A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) periodico-solidaridad N°32 - Ni de hombres ni de mujeres: pasos hacia una revolución disidente por Angie Hernández* (en)

Date Mon, 21 Mar 2016 19:49:48 +0200


“Estoy salvada por las aguas y seguiré mi legado disidente hasta el fin de mis días, y puede que sea un extraterrestre y no llegue al final de mis días y sea eterna.” ---- Hija de Perra ---- Poco antes de cumplir los 17 años comencé a identificarme como transexual. Como una mujer que había nacido erróneamente en el cuerpo de un hombre. Fue una transición difícil, de la ciudad donde vengo no hay muchas posibilidades de encontrar información sobre estos temas tabú, en especial con la escasez de recursos materiales y económicos que sufría en ese momento. El término transexual apenas lo vine a conocer al final de mis quince años, gracias a la aparición de una mujer trans en un reality gringo de modelos. ---- Hoy, con más aprendizajes y experiencias he reafirmado mi identidad transexual, pero he descubierto un aspecto central respecto a mi identidad de género que en aquel entonces desconocía. La transexualidad es solo una de las caras de algo más grande llamado género trans, que agrupa a todas las identidades transgéneras (por ejemplo también se encuentran las identidades intersexuales, agéneras y travestis); y que ser parte de éste no es forzosamente identificarte en forma psicológica con algo diferente a lo que tus genitales o parte de tu biología dictan sobre ti. Ser trans es ser una oposición. Es ocupar un lugar en este mundo ajeno a las leyes del binarismo hombre/mujer o femenino/masculino, rompiendo con las creencias tradicionales que han sido impuestas por la sociedad.

Soy trans y solo por el hecho de serlo, pertenezco a una de las minorías más discriminadas y violentadas en este país. Esta discriminación se extiende más allá de la violencia física y los insultos callejeros, pues también ser trans implica no poder ejercer nuestros títulos universitarios que son firmados con nuestros nombres de nacimiento y no con los que nos identificamos. Esto conlleva la obtención de trabajos menos calificados y condiciones económicas denigrantes. Según el único estudio gubernamental que involucra a mujeres transgéneras, ninguna de las encuestadas pertenece a los estratos medios ni altos de la sociedad. Vivimos en una sociedad que no solo nos explota y nos violenta, sino que nos enajena.

¿Y cómo se puede cambiar esta situación? En primer lugar, una ley de identidad de género (LIG) adecuada, que respete la identificación personal del género y no una jurídica o médica es el primer paso. En Chile está en proceso de término la creación de una LIG, sin embargo, la comisión generada para crearla está compuesta solo por miembros de la derecha y un DC, lo que la hace poco auspiciosa y pone en duda la eficacia de la medida.

En segundo lugar está la educación. Educar en torno a qué es ser trans en escuelas, universidades, poblaciones y lugares de trabajo es fundamental para acabar con la enajenación que vive nuestro colectivo, cuya principal traba social es la generación de estereotipos como la prostitución, la drogadicción o la delincuencia.

Finalmente, y lo más importante, es recibir el apoyo de quienes quieren hacer de esta una sociedad diferente. En la actualidad la izquierda, especialmente la revolucionaria, ha dejado fuera de su trabajo, de sus reflexiones y de sus filas a la comunidad LGBTI. No importa si es intencionalmente o por omisión, sin el apoyo de la izquierda revolucionaria se genera una brecha entre las demandas de la clase y las necesidades de nuestra comunidad. Frente a este abandono es la centro-izquierda e incluso la centro-derecha de este país quienes extienden la bandera de la disidencia sexual, acotando las demandas al reformismo y no a los cambios que como minorías realmente necesitamos. Aún es tiempo de cambiar el curso, pero para esto debe existir un real compromiso de parte de la izquierda militante de formarse y sobre todo de construir en una lucha que pertenece tanto a hombres como mujeres y trans por igual.

Es la hora de intensificar la lucha por la transformación de esta sociedad, una lucha que no puede dejar afuera a nadie. Quizá así y sólo así, el día de mañana nadie tenga miedo de decir que no es ni mujer ni hombre, sino trans.

* Estudiante de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

http://www.periodico-solidaridad.cl/2016/03/15/ni-de-hombres-ni-de-mujeres-pasos-hacia-una-revolucion-disidente/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center