A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [México] De redentores e irredentos

Date Wed, 18 Jul 2007 19:00:38 +0200 (CEST)


DE REDENTORES E IRREDENTOS.

(Palabras del EZLN en la mesa redonda "América Latina vista desde la Otra
Campaña". 16 de julio del 2007. ENAH, México, D.F.)

Yo les iba a contar algunas anécdotas de la Toñita-Tercera-Generación y la
Estefanía, y hasta narrarles un cuento de ésos que, según dicen las
susodichas, no se entienden nada, pero me acordé que aquí en la ENAH fue
donde protestaron porque la última vez que me vine? no, de ésa sí ya ni me
acuerdo, quise decir que la vez pasada que vine, protestaron porque hice
una exposición multimedia que incluyó a Juan Gabriel, así que no les voy a
contar nada de eso. En cambio, y en atención a la seriedad que caracteriza
el quehacer académico de esta casa de estudios, voy a hacer una exposición
muuuy sensata y formal de lo que es nuestra mirada, como zapatistas que
somos, hacia América Latina.

Así que quiero iniciar con el saludo que, a nombre de mis compañeras y
compañeros, damos a Marcos Roitman Rosenmann, en quien el movimiento
zapatista siempre ha tenido un oído atento y respetuoso, incluso en
momentos en que los deslindes y cambios de ropajes se han puesto de modo y
moda en la intelectualidad progresista de México y el mundo.

Es bueno reconocer en su pluma que, contra lo que se empeñan en demostrar
algunas mentes, la inteligencia no está reñida con la consecuencia.

Sus agudos y brillantes análisis de las realidades que pululan en las
llamadas "clases políticas" de nuestro continente y los vaivenes cada vez
más a la derecha de las "izquierdas institucionales", son miradas que
adquieren colores especiales en el profundo y extendido gris de la crítica
intelectual en habla española.

Y es nuestra patria grande, América Latina, y las miradas que convoca, lo
que hoy nos hace coincidir con él, con Carlos Aguirre Rojas, con Sergio
Rodríguez Lazcano, con los compañeros y compañeras de la Conferencia de
Organizaciones Políticas Anticapitalistas de Izquierda (COPAI): el Frente
Popular Francisco Villa- Independiente-UNOPII, la Unidad Obrero
Socialista, y el Partido de los Comunistas, y con quienes prestan oído y
corazón a lo que acá se dice.

Bueno, eso si no es que se equivocaron de salón de clases y, cuando sepan
que no es materia de etnología ni vale en créditos para la currícula,
entonces abandonen la sala (claro, deslindándose antes, lo que sí da
créditos).

Bueno, éste no tan breve prólogo fue para que queden ya sólo quienes
tienen interés en echar otra mirada la Latinoamérica.

Porque, aún y con la frenética globalización de los estándares
norteamericanos en todo el mundo, en este planeta sigue teniendo identidad
propia esa larga herida llamada "América Latina".

Y hay que nombrarla como dolor, precisamente en estos tiempos en que se
ofertan como gobiernos, medicamentos de marca y genéricos que cambian en
su presentación pero tienen el mismo efecto, es decir, ni alivian ni
sanan.

Y en la gran campaña mediática que es la política de arriba, la historia
se ha retorcido y se ha alterado para ocultar una Latinoamérica que
construye su mañana a contrapelo y cuyos brillos más intensos están en el
Caribe, en esa dignidad llamada Cuba, y que empieza ya a ser acompañada
por los movimientos populares que se alzan, desde la Patagonia hasta más
al norte del Río Bravo.

En la raquítica historia de los de arriba, esta zona del planeta empezó a
existir cuando las potencias imperiales europeas del siglo XVI
"civilizaron" y, con la conquista, incorporaron a estas tierras, y a
quienes las habitaban, al resto del mundo moderno.

Hay que poner atención al hecho de que, tal vez, nuestra existencia debió
ubicarse entonces en el inframundo, y que la conquista sería así una
especie de reversa de la expulsión del ángel rebelde que desafió al Dios
bíblico. Un demonio al que se le reincorpora al mundo de arriba, de los de
arriba, de la única forma en que es posible readmitirlo, es decir, rendido
y sumiso, o sea, redimido.

Si esto fuera así, la historia de nuestro dolor puede ser vista, al menos,
desde dos maneras distintas y contrapuestas: la una, como la de la
redención y el ingreso al mundo "civilizado"; la otra, como la de la
rebeldía y el nuevo y reiterado desafío, ahora al dios terrenal.

Sé que estoy siendo simplista, y que con esta argumentación estoy dejando
de lado la riqueza y especificidad de la historia de cada uno de los
pueblos hoy latinoamericanos, pero os ruego que paséis por alto esta
reducción, al menos con la misma generosidad con la que perdonáis que se
llame "mesa redonda" a una mesa que, según todas las evidencias
antropológicas, es rectangular.

Bien, volvamos entonces a esta nuestra torpe alegoría de la historia
latinoamericana:

Tendríamos, entonces, la historia de arriba como la historia de nuestra
redención como pueblos, Naciones y Continente ("redención todavía
inconclusa", dirán el empresarios de las paradójicas "Letras Libres" y sus
desorientados "A-Nexos"). Y tal vez aquí podríamos encontrar uno de los
hilos aparentemente invisibles que nos unen a los Pueblos de África y Asia
(con cuyas miradas y palabras nos encontraremos mañana), porque aquí
"redención" es sinónimo de "exoneración".

La historia oficial, así, no es otra que la del perdón del dios de arriba,
la "modernidad" (o sea, el mercado), a la culpa de los latinoamericanos.

Una culpa compleja y con un andamiaje argumentativo más o menos elaborado.
Una especie de culpa "all included" (noten cómo me pongo a tono con la
temporada vacacional).

Una culpa que incluye la de no haber nacido en la Europa de arriba, con
sus monarquías tan exquisitas como ridículas, sus escándalos de pompa y
circunstancia, sus museos, su gastronomía, sus políticas anti-
inmigrantes, sus opresiones, sus historias vergonzantes y vergonzosazas,
sus sumisiones al imperio de las barras y las estrellas, sus izquierdas
modernas (tan educadas y bien portadas, que parecen de derecha).

O la culpa de no haber nacido en la Norteamérica de arriba, la cínica,
brutal y asesina, la policía mundial, la que le ha aportado al mundo los
horrores más infernales en la historia de la humanidad, es decir, el "fast
food", los Malls o Centros Comerciales, las bombas financieras, la Cuarta
Guerra Mundial.

Y en esta historia oficial, es decir, la de los grandes medios masivos de
comunicación, los destellos que se remarcan son los que simulan perdón y
aceptación, la redención: frente a un Bill Gates, un Carlos Slim; frente
al cuento de hadas del príncipe de Borbón y la neocenicienta Letizia, el
comic del ranchero Fox y la burócrata Martha; frente a la leyenda
británica de Jack el Destripador, la realidad de las muertas de Juárez;
frente a la prisión ilegal en el territorio ocupado ilegalmente de
Guantánamo, la desaparición forzada de militantes de la izquierda radical
mexicana (ambas con el argumento de la lucha contra el "terrorismo").

Que debajo de esas fábulas de éxito, bonanza y terror estén historias
reales de despojo, explotación, represión y discriminación, es algo que
puede ser pasado por alto. Después de todo, alcanzar el perdón exige
sacrificios.

Pero hay algo más en esta historia de perdón y exoneración. Está también
el cobro de una deuda cuya recaudación empezó desde el saqueo de las
riquezas naturales (que se inició bajo las banderas de las monarquías
europeas), incluyendo el aniquilamiento y esclavitud de millones de
indígenas, y que sigue hasta nuestros días bajo las banderas de las
"democracias representativas" de todo el mundo.

En resumen: nos jodieron y nos joden, pero fue y es por nuestro bien.

Pero toda redención necesita, además del pecador exiliado del paraíso en
tiempo compartido, un redentor. El que haya simulado antes ropajes laicos
y ahora descaradas prendas religiosas, no quiere decir que el redentor al
que nos referimos sea necesariamente cristiano, católico, apostólico y
romano. Después de todo, el manoseo que del dios hizo George Bush en sus
guerras contra Afganistán e Irak, así como el develo y desvelo de las
historias cachondas y pedófilas del alto clero, no dan mucha tela de donde
cortar para confeccionar el traje del redentor (o redentora, porque allá
arriba, dicen, sí hay equidad de género).

Y el puesto de redentor tampoco tiene mucho qué ver con los principios, la
ética, la honestidad, y todas esas cosas extrañas, absurdas y, sobre todo,
fuera de moda.

Entonces, ¿en dónde se gesta y forma, en la actualidad moderna, el
redentor?, ¿cuál es el vientre que lo pare, lo cría, lo forma, lo educa y,
al repudiarlo luego, le da motivos para gastarse un dineral en el diván
psicoanalítico (porque para todo Edipo hay una su Electra)?

Quienes hayan respondido que en la ENAH, en la academia, o en una escuela
de cuadros políticos, tienen tache, pero pueden presentarse a
extraordinario si se quedan hasta el final de esta plática.

La respuesta correcta es: en los medios masivos de comunicación. O más
mejor: en el mundo que crean los medios masivos de comunicación.

Hace un rato dijimos que nos convocan dos temas: el de América Latina y el
de las miradas.

Pues bien, con todo ese proceso de imposición de la Historia de Arriba, la
que nos asigna el papel de redimidos, se nos ha convertido en extraña y
extranjera una tierra que es también la nuestra, la latinoamericana. Sobre
ella no tenemos datos de primera mano, propios. Es decir que nos asomamos
al resto del mundo a través de la mirada de otros. Vemos lo que esas
miradas nos permiten ver.

¿Y a través de qué o de quién nos asomamos a esa América Latina que nos es
ajena? No preocupar, para eso están los corresponsales, los enviados
especiales, los comentaristas, los analistas, los locutores, los jefes de
redacción, los periódicos, las revistas, los programas de radio y de
televisión, el National Geographic.

Y en todos estos casos nos encontramos con miradas suplantadoras. Si vemos
a la Ciudad de México, veremos a un Marcelo Ebrard tan dinámico y
emprendedor que parece anuncio de desodorante, pero no veremos a las
familias que en Tepito, Iztapalapa, Santa María La Ribera, y el objetivo
en turno en la neoconquista del DF, se han quedado sin hogar ni fuente de
empleo por las "expropiaciones"; si volteamos a Venezuela, no veremos a un
pueblo organizándose y construyéndose una Nación soberana e independiente,
sino las supuestas arbitrariedades de la supuesta tiranía de Hugo Chávez;
si miramos a Brasil, no distinguiremos las luchas agrarias del MST, sino a
un bonachón, afable y carismático Luis Ignacio Da Silva, (más conocido
como "Lula" por sus cuates del Fondo Monetario Internacional); si nos
asomamos a Bolivia notaremos la afición futbolera de Evo Morales, y no el
movimiento indígena y campesino que estremeció y estremece al continente;
si vemos a Chile, distinguiremos el buen o mal gusto en el vestir de la
Bachelet, y no la discriminación en contra de los indígenas Mapuches; si
vemos a Cuba, conoceremos cómo van las apuestas sobre la vida o muerte de
Fidel Castro, y no el heroísmo y generosidad de un pueblo entero; y si
vemos a México, bueno, ahí no veremos a Felipe Calderón y sus neofilias
asiáticas? porque lo tapan los uniformes de los militares.

Y así podríamos recorrer la geografía entera de Latinoamérica y
preguntarnos, sobre todo, qué no vemos a través de la mirada usurera de
los grandes medios de comunicación.

Y como la geografía, el calendario. Las fechas para recordar y para
olvidar, son establecidas por el mundo mediático. Así, por ejemplo, el 12
de octubre se celebra el día de la hispanidad, no se recuerda el inicio de
un crimen que todavía no termina: el aniquilamiento cultural y físico de
los pueblos originarios de estas tierras; el 16 de julio no es el día de
la mesa rectan?, perdón, redonda, sobre "América Latina vista desde la
Otra Campaña", sino el día del estreno de Harry Potter y La Gallinita
Ciega.

Ergo: el mundo que vale, que existe, que es real, es el de los medios de
comunicación. Y es ahí donde se forma el redentor "moderno", es decir, el
político profesional. Porque ése es su trabajo, ésa es su misión, ése es
su empleo, ése es su puesto, ése es su parlamento en la tragicomedia del
Poder en América Latina: redimir a las sucias, feas y malas (noten cómo
contradije mi legendario machismo omitiendo el masculino y poniendo sólo
en femenino la referencia al abajo insumiso y culpable).

Si el terreno de gestación es el mediático, ¿para qué los principios, la
memoria, la honestidad? Ahí no son necesarias plataformas políticas o
programas de acción, sino un programa de imagen publicitaria y una
plataforma con todos los cosméticos habidos y por haber. En lugar de un
seminario en la escuela de cuadros, es preferible una portada en "¡Hola!",
"Gente" (o de perdido en "TV y Novelas" o "TV y Notas").

Porque ahí lo importante es que te conozcan los importantes, los que
valen, los que eligen realmente.

Y a la hora estelar de la programación, es decir, a la hora de las
elecciones, es eso lo que va a contar de veras, es decir, la imagen
mediática.

Tomemos de ejemplo al México de nuestros desvelos:

Según datos recabados por los compañeros del Centro de Análisis
Multidisciplinario (CAM), parte del equipo de apoyo de la Comisión Sexta
del EZLN, el costo de las campañas electorales se incrementó en lo
destinado por los partidos políticos a lo mediático: en 1994 utilizaron el
24 % de su presupuesto, en el 2000 el gasto ascendió a un 54 %, en los
comicios intermedios del 2003 el promedio osciló entre 50 y 70 %, teniendo
el caso incluso del partido Verde Ecologista de México que gastó el 80 %,
y se calcula que en las elecciones del 2006 fue de aproximadamente el 75
%.

Lo que los partidos políticos decidieron gastar en medios y propaganda
tuvo un monto total de 1,119,344,966.28 de pesos , considerando a los 3
partidos y las 2 coaliciones en los 6 meses previos a la elección
presidencial del 2006.

En este tiempo gastaron, en medios, casi 10 veces más que en propaganda
(en medios: 9,780,029,056 de pesos; y en propaganda 141,315,910 de pesos)

El gasto acumulado en televisión durante el periodo del 19 de enero al 28
de junio de 2006 fue de 718,327,474 de pesos, teniendo el siguiente
desglose:

PAN.- 127,276,523 de pesos,
Coalición Alianza por México.- 294,988,728 de pesos,
Coalición por el Bien de Todos.- 267,987,504 de pesos,
Nueva Alianza.- 23,193,244 de pesos,
Alternativa Socialdemócrata y Campesina.- 6,633,510 de pesos.

"Whith money dancing the dog", "con dinero baila el perro", dijo ese
antropólogo sin título profesional ni tesis de graduación llamado Eulalio
González "El Piporro", cuando se enfrentó a la Border Patrol al norte del
Río Bravo. Y el dinero fue a dar a las arcas de los grandes electores,? y
bailó el perro.

Como ya no es el terreno de las ideas ni del quehacer político, el lugar
donde se definen posiciones, entonces podemos decir que el espectro
político se ha desplazado a los medios de comunicación. Ahora hay medios
"buenos", "malos" y "feos".

Y si se ven malabares impresionantes en los partidos políticos de arriba,
en los medios de comunicación no se quedan atrás. Así, quienes apenas ayer
condenaban toda movilización popular y clamaban por el uso de la represión
para "poner orden", hoy son adalides del periodismo democrático e
independiente.

Y es en los medios donde aparecen esas miradas a través de las cuales nos
asomamos a la América Latina que nos convoca.

Y ahí encontramos miradas que clasifican, juzgan y condenan, y miradas que
tratan de entender. Miradas suplantadoras y miradas representativas.

Y, desgraciadamente, en las miradas que clasifican, juzgan y condenan
(siempre al de abajo), encontraremos a varios de quienes se adjudican el
título de "progresistas". Algunos van más allá y dicen ser de "izquierda".
Y tal vez lo sean, pero de la que ahora llamaremos "la izquierda
mediática". La que critica a la televisión como fuente de Poder mientras
se le paga a la, según el nuevo espectro político mediático, "televisora
buena", casi un cuarto de millón de pesos semanales por un programa. La
que ahora descubre, asombrada, que Ricardo Monreal, uno de los líderes
visibles de la movilización postelectoral de hace un año, no es mas que un
grillito que brinca de un lado a otro, al compás de los puestos y
presupuestos. La que pasa por alto las reiteradas agresiones físicas de
las "bases" de la CND lopezobradorista en Zinacantán, Chiapas, en contra
de las comunidades zapatistas. La que no quiere revisar datos, calendarios
y geografías para señalar cuál fue y es la participación de los gobiernos
del PRD en el Distrito Federal, desde Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano hasta
Marcelo Ebrard, pasando por Rosario Robles y el hoy "presidente legítimo"
de México: Andrés Manuel López Obrador, en el incremento de la fortuna de
Carlos Slim Helú ("el hombre más rico del mundo", según la lista de
Forbes, "y el hombre más filantrópico del mundo" según los medios y
círculos de intelectuales adictos al Poder). La que se convirtió en la
legitimadora de la razón pragmática como guía de la izquierda
institucional. La que se escandalizó cuando las imágenes de Marx, Engels,
Lenin y Stalin, que porta el PCM-ML-FPR, aparecían en los actos de la Otra
Campaña, y ahora que esas imágenes y sus portadores se mudaron a la CND de
López Obrador y enmarcan sus movilizaciones, guarda un vergonzoso silencio
(la subordinación a la izquierda institucional como requisito para obtener
el perdón de los pecados). La que clasificó toda oposición crítica a la
izquierda electoral como "inmadurez", "desesperación", "servicio a la
derecha", "terrorismo ultra". La que sepultó la razón crítica bajo
argumentos producidos, elaborados, consumidos y consumados en la mesa del
Señor: "El problema actual, mi buen, no es ser libre o esclavo, sino ser
moderno o anticuado, y la izquierda anticapitalista es tan pretérita que
da güeva. Oiga, qué bonito lo dije. Voy a escribir un artículo contra la
Otra Campaña que se llame "La Izquierda Pretérita, su disfunción mercantil
y el consiguiente aumento del peso de la pepita de gallina", seguro será
un éxito y me invitarán a comer a la mesa del señor Bachoco".

Hace apenas unos días, Marcos Roitman, en el periódico mexicano "La
Jornada" (15 de julio del 2007) ha tocado un punto sensible en la crítica
al papel de esa "beautiful people" (como la llamó ése gran ausente que
tanta falta hace en estos tiempos, Manuel Vázquez Montalbán), a saber, la
complicidad. Claro que Roitman no usó esa palabra, pero la descripción que
hace de los neoliberales neocapitalistas sugiere precisamente eso. Es
decir, no se trata sólo de una claudicación. Ahora hay una especie de
participación intelectual en las acciones de la gran empresa del Capital,
una complicidad. Así como los grandes monopolios dan cursos a sus
empleados para que se sientan parte de la corporación, el señor Dinero
imparte seminarios virtuales para analistas y asesores progresistas,
liberales y de izquierda.

Roitman señala que la ecuanimidad y equilibrio facial de estos thinks
tanks, se modifica sustancialmente si se plantean las siguientes
preguntas: "¿Cómo se lucha contra la explotación y la pobreza sin
redistribuir la riqueza? ¿Cómo se recuperan las riquezas básicas, en manos
de las multinacionales, cuyas fortunas se han logrado bajo contratos
ilícitos y evadiendo capitales? ¿Qué pasa si se realizan reformas agrarias
para limitar el poder de las oligarquías terratenientes y se potencia la
organización popular de los trabajadores del campo para crear cooperativas
de producción? ¿Qué ocurre cuando se busca refundar el Estado sobre leyes
de autonomía que reconocen la realidad multiétnica de los pueblos indios?"

Y es que frente a la cuestión del sistema capitalista y de sus lógicas
depredadoras, la izquierda mediática es tan, pero tan moderna, que se
parece demasiado a la antigua derecha. Porque la moda, en este caso la
moda política, no es más que un salto hacia atrás. Y esto lo dijo Walter
Benjamin, pero pudo haberlo dicho Don Durito de La Lacandona.

Lo que se está señalando aquí es que, seducidos por el canto de las
sirenas entonados por las casa encuestadoras y estrellados en los
arrecifes de los fraudes mediáticos y electorales, estos pensadores ubican
el problema del Poder y del gobierno, como un asunto de caminos (vía
pacífica o vía armada, reforma o revolución), y olvidan que la cuestión
del Poder y del gobierno se refiere a preguntas fundamentales: ¿para qué y
para quién gobernar?

El asunto del Poder y del gobierno se refiere a la convivencia en una
sociedad.

En la sociedad capitalista, esa convivencia se resuelve con la imposición
de hegemonía (manda el que tiene), y homogeneizando los valores y
criterios del mercado.

Por lo tanto, el problema del Poder y del gobierno no es si se accede a
ellos por la vía electoral o con quien se disputa su titularidad, sino
cómo se enfrenta o no a esa hegemonía y a esa homogeneización.

Pero esto será asunto a tratar en otra ocasión.

Por ahora sólo recordemos estas palabras de amarga alerta y esperanza de
Walter Benjamin:

"Nos hemos vuelto pobres. Hemos ido desprendiéndonos de una porción tras
otra de la herencia de la humanidad, frecuentemente teniendo que darla en
una casa de empeño por cien veces menos de lo que vale, a cambio de que
nos adelanten la pequeña moneda de lo actual." (?) "En un momento en que
los políticos (?), yacen por tierra y rematan la traición de su causa,
este pensamiento se propone liberar al infante político mundial de las
redes en que lo han envuelto. Las consideraciones surgen del hecho de que
la ciega fe en el progreso de aquellos políticos, su confianza en su "base
de masa" y, en fin, su servil inserción en un aparato incontrolable no
eran más que tres aspectos de la misma cosa. Estas consideraciones
procuran dar una idea respecto a cuánto debe costar a nuestro pensamiento
habitual una concepción de la historia que evite toda complicidad con
aquella a la que los políticos continúan atendiéndose." (Walter Benjamín.
"Para una crítica de la violencia". Edit. La Nave de Los Locos. México,
1982, p. 124 y 115).

Así que hay otra forma de ver la historia de nuestra América Latina, la de
la insumisión, la de la rebeldía.

Y una parte de esta historia singular es la del imperdonable pueblo
cubano, el último en independizarse y el primero en ser libre en nuestro
continente.

Pero no sólo, en la otra Latinoamérica otra historia se reconstruye.

La que no busca absoluciones, redenciones ni perdones. La que no aspira y
suspira por la llegada de redentores que suplanten voluntades y
vocaciones. La que camina abajo y a la izquierda anticapitalista.

La que levanta una nueva Torre de Babel no sólo para desafiar al dios
omnipotente del dinero, también para hacerse espacio y respeto en sus
diferencias.

La que tiene el moreno rostro de los pueblos originarios de este
continente, las manos de quienes hacen andar las ruedas de la historia con
minúsculas, los pies de mujeres, jóvenes, niños y ancianos sin-lugar, los
cuerpos de obreros y campesinos.

La que vemos, oímos y aprendemos no a través de miradas suplantadoras,
sino que miramos y escuchamos en voces representativas.

La historia que se puede leer en esta carta de nuestra compañera Magdalena
García Durán, presa política:

"Tío: Le mando muchos saludos, que no se preocupe por mí, dentro de lo que
cabe me encuentro bien y siga con los trabajos que están haciendo que no
se detenga que por mi parte cualquier trinchera que estoy sigue la lucha y
esperamos que ya pronto termine esta pesadilla y si no de todas maneras
seguiremos adelante que por esto no sea motivo de detenerse la otra
campaña que es la fuerza para fortalecer la otra campaña y que muchos que
todavía tienen los ojos cerrados, ahora se están empezando a quitarse esa
venda. Le deseo suerte que sigan adelante. Libertad y justicia para todas
y todos los presos Magdalena García Durán."

Ésta es nuestra otra mirada al gran y fragmentado espejo de la patria grande.

Podrán trucar calendarios y geografías, pero el mañana que parirán estas
tierras de Latinoamérica no será patrimonio de redentores y no será una
democracia llena de estatuas y monumentos, pero vacía de pueblo.

Por el contrario, será obra de pueblos irredentos que no se conformarán
con disparar a los relojes para detener el tiempo de la conquista de su
libertad, sino que arman ya otro tiempo como alternativa.

Modesta pero necesaria será entonces la participación de las mujeres y
hombres que renuncien a ser arriba o para arriba, se conviertan en Nadie y
así enfrenten al Cíclope Polifemo, el mandón, el Poder capitalista.

Porque ya hay otro calendario en otra geografía.

Basta mirarlo, aprenderlo, y obrar en consecuencia.

¡LIBERTAD Y JUSTICIA PARA ATENCO!
¡LIBERTAD Y JUSTICIA PARA OAXACA!

Muchas gracias.

Subcomandante Insurgente Marcos.
México, Julio del 2007.

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center