A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016 | of 2017

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) lasoli cnt cat: Solidaridad Obrera - [OPINIÓN] PROCESO DESTITUIDO, PROCESO CONSTITUYENTE por Miguel Gómez

Date Mon, 30 Oct 2017 08:26:33 +0200


A estas alturas de la película desde las posiciones libertarias hemos dicho prácticamente de todo sobre la cuestión catalana. Para resumir mi posición - desde las libertarias de Embat y de una parte del movimiento anarquista de Cataluña - muy pragmática, apoyamos la independencia de Cataluña no sólo como protesta contra la represión y no sólo para debilitar el estado español: apoyamos la independencia como parte del proceso de autodeterminación de nuestro pueblo y como vehículo de una revolución democrática en curso. Es decir que creemos que hay una cuestión estratégica a largo plazo tras 1O. ---- Entendemos que España está debilitado por la persistencia de una crisis económica que ya se arrastra desde hace una década y que ha lastrado las vidas de las clases populares creando un malestar permanente. Además el estado está debilitado por una corrupción sistemática que crea aún más desafección popular, con la idea de que se nos están meando encima. Y si todo esto fuera poco, la respuesta del estado es más autoritarismo que canalizan desde cuerpos policiales o desde el poder judicial, la ley mordaza, etc.

En Cataluña las clases populares, ya activadas desde el 15M, fueron vehiculadas a través de un movimiento soberanista transversal. Una vez agotada la ola del 15M con los movimientos de calle a la baja, la vía «social» acabaría dando forma a Podemos ya los Comunes que después chocaron contra los muros institucionales que bloquean cualquier vía de cambio social rápido. O sea que estos partidos que se habían creado en los hombros de las movilizaciones, entendiendo que esta vía de calle había llegado a un límite, encontraron a su vez el límite de las instituciones. Aún peor, se acomodaron enseguida a las sillitas y la cuestión social quedó arrinconada quemando una parte de su electorado.

En definitiva, somos perfectamente conscientes de que es sólo una mitad del pueblo catalán la que está activa por esta causa. Con todo, la situación es única en Europa. También hay que añadir que no se puede hablar de un movimiento de élites. No son las élites de la burguesía catalana las que dirigen el movimiento. Es obvio que hay una parte de la élite también, pero ésta es para no perder sus parcelas de poder. La mayoría de las élites abandonaron el movimiento una vez se enteraron de que iba en serio. Lo cierto es que el movimiento está dirigido ideológicamente por la clase media, algo típico de cualquier movimiento de carácter democrático.

Además, hay que reconocer que este movimiento por la independencia tiene ante sí a la burguesía capitalista (esta que lleva las empresas fuera de Cataluña) ya todos los estamentos del Estado (fiscalía, judicatura, cuerpos legislativos, ejército, fuerzas policiales ...) que ahora babean pensando en la aplicación del artículo 155 de la Constitución española. Esta población desafecta (de 3 millones de personas: aquellos 2,2 millones de participación total + 775.000 votos robados más del 1 de Octubre) permanecerá pasiva a la destrucción de sus derechos? Permanecerá pasiva a la humillación?

Podemos ver un «desbordamiento» el 1 de Octubre. También el 3 de Octubre. La gente común no atendió las consignas de la ANC y Òmnium y ocupó los colegios electorales. Las clases populares no hicieron una simple «parada de país» sino una huelga general. La gente no necesitó el aval del Parlamento. La gente se autodeterminarse. Nos desbordó incluso a las organizaciones revolucionarias. Nos toca recordar que la calle cambia las cosas, mientras que las instituciones las paralizan. El ejemplo lo hemos visto con la incapacidad de Carles Puigdemont para proclamar la independencia de una manera inteligible.

Y AHORA QUÉ?

Ahora toca el camino largo del proceso constituyente. Hay que pensar un nuevo país y que no lo decidan entre cuatro a un despacho o que nos den a votar tres opciones cerradas. Si hemos iniciado el proceso destituyente de España, queremos iniciar el proceso constituyente del nuevo país también. Este proceso constituyente lo puede aprovechar la izquierda ibérica apostando por un modelo confederal y republicano. Pero hay que entender que la confederación ibérica sólo será posible desde las periferias y no desde los pensadores de la Complutense de Madrid. La parte destituyente vendrá de la cuestión social que tendrá que volver a la palestra. Tienen una oportunidad histórica de impulsar una nueva sociedad. Ya no vale culpar a los catalanes del ascenso del fascismo en todo España.

El proceso constituyente deberá tener dos vertientes. Una de carácter nacional / territorial. Está por proclamar una República. Ante la aplicación del 155 es posible un escenario de doble institucionalidad si la Generalitat actual se niega a entregarle el poder a los Ministros del PP. De hecho hay una pequeña posibilidad de que se declare en rebeldía y que haya dos legalidades vez. También es posible que el Parlamento no declare una DUI y que vuelva por enésima vez a apelar al diálogo con quien los tiene cogidos por el cuello. Bueno, con las dos opciones surge una oportunidad de crear una institucionalidad desde abajo basada en asambleas populares y una desobediencia sistemática a las órdenes y normativas del estado. Para esta tarea se podría utilizar la red de CDRs que intentan asomarse al territorio.

La segunda vertiente es de carácter social. Es vital un «frente social» que funcione a modo de Asamblea Social Catalana que convoque movilizaciones según una serie de aspiraciones sentidas por nuestro pueblo: trabajo, sanidad, educación, vivienda, alimentación, barrios vivos, defensa del territorio, etc. La función de la Asamblea (o como se quiera decir) será la de crear unas normativas escritas y apoyadas por las organizaciones sociales desde las que se ofrecería una alternativa de sociedad. En este sentido el ariete de este movimiento sería una mesa de sindicatos que deben convertirse en la fuerza de choque del movimiento social convocando huelgas y creando en todo lo posible una sensación de «ruptura de la normalidad».

Todo ello, como es evidente será cuestionado o combatido por las entidades de la burguesía. No es ningún secreto la hoja de ruta del tándem ANC / Òmnium-PDCAT / ERC-Generalitat que pretende controlar totalmente el movimiento independentista. En este sentido destacan sus mensajes-consigna virales por los grupos de whatsapp o su ataque a plataformas que consideran competencia. También hay que tener en cuenta la función de sus militantes dentro de los CDR, que en no pocos casos intentarán tomar el control.

Otra cosa a recordar es el caso vasco. En Euskal Herria su movimiento de liberación inició un camino muy largo asumiendo que este sería duro y costoso. Aquí en Cataluña, se nos ha vendido la idea de que sólo votante ya lo tendríamos todo hecho y que como seríamos una nueva Dinamarca. Pero los palos del 1O despertaron una memoria colectiva dormida desde el franquismo. La población recordó de repente que implica España aunque todavía quiere creer de manera naif que el pacifismo posicionaría la comunidad internacional a favor de Cataluña. Tácticamente nos beneficia la comparativa de los procesos.

CONCLUSIONES

No nos hacemos ilusiones sobre «repúblicas desde abajo». Sabemos que Cataluña seguirá, pase lo que pase, insertada en la economía capitalista de mercado y con un modelo de estado liberal en un contexto de crisis globales encadenadas y convergentes. Lo que nos interesa de todo este proceso es la politización masiva y el aprendizaje colectivo de buena parte de la población.

Con un enemigo como España existe la posibilidad real de que grandes porciones del pueblo catalán Virin hacia posiciones antioligàrquiques. Por eso hay que insistir tanto en conceptos clave como la desobediencia, la destitución, la soberanía popular, el poder del pueblo ... Es importante ser al proceso constituyente para que éste refleje las soluciones desde abajo y desde la izquierda por un modelo de país . Se deberá seguir cuestionando la Unión Europea y la OTAN y como el país puede ganar más soberanía para disponer de instrumentos eficientes para construir la sociedad socialista libertaria que deseamos. Todo esto es un proceso muy largo, lleno de curvas y contradicciones.

Lo que no podemos hacer las libertarias es esconder la cabeza bajo el ala, situarnos fuera, quedarnos paralizados en el mundo de las ideas. Estamos muy orgullosas de la respuesta digna de gran parte de nuestro movimiento, que ha compartido el destino de nuestro pueblo. Debemos apoyar a quien quiera luchar contra la dominación.

De forma pragmática entre monarquía autoritaria y república, elegimos república. Ante una república hecha en los despachos de la burguesía, preferimos una Constituyente del Pueblo con toda su diversidad (sabiendo que la mayoría del pueblo está lejos de las posiciones libertarias). Ante la UE y la OTAN queremos nuevos referendos para salir de su influencia ... Sabemos que debemos acompañar al pueblo en su proceso, caminando un paso por delante de él, pero no dos pasos para no perdernos.

Nos toca crear organizaciones de masas. Grandes, plurales, obreras. En los barrios y en los pueblos, en el campo. Medios de comunicación con llegada a todas partes. Capaces de crear un relato diferenciado al del poder. La vía institucional queda nuevamente como un freno a las aspiraciones de la población. Las organizaciones populares o los comités de base deben poder crear una institucionalidad alternativa, que no se dará a través de la movilización por la movilización. Y todo al mismo tiempo deberá poder presentarse unid

http://lasoli.cnt.cat/25/10/2017/opinio-proces-destituent-proces-constituent/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center