A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) lasoli.cnt.cat: cast - homenaje memoria durruti 80 anos de su asesinato. entrevistamos su sobrino manuel durruti per Ana Hurtado

Date Fri, 25 Nov 2016 10:03:15 +0200


El 20 de noviembre de 1936, murió Buenaventura Durruti en el frente de Madrid. 80 años después, su memoria sigue viva y sus ideales se han traspasado a través del tiempo como cuando el viento trae sonidos u olores lejanos de otra época . Y en Barcelona se respira su espíritu. Caminar por la Via Laietana es transportarse a aquel día en que el pueblo se echó a la calle para despedirse del que era su héroe. Del que dio la vida por ellos. Y no era un mesías. ---- José Buenaventura Durruti nació en León en el barrio de Santa Ana, en el seno de una familia de ferroviarios, todos trabajadores, todos obreros. Comenzó a adquirir conciencia de clase cuando empezó a trabajar en el taller del socialista Melchor Martínez y cuando en su adolescencia conoció a los obreros asturianos. Le hablaban de cuestiones sociales y él muy atento les escuchaba con atención porque empezaba a entender las injusticias en las que vivían los trabajadores, que ya el sentía como sus hermanos.

No se puede concebir el papel del anarquismo español sin Durruti. Desde joven dejó su ciudad y trabajó en Asturias, en San Sebastián, en Barcelona, sin perderse ninguna de las huelgas ni revueltas proletarias que por aquel entonces se acontecían.

Los que lo conocían decían que era un hombre bueno, noble, con una mirada tan profunda que parecía que te traspasaba. Un hombre que vivió huyendo por defender a los que no se podían defender. Se exilió en Francia, en Bélgica, en Argentina... Pero siempre acababa volviendo a España; su conciencia y el deber le llamaban. Sentía el dolor por su tierra, donde el pueblo estaba oprimido.

El camino le unió a Francisco Ascaso, a Paco, que cuando murió en las Ramblas (cerca del cuartel de Atarazanas que está en Drassanes) cuentan que le vieron llorar de rabia, había perdido a su otra mitad. Durruti junto a García Oliver, a Ferrer, a Jover y a Ascaso entre otros compañeros formó el grupo "Los Solidarios". Eran los mosqueteros de Barcelona, todos para uno y uno para todos. Una unión que solo la muerte destruiría. Amistad, ideología y anarquismo iban de la mano, y ninguno se soltaba. Los Solidarios combatían a "Los Pistoleros", un grupo parapolicial de asesinos que formó el gobierno para crear presión social, para que persiguieran a los obreros más sindicalistas, para que sembraran el estado policial. Fueron luchas encarnizadas las que tuvieron lugar en las calles de Barcelona entre ambos grupos. Se saldaron vidas, pero "Los Solidarios" seguían adelante, sembrando justicia frente al gobierno opresor.

Los anarquistas cada vez se iban consolidando más en Barcelona, hasta que llegó un momento, cuando estalló la guerra, en que la mayor parte de hombres trabajadores de la ciudad estaban afiliados a la CNT.

Compromiso, acción, organización y entrega. Así se organizó el pueblo español y salió a la calle en armas. Se veían Rambla abajo jóvenes milicianos con el fusil en el hombro derecho, y su compañera del lado izquierdo. Barcelona, como diría Hemingway de París, era una fiesta. Pero una fiesta ideológica y de lucha de clases. Se sentían los corazones en las calles. Desde el barrio Gótico a Sants. Desde el Clot a Nou Barris.

No es la intención de estas letras la transmisión de datos y fechas al lector, sino acercarle, de un modo claro y fácil de entender, lo que fue Durruti, y el mensaje que dejó.

Y con motivo de este aniversario y para hacer justicia a su memoria, Manuel Durruti, su sobrino, nos ha dedicado unas palabras y ha contestado a las nuestras.

Manuel es una de esas personas con las que podrías estar hablando durante horas, sin pestañear ni un segundo; una persona que te enseña, una de esas personas que hace mella. La primera vez que hablé con él y le propuse entrevistarlo en conmemoración a la muerte de su tío, me dijo rápidamente: muerte no, asesinato. Claro y sincero. Siendo fiel a la verdad.

Una hora y media conversando con él me hizo ver que aún queda esperanza en el mundo, gente como él te hace ver que otro mundo, moralmente hablando, es posible.

Nace en 1935 en León, Manuel Durruti Cubría, y empieza contándome que desde pequeño su madre le decía que no dijera su primer apellido por precaución, que dijera que se llamaba Manuel Cubría. Estudió en los Maristas y dice que el hermano pagador le contó a una conocida de la ciudad que cuando vio que había un alumno con el apellido Durruti le empezaron a temblar las piernas. Los recuerda Manuel con cariño, dice que mejores personas no podía haber.

MANUEL DURRUTI

Tengo buen recuerdo de los Maristas, siempre me trataron muy bien. En los "Agustinos" fue donde estudió gratis Martín Villa (político en la dictadura franquista sobre el que pesa una orden de búsqueda y captura por crímenes de lesa humanidad cometidos durante los sucesos de Vitoria en el 76, orden que el gobierno español se saltó).
Estudié Ciencias Naturales en Oviedo y posteriormente en Madrid, aunque en los años sesenta me fui a vivir a Alemania e hice un doctorado en bioquímica. Volví hace unos 15 años de Alemania, pero siempre solía venir una vez al año a España a ver a mi madre.
En Madrid estuve dando clase en los años sesenta y los padres de mis alumnos se quejaban y no querían que les diese clase a sus hijos.

ANA HURTADO

¿Era por tu apellido?

M.D.

Si claro, estábamos en los años 60 en Madrid y yo con mi apellido. Hay un registro en España de que sólo hay 36 personas actualmente con el apellido Durruti.

http://lasoli.cnt.cat/20/11/2016/cast-homenaje-memoria-durruti-80-anos-su-asesinato-entrevistamos-su-sobrino-manuel-durruti/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center