A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013 | of 2015 | of 2016

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) gesta libertaria - Apuntes sobre educacion: el estado como financista

Date Mon, 25 Jul 2016 17:45:05 +0300


(Nota de la Gesta Libertaria: Nuestra organización reproduce en su pagina web reflexiones de sus militantes, muchas de las cuales debatirán entre si, como un intento de fortalecer la discusión ideológica en el seno del anarquismo , los revolucionarios y la clase trabajadora , por lo cual estos artículos no necesariamente reproducen la opinión oficial de la organización y se atiene solo a la posición política de quien lo escribe respecto a los diversos temas. La invitación es a no temer discutir y polemizar) ---- En momentos en que se comienza a conocer lo que será la reforma educacional del gobierno, es necesario que, como actores activos en las luchas sociales y todo lo que ello conlleva, podamos reflexionar sobre diversos temas en la palestra.

Es bien sabido que, tal como lo han mencionado el ejecutivo y se ha estado observando desde el último tiempo, las medidas de avance en torno a la gratuidad no sólo serán más lenta de lo que se había presupuestado hace un tiempo atrás, sino que también, estarán fuertemente supeditadas a lo que crecimiento económico (en los márgenes actuales) permitan.

Es sobre esto último algunas de las cosas que más preocupan y debemos estar atentos como sectores críticos del actual régimen de explotación, principalmente, porque entendemos y postulamos que la educación no es sólo una meta en tanto derecho, sino que también, una apuesta estratégica para el devenir de una política que permita ir rompiendo las bases del actual sistema de explotación.

Por lo anteriormente dicho es que una apuesta estratégica como la que venimos discutiendo hace ya varios años, debe contemplar algunos puntos que, según nosotros, han sido algo soslayados por algunos sectores, esto debido a que como Anarquistas nos surgen siempre en torno a una falsa contradicción, como lo es la relación en torno a la educación y al Estado.

Me parece importante señalar esto, debido a que los principales puntos de conflicto se estructuran en el entendido de una suerte de dicotomía insuperable en torno al carácter que debe tener la educación y una construcción social a todas luces autoritaria e incomprensible en el quehacer de nuestra idea.

Con ese sentido, es que es menester partir aclarando que cualquier política que se ubique desde el lado del anarquismo, conoce cuáles son sus limitantes y cómo debería articularse una política de esa índole. Bastante ya hemos sufrido algunos sectores con los baluartes de la libertad y la verdad que nos adjudican una falsa política, tachando tal o cuál esfuerzo. Sin embargo, sí es necesario reconocer que, desde nuestro punto de vista, las carencias de nuestro sector son manifiestas, y esto, porque al parecer una mala lectura de la realidad haría contraproducente ciertos postulados de muchos/as compañeros/as que adjudican la dicotomía que hacíamos mención con anterioridad.

Es sabido el carácter del Estado. Los gritos que se han transformado desde las simples “leyes del mercado” a “leyes del Estado” como una contrariedad con nuestra visión de educación han sin duda marcado ciertas apuestas discursivas que chocan con una obviedad que hasta hace un tiempo marcaba al movimiento social como un axioma. El creer que el Estado era un sinónimo incuestionable de “lo público” ya no es lo que marca la protesta y hoy somos capaces de entender que esta suerte de matrimonio indisoluble no es tal.

Pese a lo anterior, sí nos parece importante señalar algunas cosas. En primer lugar, que lo estatal no sea igual a lo público no va aparejado de ciertas políticas como algunos/as compañeros/as nos hacen ver en algunas ocasiones. En principio, porque que el sentido de que lo público no se conecte con el Estado no significa que no haya una responsabilidad de éste. Me explico: el cuestionamiento que viene hacia la educación “estatal” como sinónimo de contrariedad con una política libertaria es, a nuestro juicio, una confusión máxima con respecto al carácter que se le infunde a esta consigna, en el sentido de que, pese a demandar una “educación liberadora”, las actuales condiciones objetivas nos deben hacer tener presente una cuestión fundamental, como lo es la base de financiamiento de las actuales proyectos educativos.

Cuando hoy sectores aluden a una educación estatal (desde el prisma anarquista) no lo hacen aludiendo a un control único a lo que contenidos se refiere. El robo de la riqueza social que hace el Estado y los privados nos quitan gran parte de nuestros alcances, principalmente limitado por todo un entramado social. Es en este sentido que cosas como el recuperar la educación y hacerla gratuita significa, entre otras cosas, la posibilidad de expropiar esa riqueza social y devolverla en las necesidades de nuestro pueblo. En ningún caso como una concesión dada, sino que por el contrario, como una ganada de parte de nuestro trabajo y producción, en parte de lo que como pueblo vemos como una necesidad fundamental. Sobre esta premisa, el que hoy demandemos un financiamiento de la educación de parte del Estado en ningún caso es parte de un “guiño” que hagamos hacia éste; todo lo contrario, es parte de lo que entendemos como una recuperación.

Conforme a esto, el que la educación sea financiada en estos términos, debe hacernos mencionar una tema importantísimo: el carácter de la educación. Ya hemos mencionado cómo observamos el tema del financiamiento. Sin embargo ¿esto significa que miramos los contenidos desde éste? En ningún caso. Observar el financiamiento como parte de una necesidad objetiva de ninguna manera nos posiciona en el entendido de que éste debe controlar la totalidad de nuestra enseñanza, y esto porque, como ya mencionamos al comienzo, cualquier política que pretende disputar desde nuestra trinchera lo hace entendiendo de cómo el aparato estatal juega una papel fundamental en la conciliación del conflicto de clases.

Pese a lo anterior, caer en el panfleto es fácil. Es por esto que entendemos que la educación a la que aspiramos, habiendo solucionado el problema del financiamiento debe solucionar el tema de los contenidos, y es por ahí que, desde nuestra visión el sustrato fundamental de un nuevo tipo de educación debe regir, antes que todo, en las mismas comunidades que sean capaces de dar carácter a la educación que disputan hoy en día.

A diferencia de otros/as compañeros/as que entienden que una educación debe ser totalmente estatal, la educación que creemos posible debe entender la relación con el Estado sólo en el ambiente del financiamiento, pero cómo meta un control por entero desde su base, para que la enseñanza se convierta en herramienta de liberación y no sólo en el entendido del mercado.

Es necesario mencionar que hoy un financiamiento real no será jamás conseguido en las lógicas mismas de la estructura estatal, y esto porque hoy, más allá de las apuestas de apertura o ruptura, el entendido de la educación está fuertemente supeditado a las trabas democráticas que impiden lograr una real capacidad de incidencia en los marcos que cualquier gobierno pretenda darse. Las lógicas por tanto deben estar fuertemente conectadas a un marco político que cuestione fuertemente el modelo.

En síntesis, es necesario replantearnos ciertas consignas como que la educación estatal no será jamás una educación liberadora, y esto porque analizándolo netamente en ámbito discursivo, genera una falsa dicotomía, llevando a muchos/as compañeros/as a alejarse de amplios sectores de la población, porque todo está enclaustrado en una dominación. Sobre esto es que no cuestionamos dicha declaración, por el contrario, lo afirmamos como una realidad. Sin embargo, debemos tener presente que una apuesta que permita entrar a disputar conciencia debe tener claro los regímenes actuales y cómo el financiamiento se vuelve una necesidad que disputar, no por ello dejando de cuestionar las actuales lógicas de enseñanza.

Que la Universidad y todo el sistema educativo es parte de una estructura burguesa, es claro. Pese a ello, debemos considerar el financiamiento del Estado como una necesidad real e imperiosa, a fin de dar solución a cuestiones fundamentales de las capas más precarizadas de nuestro pueblo, junto con ello entendiendo que ningún caso debemos ceder ni siquiera milímetros a que se nos dicte como seguir otorgando enseñanza. Un proyecto educativo libertario real debe propugnar una educación desde su misma base a fin de dar sus propias soluciones, pero entendiendo que la expropiación de la riqueza social se convierte en una apuesta estratégica fundamental, a fin de conseguir una educación gratuita y de calidad pero, por sobre todo, libre.

https://gestalibertaria.wordpress.com/2016/07/19/apuntes-sobre-educacion-el-estado-como-financista/
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artculos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca
A-Infos Information Center