A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Oaxaca: Represión a la Guelaguetza Popular

Date Thu, 19 Jul 2007 20:47:44 +0200 (CEST)


Informe desde Oaxaca sobre la represión a la Guelaguetza (fiesta
tradicional oaxaqueña) organizada por la APPO (Asamblea Popular de los
Pueblos de Oaxaca).

------------------------------

El 16 de julio había sido un día de fiesta. Los dos días anteriores, de
convite y calendas, habían visto al pueblo oaxaqueño pasear sus trajes de
fiesta por calles que se llenaban, a su paso, de aromas, colores y música.
Los toros habían escupido fuegos de artificio por el trasero ante la
mirada maravillada y entusiasta de la asistencia, desde los más viejos
hasta los más jóvenes. La alegría inundaba las calles. Y es esa alegría,
incontrolable, no comercializable, que ni se compra ni se vende, lo que
más amargaba al tiranuelo de Ulises Ruiz. Pues la APPO, con una espléndida
celebración popular, opacaba al espectáculo farsante y mercantil que era
la Guelaguetza oficial. Las dos Guelaguetzas simbolizaban las dos Oaxacas
en pugna: la Oaxaca de los de abajo y la Oaxaca de los de arriba. Un
insondable abismo existe entre ellas.

Incapaz de tolerar tanta alegría, el tiranuelo impotente debió recurrir a
la violencia pura y simple. Con toda clase de excusas ?radicales,
guerrillas, EPR, etc.- cerró el Fortín, donde se realizaría el último día
de las celebraciones, la Guelaguetza. PFP y Policía Municipal, entre otras
agencias policíacas, así como 250 efectivos del Ejército, se encargaron de
cerciorarse que el pueblo no se divierta tanto ni tan autónomamente. Así
el tiranuelo enfrentaba con sus armas y gases químicos a las únicas
"armas" que el pueblo llevaba ese día: trompetas y bandas de bronces.

No era una marcha, no era una protesta: era una fiesta popular. Las
decenas de miles de personas que se congregaron ?que por lo bajo deben
haber sido unas 40.000- para alegrar las calles fueron recibidas en su
camino al Fortín, por una población entusiasta que les salía a saludar, a
fotografiar, a aplaudir. Nada, absolutamente nada, hacía presentir la
tragedia que desencadenarían luego las fuerzas represivas. Pues como la
población salió a recibir a la Guelaguetza popular, también en el Fortín,
les salió a recibir la PFP y todas las demás fuerzas represivas. El pueblo
fue prudente, pues nadie quería provocar. Nadie andaba de ese ánimo. La
gente sencillamente quería festejar, bailar, reír y compartir con sus
familias. La masa pensó que era imposible que reprimieran una fiesta, la
masa pensó que la razón se impondría y que sería permitido el paso para
celebrar la fiesta como se había acordado. La masa no conocía lo
suficientemente bien lo profundo que es el odio del tiranuelo contra el
pueblo de Oaxaca.

Nos detuvimos frente a la policía. Incluso, la seguridad de la marcha se
encargó de mantener una prudente distancia de tres metros entre la policía
y los manifestantes. Nada de eso podía evitar el desenlace represivo, pues
desde el comienzo los perros del Estado estaban con un pie adelante,
prestos a cargar contra el pueblo. Y así lo hicieron. Unas cuantas piedras
fueron arrojadas en un minuto de tensión, desde la policía hacia el
pueblo. Nadie de nuestras filas provocó. Nadie. Pero tras los empujones y
las piedras, lógicamente hubo quien reaccionó de igual manera y se armó el
desmadre. Desmadre en el cual la policía las llevaba de ganar, siendo
respaldados por el Ejército y atacando cobardemente a un pueblo que iba
con sus dos manos vacías. Insistimos: eso no era una marcha y nadie
esperaba semejante represión. Ni siquiera había banderas que las
organizaciones pudieran haber transformado en improvisados garrotes para
tratar de igual el potencial represivo de los uniformados. El pueblo no
tenía nada, y trató de defenderse con lo que tuvo a mano, con mucha
valentía y coraje.

El saldo es conocido: más de 50 detenidos, al menos 20 desaparecidos,
decenas de heridos y un compañero en extrema gravedad. El compañero
Emeterio fue detenido en perfectas condiciones físicas y luego, ya bajo
custodia policial, sus órganos internos fueron reventados con un sádica
paliza. Algunas fotos de los detenidos, mostradas por la prensa a guisa de
cabezas-trofeos de presos de guerra, mostraban claramente las marcas de
los golpes y las torturas recibidas de manos de los uniformados. Hoy el
hostigamiento a los luchadores sociales y la detención selectiva de
compañeros vuelven a estar a la orden del día.

El Estado de Oaxaca, encabezado por Ulises Ruiz, nuevamente ha debido
recurrir a la violencia como una torpe medida para acallar las voces
disidentes oaxaqueñas. Los uniformados de este país han vuelto a manchar
sus manos con sangre popular. En el país donde antaño los guerreros eran
águilas y jaguares, hoy a los uniformados apenas les da para ratas y
hienas hidrofóbicas. Los medios, por su parte, se dedicaron como siempre a
su campaña de distorsión de los hechos, hablando de provocadores en medio
de la APPO: sépase bien que las únicas provocaciones vinieron por parte de
la policía, del Estado y de los medios de comunicación que días antes ya
habían comenzado una campaña de terror y hostigamiento, que el 16 de julio
se expresaron en las abiertas provocaciones y violencias policiales.

Mucho más que las declaraciones de la prensa, nos preocupan declaraciones
apresuradas hechas por dirigentes del magisterio a la prensa local
culpando de la represión a los grupos "radicales". Dichas declaraciones,
es necesario aclararlo, fueron absolutamente contrarias al sentir de las
amplias bases del magisterio que han demostrado una solidaridad
valiosísima con esta lucha. Aunque luego los dirigentes hayan echado para
atrás estas declaraciones, la calumnia quedó lanzada e impresa. ¿Qué
pretenderían con tales aseveraciones? ¿No es esto sinónimo de
señalamiento? ¿Esperarían congraciarse con las autoridades de esta manera?
Quiero aprovechar esta ocasión para hacer un sencillo recordatorio: las
exhortaciones al opresor nunca han dado resultados a la larga. Con tales
acciones apresuradas solamente dañan al movimiento y no sacarán nada a su
favor. Roma no paga traidores. Nunca lo ha hecho ni nunca lo hará. La hora
es de cerrar filas y cuando uno se arroja a la lucha, ya no es cosa de
bajarse. Las discusiones que se den por dentro del movimiento, al calor de
la solidaridad en la lucha, pues todas estas actitudes son funcionales al
programa de dividir y reinar del tiranuelo.

Tenemos varios compañeros presos y eso nos duele. Tenemos un compañero
casi muerto y eso nos duele. Y nos duele más porque aquel compañero en
extrema gravedad lleva un mundo nuevo en su corazón, mientras que a Ulises
y a sus matones apenas les cabe mierda en su corazón y su cabeza. Pero se
equivocan si creen que con más represión lograrán acallar al movimiento
popular oaxaqueño o doblegar a la APPO. En estas latitudes, por cada
muerto germinan mil nuevos luchadores. Su violencia muestra su
desesperación, nuestra alegría muestra confianza. Las dos Oaxacas, la de
abajo y la de arriba, siguen intactas, luchando por imponerse la una sobre
la otra. De la mano del poder popular, la de abajo sabrá imponerse,
estamos ciertos de ello. Y cuando lo haga, el pueblo será libre de bailar
y reír en las calles. Necesita Ulises Ruiz mucho más que balas para apagar
la alegría del pueblo. Y es que alegría rima, y siempre rimará, con
rebeldía. Ese es el miedo del tiranuelo.

José Antonio Gutiérrez D.
Oaxaca, 17 de julio del 2007

Fotos: http://www.anarkismo.net/newswire.php?story_id=5999

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center