A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007 | of 2008

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Comentarios sobre Bolivia y elementos de debate para el anarquismo organizado (respuesta a declaración del GSL )

Date Sun, 28 Sep 2008 19:13:29 +0200 (CEST)



Estimados compas, junto con saludar su declaración y esperando que la
situación de las luchas mexicanas vaya con el viento a favor del campo
popular, quiero hacer una serie de observaciones con el ánimo de debatir
ciertos elementos que han sido tratados en tres declaraciones sobre la
crisis boliviana publicados en este portal [Anarkismo.net] (GSL, FAG,
OCL). Creo que la discusión de estos elementos nos debe servir para ayudar
a desarrollar teoría y práctica, y espero que la discusión se mantenga con
altura, sin caer en recriminaciones (como ya se insinúa en los comentarios
anteriores y como es tan frecuente en nuestros círculos donde se carece de
una cultura del debate).

1. Respecto al marco internacional dentro del cual el conflicto se
desarrolla: creo que todos los artículos mencionan la presencia de
intereses extranjeros, imperialistas (los EEUU, claramente) o
sub-imperialistas (Brasil), o de un proyecto regional nacional-capitalista
(Venezuela). En cuanto al campo imperialista, es importante aclarar que,
con la decadencia de los EEUU en el plano internacional, América Latina
está en condiciones de convertirse en un campo de batalla entre distintas
potencias que están tratando de ocupar el vacío que el desplome del Tío
Sam va dejando. Tenemos a China tomándose los mercados latinoamericanos
con el pragmatismo clásico de su modelo económico; a una Rusia entrando a
una alianza estratégica con Venezuela; a una Unión Europea que tambien
desde hace rato se viene tomando ciertos enclaves en los mercados
nacionales (principalmente, capitales españoles en sectores como contratos
públicos y servicios), y que avanza Acuerdos de Asociación como una manera
de meter sus propios términos para el libre comercio. La disputa del
botín, probablemente, recrudecerá las tensiones regionales.

Pero la ingerencia primordial sigue estando por mano de EEUU que tiene su
puesto de avanzada en Colombia, donde la oligarquía ha consolidado una
posición de fuerza como en ninguna otra parte y donde posee una
agresividad que traspasa las fronteras. Con el agotamiento del impulso del
ciclo de protestas populares iniciado en el período 1998-2000, la
oligarquía y el imperialismo norteamericano tratan desesperadamente de
ganar terreno perdido. Esa es la batalla que hoy se libra en Bolivia. Y
una victoria de la oligarquía boliviana significa una clara señal hacia el
resto del continente. Este peligro no puede ser minimizado. Lo que se
juega en Bolivia (como lo que se juega en Colombia) tendrá repercusiones
hemisféricas de proporciones.

2. Es importante destacar que la "solución" momentánea a la crisis
desatada tras la masacre de Pando, se encontró en Santiago de Chile, en
una reunión de Unasur, lo cual viene a confirmar la pérdida de influencia
regional de los EEUU. Tan sólo dos años atrás, esta crisis se hubiera
discutido en Nueva York mediado por el departamento de colonias
norteamerciano, es decir, por la OEA. Esto demuestra, además, que se está
conformando un bloque de poder regional que pretende impulsar un
capitalismo con su eje dinámico en el sub-continente mismo y no que
sencillamente responda a las necesidades de los mercados europeos o
norteamericanos. Esta perspectiva no debe dejar de ser inquietante para
los EEUU, aunque constituye una alternativa aceptable, en oposición al
surgimiento de alternativas genuinamente socialistas; sin embargo, su
apuesta sigue siendo por títeres que puedan controlar directamente, como
las oligarquías colombianas y bolivianas. Para los países de la Unasur, un
golpe de la oligarquía boliviana, aún con el resplado de Washington, sería
inaceptable por las implicancias que tendría -abriría decididamente una
brecha para la batalla frontal contra el capitalismo-, pero una solución
desde abajo, de carácter popular, también es inaceptable por el mensaje
que enviaría a la clase trabajadora latinoamericana. En consecuencia, la
solución momentánea al conflicto manda un mensaje claro a la oligarquía
camba, pero también raya la cancha con claridad meridiana, para que el
conflicto no desborde a una crisis revolucionaria.

3. No creo que la oligarquía boliviana y el gobierno populista de Evo
estén en desacuerdo, como afirma esta declaración, meramente en la manera
de "administrar" el capitalismo. Creo que hay otros aspectos que juegan un
rol, aspectos incluso de orden histórico y cultural. El hecho de que el
MAS represente un gobierno puesto en el poder gracias a una serie de
movilizaciones populares que golpearon al corazón de la oligarquía y que
de una u otra manera frenaron, aunque fuera parcialmente, el proyecto
neoliberal que habían trazado desde mediados de los '80 convierte a Evo
(la figura visible) en su enemigo a muerte. Además, si bien la burguesía
es definida según parámetros universales (propiedad de los mediso de
producción, etc.), en cada coyuntura o región se presentan
particularidades que dan caracteres específicos a la lucha de clases y que
no pueden ser ignorados. Aunque Evo hable del capitalismo andino y
amazónico, un presidente "indio" no va a ser, jamás, aceptable para una
burguesía racista que por siglos (y heredando el pesado legado de la
colonia) no ha tenido que compartir su "finca" con nadie. El reformismo
tiene márgenes má amplios en ciertos países que en otros. En el caso
boliviano, la burgeusía testaferra no tolera la menor reforma social, que
ponga en riesgo lo más mínimo de su supremacía absoluta. Quien conozca la
burguesía boliviana puede dar fe de esto.

Por ello aunque se diga que, en teoría, la nueva Constitución boliviana no
representa una amenaza al capitalismo en cuanto tal, si representa una
amenaza a una oligarquía que se ha reproducido por siglos en ciertas
condiciones históricas que apenas sí han cambiado en lo fundamental. Temas
como la reforma agraria, o incluso, el pleno reconocimiento de los
derechos de los pueblos indígenas, se constituyen en verdaderas pesadillas
para esta clase parásita, colonial y racista. Estas cosas creo que son
importantes tenerlas en consideración (en vez de un análisis muy abstracto
del capitalismo como sistema) pues creo que explican mucho de la reacción
desmedida de la oligarquía boliviana.

4. Respecto a la afirmación de que "Evo y el MAS son enemigos por igual
del proletariado que la derecha", yo tengo mis reservas. Creo que de una u
otra manera, se echa a un mismo saco dos grupos políticos con enormes
diferencias, incluso en su sustrato de clase. Creo que es necesario
entender las diferencias que existen tanto en el bloque político-económico
en el poder (incluso en el seno mismo de la burguesía), como entre los
sectores que, desde la lógica de una alternativa capitalista (de
diferentes matices) se oponen: en este caso, la oligarquía
ultra-reaccionaria y el reformismo masista. Sólo entendiendo estas
diferencias, podemos encontrar una línea correcta de intervención
revolucionaria.

Fabián, en su respuesta un tanto iracunda a un comentario ácido sobre el
tono de la declaración, sacó a colación el tema de Stalin y los Frentes
Populares. Creo que es acertado decir que el frentepopulismo es una teoría
que desconocía la naturaleza y el carácter real de la burguesía ante la
amenaza cierta del fascismo. Pero la teoría anterior al frente populismo
(adoptada en el VII Congreso de la Komintern en 1935, cuando Hitler ya
había ascendido al poder), que se implementó en el congreso de 1928 (y de
la cual Stalin fue uno de sus máximos exponentes y teóricos) tiene muchos
ecos con lo que se plantea en esta declaración: era la tésis del
"Socialfascismo". En resumen, esta tésis planteaba que tanto el fascismo,
como la socialdemocracia en el poder (el gobierno de Bruning era
inaugurado ese mismo año) eran "dos caras de una misma moneda, que no se
contradecían, sino que se complementaban, ya que ambos eran modelos
capitalistas y burgueses, y que la lucha contra el fascismo comenzaba por
la lucha contra la socialdemocracia". Esta tésis fue desastroza y mientras
en PC alemán se dedicaba a atacar, incluso físicamente, a la
socialdemocracia, permitió el ascenso al poder del fascismo por omisión -y
las consecuencias fueron gravísimas. Al parecer, la tésis del
socialfascismo con la del frentepopulismo son opuestas, pero en realidad
comparten el mismo pecado, que es la ignorancia de las diferencias reales
al interior de la burguesía o del bloque en el poder. La tésis del "todos
son lo mismo" (fórmula favorita de los anarquistas en tiempos de
elecciones) puede cumplir un rol de agitación, pero no nos ayuda a
entender mejor la política y la lucha de clases concretas en un
determinado momento -por lo demás, el más desprevenido observador se da
cuenta de que socialdemocracia y derecha conservadora no son lo mismo,
aunque no tengan necesariamente una contradicción "antagónica" (utilizando
una categoría maoísta), y tal afirmación ante las masas es indefendible y
carece de sentido común.

Esta aclaracion la hago, pues el trotskismo boliviano tiene en la línea de
Guillermo Lora a su principal exponente. El POR (el partido de LORA) es un
fenómeno netamente boliviano y es el partido más grande del trostkismo en
ese país, pero fuera de Bolivia es irrelevante. Probablemente los análisis
que Fabián conoce de Bolivia son de grupos trotskistas internacionales no
vinculados al "lorismo". Pues, aunque no he leído declaraciones del POR en
el actual contexto, la última vez que estuve en Bolivia (2006) la postura
de Lora era clara en el sentido de que no apoyaba ni críticamente al
masismo, y no llamaba a parar el golpe que ya comenzaba a perfilarse, sino
que esperaba que la eventual caída de Evo las masas automáticamente iban a
construir el socialismo -un poco la ilusión trotskista de que la
"burocracia" es el último dique de contención de las masas revolucionarias
(tras la caída del muro de Berlín, muchos trotskistas esperaban el
levantamiento del proletariado que no llega aún). Esto es relevante, pues
muchos muchachos vinculados al POR terminaron pasándose abiertamente al
golpismo y a la reaccion conservadora (en Sucre, particularmente, mediante
el apoyo a la capitalía plena, uno de los puntos de los primeros ataques
racistas). Esto es algo que lo ví personalmente: como alentaban cada
movimiento contra el MAS, sin importar su contenido político, y de tanto
anti-masismo, terminaron apoyando al fascismo, tal cual el PC alemán lo
hizo inconcientemente en su lucha contra los "socialfascistas" después de
1928.

Obviamente, esto es un tema muy complejo, porque requiere de entender al
masismo y al gobierno de Evo de manera que no creo, actualmente, estar en
condiciones personalmente de hacerlo y quizás un buen debate pudiera
ayudar a esclarecer ciertos elementos. Pero claramente, la estrategia del
MAS es una estrategia reformista, sustentada en la necesidad de
democratizar al Estado (burgués, aclaro para que no queden dudas) y la
estructura del ingreso, de disminuir la dependencia económica mediante la
recuperación de las riquezas naturales, la cual se sustenta en las masas
empobrecidas del campo y la ciudad, las cuales le entregan un apoyo
impresionante como se ha visto en el referéndum de Agosto. Claramente, no
es lo mismo a la oligarquía camba, de cuño fascista y que en el fondo
refleja a lo más reaccionario de la oligarquía gamonalista
latinoamericana.

Entender esta diferencia no nos hace menos anarquistas ni menos
revolucionarios, pero nos entrega ciertos elementos para poder desarrollar
una línea revolucionaria y libertaria de intervención en el conflicto
boliviano, que, por una parte "frene el golpe" (lo cual es una urgencia),
a la vez que no nos ate de manos ante la estrategia reformista del MAS y
nos permita desarrollar una alternativa genuinamente socialista, en el
sentido integral del término.

5. El punto más importante en el que insiste la declaración, es en el de
la necesidad de la autonomía de clase (y le agregaría, de la autonomía
política de los sectores revolucionarios y libertarios). Importante como
es destacar este punto, tampoco podemos dejarlo como una sencilla consigna
lanzada al viento sin entender la realidad del pueblo boliviano y la
propia dinámica de la clase popular en Bolivia (cuya composición es el
100% india o mestiza, al menos, en el área andina). Existen organizaciones
populares de larga tradición en el seno del pueblo boliviano (como la COB)
y otras más recientes (como la Coordinadora de El Alto) que han jugado un
rol positivo y no tan positivo en diferentes momentos. Los niveles de
combatividad y participacion son altísimos, y sin embargo, como
correctamente demuestra la declaración, no se ha podido desenmarcar este
pueblo de alternativas reformistas de inspiración burguesa. Y no es que le
hayan faltado ganas: constantemente uno escucha llamados a la
independencia de clase, a la democracia directa, a romper con el
capitalismo, y son llamados sinceros. He escuchado de boca de no pocos
compañeros, su frustración al haber demandado por años un sistema
diferente, desde la base, con participación masiva, para quedar enredados
en el tinglado autoritario del Estado k'ara (de los blancos en aymara, por
extensión se usa como sinónimo de burgués) y quedar enredados en
discusiones de pasillo sobre la Constitución real mientras el poder sigue
residiendo en otra parte, lejos del pueblo. El problema principal es que
estas soluciones no se improvisan cuando estalla el próximo levantamiento
nacional.

La primera necesidad para mantener la autonomía, en mi opinión, no es
cortar con la COB, organización que representa el vacío de estrategia
revolucionaria a todos los niveles (es más síntoma que causa), sino que
los sectores revolucionarios y libertarios no vacilen en formar su propia
organización y en forjar, al calor de la lucha, un programa específico que
entregue soluciones al aquí y al ahora, con perspectiva revolucionaria y
con miras a desarrollar la sociedad libertaria. Ese es el primer paso para
poder cristalizar las tendencias libertarias, horizontalistas y combativas
que existen en el pueblo boliviano en sobrada medida, en una orientación
efectivamente revolucionaria. Obviamente, esto no ocurrirá de un día para
otro, pero sí constituye una necesidad urgente. De igual manera, no es un
proceso que pueda darse al margen del proceso de lucha y de las
organizaciones de masas del pueblo (aún con sus contradicciones y sus
vacilaciones), pues esto es primordial para poder convertir el proceso de
convertirse en alternativa en un aprendizaje práctico.

Bueno compas, me extendí bastante, pero creo que eran muchos los elementos
que quería debatir, con ánimo totalmente fraternal y constructivo.
Entiendo que la situación crítica del presente requiere que discutamos con
altura y con elementos, y no quería tampoco lanzar una respuesta meramente
superficial al esfuerzo que ustedes han realizado. Un saludo libertario.

_______________________________________
A - I n f o s AGENCIA DE NOTICIAS
De, Por y Para Anarquistas
Send news reports to A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
Subscribe/Unsubscribe http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
Archive: http://www.ainfos.ca/ca


A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center