A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [México] "Estamos aquí para escribir con digno esfuer zo nuestra historia\"

Date Mon, 23 Jul 2007 21:59:32 +0200 (CEST)


"La Jornada", lunes 23 de julio de 2007.

*********
ENCUENTRO
*********

Llegan al encuentro zapatista en el caracol de Morelia más de 2 mil 300
participantes

"Estamos aquí para escribir con digno esfuerzo nuestra historia": Zebedeo

HERMANN BELLINGHAUSEN

Ejido Morelia, Chis., 22 de julio. Desde una larga mesa que reúne a la
comandancia zapatista, a las autoridades autónomas de la región Tzoj Choj
y a representantes de Vía Campesina de diversos países, se escucha esta
noche de domingo una cadena de bienvenidas cordiales y hasta juguetonas,
sobre todo cuando toma la palabra el comandante Zebedeo. El numeroso
presídium está en un altísimo estrado, erigido especialmente para este
segundo Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo. A
sus pies se curva el arco iris que siempre ha caracterizado el espíritu de
este caracol.

Según las "matemáticas" de Zebedeo, llegaron hasta aquí 2 mil 335
participantes de países que van de Alemania, Argentina y Australia hasta
Uruguay y Venezuela, pasando por Bolivia, Colombia, Croacia, Guatemala,
Líbano, Japón y decenas más. Pero, ante todo, los zapatistas saludan a
"los países sin país", lo cual arranca un aplauso de la gente reunida para
el acto político cultural que inicia la compañera Elisa, del municipio
autónomo Lucio Cabañas.

"Estamos aquí para escribir con digno esfuerzo nuestra historia", afirma,
saludando a los "hermanos y hermanas guerreros" que dieron la sangre "de
nuestras primeras luchas". Elisa dice a los asistentes: "están en sus
casas, que son las nuestras. No son para los parásitos, los imbéciles ni
los hambrientos del poder y del dinero".

Con una organización impecable, muy a su modo, las bases de apoyo del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que se organizan en el
caracol Corazón del Arco Iris de la Esperanza también acogen esta noche a
centenares de representes de todos los municipios de este caracol y los de
La Garrucha y Roberto Barrios.

Representantes campesinos de todo el mundo, así como colectivos y grupos
de la Zezta Internacional que están aquí, conocerán a partir de mañana y
durante tres días algunas de las experiencias autonómicas más sólidas de
Chiapas.

En nombre de la junta de buen gobierno, la compañera Ofelia expresa que
"caminando aprendemos enseñando". Al atardecer, mucho más de un centenar
de milicianos, con uniforme pero desarmados, se habían apostado en la
ladera de un cerro, casi confundiendo los colores de sus uniformes con los
verdes y tierras del cerro.

Acompañaban al subcomandante Marcos, el teniente coronel Moisés y algunos
comandantes del EZLN.

Centenares de asistentes veían por primera vez en su experiencia un
significativo despliegue militar de los rebeldes, sin más arma que los
pasamontañas y su elocuente presencia.

Al oscurecer, los jóvenes milicianos descendieron del cerro escoltando a
la comandancia, y luego rodearon a la concurrencia, como arropándola en
toda la explanada del caracol. Tras el "acto político" dio inicio el
"programa cultural", que por acá las fiestas y los bailes las entienden
como cultura.

Así que la alegría incluye teatro campesino, poesías y canciones. Los
trabajos de los próximos días consistirán además en decenas de testimonios
y experiencias consolidadas. Los invitados a la fiesta vinieron, pues, a
aprender y enseñar cómo se construyen las resistencias que de allá arriba
no miran, como no sea para intentar destruirlas.

-------

La lucha también se da con canto, baile y risa, afirma

Indígenas dan otro paso en unidad, rebeldía y resistencia, afirma David

ELIO HENRIQUEZ

Oventic, Chis., 22 de julio. Las reuniones con pueblos de todo el planeta
forman parte del proceso de lucha del Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN) en busca de la transformación de la sociedad, afirmó el
comandante David.

En su mensaje de despedida a los más de 3 mil asistentes al segundo
Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo, que este
domingo partieron hacia el caracol de la comunidad Morelia, municipio de
Altamirano, para continuar con la segunda etapa de la reunión, añadió que
el encuentro es un paso más en el crecimiento de la unidad, la rebeldía y
la resistencia de los pueblos indios del continente.

Recordó que en 1996 se realizó en tierras zapatistas el primer Encuentro
Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, y a
principios de enero de este año hubo otra reunión con representantes de 47
países.

"Y vamos a seguir dando esos pasos importantes con base en la lucha
indígena", agregó, y anunció que del 11 al 14 de octubre próximo se
realizará en comunidades yaquis de Sonora el Encuentro Continental de los
Pueblos Indios.

A la reunión en Chiapas, inaugurada la noche del viernes, asisten como
invitados especiales representantes del Movimiento de los Sin Tierra de
Brasil, de la Liga Campesina de Corea, de la Coalición Nacional de
Agricultores Familiares de Estados Unidos, de la Federación de Sindicatos
Campesinos de Indonesia, de la Confederación Nacional de Mujeres
Campesinas de Bolivia, del Sindicato Campesino del País Vasco, de la
Confederación Nacional de Mujeres del Campo de República Dominicana y de
Vía Campesina de Centro América, entre otras.

El comandante David, originario de esta zona, fue el encargado de
agradecer y despedir anoche a los participantes en el encuentro. "Aquí
termina nuestro trabajo, y este domingo continúan las labores en el
caracol de Morelia, donde los esperan nuestros compañeros y compañeras",
expresó en medio de vivas al EZLN y de gritos de "¡Presos políticos,
libertad!", así como de consignas de apoyo a los pueblos de Oaxaca y San
Salvador Atenco, temas presentes en la reunión.

En su mensaje, pronunciado minutos antes de que empezara el baile popular,
manifestó que "la alegría es parte de la vida y de la lucha", y que ésta
"se tiene que dar en muchas formas; en el canto, en el baile, en la música
y en la risa".

Los asistentes al encuentro se trasladaron esta mañana en decenas de
camiones de redilas, camionetas y autobuses al caracol de Morelia. Los
encargados de los puestos de comida y venta de artesanías y recuerdos
levantaron su mercancía desde temprano. A las ocho y media de la mañana
comenzaron los preparativos para la salida, que fue coordinada por algunos
comandantes, y se prolongó casi hasta las 11 horas.

Sólo decenas de indígenas de municipios de la región quedaron en el
caracol de Oventic. La partida provocó cierto caos en la carretera, debido
a la gran cantidad de vehículos, que al salir primero rumbo a San
Cristóbal y después a Altamirano formaron una larga fila que avanzaba
lentamente.

En el auditorio donde se realizaron los trabajos el viernes y el sábado
continuaba la manta con la leyenda "Presos, paciencia, pronto los
sacaremos. Muertos, paciencia, pronto los honraremos. Pueblo, paciencia,
pronto nos levantaremos. Mundo, juntos lo lograremos".

*******
OAXACA
*******

Anuncian APPO y maestros marcha de la procuraduría al zócalo, sin
acercarse al auditorio

El Lunes del Cerro, de pronóstico reservado, señalan ambos bandos

Burócratas revelan presiones para asistir al festejo; cientos de policías,
listos para intervenir

ARTURO CANO, OCTAVIO VELEZ (ENVIADO Y CORRESPONSAL)

Oaxaca, Oax., 22 de julio. Todo listo para la Guerraguetza. El Cerro del
Fortín, escenario de la celebración de la riqueza étnica y cultural de
Oaxaca, anochece repleto de cientos de policías listos para impedir que
los insurrectos echen a perder los últimos trozos de la fiesta que el
gobierno de Ulises Ruiz Ortiz ha convertido en su prueba de fuego.

Los maestros de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación (SNTE) y la Asamblea Popular de los Pueblos Oaxaca (APPO) llegan
por fin a un acuerdo: se mantiene el boicot y una marcha mañanera partirá
este lunes de la sede de la procuraduría estatal rumbo al zócalo. El
acuerdo establece que evitarán acercarse al Cerro del Fortín, sede del
festejo organizado por el gobierno estatal.

"No podemos arriesgar a nuestros compañeros ni al pueblo de Oaxaca", dice
el dirigente magisterial Ezequiel Rosales Carreño.

Es decir, todo igual para el primer Lunes del Cerro. Porque nadie, ni en
el gobierno local ni en la APPO, puede jurar que una ofensa o un roce no
terminarán en una nueva arremetida contra los manifestantes que se oponen
a la "Guelaguetza comercial".

Llamado extemporáneo

Para que todo siga igual -o para que sea diferente del año pasado, cuando
la fiesta se suspendió- el gobierno del estado hace un nuevo llamado a
establecer una mesa de diálogo por Oaxaca, por conducto de su Secretaría
de Gobierno. Como hizo hace cuatro días, llama a la APPO y a la sección 22
del SNTE, a sabiendas que le dirán que no.

Las diferencias con respecto a otros años, en todo caso, ya estaban
cantadas. El gobierno estatal tendrá su fiesta al precio de decenas de
golpeados y 36 nuevos presos, pero no llenará el auditorio con turistas e
invitados especiales, sino con "acarreados" de los pueblos y burócratas,
según diversas denuncias.

La Asamblea Popular y el magisterio, que el domingo 13 dieron una prueba
de su temple y su poder de convocatoria con una "Guelaguetza popular",
tampoco las tienen todas consigo. Sus grupos más radicales, o bandas de
provocadores, según se le quiera ver, abrieron la puerta a la gana
ulisista de dar una "lección" a sus opositores, como sucedió el lunes 14
de julio pasado. La golpiza exhibió nuevamente al gobierno de Ruiz Ortiz,
pero también acentuó las diferencias entre los maestros y la APPO, y alejó
de las movilizaciones a varios sectores.

La marcha de hoy es un ejemplo. Entre 3 mil y 5 mil personas, según quien
haga el conteo, avanzan de Cinco Señores al Zócalo, en silencio. Muchos
eran maestros, pero ni por asomo las decenas de miles del año pasado.
Cancelada la asamblea estatal, de las regiones sólo vinieron "delegaciones
representativas". La mayor parte de los marchistas eran profesores de los
Valles Centrales. Al frente de la columna iban los dirigentes de la
sección 22, encabezados por Ezequiel Rosales Carreño, el secretario de
Organización a quien el ala dura del profesorado tacha de "vendido". Raro,
porque él aguanta vara y camina codo con codo con Erangelio Mendoza, jefe
de uno de los grupos radicales de la sección y ex preso de Ulises Ruiz.

En el arranque de la marcha, algunos grupos arrancaron propaganda
electoral del PRI y el PAN y prendieron fuego a un anuncio de la
"Guelaguetza oficial y comercial". El resto de la caminata transcurrió en
silencio y en orden. Es más, ni siquiera una patrulla de tránsito se
apareció por ahí. Acaso, es natural suponer, porque el gobierno oaxaqueño
tiene mucha, mucha policía en el Cerro del Fortín. ¿Cuánta? Baste decir
que la vigilancia en un clásico Pumas-América, en Ciudad Universitaria, se
queda corta.

La marcha llegó al zócalo. Los ojos de los pocos que se quedanron -una
quinta parte de los marchistas- estaban sobre Ezequiel Rosales. En los
días previos, el comité ejecutivo de la sección 22 decidió cancelar la
asamblea estatal del magisterio, pues en la anterior hubo jaloneos y
vidrios rotos, y ello provocó el enojo de una parte de los appistas. Ahora
lo quieren medir.

Bernabé Jiménez Ríos, secretario de alianzas de la sección 22, refrendó
que en unas horas el comité ejecutivo decidirá las acciones a realizar y
las anunciará por medio de "las estructuras del movimiento", luego de
consensarlas con la APPO. Definió, eso sí, el sentido del boicot a la
Guelaguetza que quiere el magisterio: "Tenemos que hacer acciones, pero de
manera muy responsable".

La voz más esperada era, sin embargo, la de Ezequiel Rosales, quien
resumió en tres puntos la postura del magisterio: la demanda de libertad
incondicional de los presos y el cese al hostigamiento policiaco; la
unidad de todas las organizaciones bajo "la regla de oro de la
organización y la disciplina", y la condena al "virtual estado de sitio"
que vive la capital oaxaqueña.

Entre los pocos marchistas que se quedaron estaban los detractores de
Rosales. No eran mayoría, pero sí los más gritones, o los que saben
colocarse para lanzar: "Unidad, unidad, sin charrismo sindical".

Ezequiel Rosales la agarró al vuelo y comenzó a gritar lo mismo desde el
micrófono. Al finalizar el mitin, el líder salió rodeado de sus
colaboradores y su equipo de seguridad. Unos pasos adelante lo esperaban
reporteros y fotógrafos. El dirigente repitió su discurso de unos minutos
atrás, pero el momento fue aprovechado por algunos de los maestros
inconformes para increparlo por haber suspendido la asamblea estatal.
Algunos, repartidos aquí y allá en la plaza de los sabrosos portales,
también le gritaban: "¡Vendido!", "¡payaso!"

A pesar de los gritos, todos se quedaron esperando la junta en la cual la
dirección de la sección 22 decidiría los términos de su participación. Ya
de noche se anunció la marcha de la procuraduría al zócalo, pero nadie
mete las manos al fuego por lo que sucederá cuando lleguen los príistas de
otras partes del estado o cuando se topen appistas con ulisistas en
cualquier punto de la ciudad, lejos del Cerro del Fortín.

A lo largo del trayecto de la marcha algunos activistas repartieron
volantes en los que invitaban a los empleados estatales a no asistir a la
Guelaguetza del gobernador. "¿Cuánto vale tu dignidad? ¿300, 500 pesos? Si
te vendes por unos cuantos pesos entonces no eres oaxaqueño".

Aunque tal vez no sea tan poco el dinero. Por correo electrónico y de boca
en boca, trabajadores del gobierno estatal denuncian desde hace varios
días que el personal de confianza y de honorarios están siendo obligados a
asistir a la Guelaguetza con la amenaza de que, de lo contrario, serán
despedidos.

Una empleada de la Secretaría de Finanzas, quien pidió no ser
identificada, dijo que fue citada a las siete de la mañana para pasar
lista y recibir sus boletos. "Yo informé a mi superior que iba a ir con
mis dos hijos, pero dijo que no, porque puede pasar algo y así (sin niños)
podemos correr mejor".

A los appistas, naturalmente, les va peor. Judith Méndez Ramírez, por
ejemplo, fue detenida la noche del viernes, junto con cuatro de sus
compañeros, por presuntos policías que los pasearon por la ciudad, los
interrogaron y les robaron sus pertenencias. "A mí me dieron tres días
para salir de Oaxaca, porque si no a mi familia, así dijeron, se la va a
llevar la chingada". Méndez fue detenida junto con Antonio Hernández
Castro (ayer se le atribuyó erróneamente en este espacio ser pareja de
Méndez), Juan Velázquez Cruz, Faustino Hernández y Rode Velasco, una
profesora a quien le robaron el dinero de dos quincenas. Luego de unas
horas, maltrechos, los cinco fueron liberados.

Una "acción política distinta" a la marcha acordada, dice Ezequiel
Rosales, sólo provocaría "mayor represión" de los gobiernos federal y
estatal, especialmente del "tirano" (el gobernador), al tiempo que culpa
por anticipado a Felipe Calderón y Ulises Ruiz de los hechos de violencia
que pudieran ocurrir este lunes. "Serán los responsables de la sangre
derramada", advierte.

En la misma jornada, el gobernador Ruiz dijo que no habrá "enfrentamiento"
alguno y garantizó que la fiesta del lunes 30 de julio también habrá de
celebrarse. Existe, dice Ruiz, "la suficiente fuerza del Estado para
garantizar la seguridad de los visitantes internacionales, nacionales y
locales (sic)".

Se ve esa fuerza en el Cerro del Fortín, cerrado el tráfico de poniente a
oriente, reforzados los retenes, rentrenados los antimotines. Si algo
faltara, los agentes del orden reciben este día cohetones y canicas, por
si la APPO se aparece.

----------

La impunidad en el país "es algo que se viene arrastrando de muchos años
atrás"

Realizará Amnistía Internacional visita de alto nivel; le preocupa
situación en Oaxaca

"No hay compromisos concretos del gobierno de Felipe Calderón" en la materia

VICTOR BALLINAS

La secretaria general de Amnistía Internacional (AI), Irene Khan,
realizará una misión de alto nivel a México, del 31 de julio 5 de agosto,
para evaluar la situación de los derechos humanos en el país. En ese
contexto, viajará en misión de trabajo a Oaxaca, ya que "una de sus
preocupaciones es el conflicto social en esa entidad", y visitará también
Guerrero, donde se reunirá con ejidatarios afectados por la construcción
de la presa La Parota.

Khan se entrevistará con el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez
Acuña, y con la canciller Patricia Espinosa, para analizar la situación de
los derechos humanos en el país. Se prevé que se reúna con el presidente
Felipe Calderón.

Después de su misión de trabajo de "alto nivel", la secretaria general de
AI permanecerá en el país para preparar la reunión del consejo de esa
organización internacional, que por tercera ocasión se realizará en
México.

Liliana Velázquez, presidenta de AI sección México, manifestó que Irene
Khan realiza su visita de trabajo en el contexto del consejo internacional
que se realizará del 11 al 17 de agosto en Cuernavaca, Morelos.

A Irene Khan le preocupa la impunidad en el país, "es algo que se viene
arrastrando de muchos años atrás, y no se ha resuelto. El presidente
Vicente Fox no pudo con ese problema. Creó la Fiscalía Especial para
Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), pero no hubo
avances. Los resultados son malos".

La impunidad, subrayó Velázquez, es un tema pendiente "y se debe empezar a
tomar cartas en el asunto, porque si no, continuarán presentándose casos
como los de Atenco, donde decenas de mujeres fueron ultrajadas por
policías, o como Oaxaca, donde por el conflicto social se han violado los
derechos humanos de muchas personas, hay detenciones ilegales, abusos,
cateos, entre otras cosas".

La secretaria general de AI viajará a Oaxaca, "porque vemos con
preocupación que no se resuelve el problema. El conflicto está latente,
hemos pedido que se haga una investigación imparcial".

El investigador de AI para México, Rupert Knox, quien se adentró en la
situación de Oaxaca y Atenco, en su más reciente visita al país manifestó
que "no hay compromisos concretos del gobierno del presidente Felipe
Calderón. Hay señales negativas que nos preocupan mucho y que pueden ser
solucionadas en términos de iniciar investigaciones rápidas".

Los casos de Oaxaca y Atenco "requieren investigaciones eficaces que no
hemos visto. Este gobierno debe comprometerse y empezar a investigar las
violaciones a los derechos humanos en San Salvador Atenco y en Oaxaca".

AI resalta que "no han recibido respuesta del Ejecutivo federal para que
se investiguen los casos escandalosos de mujeres violadas en Atenco, las
torturas, las detenciones arbitrarias, la incomunicación, los abusos.
También tienen que investigar las violaciones en Oaxaca: tortura,
fabricación de culpables, asesinatos, detenciones arbitrarias y la
negativa de acceso a la justicia".

Para AI, el gobierno federal tienen pendiente investigar las violaciones a
los derechos humanos cometidas en Guadalajara el 28 de mayo de 2004; debe
sancionar y esclarecer las violaciones del pasado, entre ellas los
desaparecidos de la guerra sucia. La "Femospp fue un desastre", sostiene
esa organización internacional.

---------

HERMANN BELLINGHAUSEN

La revancha de la Guelaguetza

La Guelaguetza es una invención relativamente nueva, pero eso tal vez ya
no importa. Tiene fecha de nacimiento (1932), gobernador a cargo
(Francisco López Cortés), presidente de la República que apadrine
(Abelardo Rodríguez, interino, en 1933), punto débil (nace de una idea
racista: rendir "homenaje racial" a los oaxaqueños de abajo), y la
coyuntura humanitaria del terremoto que en 1931 dañó gravemente a Oaxaca y
la Federación le debió tender la mano. La Guelaguetza urbana, nacida de un
terremoto, llega a sus 76 años sacudida por otro.

Lo importante hoy es que sirve para subrayar, una vez más, qué país más
vergonzozo es éste, que permite la permanencia de un gobierno ilegítimo,
delincuencial y violento como el de Ulises Ruiz Ortiz. La "disputa" por la
Guelaguetza devino revuelta de lo simbólico en un terreno dolorosamente
real y concreto.

Originada en las tradiciones festivas de los valles centrales del estado,
mayoritariamente zapotecas, y expropiada por los misioneros españoles para
superponer a la vírgen del Carmen, siempre ha sido una fiesta popular
basada en el regalo y la cooperaración comunal. No en balde surge de la
misma civilización que practica el tequio.

La leyenda del amor trágico entre la princesa zapoteca Donají (hija del
señor de Zaachila, para entonces ya cristianizada) y el enemigo guerrero
mixteco Nucano, sirvió a los misioneros para sellar la reducción de los
pueblos zapotecos y mixtecos. Desde entonces, las danzas y la fiesta son
sincréticas (como casi todo lo indígena que pervive). El hecho es que la
Guelaguetza resulta el banquete mayor del poder político y empresarial de
Oaxaca, escudado en la típica hipocresía del racismo criollo: usar al
indio para lucirse el amo. Esa burguesía local conserva en el siglo XXI
rasgos del XVII, en el peor sentido. Y luego que para entrar a la fiesta
ahora se pasa por Ticket Master y/o American Express.

Al Estado posrevolucionario le sirvió para atraer a los ignotos mixes, los
zapotecos del Istmo, los huaves, los mazatecos cerriles. Integración.
Identidad. ¿Control? Hoy se le supone celebración de los 16 pueblos (que
no "etnias") de Oaxaca. Pero no para que se junten; solamente que se
luzcan. A la vuelta de los años, la Guelaguetza se volvió la gran oferta
turística de hoteles, restaurantes, agencias de viajes, tiendas de
artesanías, joyerías, servicios. A los pueblos las propinas. Que bailen,
folcloricen y se aguanten.

Al evolucionar de convite a espectáculo, la trasladaron al escenográfico
cerro del Fortín y la fueron matando piedra sobre piedra. Ya con José
Murat la perversión era total: los indios dejaban ofrendas a los pies del
"señor" (guajolotes vivos, frutas, pan, flores) y las hijas de los amos
podían lucirse bailando entre los indios. Ulises Ruiz nunca imaginó cuál
sería la Guelaguetza de su destino: una crisis represiva (por segundo año
consecutivo). Al paso que va, será su tumba política.

Asistimos a una nueva transformación de la Guelaguetza, que por lo demás
persiste en muchos pueblos del altiplano oaxaqueño. Desde la APPO se le ve
como una tradición a recuperar, cuando parecía olvidarse el sustrato
profundo del movimiento social del estado (no sólo su capital). Una lucha
que no empezó ayer, y que encontró ya sus modos de decir "¡basta!" en los
pueblos.

Con el retorno del EPR a cartelera y las redituables teorías conspirativas
para explicar el descontento en Oaxaca como "provocación" o "complot de
grupos radicales", la represión ha perdido pudor y límites, pues incluso
el escándalo internacional parece "manejable"; ya no digamos los medios de
comunicación.

Los capitalistas oaxaqueños están desesperados. Su botín turístico
(vampirizar al indio) se resquebraja. "Nos quieren quitar la Guelaguetza",
chillan en el último hilillo de su discurso de "identidad oaxaqueña",
amenazado por el peladaje que de seguro viene de Plutón y merece "todo el
peso de la ley", no importa que quienes la aplican sean las entidades más
ilegales de Oaxaca: Ejecutivo, Congreso, policías, jueces. (¿O quién va a
responder por el "escarmiento" criminal a Emeterio Merino Cruz?).

Ahora hay una Guelaguetza popular a la que los administradores de la
fiesta patronal (del patrón) dedican toda su furia represora, y sólo por
reclamar su sitio. Es posible que Ruiz Ortiz sea el último "señor" de la
Guelaguetza hechiza; no puede prescindir de cercos granaderiles y
militarización de caminos para salir al baile: esa "fiesta" que con el
trasfondo de una masa real de comunidades indígenas engalanadas y con
plumas se esperaba que sirviera de pasarela a las niñas ricas, disfrazadas
a su vez de indias, ante gobernadores que más parecen capos en su
hacienda.

Quién iba a decir que esta celebración/espectáculo se convertiría en
álgida reivindicación popular. Con toda su carga simbólica y mitificable,
los Lunes del Cerro ya no serán lo que fueron. Resulta que la Guelaguetza
muerde, y desnuda al poder que la creyó suya.

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center