A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Greek_ 中文 Chinese_ Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008 | of 2009 | of 2010 | of 2011

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Ninguna solidaridad con quienes envían paquetes-bomba “anarquistas” [de,en,pl]

Date Fri, 14 Jan 2011 00:03:53 +0100


[Nota: este comunicado omite deliberadamente la referencia a los
recientes ataques producidos el 23 de diciembre en Roma. Dudamos de
que haya anarquistas involucrados, dado que (como sucedió en el 2003)
la ominosa “Federazione Anarchica Informale” (FAI) se ha atribuido la
responsabilidad. Es una curiosa coincidencia que este grupo comparta
acrónimo con la Federazione Anarchica Italiana, que se distanció
claramente de los hechos de 2003 y sugirió que esa “FAI” podría ser
una organización teledirigida. Hay varios ejemplos de ese tipo de
operaciones en la historia reciente de Italia. Una de ellas fue la
masacre de la Piazza Fontana de Milán en 1969, que fue cometida por el
Estado y achacada a los anarquistas locales. En el comunicado de la
“FAI” respecto a los hechos del 23 de diciembre, las palabras finales
(“viva la FAI, viva la anarquía”) son muy inusuales para tratarse de
una organización que se define como “informal”]

La cuestión de la violencia siempre ha estado a debate entre los
anarquistas. ¿Cómo puede compaginarse la más antigua y cruda expresión
del dominio con una ideología anti-autoritaria? ¿una estrategia
anarquista puede incluir la violencia? Somos conscientes de que el
camino de la libertad, que incluye la expropiación de los medios de
producción y la abolición de los privilegios, se encuentra con una
resistencia brutal por parte de quienes se resisten a perderlos. Las
relaciones entre amo y vasallo (explícitas o implícitas) se basan
siempre en la coerción y siempre implican de un modo u otro violencia,
una violencia que sólo podemos hacer frente mediante un movimiento de
masas sólido y con perspectivas revolucionarias.

Como anarquistas conscientes, no podemos caer en la trampa de
confundir los medios con el fin. “La violencia auténticamente
anarquista es aquella que cesa cuando la necesidad de defensa y de
liberación termina. Se modula por la conciencia de que los individuos
en sí mismos no son, al fin y al cabo, responsables de la posición que
ocupan a consecuencia de la herencia o del medio”. Estas palabras del
anarquista italiano Errico Malatesta no han perdido validez desde que
se escribieron hace más de 100 años. Rechazan el atentado contra
funcionarios (simplemente por el rol que juegan dentro del
capitalismo) como parte de una praxis libertaria. Pensamos que esto
debería ser obvio para cualquiera con un punto de vista anarquista. En
los últimos meses, ha habido hechos, también en Suiza, que han
cuestionado este principio libertario en nombre del anarquismo. No nos
referimos a proclamas retóricas como “golpea a los policías allí donde
los encuentres”, que aparecen escritas en muros o en páginas webs como
llamamientos a la resistencia individual, o a textos con un contenido
bastante confuso. Ni nos referimos a las numerosas acciones en
solidaridad con Billy, Constantino y Silvia (N.d.T. arrestados en
Suiza acusados de atentado contra la sede de IBM en Zurich), cuyas
divagaciones anti-civilización nos parecen hasta divertidas. Sin
embargo, sabemos que hay gente en estos medios que apoya acciones que
van más allá de ataques con pintura o pinchar ruedas de coches.

Nos referimos a los paquetes-bomba enviados a diversas instituciones
estatales, particularmente a embajadas, durante los últimos meses.
Tratando de alcanzar a un burócrata de alto rango cuando abriera el
sobre, las bombas fueron pensadas como una forma de venganza por el
encarcelamiento de los tres activistas mencionados. Este tipo de
praxis no sólo demuestra estupidez política, sino también cobardía y
falta de humanidad. En el mejor caso a causa de bisoñez, en el peor
debido al cálculo, los envíos estaban preparados para herir a un
simple cajero o a una secretaria. Con estos actos los remitentes se
presentan como criminales despiadados que, como los esbirros del
capital, han perseguido y asesinado a miembros de la clase
trabajadora. Estos actos no son revolucionarios, sino una
manifestación reaccionaria. Frente a la infamia de estas acciones, no
podemos menos que exclamar ¡ninguna solidaridad con los remitentes de
“paquetes bomba”, nunca! Hace algunos años el Estado creó supuestas
organizaciones radicales para convencer a la población de la necesidad
de una mayor represión. Es trágico que las cosas sean tan fáciles para
la clase capitalista europea. Es difícil para todos nosotros
reaccionar adecuadamente a un clima político y social que nos está
llevando, a los explotados, al borde de la desesperación. Pero ello no
debe ser una excusa para hallar refugio en la vieja ilusión de la
“propaganda por el hecho” y el deseo de cambiar la sociedad a través
de actos de violencia individuales. Los efectos aparejados a dichos
hechos son represión, escapismo, desencanto y un aislamiento aún mayor
respecto a las masas, en vez de una insurrección por su parte. También
es un error que los anarquistas actuemos desestructurados, como exigen
los “insurreccionalistas”. Si cada cual es responsable sólo ante sí
mismo, las acciones individualistas e impredecibles serán las más
habituales, en vez de las orientadas a cimentar una práctica común
para trabajar de manera constante hacia la revolución social.

Sólo podemos resistir al sistema capitalista unidos en una lucha
organizada y con contenidos de clase. La unidad en la teoría y la
rigurosidad en la práctica, las estructuras federalistas y la
disciplina son las características de los anarquistas que luchan para
que crezca la solidaridad de clase, de cara a la revolución social y
no a la represión total. El lugar de trabajo y de enseñanza, el barrio
y la asociación de vecinos, las calles y los centros de internamiento
de inmigrantes: esos son los espacios donde desarrollamos nuestra
labor libertaria y organizamos para la lucha, y no en las columnas de
la prensa burguesa, que están ávidas por informar acerca de “ataques
antisistema” con titulares sensacionalistas.

Fines de diciembre de 2010
Libertäre Aktion Winterthur (Acción Libertaria de Winterthur)
_______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
De, Por y Para Anarquistas
Para enviar artículos en castellano escribir a: A-infos-ca@ainfos.ca
Para suscribirse/desuscribirse: http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archivo: http://www.ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center