A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) La autogestión, un antídoto al parlamentarismo

Date Wed, 9 May 2007 17:17:01 +0200 (CEST)



La autogestión, organizada en un plan federal es una propuesta de
organización donde nadie está excluido. Parte de un funcionamiento simple:
relacionar a las personas implicadas en un centro de interés y que desean
producir sus modos de decisión, controlar su expresión, sus
reivindicaciones, sin que nadie se lo arrebate.

Si bien la palabra "autogestión" ha llegado tardíamente a nuestro
vocabulario, lo cierto es que abarca una rica y antigua historia y
representa un conjunto de prácticas populares actuales y de horizontes
culturales muy diferentes. La palabra que significa "gestión por sí mismo"
ha circulado sobre todo durante los años sesenta. Designa formas de
organización, sobre todo a gran escala, en las que el objetivo es permitir
a los trabajadores, a los usuarios, a los consumidores o a cualquier grupo
social, organizarse ellos mismos para gestionar directamente la
producción, el consumo, los bienes y servicios comunes, la vivienda, las
luchas sociales? trabajadores que reflotan la fábrica abandonada por el
patrón, consumidores que se unen y crean un economato de productos
alimenticios, ciudadanos que se organizan y se ponen en relación directa
con un agricultor, padres que crean una asociación para abrir una escuela
infantil o un centro cultural, vecinos que montan una asociación de
barrio? La autogestión encuentra espacio donde se quiera.

No existe un modelo único para la autogestión, lo que es un signo de
profundo pluralismo. Pero sus características definitorias son: democracia
directa, rechazo de las relaciones jerárquicas, búsqueda de la igualdad
económica y social, reparto tanto de conocimientos y de responsabilidades
como de bienes y autonomía y transparencia de las decisiones. La
autogestión es a la vez un instrumento de organización y una ética, un
objetivo anhelado y el método empleado para conseguirlo.

Partiendo de la Comuna de París de 1871, donde los parisinos se rebelan y
organizan la vida cotidiana en la capital, pasando por los episodios
revolucionarios y las insurrecciones populares, destacando España y su
formidable movimiento autogestionario de 1936 a 1939? para llegar en la
actualidad a las empresas sin patronos en Argentina y un poco por todas
partes? las aspiraciones más profundas de emancipación se expresan a
menudo a través de episodios autogestionarios.

La autogestión, ¿cómo?

La autogestión, organizada en un plan federal (municipal, regional, por
ramos de actividad) es una propuesta de organización donde nadie (hombre o
mujer, nacional o extranjero, empleado o parado) está excluido. Parte de
un funcionamiento simple: relacionar a las personas implicadas en un
centro de interés y que desean producir sus modos de decisión, controlar
su expresión, sus reivindicaciones, sin que nadie se lo arrebate. No
impide la delegación siempre que se ejerza un control estricto: rotación
de cargos, transparencia y acceso a la información, control en la
aplicación de las decisiones, asambleas soberanas, rechazo a
profesionalizar el cargo de delegado?

Esta propuesta autogestionaria encuentra ya un eco concreto y cotidiano si
pensamos en las numerosas empresas cooperativas, en los comités de lucha,
en las cooperativas de consumo? Estas formas de autogestión parcial
afirman nuestras capacidades y nuestros deseos de decidir por nosotros
mismos, es decir, de gestionar directamente todo o parte de la sociedad.

La autogestión, ¿por qué?

La democracia parlamentaria se fundamenta en una supuesta igualdad de
derechos que combina bien con la injusticia social; su funcionamiento se
basa en una delegación de los poderes en los elegidos. Nosotros no tenemos
ningún medio para controlar, ni siquiera revocar, a estos profesionales de
la política que defienden demasiado a menudo intereses que no son los
nuestros (finanzas ocultas, malversación de caudales públicos,
privatización de servicios públicos, leyes antisociales, sumisión a la
oligarquía capitalista?). En la democracia parlamentaria hay un abismo
entre ricos y pobres, entre electores y elegidos.

Mientras que las traiciones, la explotación, la injusticia de clase, el
racismo, la xenofobia, la expresión brutal del poder? son legitimados por
estas élites, ya sean políticas, patronales o económicas, la autogestión
propone a todos un formidable antídoto colectivo que puede permitir una
emancipación de estas tutelas. La reapropiación de nuestros instrumentos
de trabajo, de nuestro cuadro de vida, de nuestros métodos de lucha
colectiva, de nuestros modos de decisión? son un aprendizaje cotidiano
hacia la autonomía y la libertad, contra el capital y los políticos, ya
sean fascistas o de extrema izquierda. Cuando nos reagrupamos y
encontramos los medios para expresar por nosotros mismos la injusticia,
los politicastros no sirven ya para nada.

Para los anarquistas, la autogestión generalizada, que nosotros
calificamos de "libertaria" (es decir, asociada a valores de igualdad, de
apoyo mutuo, de emancipación política y económica), es el camino más
seguro hacia la responsabilización y el interés colectivo, la democracia
directa y la abolición del patronato, en busca de una cohesión social que
escapa a las reglas capitalistas de la competencia y a las leyes
autoritarias de unos organismos que dicen representarnos.

Si llamamos a la abstención en las elecciones es porque pensamos que los
sistemas de representación parlamentaria no están emancipados del capital,
y perpetúan un sistema político que se ha deslegitimado.. Nuestra
propuesta alternativa es una sociedad de iguales en la que cada uno debe
tener el derecho a asociarse a los demás, para participar, decidir y
mandatar -en vez de una papeleta de voto cada cuatro años- representantes
que deben rendir cuentas a sus mandatarios. Si nos abstenemos es porque
asumimos nuestras responsabilidades llamando a no confiar en el personal
político; es sobre todo para llamar a construir cotidianamente la
autogestión, desde nuestros puestos de trabajo hasta nuestros barrios o
asociaciones. Es un camino mucho más seguro hacia la libertad que la
dependencia de los políticos ofrecida por la representación parlamentaria.

Artículo extraído del periódico Tierra y Libertad nº 226

http://www.nodo50.org/tierraylibertad
_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center