A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011 | of 2012 | of 2013

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) La Alzada: "La revolución debe contener la lucha feminista, con y desde lo libertario" by José Antonio Gutiérrez D. (en)

Date Fri, 1 Nov 2013 18:22:20 +0100


1. ¿Por qué formar un grupo feminista libertario? ¿Sienten que la
cuestión de género no está asumida de manera madura por parte de las
organizaciones libertarias? -- Una de las motivaciones principales que
tuvimos al momento de formar La Alzada, Acción Feminista Libertaria,
tuvo que ver con profundizar un lectura feminista en ciertos espacios
político sociales donde nos desenvolvíamos, en los cuales
considerábamos que la perspectiva de género y lucha feminista no era
reflexionada de la manera adecuada. En este sentido, más que anarco
feministas, recogemos un ideario libertario. De igual manera apuntamos
a una revalorización de la mujer en su carácter de explotada y
dominada en el contexto capitalista y patriarcal. En una perspectiva
que incluye y considera fundamental la disidencia sexual, pues el
orden capitalista defiende una familia que no es solo patriarcal y
autoritaria, sino que además héteronormativa. Cuando luchamos por la
libertad también estamos luchando contra una cultura que no admite
lesbianas, transexuales y homosexuales.

Si bien bastantes organizaciones anarquistas y de izquierda con
intención revolucionaria hacen una revalorización de la mujer y en
especial de la mujer obrera en su carácter actual de doble explotada,
muchas veces es más un panfleto que un contenido o práctica concreta.
La subordinación de la mujer, el derecho al libre uso de su cuerpo, la
crítica al concepto de familia; serán parte de la propaganda de
diversos boletines, artículos, propaganda y reivindicaciones de lucha
del anarquismo, pero esto no es suficiente sin un posicionamiento
profundo, pues se vuelve una relación distante cuando se asume como
postura “la emancipación de las mujeres” sin posiciones feministas
dentro de las mismas organizaciones. La creación de La Alzada tiene
relación con la necesidad de una doble tarea: por una parte hacerse
cargo de esa deuda dentro del espacio libertario; y por otra difundir
y trabajar territorialmente desde la perspectiva de género en los
espacios sociales y públicos.

Como organización hemos visto la necesidad de que el
feminismo-libertario tome un lugar protagónico en poblaciones y
espacios comunitarios, lo cual nos permitirá instalar el feminismo de
forma concreta, luchando no sólo contra la opresión de la mujer en un
sistema patriarcal, sino que también contra la marginación social de
quienes viven la sexualidad de manera distinta a como lo dice el
modelo social dominante, donde no hay espacio para parejas del mismo
sexo y personas que nacen mujeres y quieren ser hombres o viceversa.

El trabajo territorial representa un desafío importante cuando
buscamos incorporar la lucha feminista al proyecto revolucionario.
Creemos que es una tarea difícil, pero asumimos el compromiso político
de instalar al feminismo-libertario como proyecto, como una
posibilidad de aportar a la revolución no sólo en las calles, lugares
de estudio y trabajos, sino que también en las casas y familias.

2. Muchas veces ha primado en la izquierda la mentalidad de que
después de la revolución se solucionarán los otros problemas y
podremos entonces pensar en qué hacemos con las mujeres, con las
minorías, etc. En el anarquismo esa mentalidad es un poco más suave
pero también se da. Como feministas libertarias, ¿Cómo articulan
ustedes su lucha feminista con la lucha contra el Estado? ¿Asume el
feminismo prioridad ante lo libertario, o viceversa?

En el Manifiesto Comunista se puede entrever que tras advenida la
revolución mágicamente se solucionarán otros problemas de dominación,
allí se hace el cuestionamiento a la familia y al matrimonio y se
habla del lugar que ocuparía la mujer en la “futura sociedad sin
clases”, la izquierda veía por tanto, el fin de la subordinación de
las mujeres como un momento secundario a la lucha de clases. Pero la
revolución no es garante de nada. 57 años antes de que Marx y Engels
publicaran el Manifiesto Comunista, Mary Wollstonecraft escribía la
Vindicación de los derechos de la mujer, como Olympe de Gouges Los
derechos de la mujer y la ciudadana; ambas ante su profunda decepción
al ver que la revolución francesa no traía cambios sustanciales en las
condiciones y el lugar de la mujer en esta sociedad. Una revolución
burguesa, una revolución proletaria no le dará un lugar a la mujer, a
la lesbiana, al homosexual, al travesti, sin que se lo construyan.

Como libertarias/os rechazamos el pensamiento mágico, las cosas no
llegan del cielo para ser derramadas sobre la faz de la tierra
impregnando al mundo de justicia, cada derecho es una lucha.
Rechazamos el determinismo económico pues entendemos la multiplicidad
y variedad de sistemas de dominación y muy lejos de querer tomarnos el
poder estatal como las concepciones marxistas proclaman, nuestra
apuesta es la transformación profunda de la sociedad, hay que
transformar las relaciones de producción y el sistema económico, así
como lo aspectos culturales y sexuales, eliminando de ellos las
relaciones de poder. En este sentido, apuntamos a una transformación
revolucionaria de la sociedad, la cual debe contener en su seno, de
manera radical y profunda, la lucha feminista y perspectiva de género.
Consideramos que nuestro trabajo debe desarrollarse con y desde lo
libertario, no como una prioridad frente al anarquismo, sino como una
necesaria correspondencia si nuestro objetivo es construir una
sociedad futura donde la libertad y la igualdad sean efectivamente
desde y para todos(as).

3. Una cuestión muy espinuda ante el surgimiento de la "política
identitaria" es el tema del desprecio de la clase por otras luchas
como ser el género, la etnia, la orientación sexual, lo etario, etc. Y
en el clasismo tradicional se da el fenómeno contrario, en el cual
todas las otras formas de opresión se ven como secundarias ante una
visión de la clase puramente desde una perspectiva economicista. ¿Cómo
articulan ustedes el clasismo con el feminismo?

La tradición política de la izquierda, así como el discurso y la
práctica de los movimientos feministas, nos ha llevado a pensar de
forma binaria a la clase y el género. Así tenemos un análisis clasista
por un lado, y por otro, un análisis de opresión sexista, uno nace de
la explotación económica, el otro es de origen social y cultural.
Optar por uno u otro camino de forma exclusiva tiene sus ventajas y
desventajas, así como cada uno de los dos caminos, describirá una gran
gama y formas de discurso y organización. Una matriz feminista
apostará a una propuesta orientada a transformar el sistema de
dominación del que son objeto las mujeres como categoría social. Una
posición clasista dirá que la categoría de género es una categoría
subsidiaria de la categoría de clase, que la clase determina al género
y que sólo un cambio en el modo de producción dominante podrá derribar
las desigualdades de género.

Nosotras, como el anarquismo, lo que hacemos es complementar estas
matrices de análisis y junto con ello, reconocer también, todo un
legado de compañeras que asumieron y asumen la lucha por la
Revolución. Incluyendo las reivindicaciones propias y exigiendo su
participación en los lugares negados, así lo hicieron compañeras desde
hace dos siglos, mujeres activas, fuertes, ateas, contestatarias, que
construyeron a través de muchas páginas y organizaciones su propio
discurso y accionar anarquista y feminista.

Somos clasistas y libertarias/os, apostamos a construir desde nuestra
apuesta política feminista, la desmitificación de esta sociedad basada
en la explotación y la dominación patriarcal y héteronormativa.
Creemos que esta lucha debe ser aunada, como construimos hoy la fuerza
social que apueste como pueblo organizado a expropiarle a la burguesía
los medios de producción, hay que desarrollar HOY la conciencia
feminista centrada en la crítica a las relaciones en nuestras
organizaciones y en nuestras relaciones interpersonales, orientada no
a construir “paridad” sino el mundo nuevo de Durruti.

4. ¿Qué significa ser feminista libertaria en un país tan conservador
como Chile? ¿Sienten ustedes que la sociedad ha avanzado en los
últimos años? Hasta hubo una presidenta mujer...

Desde el punto de vista de los derechos de la mujer, es indudable que
en el último siglo se ha logrado acceder a ciertos espacios antes
inalcanzables: la educación y el voto por poner los ejemplos más
paradigmáticos. Sin embargo, también sabemos que es en el contexto
capitalista y en la democracia burguesa, donde se han generado los
avances de inserción de las mujeres en el espacio público,
favoreciendo su introducción al trabajo y retroalimentando un sistema
económico que termina por subyugar y explotar aún más la condición de
la mujer trabajadora. Donde, además se niega el acceso a una salud de
forma digna a transexuales, bi/homosexuales y lesbianas, y se nos
“cobija” en una educación autoritaria, patriarcal, héteronormativa y
en consecuencia, profundamente represiva.

Hoy en día ser feminista en Chile nos presenta un importante desafío,
justamente por lo que mencionábamos anteriormente, y por el hecho de
que tuvimos una presidenta mujer y que seguramente dicho escenario
podría repetirse. Al parecer, por el simple hecho de que ciertas
mujeres hayan podido acceder a espacios de poder, problemas como el
sexismo, la violencia de género, los derechos reproductivos, la triple
jornada laboral, el machismo, etc., deberían estar resueltos.

En nuestro país la condición de ser mujer y estar en espacios de poder
no ha sido ni será garante de cambio alguno. Como libertarias
consideramos que el sistema capitalista y estructura patriarcal
albergan injusticias como las antes mencionadas, y sólo una
transformación real, profunda y popular podría ser un motor de cambio
efectivo. Es por ello que apuntamos a construir nuevas formas de
entender y practicar la política, no sólo para la abolición de las
esferas político- burguesas, sino también en los grupos y
organizaciones de izquierda.

Desde La Alzada, buscamos relevar ciertos espacios que muchas veces
han sido dejados de lado en relación a las estructuras dominantes. Así
como las mujeres han jugado un papel históricamente relevante, pero
olvidado y ocultado por la historia oficial, organizaciones populares
han contado con importantes liderazgos femeninos. En el caso de Chile,
la lucha antidictatorial contó con el apoyo de diversas organizaciones
feministas, las Juntas de Vecinos, Centros de Madres, Comités de
Allegados, Deudores Habitacionales, etc., son ejemplificaciones de
espacios populares organizados que cuentan con una importante
presencia femenina, que dista bastante del oficialismo político.
Nosotras apuntamos a un trabajo con, para y desde la mujer trabajadora
y pobladora.

Finalmente, si bien Chile es un país bastante conservador, sobre todo
luego de la regresión bajo el período autoritario, el problema del
machismo es bastante extendido en nuestra sociedad, siendo una
situación transversal incluso en los sectores de izquierda. Por lo
mismo, es importante que como feministas libertarias podamos
posicionar nuevamente la lucha desde el género, apuntando a que no
solamente la sola presencia de las mujeres en los distintos espacios
basta, sino que también exigimos un trato igualitario, digno, justo,
logrando generar una conciencia respecto de nuestra posición entre
nosotras y con nuestros compañeros, apuntando a la estructural
patriarcal en su conjunto.

5. ¿Cuáles son sus principales obstáculos en el camino de su
organización? ¿Sienten respaldo de los libertarios varones?

Los mayores obstáculos en una organización que germina es el nacer de
la nada, es verse antes la necesidad de construirlo todo bajo nuestros
principios, la participación activa y colectiva para definir acuerdos,
reivindicaciones, nuestros planes de trabajo e inserción, nuestras
actividades. Pero también existe un alto grado de interés y compromiso
en solidificar y ver la luz de este trabajo, entonces los problemas de
reunir a distintas compañeras de la capital, trabajadoras y
estudiantes, militantes y partícipes de otras organizaciones, para un
actuar común parecen problemas nimios ante el ímpetu de La Alzada.

En cuanto a los varones, no sólo hemos tenido el respaldo sino que los
hemos integrado pues al igual que nosotras tienen una clara conciencia
de la importancia de la vida sexual, familiar en la conformación del
orden social vigente, y entre tod@s tenemos la certeza de que la
emancipación de las mujeres es un aspecto esencial en el proceso de la
revolución social.

Además, es importante recordar que esta lucha también es de ellos
porque si bien el pensamiento feminista más institucional tiene
tendencia en considerar a las mujeres como "victimas", los hombres
también sufren la opresión del modelo social de género. Desde la más
temprana edad, cuando se van construyendo los roles sociales a través
de la socialización por la educación y la cultura, se construye, para
las mujeres como para los hombres, un modelo social que impone al
hombre ser fuerte, viril/varonil, heterosexual, le prohíbe mostrar sus
emociones, etc.

Por supuesto este modelo social, siendo patriarcal, sigue poniendo a
los hombres en una posición más ventajosa que las mujeres, sin embargo
consideramos fundamental que esta lucha no se limite a la mujer, sino
que se vea como una reivindicación de todas y todos, para una
construcción libre y consciente de género y de orientación sexual,
fuera de los condicionamientos del capitalismo y del patriarcado.

6. ¿Cuáles son los objetivos de su organización de momento?

El propósito de La Alzada, es contribuir significativamente a la
abolición del patriarcado desde una perspectiva revolucionaria. Para
ello, nuestro objetivo general es aportar a la reconstrucción del
tejido social desde una mirada feminista y libertaria, integrando a la
disidencia sexual, en tanto el feminismo libertario asume un rol
emancipatorio con todos/as aquellas/os quienes son discriminados/as,
explotadas/os, y oprimidos/as por su condición de género y/o sexo.

Además, pretendemos asumir un rol activo en el desarrollo de prácticas
que impulsen de manera extensiva el concepto de feminismo en la
conciencia social chilena, teniendo como horizonte primero los
sectores populares, y luego la reflexión y discusión en las
organizaciones de izquierda revolucionarias. Finalmente, buscamos
aportar al desarrollo y enriquecimiento de la mirada feminista en los
espacios sociales, mediante un análisis crítico y libertario, aplicado
desde la construcción cotidiana hasta los aportes teóricos que podamos
desarrollar en el futuro.

La Alzada, Acción Feminista Libertaria.
Marzo 2013
Contacto: laalzadaafl@gmail.com
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center