lejos de constituir un freno a la reforma laboral -luego de la brutal y asfixiante embestida de Cambiemos-, puede presentarse como una oportunidad para los sectores dominantes de maquillar estos cambios bajo otro tipo de modalidad, claramente más atenuada que lo que hubiera sucedido con un segundo mandato de Macri.
Pero para resistir a este paradigma de "modernización laboral" que quieren imponernos, no existen variadas opciones. Desde el anarquismo organizado insistimos sobre la necesidad de un posicionamiento alejado de cualquier "distracción" electoralera o institucionalista, como en la que lamentablemente han caído sectores del campo popular provenientes del FIT, el PCR o el peronismo combativo. Erróneamente estos sectores vienen planteando que se puede dar pelea a la clase dominante dentro sus mismas instituciones, utilizando sus herramientas. Esta visión no hace otra cosa que desviar la atención y fragmentar la resistencia a la avanzada neoliberal, en momentos en donde la unidad y la combatividad en la calle resultan imprescindibles. Sin desmerecer la importancia del fin de ciclo macrista, nuestra tarea, además de seguir interpelando a estos sectores, tiene que ver con apostar a desbordar y trascender la salida propuesta por la clase política.
Desde la FAR reiteramos que la estrategia para resguardar nuestras conquistas más sentidas como trabajadores/as, pasará necesariamente por seguir fortaleciendo los sindicatos, darle desarrollo a nuestras Agrupaciones gremiales dentro de los mismos (lejos de cualquier planteo caudillista o de activismo individual) y arrimar al grueso de los/as compañeros/as a las instancias de lucha que nos vayamos dando, siempre buscando la unidad y la acción directa. Ejemplos como la huelga del sector público en la pueblada de Chubut, trazan evidentemente el rumbo a seguir. Por eso cuando hablamos de opciones en esta coyuntura decimos enfáticamente dejar la calle NUNCA!

facebook.com/permalink.php?story_fbid=2384039658317540&id=788315991223256
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center