A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [España] Juicios tengas y los ganes: sobre la sentencia del 11-M

Date Sun, 4 Nov 2007 16:01:36 +0100 (CET)


Juicios tengas y los ganes

Ya tenemos sentencia sobre el gran atentado del 11 de
marzo, la primera de otras que seguirán para cerrar
los flecos que quedan sin juzgar. Obviamente no he
leído las 700 páginas de la sentencia redactado por
los jueces, ni entra en mis cálculos leerla a corto,
medio o largo plazo. Otras cosas me tienen ocupado.

Cuando todavía no se han cumplido las 24 horas del
acto de lectura de la sentencia, ya es posible
realizar algunas reflexiones pertinentes no tanto
sobre la sentencia sino sobre lo que rodea a la misma
y la recepción que está teniendo. La verdad es que no
sorprende mucho, pues más o menos todo el mundo está
respondiendo de acuerdo con las previsiones más
elementales.

Para muchos, la sentencia final puede hacer buena una
vieja expresión española: juicios tengas y los ganes.
Si bien la maquinaria judicial tiene como fuente de
legitimación la capacidad de resolución de los
conflictos sociales de muy diversa índole de manera
pacífica y aplicando la legislación vigente con
imparcialidad y ecuanimidad, la sensación que muchos
tienen después de meterse en un juicio es que el
esfuerzo no mereció la pena. La energía personal
invertida es muy superior en muchos casos al beneficio
obtenido.

Así se expresan, por ejemplo, algunas de las victimas
sin dejar de confiar en que en un futuro próximo
instancia judiciales más elevadas rectifiquen los
errores cometidos en esta sentencia y contribuyan a
reparar al menos parcialmente todo el mal sufrido.
Vana esperanza porque, como saben bien, la reparación
de ese mal sigue otros derroteros y sólo muy
parcialmente depende de lo que ocurra en los
tribunales. En todo caso, al menos, como decía
explícitamente una de esas víctimas, les deja un
cierto sabor agradable la venganza: algunos de los
culpables van a pudrirse en la cárcel. Nunca debemos
olvidar ese componente ineludible de todo sistema
judicial: es la práctica controlada de la venganza
para evitar que su desencadenamiento provoque males
sociales mayores.

Más sugerente puede resultar el espectáculo ofrecido
por quienes llevaban años fomentando y aireando la
teoría conspiratoria, esa que atribuía a autores ?X?
desconocidos la instigación del atentado, con ETA como
intermediario necesario y oscuras tramas policiales y
socialistas maquinando en las sombras para vengarse
del agravio perpetrado contra Galindo y Barrionuevo y
acabar con el gobierno del Partido Popular.

Los prebostes del Partido Popular emulan a los
gobernantes del mundo orwelliano de 1984. Cual
ministros de la verdad, niegan ahora lo que han dicho
claramente o insinuado con doblez; ellos y algunos de
sus voceros no se han cansado de repetir que fue un
atentado inspirado, consentido e incluso instigado por
medios policiales próximos al PSOE. Ya lo dijo su jefe
al principio: no hay que buscar en lejanas montañas o
desiertos a los autores. Su prepotencia les llevó a
interpretar el fracaso electoral del 14 de marzo de la
única manera que podía preservar su orgullo herido: el
atentado era el producto de una maquinación que tenía
como finalidad acabar con su gobierno.

Negar la evidencia siempre ha sido un recurso sencillo
para hacer pasar por verdad lo que no lo es.
Insistirán en que ellos no dijeron nada, pero no es
cierto. Por otra parte siguen equivocados con la
interpretación de aquellas elecciones: perdieron
porque gente que nunca votaba (yo entre muchos otros),
no soportó las mentiras de los tres días que siguieron
a la masacre y optaron por acudir a las urnas y
castigar su desmesurado cinismo. Por lo que se refiere
al periódico El Mundo, no deja de ser pasmosa su
osadía. Vuelve a mantener en un largo editorial que
aspectos substanciales y trascendentales del caso no
se han resuelto. En especial afirma que el juicio
dejan sin responder la pregunta de todas las
preguntas: quién y por qué se diseñó y preparó el
atentado. Vuelve a decir que la investigación, en
realidad, no ha hecho más que empezar y que ellos
seguirán trabajando por descubrir la verdad. Es más,
consideran que los datos más importantes se han
averiguado gracias a su aportación.

Otro ejercicio de cinismo osado, lógico en un
periódico netamente escorado a la derecha para el que
la verdad resulta algo siempre secundario si se trata
de defender sus propios intereses como periódico
(vender más) y sus alianzas con los sectores más de
derechas del país. Eso sí, sus editores juegan sobre
seguro porque utilizan a su favor aspectos intrínsecos
de los procedimientos jurídicos. En primer lugar
porque parecen exigir que se demuestre la inocencia de
los conspiradores, cuando más bien lo que habría que
hacer es demostrar la culpabilidad. Nadie puede nunca
demostrar que es inocente, salvo en un sentido muy
específico y parcial. Con todas sus limitaciones, un
estado de derecho se basa en la presunción de
inocencia.

En segundo lugar porque juega con los secretos y las
conspiraciones, tema que siempre despierta la
imaginación popular, que es proclive a creerse que en
la historia ha habido siempre oscuras asociaciones
maquinando a favor de intereses ocultos. Por eso
venden millones de ejemplares libros como El Código da
Vinci o sigue llamando la atención la orden de los
Templarios. Por eso vende también el periódico El
Mundo.

Por último, porque juega con otra cuestión harto
discutible. Los magistrados saben que en un juicio es
muy difícil encontrar la verdad. A lo sumo se llega a
dirimir un conflicto, como decía al principio,
siguiendo las reglas del juego que suelen beneficiar a
quienes las han redactado. Como en un juicio no se
aspira a tanto como a la verdad, ya tenemos fácil
garantizar que es necesario proseguir investigaciones
infinitas para desvelar la oculta Verdad, con
mayúsculas a ser posible. Y mientras tanto esa sombra
de sospecha con una investigación siempre abierta
servirá directamente a los intereses.

Como digo en el título, juicios tengas y los ganes.
Cada sector ha procurado leer la sentencia según sus
conveniencias. Los problemas sociales y políticos que
plantea el terrorismo y la utilización de cualquier
acontecimiento para dirimir luchas totales entre las
élites políticas, son cuestiones que quedan aplazadas
para mejor momento.

El dedo en el ojo de Felix García Moriyón

2 de novembre de 2007, Ràdio Klara

_______________________________________
A - I n f o s AGENCIA DE NOTICIAS
De, Por y Para Anarquistas
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center