A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Chile] La distribución del ingreso: la estrategia de los de arriba y la articulación del campo popular

Date Mon, 9 Jul 2007 15:09:19 +0200 (CEST)


En los últimos años, los trabajadores de Chile y el pueblo en general ha
gatillado luchas a partir de demandas económicas, y todo parece prever que
seguirá siendo así por al menos un tiempo; sin embargo, estas demandas han
servido a la izquierda de intención revolucionara para aglutinar fuerza
social que pueda ser politizada desde la acción directa de masas y las
pequeñas conquistas, de manera que impulsen la confianza en la
autoorganización popular para la transformación profunda de la sociedad.

Ahora bien, la crisis del neoliberalismo como paradigma de "estrategia de
desarrollo" se expresa en la enorme brecha distributiva que condena a
miles de chilenos a la miseria (Chile se encuentra en el decimosegundo
lugar a nivel mundial de los países con peor distribución), y es en este
aspecto en el que se enmarca la lucha económica que hoy permite a las
organizaciones populares aglutinar fuerza con el horizonte de superar
históricamente al capitalismo. La actual etapa de la lucha de clases en
nuestro país parece enmarcarse en la redistribución de la riqueza, lo que
es un asunto complejo en cuanto a las limitaciones que conlleva en plano
estratégico debido al atraso en el desarrollo de conciencia de nuestro
pueblo, lo que hoy se va revirtiendo en la medida que la lucha se
desarrolla.


Los pilares distributivos, el gasto público


En materia económica la distribución de la riqueza (o del crecimiento
económico)(1) se realiza, básicamente, mediante la aplicación de dos
instrumentos: la política de gasto social y las condiciones de
compra-venta de la fuerza de trabajo, que se manifiestan en el salario y
el empleo.

Dentro de los marcos neoliberales solo el primer instrumento es un
"pilar", así quedó demostrado el último 21 de mayo con el anuncio de echar
mano al superávit fiscal, que engrosado por el alto precio del cobre no
implicaba peligro alguno para los sacrosantos equilibrios macroeconómicos.
De esta forma se aumentó el gasto social, reduciendo dicho superávit en la
mitad (en 0,5% del PIB) como válvula de descompresión a los conflictos
sociales vigentes y para acallar las criticas apabullantes al manejo del
ministro de economía Andrés Velasco venidas desde la misma concertación, a
fin de frenar en algo el resquebrajamiento progresivo de la coalición de
gobierno. Sin embargo, los resultados de las políticas sociales
"focalizadas" de la concertación son espantosos.

La última encuesta CASEN, ?encuesta oficial?, establece que la pobreza ha
bajado en los últimos 12 años cayendo del 18,7% al 13,7%, sin embargo para
arribar a este cálculo los tecnócratas fijaron el mínimo de sobrevivencia
en "40 mil pesos mensuales" parámetro con el cual, según el economista
Marcel Claude, "Chile avanza, pero hacia el subdesarrollo"; todo esto en
razón que una persona para vivir en chile dignamente requiere $130.000
pesos mensuales, lo que significa que en cifra real y dura que el 80% de
los chilenos es pobre.

No se puede hablar de un "fracaso de la política social" ni mucho menos de
"victoria contra el flagelo de la pobreza" como señalan Ricardo Lagos y
Michelle Bachelet, toda vez que dentro de los marcos neoliberales no
existe política social: la manipulación grosera de las cifras se condice
con los programas sociales de control, de premio y castigo "focalizado".


Las condiciones de compra-venta de la fuerza de trabajo


En lo que respecta a las condiciones de compra-venta de la fuerza de
trabajo, hay dos aspectos que es necesario tomar en consideración en la
coyuntura; la modificación a la normativa que rige la negociación
colectiva y la sindicalización, y por otra parte, el sueldo mínimo en
cuanto instrumento distributivo.

1.- La normativa laboral como instrumento de acumulación y no de distribución

Bajo el actual patrón neoliberal, el crecimiento (o su estabilización) es
lo que sustenta al empleo y al salario como pilares distributivos, el
mecanismo es el siguiente: Uno de los elementos que permiten el
crecimiento económico son las condiciones estructurales favorables que el
Estado crea a fin de que la burguesía intervenga en el mercado
internacional con cierta ventaja comparativa, un ejemplo de ello es la
flexibilización de las leyes laborales, la limitación a la negociación
colectiva y sindicalización, etc. inauguradas a sangre y fuego en
dictadura. De esta forma el crecimiento obtenido se distribuye en la
sociedad a través del "chorreo", es decir, el beneficio indirecto que
reporta a los trabajadores y al conjunto del pueblo las utilidades de los
empresarios lo que idealmente repercutiría en mejores salarios o en mayor
inversión y por consiguiente generación de empleo.

Sin embargo, los efectos de la política del chorreo han sido devastadores
en términos distributivos y han generado la enorme brecha existente entre
ricos y pobres; así lo demuestra Rafael Agacino con el siguiente
ejercicio: En una economía abierta, si eventualmente los precios
internacionales bajan, existen dos posibilidades, o se disminuye la tasa
de ganancia para mantener la competitividad o se disminuye otro componente
de costos a la forma tradicional (una disminución de los salarios reales o
un aumento de la productividad o una mezcla de ambas, pero cuyo resultado
sea una disminución del costo salarial por unidad de producto). En este
caso, el problema consiste en quién paga el costo del ajuste, y si es al
revés, en quién aprovecha el mayor excedente. En el primer caso, habrán
presiones evidentes por parte del capital para mantener o deteriorar el
patrón distributivo actual; y si los precios marchan al alza, nada
garantiza que éste mejore, salvo la filantropía patronal o la presión de
los trabajadores.(3)

En el actual orden neoliberal, los trabajadores se encuentran sin
instrumentos legales y eficaces para negociar en condiciones favorables la
venta de su fuerza de trabajo, el desmantelamiento de la legislación
laboral clásica fue el instrumento de la burguesía para aumentar la tasa
de ganancia en un sistema de economía abierta. Las modificaciones
concertacionistas al Código del Trabajo, inauguradas con los Acuerdos
Marcos Empresarios - CUT a inicios de los 90, han profundizado la
precariedad laboral por la vía de la flexibilización, además de olear y
sacramentar la limitación de la negociación colectiva y del derecho a la
sindicalización, instalados en la dictadura para la marcha del nuevo
patrón de acumulación neoliberal.

Sin embargo, en los últimos 4 años las movilizaciones de ciertas franjas
del proletariado estratégico han cobrado enorme importancia a raíz de la
superación, por la vía de la acción directa de masas, de los estrechos
marcos legales y han negociando en condiciones más favorables la venta de
su fuerza de trabajo. Estos "hechos" han llevado al bloque en el poder a
ponerse al día y preparar su ofensiva por la vía de una modificación al
Código del Trabajo en materia de negociación colectiva y sindicalización
para volver a sus carriles al incipiente movimiento de trabajadores
combativos y corregir esta forma ?ilegal? de redistribuir la riqueza que
acumulan a destajo los monopolios imperialistas nacionales y extranjeros.

Por ello, es que a simple vista nada nos dice que la modificación del
Código del Trabajo en materia de sindicatos y negociación colectiva
beneficiará a los trabajadores, pues con ello se atentaría contra el alma
misma del neoliberalismo y su estrategia "distributiva" de chorreo; sin
embargo, es necesario analizar más detalladamente este punto.

Actualmente, la legislación laboral contempla la posibilidad de una
negociación colectiva interempresa, pero sólo cuando exista un acuerdo con
el empleador. Si éste se niega, no hay negociación interempresa. Sin
embargo, los trabajadores contratistas de Forestal Arauco lograron
beneficios para miles de trabajadores del holding, pese a que la ley sólo
contempla este mecanismo para la empresa en su individualidad y no con
todas las subcontratistas, como un conjunto; lo mismo ocurrió en Agrosuper
y CCU, donde los trabajadores de las distintas razones sociales que
componen cada uno de dichos holdings encararon a la matriz, o de los
contratistas del cobre, que vienen planteando sus demandas para todo el
sector, otros ejemplos son la Coordinadora de Sindicatos de Cencosud y la
Confederación de Trabajadores del Salmón. Estos "hechos" han sido
rechazados por la Cámara de la Producción y el Comercio, Salmón Chile, la
Asociación de Supermercados, la Sociedad Nacional de Agricultura, etc.,
señalando que este mecanismo está fuera de la legislación.

La modificación a los actuales mecanismos de negociación, tomará cuerpo el
segundo semestre de este año cuando se envíe un proyecto de ley, "previo
diálogo entre los actores involucrados" según señaló el ministro de
trabajo Osvaldo Andrade, esto es, con el acuerdo de los grupos económicos.
El gobierno no cree en un instrumento único de negociación, es más,
señalan que pueden ser perfectamente varios, así como también existen
diversos tipos de sindicatos. Pretenden evitar que por los hechos se
establezcan negociaciones ilegales, como por ejemplo impedir que la
negociación con la empresa principal involucre también a las empresas
contratistas, para lo cual forzarán por la vía de la ley que los
trabajadores negocien con sus empleadores directos(4). Por su parte la CUT
reafirma la idea del gobierno (no podía ser de otra manera), en orden a
contemplar básicamente tres tipos de negociaciones colectivas: la de los
sindicatos interempresa con las pymes de un mismo rubro, la negociación
supraempresa con el holding (los trabajadores "directos" de las filiales
con el holding) y otra para los trabajadores contratistas.

Es aquí en donde hay que hilar mas fino y hacer un poco de historia.
Mientras la negociación por rama agrupaba a los trabajadores por
estructura vertical de producción perteneciente a un mismo rubro (propio
del patrón de acumulación anterior), la negociación por holding se
realizaría en condiciones de la actual estructura horizontal del capital y
sus unidades productivas, absorbiendo a los trabajadores relacionados
precisamente a distintas empresas pero pertenecientes a un mismo holding o
conglomerado. Es bajo esta lógica es que se hace necesario leer las
alternativas enunciadas en el párrafo anterior.

La propuesta de la CUT, en cuanto a que exista negociación de sindicatos
interempresa con las Pymes de un mismo rubro, es positiva para el 80% de
los trabajadores que están ligados en una misma rama a dichas Pymes (que
no sean empresas subcontratistas). El problema se manifiesta cuando dicha
entidad plantea dos negociaciones diferentes, haciendo distinción entre un
trabajador "directo" de una filial perteneciente al holding, y un
trabajador subcontratado por el mismo holding (la negociación supraempresa
con el holding, para unos y otra para los trabajadores contratistas). Con
ello desconoce en el fondo, al igual que el gobierno y la patronal, dos
situaciones a saber: que es prácticamente imposible determinar que empresa
es filial de un holding o simplemente subcontratista cuando es una
realidad que los holding crean empresas fantasmas para encubrir relaciones
laborales y precarizarlas; y en segundo lugar, desconocen que el
trabajador subcontratado se encuentra ligado a la empresa principal en
razón de que esta última, al igual que el empleador contratista directo,
le extrae plusvalor (lo que significa que el trabajador subcontratado es
doblemente explotado).

En el fondo lo que el gobierno pretende es que los trabajadores
contratistas no negocien con la empresa principal y sólo lo hagan con su
empleador directo o como rama subcontratista. Una negociación separada
entre trabajadores contratistas y trabajadores "directos" de una empresa
filial de holding es nefasto para la construcción y fortalecimiento del
sindicalismo clasista, pues reafirma el carácter de trabajadores de
primera y de segunda clase, cuando ambos, realizando tareas distintas, son
explotados por el mismo capital; esto sólo condenaría a las expresiones,
hoy de vanguardia, a los nichos de una reinventada legislación al servicio
de la patronal.

2.- El Sueldo mínimo

El 21 de junio el Congreso Nacional aprobó y remitió al gobierno el
proyecto de ley que eleva el monto del salario mínimo de $135 mil a $144
mil, con posibilidades de aumentar a $145 mil, desde el 1 de enero de
2008, si el Producto Interno Bruto (PIB) entre el cuarto trimestre de 2006
y el tercer trimestre del 2007, es superior a 5,8 %. El reajuste regirá a
contar del 1 de julio para los trabajadores entre 18 y 65 años de edad.
Para los trabajadores mayores de 65 y menores de 18 años, el ingreso
mínimo quedó en $107.509, mientras que para fines no remuneracionales, se
fijó en $92.827.

La estrategia de Velasco fue "alineada con las posibilidades de consolidar
el crecimiento de la actividad económica que muestra el país" lo que se
manifestó en oídos sordos a los pataleos de la CUT por no considerar su
propuesta de subir el salario mínimo en 15 mil pesos anuales, hasta llegar
a los 180 mil pesos al final del mandato de Bachelet. Sin embargo, más
allá de los cálculos políticos que hoy sacan las diversas facciones del
bloque en el poder, a fin de enfrentar un cuadro complejo, caracterizado
por el resquebrajamiento de la unidad monolítica concertacionista de los
90 y la carrera presidencial, ha imperado el silencio de los cementerios
que es el orden de los empresarios.

La nota de humor negro la puso el mismo ministro del trabajo que evitó
comentar directamente ¿qué poder adquisitivo puede tener una persona con
$144 mil? "Son $144 mil más $1.000 en enero", advirtió, en alusión a que
si el país crece un 5,8% este año, los trabajadores pueden aspirar a
contar con una "luquita" más en 2008; dijo además que "el salario mínimo
es un paliativo a una ausencia: la carencia de los actores de poder
suficiente para negociar sus condiciones laborales". En esa línea, explicó
que él apuesta por suprimir el salario mínimo. Con ello vemos cual es la
intención del gobierno a mediano plazo.

Por otra parte la CUT llamó a los trabajadores a una movilización nacional
para el próximo 29 de agosto: "Vamos a mostrarle al Gobierno y a los
empresarios que los trabajadores no estamos dispuestos a aceptar que unos
pocos ganen tanto. Vamos a movilizarnos para exigir un cambio sustancial
en la ley de negociación colectiva, para que se eliminen todas las trabas
que hay. También exigiremos una reforma previsional de verdad, para que se
adelanten y amplíen los beneficios, y pediremos que se ponga en marcha la
nueva justicia del Trabajo y el defensor laboral".(6)

La verdad es que estos pataleos, no son más que eso. La CUT instala la
discusión poniéndose a la cabeza de la representación de los trabajadores
en el marco de un asenso de la movilización combativa de franjas que no
responden a la lógica del sindicalismo clásico; sobre estas espaldas
instala su demanda pingüe de sueldo mínimo y una movilización sin mayores
pretensiones. Pero ¿qué es lo que realmente se puede esperar de la CUT y
su llamado a "movilización"?, cuando la CUT llamó a paro nacional el 13 de
agosto de 2003, las organizaciones populares sobrepasaron la convocatoria
llamando a protesta popular, la más grande desde la dictadura, generando
un importante precedente. Al año siguiente Martínez convocó a un paro para
el 29 de julio, sin embargo, a mitad de marcha cambia la convocatoria a
que cada organización decidiera la mejor manera de manifestarse,
quitándole el piso a un nuevo paro nacional, dicha jornada no tuvo impacto
alguno? y ahora convoca a "movilización" que se va a traducir en una
jornada sin impacto, tanto por la decadencia de la CUT misma, como por la
intención política de no mover el piso a Bachelet. La izquierda de
intención revolucionaria y el conjunto del pueblo combativo y libertario
no debe sumarse a dicha convocatoria, al contrario debe instalar una
nueva, pero con contenidos claros y con horizonte estratégico, que le
permita definir su actual piso de fuerza política y social organizada.


El campo popular y la reivindicación económica en el marco de la
redistribución del ingreso


La discusión sobre la redistribución del ingreso está presente en las
organizaciones populares en la medida que se instala la lucha por las
demandas económicas. Sobre el sueldo mínimo han girado diversas
posiciones: la Confederación General de Trabajadores manifiesta la
necesidad de que el sueldo mínimo sea único y no diferenciado como es en
al actualidad además que refleje las necesidades de las familias. El año
pasado se levantó una Coordinadora por el Sueldo Mínimo en Santiago desde
Andah Chile a Luchar y el SINTRAC, la que no tuvo continuidad, sin
embargo, se señaló en su oportunidad la intención de luchar por un sueldo
mínimo digno, que refleje realmente lo que cuesta la vida en Chile, a
partir de una nueva canasta familiar. Por otra parte la CONFESIMA
(Confederación de Sindicatos de Trabajadores Stgo. Poniente) planteará la
necesidad de ampliar el debate entre los trabajadores y superar a la CUT,
convocando a las organizaciones de la clase construir una coordinación que
abra el debate sobre el ingreso mínimo digno.

La lucha económica, se manifiesta en todo el arco de las organizaciones
sociales y por ello se hace necesario, más que acotarla a ciertos
instrumentos distributivos como el salario mínimo, plantearla tácticamente
en términos más amplios de manera que permitan a las organizaciones en
lucha avanzar por objetivos claros y unitarios. Es imprescindible instalar
en la lucha, que la redistribución del ingreso es imposible bajo el actual
orden neoliberal, y lejos de plantear una salida o cambio de patrón de
acumulación en el marco del capitalismo (como plantea el reformismo cuando
añoran volver al modelo desarrollista) debemos ser capaces de tendenciar
en el seno del movimiento popular la comprensión cabal de la contradicción
entre el carácter social de la producción y la forma capitalista de
apropiarse el producto del trabajo; pues sólo a partir de ello vamos a
poder evitar, como decíamos, desviaciones etapistas. Sólo de esta forma es
posible dar a las demandas económicas un sentido genuinamente estratégico,
que acompañado de la construcción de nuevas subjetividades en el marco de
la acumulación de fuerzas de intención revolucionaria, permita abrir la
discusión de un nuevo proyecto histórico comunista y libertario.

Por otra parte, es fundamental avanzar en la unidad de las expresiones del
sindicalismo clasista en torno a la discusión sobre las posibilidades de
enfrentar la modificación del Código del Trabajo con propuestas concretas,
y que permitan nuclear en torno a ellas a los sectores del proletariado
estratégico de avanzada, que hoy son receptivos a propuestas de
construcción clasistas y de acción directa popular.


Organización Comunista Libertaria ? Chile

--------------------

NOTAS

(1) El patrón de distribución del crecimiento, es el reparto de ese
crecimiento de acuerdo a criterios que la propia sociedad considera
adecuados. La determinación de tales criterios, depende en parte del poder
de negociación que tenga cada sector social, y en relación a las
correlaciones de fuerza existentes tanto en el mercado, como también por
aquellas que se remiten a al Estado. En el primer caso, la estructura de
reparto se determina a partir de las relaciones entre las propias clases
(o fracciones de clase) vinculadas a la producción; en el segundo, esas
mismas clases pugnan por imponer medidas que, sancionadas fuera del
mercado, modifiquen el patrón distributivo originario. Tales medidas
pueden orientarse a regular directamente las relaciones privadas, como la
legislación laboral, o bien, a corregir ex-post el patrón distributivo
como ocurre con cierto tipo de políticas económicas y sociales. Rafael
Agacino, Acumulación, Distribución y Consensos en Chile,
http://www.redem.buap.mx/rafael.htm

(2) Marcel Claude, La doble condena de ser pobres y no ser reconocidos
como tales, en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=52517

(3)Rafael Agacino, Op cit.

(4)La irrupción de los Mega Sindicatos, La Nación Domingo, Domingo 10 de
junio de 2007.

(5)Osvaldo Andrade "Debiéramos haber logrado acuerdo con la CUT", El Sur
23 de junio de 2006.

(6)"Bachelet se alinea con los empresarios", en www.Argenpress.info, 22 de
junio de 2006.
_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center