A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Mendoza] Quien Calla Otorga # 6

Date Sun, 4 Nov 2007 21:54:51 +0100 (CET)


QUIEN CALLA OTORGA Nº6

Editorial:

Un fanzine, un boletín, esto que tenés; fotocopias con palabras e imágenes
¿Nada más que eso?
No. Un espacio de expresión entre tanta condena a la expresión libre, un
espacio de contrainformación, contra la información manipulada de los
medios masivos y oficialistas que sólo muestran la realidad manoseada
por el capital. Inventando la verdad que tenemos que creer, formándonos
en los valores del conformismo y la indiferencia. Acríticos, apáticos,
vivos, pero a fin de cuentas, muertos.
Hoy, después de dos años en la calle, entendemos al QCO con la misma
importancia de siempre, la importancia que tiene la libre expresión en
la lucha contra el sistema. Pero encontramos la necesidad de
organizarnos en la acción, más allá de la lucha cotidiana individual, en
la acción colectiva. Porque de otra manera no existiría el cambio.
Aquí estamos, trabajadores y estudiantes. Somos parte de la sociedad y
sufrimos las mismas injusticias que cualquier oprimido. Entendemos que
sólo hay que darse cuenta que es lo que nos oprime, tomar conciencia y
organizarse horizontalmente. Para el destierro de esta máquina desigual
y autoritaria, y para la construcción de un mundo nuevo.
Este número es casi temático, ya que estamos en plena época de circo
electoral, pero también te vas a encontrar con temas igual de importantes
como: Información sobre la conquista y colonización de América. Opinión
sobre la crianza y los derechos de la mujer. Nota sobre la manifestación
del ?Vera Peñaloza?. Carta abierta publicada en internet sobre la
represión en Mendoza y el asesinato de Mauricio Morán por la policía. Y
un cuento divertido para chicos y grandes.
Está de más decir que el espacio se nutre con la participación de
quienes quieran expresarse libremente.
QuienCallaOtorga ?zine y difusión.


pensando la democracia

Es tiempo de elecciones, una vez más se adorna la ciudad entera: afiches,
pancartas, pintadas y panfletos; contaminación sonora: los auto-parlantes
pasan las marchas del partido, la canción de la ?lucha? que hizo por el
agua el senador, la alegre y pegajosa cumbia que promete ?el San Carlos
que soñaba?, etc. Todo el día en la radio y en la TV nos bombardean con
sus propagandas, nos quieren hacer confiar. Nos aturden con sus programas
y propuestas, las mismas de siempre. El periodismo local y sus preguntas
retóricas llevan a que el candidato diga lo que todos quieren escuchar,
lo que todos piensan. Se habla de la inseguridad, de poner más policías y
actuar inteligentemente. En San Carlos, de la contención a los jóvenes y
del medio ambiente, el ?No a la minería? es una idea popular, y por lo
tanto, el punto de apoyo de todos los políticos.
Es tiempo de elecciones, se vuelve a montar el circo...
Demos un repaso a los candidatos a intendente en San Carlos:
● Mario Guiñazú: PJ. Actual intendente con dos mandatos, toda una
dictadura. En el ambiente político, implantó el régimen Perón (todos con
el). Los trabajadores y funcionarios del municipio están a cambio de votos
o por tener contactos personales (agachársele). Su gestión: obras
públicas, reforma de las plazas e iluminarias, cosas inútiles que solo
benefician al plan desigual del turismo y a la vigilancia policial. Su
postura ante la minería la hemos comentado en los QCO anteriores, luego
?hizo lo que tenía que hacer?, después de que vio que la mayoría popular
mantuvo la idea firme de oposición. A unas semanas de las elecciones
emprendió la estúpida campaña de comenzar obras de cloacas y arreglo de
veredas céntricas.
● Jorge Difonso: PD. Senador provincial por el departamento. Fue el
personaje que quiso encabezar la lucha contra la minería con la ley de
alerta ambiental. Financió el transporte para los manifestantes que
viajaban a las movilizaciones en la ciudad de Mza. Y siempre que le
permitieron representó en la ciudad a la ?lucha?. Así fue apropiándose de
la conquista del Pueblo contra la minería contaminante, y así, es que hoy
tiene un gran apoyo popular en el departamento.
● Luis Busse: La concertación. Otro que desde la masa anti-minera,
politiqueó el espacio y hoy es candidato. Autodenominado socialista, con
el partido de Cobos y K, y con la política burguesa y represiva. Lo apoya
la Juventud Radical, grupo de jóvenes que perdieron la fuerza de rebeldía
(y la esperanza).
● Miguel Funes: ARI?PS. Y bueno... otro más. Proviene desde el grupo
de Autoconvocados (contra la minería) y de la comunidad católica. También
están en el partido los evangelistas. Discurso de izquierda, de un cambio
verdadero, bla, bla, bla.
● Alejandro Vitoloni: UCR. Director de un instituto polimodal
privado. Mantiene el clásico discurso del apoyo a los jóvenes y toda esa
falacia. No hay que menospreciar su afán de poder, es uno más del circo.

Se abren todas las orejas, todas las bocas dicen algo. Nace la ilusión en
la gente, la esperanza por algo, ?lamentablemente- por la autoridad. Los
vecinos están listos para expresarse en las urnas, creen que es el mayor
ejercicio de la libertad. Y así funciona la democracia, creernos el cuento
de que participamos en esto y que cambiaremos la situación, cuando en
realidad nuestra opinión no es consultada ni válida a la hora de decidir
en cualquier aspecto de la organización de la sociedad. Lo que se cree
como a un derecho, es una obligación legal, la obligación de elegir a la
dirigencia, a quien nos va a suprimir la libertad de acuerdo a las
limitaciones de la ley y el orden; a quien va a seguir perpetuando la
desigualdad. Porque esto son las democracias, las columnas que sostienen
al capitalismo. La explotación del hombre por el hombre necesita de algo
para justificarse, y esto es el Estado, los gobiernos y los poderosos
sobre el Pueblo. Por más que existan personas honestas y con buenas
intenciones y que creen en que pueden cambiar algo por medio de la
política (el arte de gobernar), hay que aclarar que el ejercer autoridad
promueve injusticia, y que nadie puede representar a un Pueblo entero.
¿Alguna propuesta? Sí, el comunismo anarquista, la sociedad de libres e
iguales. La abolición del Estado y la propiedad privada, por la
construcción de una sociedad autoorganizada horizontalmente. La tierra y
los medios de producción siendo de todos, sin patrón alguno que viva del
esfuerzo de otros, sin gobierno que perpetúe los privilegios de unos pocos
por encima de la miseria de los otros. El verdadero cambio vendrá de las
nuevas relaciones humanas, siendo la solidaridad y el apoyo mutuo las
bases del desarrollo social y humano.
Porque un Pueblo organizado no vota, decide por sí mismo.
NO VOTES.
gonzalo pichón

lucubraciones lujosas

Acerca de la contradicción principal entre el Ejército de los Andes y la
Ruta 40.

El caradura del Director de este pasquín no tuvo mejor idea que mandarme
al corte de ruta que hicieron esos pendejos del Vera Peñalosa, ¡justo al
mediodía! Con el argumento de que el cronista tenía los juanetes
inflamados y que no tenía quien le cubriera la nota, a mí que soy un
columnista de reflexión y sapiencia!
En fin, como me prometió el aumento tan anhelado, allí fui. Tomé anotador
y lapicera y subí al micro que me llevaría hasta el punto de encuentro. A
los pocos minutos, el chofer fue detenido por un gentil agente de
tránsito que le indicó la conveniencia de desviarse porque el camino
estaba interrumpido por un corte. Allí me bajé y caminé hacia lontananza
donde se vislumbraban unas siluetas irreductibles. El solcito estaba
tibio, pero a las cuatro cuadras de caminata ya me parecía un infierno, y
entre lipotimia y sofocaciones, algún que otro mareo, llegué a término
para cumplir con mi deber.
La organización del acto era todo un éxito. Había mucha gente que
?seguramente complacida por los solistas que aparecían- a veces aplaudían
y a veces ovacionaban. Muy singular y original fue que el evento estaba
integrado casi exclusivamente por ejecutores de las artes oratorias, a
capella, casi sin bandas musicales, con la sola y exclusiva excepción de
la Charanga del Parche, conjunto de percusionistas que ejecutaron con
éxito disímil temas del repertorio afroamericano. En un momento, los
efluvios energéticos de esa música sacra generaron movimientos de
tobillos en algunos miembros del auditorio, inclusive se vio a un anciano
delirante remedar pasos de murga uruguaya, lo cual hubiese pasado
inadvertido de no haberse sumado una pulposa jovenzuela a esa ronda
lasciva.
Evidentemente todos los sectores sociales se habían dado cita para
festejar allí ese acontecimiento tan peculiar. Había jóvenes, había
adultos, había viejos; había hijos, había padres; había peatones, había
choferes; había de todo... Estaban unos señores de vestimenta verdolaga
que, seguramente arrobados por el espectáculo de la reunión popular,
querían recordar para siempre el momento y sacaban fotos. Hablaba uno, le
sacaban foto; aplaudía otro, le sacaban foto. Como vi la oportunidad de
ilustrar mi crónica con una de esas fotografías fui a pedirle una copia
al señor de la máquina, quien ?muy cortésmente- después de preguntarme
cuál sería el destino de la misma, me pidió mi dirección y todos los
datos del señor director para enviárnosla por correo. Debo decir que aún
no la hemos recibido, por lo que no aparece publicada aquí, pero para
tranquilidad de los lectores les informo que muy probablemente la
recibirán por correo ya que para congraciarme con el simpático joven le
cedí las direcciones de nuestros suscriptores y lectores.
También había unos señores de ropa azul, que estaban muy ocupados en
informar a los transportistas sobre los motivos del corte, y que
seguramente integraban el comité de doctrina y propaganda de la
organización. Algunos despistados han confundido a estos gráciles
colaboradores con agentes de tránsito, pero ¡craso error! Nada más lejos,
puesto que esta gente colaboradora no cayó en rutinas como verificación
de luces, redacción de partes por desuso del cinturón de seguridad,
observación del carnet de conducir, tarjeta verde, póliza de seguro con
última cuota al día, pago de impuesto a la renta automotor, determinación
de la dosis de alcohol en sangre, portación de cadenas y balizas,
documentación personal de los transportados, revisación y requisa del
vehículo, solicitud de colaboraciones varias.
Había mucha gente, pero parecía notarse que había gente y gente. Es
decir, eran todos iguales pero había algunos que eran más iguales que
otros. Hubo una estratificación de voluntades, se notaba que:
● algunos estaban allí porque querían haber ido,
● otros estaban allí porque debían haber ido;
● de estos últimos (que debían haber ido) se notó que algunos no
querían haber ido;
● y fue imposible no ver la ausencia de los que deberían haber ido
y no quisieron haber ido.
Licenciado Arístides Consomé

Nota del director: Es necesario aclarar que el acto donde el Licenciado
concurrió fue una manifestación del instituto Vera Peñalosa, reclamando
por la ampliación del edificio, el día 17 de mayo. Desde la DGE se
prometió el comienzo de la obra para dos meses después. Estamos a final
del año y todavía están estudiando (gente del terciario y del polimodal)
HACINADOS.


?barrio de otra vida?
(Cuento infantil)

Una rata bien vestida
espera un rato en la esquina
y sobre la pared un gato
la quiere hacer su comida,
un caniche va escapando
y lo persigue un policía
porque el pequeño es un ladrón
que le robó su costillo,
un jilguero va volando
rápido con mucha prisa
porque se va a encontrar
con su novia palomita,
un patito va trotando
directo hacia la canchita
porque va a jugar al fulbo
con su amiguita la ardilla,
la gallina y sus pollitos
van caminando en filita
para ver el show del gallo
que canta en una cantina,
un sapito le hace coros
junto a una cotorrita
y la que sirve los tragos
una vieja golondrina,
un elefante africano
trabaja de patovica
y gracias a el nunca hay bardo
pues su grandeza intimida,
cuando termina el cachengue
todos se van a la esquina
a comer los súper panchos
que vende el perro salchicha.
el niki

del arroz con leche al panfleto feminista

?Arroz con leche me quiero casar con una señorita de san Nicolás que sepa
tejer, que sepa bordar, que sepa abrir la puerta para ir a jugar. ¡Con
ésta sí, con ésta no, con ésta señorita me caso yo!?
Desde pequeñas nos enseñan como es el mundo que nos recibe. En casa, en
la escuela y en la tele las vivencias ejemplificadoras nos muestran que
es lo que nos espera. Las opciones adecuadas para niñas nos limitan,
reservándonos a ciertos roles, indicándonos determinadas acciones,
marcándonos una apropiada imagen femenina que va impregnando nuestro
cuerpo mientras construimos nuestra identidad de género.
Las canciones, los cuentos, los juegos nos inician en una lectura sumisa
y dependiente de los otros, destinándonos a vernos encerradas en un molde
?natural? del que no podemos escapar, aprendiéndonos el libreto de cómo
es el comportamiento ?femenino?: la niña es buena, la mujer es recatada.
Bebotes para las mamás futuras, el jueguito del té para eventuales
visitas, la planchita y la tabla para la hora de las novelas, pinturitas
faciales para aprender de make-up, pulseritas y aros para la belleza
ineludible, cocinita y ollas para saber de nuestros previstos lugares, la
Barbie y el Ken para (hetero)erotizar nuestros deseos y negar la
diversidad de nuestros cuerpos. Cada uno de estos juguetitos va
conformando nuestras ideas del mundo y los roles que, como mujeres
debemos ocupar en él.
A pesar del ?avance? del mundo moderno y la ?salida? de la mujer al
ámbito público como trabajadora, estos modelos nos siguen hablando de una
Madre Nutricia, encargada de sus hijos y de los quehaceres domésticos.
Los medios masivos de comunicación ?enraizados en holdings todopoderosos
y omnipresentes- nos proponen/imponen un estereotipo sexista de la mujer.
Estereotipo que nos dice como debemos ser, que podemos pensar y que
tenemos que hacer. La sobreexigencia en los mandatos con los que carga la
mujer no sólo tienen que ver con lo que ?naturalmente? le corresponde:
buena madre, esposa y amante, sino además, la obligatoriedad de ser una
buena profesional, ya que salió al mundo de los hombres a competir. Sin
olvidarnos que también tiene que combinar entre sus tareas domésticas y
laborales, algunos ejercicios de aeróbic, steep, pilates o gimnasia
reductora para acompañar la dieta de la luna, porque debe verse bonita,
delgada y eternamente joven para merecer el amor de los hombres, el
respeto de sus pares y su lugar en la sociedad. Como resultado tenemos
una mujer híbrido, mezcla de Susanita, Barbie, Teresa de Calcuta y
Amalita Fortabat.
Mandatos, prejuicios, matrices de aprendizaje, costumbres, biología como
destino, adjudicación de roles, relaciones de poder, todo esto hace que
la mujer deba responder a las exigencias impuestas por un sistema que la
silencia, la invisibiliza, la estandariza, situándola en un lugar de
inferioridad que aparece como único, rígido, inamovible, eterno;
alejándola de la posibilidad de decidir con respecto a su sexualidad, al
placer y al rol social que va a desempeñar.
Las mujeres podemos y debemos emancipar nuestras miradas, ser creadoras
de mensajes, espectadoras activas de percepciones de otros, artífice y
partícipe de experiencias libres y liberadoras, ocupando espacios,
disputando sentidos y ejerciendo derechos.
Las artes visuales no son sólo una invitación al goce de la belleza, a la
admiración de los ?maestrismos?, a la experimentación de las técnicas, es
también una invitación a la reflexión (de lo exigido y sacralizado), a la
crítica (de lo instituido y naturalizado), al disfrute y al juego.
Desde esta visión el arte es herramienta para develar lugares comunes,
interpelar nuestras ideas, nuestros lugares y nuestras prácticas que,
como mujeres, vamos a desempeñar. El arte como excusa y medio para el
acceso al pensamiento, y a la actuancia.
maru

500 años...

En 1492, Cristóbal Colon, financiado por los Reyes Católicos de España,
llega a las Bahamas. Él convencido estuvo hasta la muerte que había
llegado a la India. Pero no, esta tierra nuevita para sus ojos, era la
posteriormente llamada América.
El descubrimiento de América significo, entre otras cosas, el impulso
para un nuevo sistema que en Europa venia desplazando a los talleres
artesanales propios del feudalismo. América, Asia y África, tierras
colonizadas por las grandes potencias, Portugal, Inglaterra, España,
Holanda, comenzaron a servir de proveedores de materias primas para este
nuevo sistema llamado Capitalismo o mercantilismo capitalista. (Cabe
destacar que ni España, ni Portugal recibieron los beneficios del
capitalismo, aunque fueron sus colonias las que nutrieron de oro y plata
a la expansión del nuevo sistema).
Los edificios de las grandes ciudades aztecas, incas, y mayas, en su
interior decoradas bellamente con metales preciosos, el oro y la plata
acumulados en grandes cantidades en las mesetas de México y en el
altiplano, encendieron la codicia de los conquistadores.
Los indígenas eran obligados a abandonar sus tierras, obligados a
trabajar y a convertirse en la fe católica a punta de espada.
Poblaciones enteras morían por el trabajo en los lavaderos de oro y
plata que utilizaban mercurio para la extracción del metal precioso y
el que no moría quedaba arruinado y débil de por vida, muchas familias
se suicidaban para evitar lo que les esperaba.
Los conquistadores, además traían consigo enfermedades como la viruela,
la fiebre amarilla, la lepra, entre otras, por las cuales, los
indígenas que desconocían estas enfermedades y no podían crear
anticuerpos, morían.
Hábiles, los conquistadores además, para desmovilizar, aprovecharon el
rencor de los pueblos indígenas sometidos bajo el imperio azteca.
Al indígena, como al negro, se lo consideraba un animal de carga, una
bestia mala que no creía en dios y que debía pagar en vida esa malicia
con todo el dolor posible y el trabajo forzado era un muy buen método.
Cuando la mano de obra comenzó a mermar, por que los indios morían, los
conquistadores, necesitaban brazos para seguir produciendo. Inglaterra
y Holanda que eran grandes traficantes de esclavos, exportaban negros
que eran embarcados en Luanda hacia América.
Muchos morían antes de llegar, otros llegaban a América en condiciones
deplorables y algunos lograban escapar ya en continente americano.
Los negros morían rápidamente. Los más fuertes no podían soportar más
de 7 años de trabajo continuo.
Hubo resistencia y levantamientos por parte de los oprimidos: La
rebelión negra en Brasil que duro todo el siglo XVII, devastada por
el ejercito de la corona portuguesa en 1639. El levantamiento de
Tupac Amaru en 1781, los Comuneros de Nueva Guinea y más tarde seria
Zapata y Villa.
Todas reprimidas y devastadas por los conquistadores y criollos
burgueses, por la traición y el ansia de poder de algunos de los
mismos oprimidos.
Las ?revoluciones? venideras, y pongo como ejemplo la revolución de
mayo, que si, significó un cambio en la economía y una liberación
gestada por los criollos adinerados para liberarse del español. Pero
los cambios estaban sujetos al mismo sistema opresor. Nación,
patria, un cambio de amo y los oprimidos seguían siendo los mismos,
los que trabajaban para enriquecer a otros. Indios, mulatos,
mestizos. (Y hoy los oprimidos no son solo indios, mulatos y
mestizos).
¿Hasta cuando se homenajeara a Sarmiento en las escuelas, hasta cuando
el festejo del día de la raza, el día de la patria? ¿Hasta cuando se
seguirán levantando monumentos a Roca, a San Martín, Belgrano? ¿Hasta
cuando se jactará la iglesia de su benevolencia?
Mientras el hijo del hijo del hijo de aquel nativo obligado a trabajar
en las minas hoy sigue trabajando en las minas o en la tierra, ganando
apenas para sobrevivir.
Nota: Mucho de la info que aparece en el texto se encuentra en el
libro?Las venas abiertas de América Latina? de E. Galeano.
Flor

los miserables

"En un enfrentamiento en un barrio humilde de Luján de Cuyo, Mendoza: La
Policía mató a un chico cuando sacaban carbón de un tren de carga. Recibió
un balazo en el pecho. Otros dos niños, heridos. Querían calentar sus
casas. Hasta anoche, al menos seis policías estaban demorados por la
Justicia". (Clarín.com, 6/5/2006).

La vida de un pibe no vale nada. O como mucho, vale menos que un pedazo de
carbón.
Es curioso ver cómo Mauricio Morán, un muchachito de la sufrida barriada
de Cuadro Estación, fue destruido en un instante por un perdigón de
escopeta policial, después de tomarse para su crecimiento los catorce
largos años que pudo vivir, estirados hasta el límite de lo soportable por
la mordedura constante del hambre y el frío.
O tal vez sea más curioso ver cómo pudo sobrevivir tanto tiempo en
Mendoza, territorio de violencia policíaca, si los hay.
En 2003 había zafado de las detenciones masivas de menores "carenciados",
efectuadas para favorecer "el desarrollo de las ventas comerciales
producidas en la temporada turística". Aunque es justicia decir que
Cristian Bressant, el cobani que lo mató, evitó que conociera la amargura
atroz de la Penitenciaría local, con su tasa de 15 muertos cada diez
meses, en lo que un abogado describió como un sitio "peor que un campo de
concentración" . No hay mal que por bien no venga, dicen los creyentes.
Porque además allí hace mucho frío.
Es que en Mendoza, el frío no es cosa de broma: "En San Carlos se tienen
registros históricos en septiembre de -10°, en Tunuyán -5°, en San Martín
-5.2°, y en San Rafael -4.9°". Fíjese si no: "una helada no sólo nos
hace perder la cosecha sino a veces los clientes porque los mercados
internacionales exigen calidad, cantidad y continuidad".
Tanto es así, que para los estancieros "el último recurso ante situaciones
críticas es atenuar la temperatura bajo cero con la utilización de
recipientes metálicos de unos 100 litros donde se encienden kerosén,
gasoil o fuel oil que producen más de 10.000 kilocalorías por kilogramo de
material. Menos eficiente es la calefacción con uso de carbón vegetal y no
se recomienda la combustión con leña".
Por fortuna, el ingeniero Julio Cobos -gobernador de la provincia y
conspicuo miembro del partido radical- no deja a sus votantes patronales
en la estacada: "El Ministerio de Economía provincial lanzó una línea de
créditos para la compra de combustibles destinados a atemperar el ambiente
durante la helada. Se ofrecen con una tasa anual del 6,9 % y un plazo de
reintegro de 10 meses".
Claro, el piberío no vota ni podría devolver préstamos para comprar
carbón; pero eso no es culpa del gobernador ni de los capitalistas,
quienes argumentan -citando a Homero J. Simpson- que la situación "ya
estaba así cuando llegué".
Tampoco olvida Cobos la seguridad de los comprovincianos ricos: el
vigilante modelo es Bressant, padre y nieto de policías, casado y con un
hijo bebé. Egresado de la escuela de cadetes en 1997, "tiene un legajo
impecable, con seis distinciones. La última es de marzo de 2006 por el
buen desempeño en la Vendimia".
El gobernador-ingeniero se enorgullece de su guardia pretoriana: en el
acto por el 194° aniversario de la fuerza, después del infaltable desfile,
entonación de himno y la "invocación religiosa del capellán policial",
"Cobos reconoció la labor de la Policía e instó a confiar en ella".
Es evidente que Bressant y los demás cumplen bien con su faena,
consistente en "faenar" pibes como Morán en 2006 o Sebastián Bordón en
1997, siempre "al servicio de la comunidad" de los pequeños y grandes
propietarios.
Desde luego que un gobernador con esas cualidades no podía ser
desaprovechado por el Estado argentino; ya desde el año pasado "el
kirchnerismo nacional avanzaba sobre Mendoza para convertir a Cobos en su
niño mimado". Y lo consiguió: el 5 de mayo de 2006 ?el mismo día en que el
piberío era fusilado- Cobos fue el orador principal del acto por las
papeleras que organizó Kirchner en Gualeguaychú. Como dice un diario
cuyano, ese nombramiento ?no es poco para su capital político. Si hasta
algunos medios lo señalan como protagonista de una futura alianza
electoral con el matrimonio Kirchner para el 2007?.
El fusilador Bressant está detenido. Ya se sabe cómo sigue ese expediente:
dependiendo de la mayor o menor presión popular, saldrá libre y será
trasladado a otra comisaría donde ejercer su infame oficio, o será
condenado y pasará un tiempo ?preso? en una unidad policial ?con todas las
comodidades- hasta que se calmen las cosas, para luego salir libre y
seguir ejerciendo su infame oficio.
Esa gente es necesaria para el sostenimiento del sistema, y no se la
abandona a su suerte. Porque lo que el poder judicial sienta en el
banquillo de los acusados es a un hombre perverso, y no a la perversa
institución que lo cobija, le da un arma y le enseña a matar. Y no podía
esperarse menos, ya que el poder judicial es parte integrante de la
injusticia social; es parte ?como la policía- del Estado.
En la novela Los miserables de Víctor Hugo, cuando el poder judicial
francés condena al joven Jean Valjean a 19 años de trabajos forzados por
robar una hogaza de pan con que alimentar a su hermanito, se describe la
imagen de la prueba ?A?: el pancito con una etiqueta señalando la prueba
del delito. Valjean, en una fuga que se prolonga durante años, es
implacablemente perseguido por el inspector Javart, quien un día lo
arrincona a orillas del Sena. Pero no lo fusilará, ni lo llevará detenido;
agobiado por la certeza de cometer una tremenda injusticia, y por su
rígido sentido de la obediencia debida a la autoridad, preferirá
suicidarse arrojándose a las aguas del río antes que cometer una falta al
reglamento o de ejecutar una orden aberrante.
No ocurrió tal cosa en Mendoza. Bressant no es Javart.
Queda entonces tirado en el terraplén el cadáver de Mauricio Morán, un
pobre de 14 años que nunca conocerá el amor de una mujer ni la ternura de
un hijo. Angel Sosa, de 13 años, recordará cada día de su vida el balazo
alojado en su glúteo derecho, que le dejó una renguera al caminar; y el
bebé llamado Raúl, de 18 meses de edad, sabrá cuando crezca que los dedos
destrozados de su manito izquierda se los debe a un policía llamado
Cristian, que lo hirió sin piedad y sin pensar que su propio hijo es
también apenas un bebé.
Una bolsa con cuatro kilogramos de carbón cuesta en cualquier mercadito la
irrisoria suma de 3 pesos con 99 centavos.
La vida de un pibe no vale nada. O, como mucho, vale menos que un pedazo
de carbón.

Iconoclasta, 10 de mayo de 2006


Debido al formato virtual, omitimos imágenes, textos y detalles que en el
?zine aparecen

--
SOCIEDAD DE RESISTENCIA MENDOZA
F.O.R.A./A.I.T.

www.sociedadderesistencia.tk
www.noticiasacratas.blogspot.com

_______________________________________
A - I n f o s AGENCIA DE NOTICIAS
De, Por y Para Anarquistas
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center