A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Argentina] Notas sobre la Charla Debate "El Anarquismo en la década del ´70"

Date Mon, 7 May 2007 11:31:28 +0200 (CEST)


El 31/03, en la Biblioteca Popular José Ingenieros (Ciudad de Buenos
Aires), se realizo la Charla debate El anarquismo en la década del ´70.
Los panelistas fueron: Carlos Sabranski, militante de la Línea Anarco
Comunista (LAC) y del Sindicato de Plomeros, Cloaquistas, Hidráulicos y
Anexos y el "Piojo", de la Agrupación 3 de Febrero, del Sindicato de
Plomeros, Cloaquistas, Hidráulicos y Anexos, ambos de la Ciudad de Buenos
Aires; los compañeros Cacho y Juan Antonio, de la agrupación anarquista
Movimiento Libertario de Córdoba, militantes en el barrio Colonia Lola y
en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (UNCórdoba), respectivamente; y
María Esther Tello, militante de Resistencia Libertaria (RL) de La Plata.

La charla, con una nutrida concurrencia, sobre todo de compañeros/as
jóvenes, pero también de muchos/as compañeros/as que ampliaron lo expuesto
por el panel, se desarrolló durante algo más de 3 horas. En la misma se
describieron tanto los desarrollos de cada uno de los grupos y trabajos
militantes en los cuales se desempeñaban, así como los principales debates
y caracterizaciones que se realizaban en la época.[1]

Uno de los principales puntos de exposición fue el que tiene que ver con
la organización específica de los anarquistas. Tanto la LAC como la RL,
levantaban como estrategia, la necesidad de la construcción de una
Organización Específica Anarquista, siendo la primera una tendencia o
línea, un grupo más que participaría del proceso de la construcción de
dicha organización, que era caracterizada como un "partido". Esto se hacía
retomando los planteos de Bakunin y de Malatesta, quien se refería a la
necesidad de formar un partido anarquista, entendiendo por tal la
organización de los anarquistas. Las funciones de esta organización, no
eran imponer a los trabajadores y al pueblo una estrategia, ni mucho menos
la de reemplazarlos en la lucha revolucionaria. La LAC consideraba que la
función de la organización era la de reunir a la "minoría activa", para
influir en las organizaciones de masas, destacándose en esa época los
sindicatos. Se buscaba, por medio de esta influencia, que los sindicatos
fueran la herramienta revolucionaria de los trabajadores, desde las cuales
se pudiera desarrollar el "poder obrero" (entendido como un poder no
estatal). La función de RL era la de, a partir de la experiencia de lucha
concreta, en las bases, pensar y elaborar política que luego sería llevada
nuevamente a las bases. Las siguientes palabras de M.E. Tello aclaran un
poco este concepto: "RL buscaba ser el fomento de ideas revolucionarias,
que significaran una corriente de aporte de ideas, de militantes, de vidas
mismas para impulsar la lucha de la clase obrera, en la defensa ante la
dictadura militar".

Este punto estaba relacionado con la necesidad de fomentar las luchas de
masas, y que los militantes más comprometidos no reemplacen a las masas,
entrando en un debate muy importante de la época, que es el que se dió en
torno a la estrategia foquista. Ninguna de las agrupaciones en las que
militaron los compañeros levantó una estrategia foquista. Por un lado, la
LAC defendía una estrategia de tipo insurreccional[2]. M. E. Tello señaló,
que a diferencia de lo que muchos compañeros señalaban en la época, RL no
era foquista, dado que la inserción obrera del grupo y la
consubstanciación con las necesidades del pueblo, los llevaba a rechazar
esa modalidad de lucha. La suya era una estrategia de "Guerra
Permanente"[3].

Pero este problema no se limitaba a la estrategia de lucha armada
foquista: el compañero C. Sabranski señalaba que el Sindicato de Plomeros,
utilizaba en "extremo y demasía" el recurso del sabotaje, que si bien
podía doblegar a la patronal, no incluía a los demás compañeros no
agremiados en la lucha, perdiéndose la función formativa de la conciencia
que tiene la movilización obrera. Sin embargo el Piojo señaló que el
sabotaje fue la herramienta principal para defender al Sindicato frente al
gremio paralelo.

Otro eje importante de debate, fue la lucha conjunta con otras corrientes
políticas, sobre todo la relación con el peronismo y con los trabajadores
y vecinos de identidad peronista. Todos los compañeros coincidieron en
marcar que, si bien en un momento sectores del movimiento anarquista local
habían tomado una posición claramente antiperonista, que confundía a las
dirigencias burocráticas y autoritarias con las bases, esto debía ser
superado, militando a nivel de base con militantes y compañeros de trabajo
peronistas.

Respecto del peronismo, por ejemplo, los compañeros de Colonia Lola,
mantenían acuerdos políticos con sectores del movimiento peronista. Por
ejemplo, Cacho comentaba la situación de que cuando tomaron el centro
vecinal (ver recuadro), el Peronismo Descamisado se acercó para echarlos
(dado que no eran peronistas), pero al ver que los vecinos mantuvieron y
defendieron la toma del centro vecinal, se empezó a mantener una relación
política muy sincera. Esto lo pudieron hacer por tener una política clara
y bases que respaldaran la política anarquista en el barrio.

En cuanto a la LAC, a nivel político, sólo se "convergía" con aquellas
organizaciones con las que podía haber acuerdos programáticos. Por eso se
diferenciaba, dentro del peronismo entre Montoneros, JTP y JP por un lado
y PB por el otro (que eran anticapitalistas, opositores a Perón, etc.), no
estableciéndose acuerdos con los primeros.

La cuestión de con quien se podía converger era un problema programático
que implicaba acciones en el corto, mediano y largo plazo. Al trabajar con
otros sectores la LAC analizaba con quien trabajar, para mantener una
identidad y que la acción pudiera llevar al fin buscado. No había
políticas de alianzas, sino convergencias a largo, mediano o corto plazo.
Lo que se tenía en cuenta de las otras organizaciones era qué programa
llevaban adelante.

Como conclusiones, o mejor dicho, como cierres que nos permiten abrir
nuevos temas a pensar para enriquecer nuestra práctica, queremos resaltar
el interés de los y las asistentes de seguir debatiendo sobre este tema,
pero también de discutir sobre nuestra militancia en la actualidad. En
este senti-do las intervenciones de dos compañeros sirven de cierre para
estas anotaciones. Por un lado, Cacho, de Colonia Lola, señaló que después
de esa experiencia, no existió un lugar orgánico desde dónde realizar un
balance de la experiencia para poder superar los errores que se
cometieron. Un problema también, es que desde hace años los y las
anarquistas dejamos de realizar los encuentros regionales que antes se
hacían, y apostaba a poder reanudar esa práctica.

Por otro lado, un compañero entre los asistentes, señaló que ahora que se
estaba debatiendo sobre los 70, era oportuno volver a pensar sobre qué
relación debemos tener los anarquistas con el pueblo, cuando este está en
las calles haciendo la revolución y como plasmar nuestro influjo
antiautoritario en la misma.


[1]Para leer un breve resumen del itinerario del anarquismo en los 70,
ver: "Anarquismo proletario: la militancia anarquista en la década del
setenta"; en Hijos del Pueblo n° 6, año II, marzo 2007.

[2] La concepción de la LAC era la de una insurrección proletaria y
popular. Se pensaba en el modelo de la Revolución Española: la CNT
llamando a la huelga general insurreccional, y la toma de las armas y los
medios de producción por parte de los trabajadores y el pueblo.

[3] Esto significaba que al capitalismo, como sistema permanente, se lo
combate permanentemente. Sin embargo, las formas de "guerra" son distintas
según los momentos que se atraviesan. Por momentos podría caber sabotaje y
en otros no; en unos cabe la expropiación y en otros no. En otros el
anarcosindicalismo o no. Por eso, se consideraba que en ciertas ocasiones
era necesario elaborar la autodefensa.

DE "HIJOS DEL PUEBLO" Nº7
RED LIBERTARIA
_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center